Zoológico argentino de 140 años cerrará y mandará a los animales a reservas naturales

La decisión de cerrar este zoológico vino de la polémica argumentación acerca de cómo mantener a los animales cautivos, era realmente un estilo de vida muy degradante.

Hace un par de días, Buenas Aires anunció el plan de cerrar un zoológico de 140 años, en el cual se han mantenido numerosos animales salvajes en espacios que continúan degradándose con el paso del tiempo. En su lugar, de acuerdo con Mayor Horacio Rodríguez Larreta, los 2 500 animales que se encuentran ahí serán trasladados gradualmente a otras reservas naturales argentinas, con el fin de convertir el zoológico en un ecoparque que brinde mayores cuidados al medio ambiente

La decisión de cerrar este zoológico vino de la polémica argumentación acerca de cómo mantener a los animales cautivos, era realmente un estilo de vida muy degradante: “No es una manera de cuidarlos“, enfatizó Rodríguez. Por ello, el nuevo ecoparque no sólo tendrá espacios nuevos en donde adultos y niños tomen consciencia acerca de los cuidados básicos de diferentes especies animales y vegetales, también brindará refugio y rehabilitación a los animales rescatados de tráfico ilegal. El objetivo es brindarle el valor que merecen los animales, “y la manera en que están viviendo no es definitivamente la manera en que lo hacen.”

buenos aires zoologico, reserva natural, reserva ecologica
http://inhabitat.com/

Aunque el zoológico era una de las atracciones más importantes de la ciudad, en los últimos años había estado recibiendo mucha presión para mejorar sus condiciones de vida; principalmente desde que Winner, uno de sus osos polares, muriera por las abrasadoras temperaturas y las paupérrimas condiciones de vivienda, y que Sandra, una de sus orangutanes recibiera derechos de vivienda cuando se le declaró como una “persona no humana” por la corte de Buenos Aires.

Gerardo Biglia, abogado en derechos animales, explicó que este fenómeno logrará hacer una declaración en contra del modelo de cautiverio y exhibición: “Creo que habrá un cambio al que debemos preparar a nuestros hijos para que dejen de considerar que es obvio que los animales estén enjaulados.” Por ello, el ecoparque, el cual se abrirá a finales de año, tiene el objetivo de rendir homenaje a la vida animal en función de sus necesidades –y no de las del humano–.

Por mientras, algunas de las aves del zoológico se liberarán en la Reserva Ecológica, una reserva natural cerca de un río en Buenos Aires; mientras que otros animales se quedarán aún en el zoológico hasta conseguir los santuarios necesarios para su estadía. 

 



El exceso de turismo está arruinando todo: ¿deberíamos dejar de viajar?

Si eres un espíritu itinerante, tienes que saber esto.

No importa cuánto hayamos navegado en Internet o cuánto hayamos leído: recorrer el mundo es y será siempre una forma insustituible de abrir nuestra conciencia. Por eso Mark Twain decía que viajar es malo para los prejuicios, la intolerancia y las mentes cerradas. Y tenía mucha razón.

turismo-consecuencias-basura-viajar-sustentable

Sin embargo, tal parece que viajar está teniento impactos negativos no sólo sobre las malas conductas, sino sobre los hábitats naturales y humanos por igual. Nunca antes en la historia el ser humano había podido desplazarse con tanta facilidad, ni viajar había sido algo tan accesible para todos (y tan deseable).

En 1950, había 25 millones de viajes al año. Hoy hay más de mil millones.

turismo-consecuencias-basura-viajar-sustentable

Esto podría parecer una panacea, pero en realidad está ocasionando una crisis para la cual ya se ha acuñado un termino: sobreturismo.

El sobreturismo es la consecuencia natural de que cada vez más personas tengan la posibilidad de viajar y de que esta industria sea en la actualidad una de las más importantes del mundo, que aporta el 10% de la riqueza mundial. Pero esto ha crecido tan desmesuradamente, y a ritmos tan veloces, que se ha salido de control.

turismo-consecuencias-basura-viajar-sustentable

La basura está sustituyendo las arenas de las playas –como en Bali–, monumentos como la Muralla China se desgastan, y en los sitios de mucha afluencia de viajeros se disparan los precios, lo cual degrada la calidad de vida de los habitantes permanentes –en lugar de mejorarla debido a la derrama económica del turismo, que en realidad se la quedan las grandes empresas y emporios–.

El sobreturismo está ocasionado una crisis donde el placer de unos es la tragedia de otros.

como-viajar-sustentable-turismo-consecuencias-basura

La industria del turismo se antepone, además, al buen vivir de los pueblos indígenas. Eso sucede, por ejemplo, en Bachajón, una zona del sureste de México donde se construye actualmente un megaproyecto turístico, para el cual se despojó de sus tierras a las comunidades indígenas, con gran violencia –Bachajón sumo dos líderes asesinados en el 2013 y el 2014 a la funesta lista mexicana de ecologistas muertos–.

No cabe duda de que el turismo está confrontándonos a unos y otros, así como con la naturaleza y más aún, con nuestro propio espíritu itinerante y con la delicia que es viajar. Pero…

 

¿Deberíamos dejar de viajar?

