14 sorprendentes beneficios de comer melón durante el verano

El melón tiene numerosas subespecies que no sólo cautivan por sus sabores y aromas, también aportan una valiosa cantidad de beneficios a la salud de quien lo consume.

Fotografía: www.imegalodon.com
 
Como cocktail de frutas en el desayuno, ensaladas, postres o inclusive como snacks secos, estas son algunas de las opciones para disfrutar del melón durante este verano. Gracias a sus propiedades hidratantes, energéticas y aromáticas, este fruto ha cautivado a muchos gastronómicos a lo largo de los siglos resultando, por ejemplo, en deliciosos licores. 
 
Existen varios tipos de melón, con hojas dentadas y vellosas, flores amarillas y aromas dulces; como por ejemplo, la gota de miel, el cantaloup –o chino–, honeydew, entre otros. Pueden ser de diferentes formas: esféricos, elípticos, en forma de huevo; de distintas tonalidades: verde, amarillo, blanco; con texturas diversas: lista, reticulada o con estrías; etcétera. En sí, el melón tiene numerosas subespecies que no sólo cautivan por sus sabores y aromas, también aportan una valiosa cantidad de beneficios a la salud de quien lo consume. 
 
A continuación te compartimos algunos de los principales beneficios del melón
 

– Reduce enfermedades asociadas con la mala circulación sanguínea. Gracias a su alto contenido de adenosina, los melones ayudan a disminuir la formación de coágulos sanguíneos, angina de pecho, ataques de corazón, embolias cerebrales, entre otros. 

– Disminuye la incidencia de cáncer. El melón es rico en caroteno, un anticancerígeno que previene su aparición; principalmente de cáncer de mama y de ovario en mujeres premenopáusicas con un historial familiar y alcoholismo. 

Apoya al tratamiento de la sensibilidad al sol. La ingesta del melón puede disminuir la sensibilidad al sol en personas con protoporfiria eritropoyética. 

– Previene complicaciones pulmonares, como enfermedad pulmonar obstructiva crónica o asma causada por ejercicio físico. También ayuda a prevenir bronquitis y dificultad para respirar. 

– Mejora el rendimiento físico y la fuerza muscular en personas mayores. 

– Previene las complicaciones antes, durante y después del embarazo. Gracias a la cantidad de betacaroteno, el melón ayuda a reducir estas complicaciones así como la incidencia de diarrea y fiebre. 

– Disminuye los síntomas y molestias de las quemaduras solares. 

– Previene infecciones causadas por lombrices intestinales. Las semillas machadas de melón ayudan a eliminar las lombrices intestinales. 

– Reduce incidencia de reumatismo y gota. El melón es un diurético natural, por lo que permite eliminar líquido del organismo. 

– Dile adiós a los problemas de estreñimiento. El melón posee celulosa que facilita el tránsito intestinal y evitar así el estreñimiento. 

– Elimina las manchas en la piel. Las propiedades depurativas del melón ayuda a limpiar el organismo y a prevenir la aparición de manchas sobre la piel causadas por las toxinas que se manifiestan en la superficie del organismo. 

– Suaviza y tonifica la piel, reduciendo la piel seca y la aparición de arrugas. 

– Previene la flaccidez y piel colgante. Principalmente en cuello, brazos y piernas. Recupera la tersura mojando con una gasa empapada en zumo de melón. 

– Disminuye la ansiedad derivados de azúcares artificiales y junk food

 
 


¿No estás de acuerdo? Demuéstralo con buenos argumentos

Hay 7 maneras de argumentar tus ideas, aprende a usarlas y luce tu retórica.

La retórica es un arma de doble filo. Sin duda es necesaria en toda posición que sostengamos hacia una cuestión dada: desde una afirmación política hasta las diferentes perspectivas que cada quien tenga sobre un problema tan polarizado como, por ejemplo, las corridas de toros. Pero es que saber argumentar, teniendio un debate sin polarizarlo, es algo crucial que debemos aprender a hacer, y que incluso nos puede ayudar a evolucionar sociedad.

Por eso, saber argumentar sin caer en trampas es importante. A no ser que se aspire a ser como los sofistas griegos, quienes según Aristóteles usaban argumentos que parecían válidos pero que no lo eran. Pero si no es el caso, y queremos poder argumentar sin causar disputas innecesarias, ¿qué debemos saber?

saber-argumentar-como-refutar-discusion-debate

Paul Graham, un programador de computadoras y doctor en Harvard, que es también una de las mente detrás de la incubadora digital Y Combinator –creadora de Dropbox, Airbnb, Reddit y muchos otros servicios–, tiene algunos hakcs para argumentar correctamente. No por nada ha sido apodado como el “filósofo hacker”.

Graham escribió en 2008 un ensayo llamado How to disagree, “Cómo estar desacuerdo”,
el cual es una excelente herramienta para saber argumentar.

La principal inquietud de Graham era la manera como internet ha posibilitado el debate a nivel mundial entre todo tipo de personas. El problema es que la tendencia, en todo tipo de redes sociales, es la de no estar de acuerdo con el otro. Esto no es malo per se; sólo lo es cuando no permite una discusión fluida ni libre de disputas, lo que conduce a su vez a una falta generalizada de consensos. Esto no es muy bueno, tomando en cuenta que una civilización libre depende en gran medida de los consensos.

Así que Graham invento una pirámide con 7 niveles de desacuerdo, hecha para saber argumentar:

Nivel de desacuerdo 0: Poner nombres

Esto es, cuando sólo decimos cosas hirientes o crueles, llamando a alguien de cierta manera. Por ejemplo, “eres un tonto”.