No viajar sería condenarnos. La cuestión no es dejar de recorrer el mundo, sino hacerlo con conciencia: cada paso que demos en nuestra hoja de ruta será decisivo para no abonar a la crisis que el sobreturismo está provocando.

como-viajar-sustentable-turismo-consecuencias-basura

Por ello, la Organización Mundial del Trabajo ha buscado crear una nueva conciencia viajera mediante un decálogo de buenas prácticas llamado en inglés Is it too much to ask?, donde recomiendan:

  • Evitar viajar a lugares masificados
  • Evitar monumentos o zonas muy transitadas
  • Asegurarnos de las buenas prácticas de las empresas intermediarias de nuestros viajes
  • Aprehender y entender la cultura local, respetándola en todos sus códigos (de convivencia, vestimenta, etcétera)
  • No abusar de los recursos, sobre todo en lugares donde más escaseen
  • Evitar el uso de plástico al máximo y no tirar basura de ningún tipo
  • Comprar local

Otra cosa que podemos hacer para ser buenos turistas –o viajeros, mochileros, nómadas o cualquier mote de nuestra preferencia– es calcular cuánta contaminación generó nuestro viaje y contrarrestarla con prácticas de reciclaje.

También será preferente, para evitar los sitios masificados o dañar monumentos históricos, visitar lugares ecoturísticos, mismos que son gestionados por las propias comunidades. En México hay muchos hermosos lugares donde nuestros viajes ayudan verdaderamente a la economía local y no tienen impacto ecológico ni social.

Así que no dejes de viajar. Sólo hazlo con conciencia.

 

* Imágen de portada: Kate Shaw, edición Ecoosfera



Casi todas las Áreas Naturales Protegidas del planeta están sometidas a actividades humanas dañinas: Estudio

Este estremecedor dato nos recuerda por qué necesitamos más guardianes de la naturaleza…

La cartografía de nuestro planeta se puede dividir en, por un lado, los pocos territorios prístinos que nos quedan y, por otro, todos aquellos que ya han sido modificados por asentamientos humanos o por la actividad productiva. Muchos de estos territorios ya han sido plenamente alterados, pese a que están resguardados bajo la figura de las Áreas Naturales Protegidas (ANP) de la ONU.

Las Áreas Naturales Protegidas son una evolución de la primera legislación sobre reservas naturales que emitiera la ONU en 1960, llamadas “parques nacionales”, y que debía servir para conservar ciertas zonas del planeta que aún permanecían con escasa o nula intervención humana. Pero, no obstante que la naturaleza y sus recursos son vitales para nosotros tanto como su preservación, estas áreas naturales protegidas no han sido suficiente para frenar el degenerado avance de la usurpación humana y salvaguardar el equilibrio de los ecosistemas.

areas naturales protegidas mexico
Manglar en Yucatán, México

En un estudio, publicado en la revista Science, se comprobó que actualmente 1/3 de las Áreas Naturales Protegidas del planeta están bajo una fuerte presión humana, debido a la construcción de autopistas, pozos petroleros e incluso ciudades.

El territorio de las Áreas Naturales Protegidas equivale a 2/3 de China.
Sólo el 10% está completamente libre de actividad humana
.

El problema reside en que las reservas se están convirtiendo en nada más que promesas escritas en pedazos de papel. En la realidad, los gobiernos no financian la gestión de programas para cuidar la biodiversidad y proteger realmente estas zonas de la rapiña humana.

A veces, hacen todo lo contrario. Los Estados suelen facilitar la explotación de las Áreas Naturales Protegidas por parte de las multinacionales, porque los recursos que guardan son de gran valor. En lugar de invertir en las áreas naturales, quieren ganar de ellas.

areas naturales protegdas mexico-problemas
Hierve El Agua, Oaxaca, México

Eso es la llamada “economía verde“, que se sostiene de las ganancias que producen los minerales, las maderas, los cultivos, el turismo y hasta el aire, en forma de bonos de carbono que permiten a las multinacionales seguir contaminando en los países de América Latina. Por todo esto y más, las Áreas Naturales Protegidas están siendo usadas también para despojar a las comunidades indígenas originarias de estos territorios.

Por eso es que la usurpación de estas zonas está avanzando a pasos tan grandes, lo que nos pone a nosotros, como ciudadanos, en alerta para convertirnos en guardianes de nuestra riqueza natural.

 

¿Qué hacer ante la usurpación del territorio?

Comunidades locales que conservan el Área Natural Protegida del Cofre de Perote, en Veracruz, México.

Estamos ante un problema multidimensional que necesita soluciones claras. Además de ponernos en acción al informarnos, es necesario exigir al gobierno federal propuestas de proyectos para incentivar la participación de la población que habita en estos territorios, e incentivarla a cuidar su patrimonio. ¿Y esto cómo se hace? Permitiendo que estas comunidades obtengan un beneficio; por ejemplo, un Pago por Servicios Ambientales. Porque todo territorio debe tener derechos, como es el caso de la selva colombiana, para que gobernantes y ciudadanos se comprometan verdaderamente con la naturaleza.

En México, debemos elaborar propuestas amplias para proteger la riqueza natural colectivamente. No sólo obligar a los gobiernos a que lo hagan, sino actuar como verdaderos guardianes de los derechos de la naturaleza, empezando por conocer las reservas de nuestro país, que suman un total de 176 y representan más del 10% del territorio del país.

Es vital también cambiar nuestros propios hábitos y volverlos más sustentables, pues no podemos dejar la congruencia de lado. También podemos apoyar difundiendo esta situación y acercándonos a organizaciones locales y asociaciones civiles, para informarnos de primera mano. Porque cuando de recursos naturales se trata, los intereses que están de por medio son muchos, la vulnerabilidad también es mucha y el interés por defender nuestra tierra es muy poco.

Las Áreas Naturales Protegidas no son una fórmula mágica. Cuidar nuestro territorio, su riqueza y a sus pobladores originarios depende de nosotros.

 

* Imagen principal: Cyril Albrecht