Nivel de desacuerdo 1: Ad hominem

Cuando nos limitamos a decir cosas presuntuosas o insultantes directamente hacia el otro. Es decir: atacamos a la persona y no a sus argumentos

Nivel de desacuerdo 2: Responder al tono

Hay poca distancia entre atacar a la persona directamente y comenzar a concentrarnos en el tono que utiliza, sea de enojo, burla o del tipo “no me importa”. El problema es que esto es muy subjetivo, y dirige la discusión hacia lugares inciertos y más viscerales.

Nivel de desacuerdo 3: Contradecir

Cuando se logra contradecir el argumento es cuando la discusión está sobrepasando lo subjetivo y pasa más a los argumentos. No obstante, sólo contradecir indica una terquedad: lo que se dice tiene que ser cierto, en contraste a lo que dice el otro.

Nivel de desacuerdo 4: Contraargumentar

Más allá de sólo contradecir, mostrar que se tiene un contraargumento demuestra que se está dispuesto a avanzar en la discusión, que ésta es mucho más seria y que no sólo se busca “ganarla”, sino convencer al otro. El problema viene cuando la discusión no puede avanzar más allá de dos apasionados argumentos, lo que termina diluyendo el punto inicial que dio inicio al debate.

Nivel de desacuerdo 5: Refutar

Según Graham, esta es la forma más convincente de estar en desacuerdo. No es sólo un contraargumento; consiste, más bien, en ser capaz de tomar al vuelo lo dicho por el otro y poder refutarlo. Pero no con la viscera, sino con datos duros y astucia –que no implique mentir.

Nivel de desacuerdo 6: Refutar el punto central

Esta es ya una cuestión de táctica, y no sólo de estrategia. La refutación debe ser capaz de indagar en el punto central al que está llegando el otro, y anteponer un argumento sólido que demuestre su invalidez. Esto no sólo servirá para un solo argumento, sino que podría desmontar toda la idea detrás que el otro sostiene.

Ahora sí, a debatir con sentido…

saber-argumentar-como-refutar-discusion-debate

Esto es lo que te puede permitir estar en desacuerdo sin tener que falsear ninguna información, ni tener que acudir a viles insultos. Lo bueno es que también te puede conducir a darte cuenta de que eres tú quien no está en lo correcto si es el caso, lo que es algo que rara vez sucede en cualquier debate, ¿verdad? Pero que sin duda es síntoma de civilidad y empatía.

¿Te imaginas qué pasaría si pudiéramos decir más seguido “está bien, tienes razón”? No sólo estaríamos ganando nosotros como individuos, siendo más abiertos a las ideas del otro y nutriéndonos de éstas. Sería también una forma como la sociedad entera podría avanzar.

Saber debatir sin polarizar, al tiempo que no regalamos nuestras ideas ni nos dejamos influenciar, es una forma de construir nuevos grados civilidad… de la cual últimamente estamos muy necesitados.

*Imágenes: Ana Tellez

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



¿Qué es el “arroz dorado” y cuáles son las polémicas sobre su consumo?

¿Es posible que no todos los GMO sean negativos para la tierra y los que se alimentan de ella? ¿O es posible que el “arroz dorado” sea solamente un caballo de Troya para ganar aceptación del público en un acalorado debate alimentario?

En un largo reporte del New York Times, Amy Harmon relata el sabotaje al que activistas filipinos sometieron un campo de cultivo de “arroz dorado”, una variedad genéticamente modificada que fue diseñada para producir beta caroteno, la fuente de vitamina A por excelencia y que sus productores han planteado como una alternativa económica para alimentar a los países del tercer mundo.

¿Por qué entonces, genera tantas suspicacias? Al igual que otros cultivos genéticamente modificados (GMO), el arroz dorado está siendo probado en cuanto a toxinas y probabilidad de afectar a otras especies endémicas de cultivos, especialmente en Filipinas, donde su cultivo está siendo analizado por el gobierno.

A diferencia de otros GMOs, el arroz dorado no fue registrado como marca de ninguna compañía, como ocurre con las variedades de GMO producidas por Monsanto; aunque esta variedad de arroz haya sido creada por el Instituto Internacional de Investigación del Arroz (una organización no lucrativa), el líder del proyecto es Gerard Barry, quien consolidó su carrera científica a las órdenes de Monsanto.

¿Es este antecedente suficientemente fuerte para desacreditar al arroz dorado como fuente de vitamina A, cuya carencia provoca ceguera en aproximadamente un millón de niños en el mundo cada año? Precisamente por este supuesto potencial, el biólogo filipino Michael Purugganam ha defendido públicamente este GMO, afirmando que “los genes insertados [en el arroz dorado] para hacer la vitamina [A] no son de cualquier material raro, sino que también se encuentran en el calabacín, las zanahorias y los melones.”

A decir del doctor Purugganam, en Occidente los GMO se están satanizando innecesariamente a causa de “una falta de entendimiento de cuán desesperada es la situación en los países en desarrollo.” Sin embargo, otras voces como la del activista hindú Vandana Shiva afirman que el arroz dorado es un “caballo de Troya”, cuyo verdadero propósito es ganar apoyo público para la causa de los GMO, cuyo principal beneficiario serían las corporaciones multinacionales y no los granjeros pobres del tercer mundo.

La fundación Bill y Melinda Gates son fuertes promotores del arroz dorado, e impulsan actualmente su introducción en el África subsahariana.

[The New York Times]