Se incorporan 17 Áreas Naturales Protegidas en México (FOTOS)

El objetivo es incluir al SINAP áreas con una biodiversidad y características ecológicas de una especial relevancia en el país, y así desarrollar una serie de iniciativas a favor de la conservación de la biodiversidad.

De acuerdo con la publicación en el Diario Oficial de la Federación –DOF–, se incorporarán 17 Áreas Naturales Protegidas al Sistema Nacional de Áreas Naturales Protegidas –SINAP–. Esto se logró hacer gracias a que el Consejo Nacional de Áreas Naturales Protegidas –CONAP– emitiera su opinión favorable “por haberlas considerado de especial relevancia en el país por su biodiversidad y características ecológicas.”

Alejandro del Mazo Maza, el comisionado nacional de Áreas Naturales Protegidas, señaló que hasta la fecha se han registrado 78 Áreas Naturales que cubren alrededor de 18 714 002.61 hectáreas –un 73,65 por ciento de la superficie protegida de 25 407 416, 01 hectáreas–. Cada una de estas regiones han cumplido con numerosos atributos, como la riqueza de especies, presencia de endemismos, especies de distribución restringida, especies en riesgo de extinción, entre otras más. 

El objetivo es incluir al SINAP áreas con una biodiversidad y características ecológicas de una especial relevancia en el país, y así desarrollar una serie de iniciativas a favor de la conservación de la biodiversidad. Las características son: 

Riqueza de especies; presencia de endemismos; presencia de especies de distribución restringida; presencia de especies en riesgo; diferencia de especies con respecto a otras áreas protegidas previamente incorporadas al Sistema Nacional de Áreas Naturales Protegidas; diversidad de ecosistemas presentes; presencia de ecosistemas relictuales; presencia de ecosistemas de distribución restringida; presencia de fenómenos naturales importantes o frágiles; integridad funcional de los ecosistemas; importancia de los servicios ambientales generados, y viabilidad social para su preservación.

Entre las nuevas Áreas Naturales Protegidas se encuentra la Reserva de la Biosfera Volcán Tacaná, en Chiapas, el cual posee una serie un conjunto de ecosistemas frágiles que contienen una biodiversidad silvestre de relevancia biológica, económica, científica y cultural. Además que el Volcán Tacaná es el único representante en México de la Cadena Volcánica del Núcleo Centroamericano, poseyendo una gran cantidad de endemismos y especies representantes de la región Neártica y Neotropical. 

También se encuentra la Reserva de la Biósfera Janos en Chihuahua, la cual contiene un alto grado de endemismos y diversidad de flora y fauna silvestre. Sus impactantes extensiones de pastizales en excelente estado de conservación, no sólo coloca a esta área natural como la primera y más grande de estos ecosistemas en el territorio nacional, también la colocan como el punto de conexión del hábitat en Norteamérica. 

Y el Monumento Natural Río Bravo del Norte, el cual protege un segmento del río Bravo con la frontera entre EE.UU. y el Cañón de paredes elevadas que constituyen un paisaje excepcional. Representa a uno de los ecosistemas acuáticos y ribereños más extensos del desierto chihuahuense. Sirve de barrera contra inundaciones, atenúa los impactos meteorológicos, como huracanes y tormentas tropicales, criadero de numerosas especies de animales y vegetales, sus humedales almacenan y purifican el agua, estabilizan la línea costera y controlan la erosión.

TABLA-ANP-SINAP_-simplificado-2fotos

A continuación te compartimos las fotografías de las nuevas 17 Áreas Naturales Protegidas: 



Nuestro bosque, nuestro territorio: cosmovisiones indígenas

En este artículo se habla de la dualidad de visiones presentes desde las cosmovisiones indígenas y los planteamientos gubernamentales para el manejo y conservación de los bosques.

* por Bárbara Baltazar

 

“Caminar en el bosque, es andar nuestro territorio”; estas palabras fueron clave para iniciar la conversación con una María, mujer de la población rarámuri, quien una mañana me guió sobre los senderos de su territorio para mostrarme dónde estaban los bosques de la comunidad.

Esas palabras son la suma precisa de la cosmovisión de las comunidades y los pueblos originarios. Cuando pensamos en los bosques del mundo, tendemos a dibujar en nuestra mente grandes columnas de vegetación, el trinar de las aves, la majestuosidad de los paisajes, y quizá dejamos de lado algunos otros elementos que para los pueblos originarios están estrechamente vinculados.

El territorio nos refiere directamente a una extensión geográfica que brinda un sentido de pertenencia. Desde la cosmovisión indígena en el territorio se llevan a cabo las actividades culturales, productivas y sociales. Los bosques de cada una de las comunidades indígenas son parte esencial del territorio, representan el entorno de resguardo de la flora, la fauna, el agua y la provisión de los elementos culturales que enmarcan la cosmovisión. Un territorio integrará una visión holística de inter e intrarrelaciones donde los elementos constituyen “el todo”.

Actualmente, tanto la política como la legislación en materia ambiental, y particularmente la aplicable al sector forestal, fragmentan las acciones de intervención en las unidades de atención. Frente a ello, las comunidades indígenas se enfrentan al desafío de entender la lógica propuesta desde “fuera”. Las instituciones oficiales que tienen bajo mandato la promoción de las políticas públicas, distan de entender que en la realidad las formas de organización y cosmovisiones son diferentes de acuerdo con los contextos de cada una de las diversas regiones bioculturales de México.

En la Sierra Tarahumara, uno de estos grandes desafíos para el manejo de los bosques se pone de manifiesto en las autorizaciones de aprovechamiento forestal y por ende, la ejecución de los programas de manejo. Mientras la tendencia es el incremento de la producción y la productividad de las masas forestales, las comunidades indígenas miran con desconcierto cómo sus territorios van perdiendo gran parte de su riqueza. Estas dos visiones han generado pugnas donde las minorías han sufrido la peor parte, e incluso acciones legales. Los territorios indígenas pierden día a día parte de su integralidad, pareciera como si se buscara borrar de la escena las formas ancestrales de acciones para el manejo y la conservación del bosque. Los bosques sufren de conflictos originados por la tala ilegal, por la presencia de plagas y enfermedades, por la recurrencia de incendios forestales y por ende, los procesos de degradación se aceleran. La cosmovisión se resiste ante esta adversidad, son las poblaciones originarias quienes se empeñan en mantener la integralidad productiva, cultural y social.

Una comunidad, un pueblo indígena concibe su territorio como el espacio donde el todo tiene lugar, donde todo tiene cabida, donde nada está dividido, donde una causa origina un efecto y viceversa. La cosmovisión indígena para el manejo de los bosques tiene grandes enseñanzas y cobra relevancia en esta era de cambio climático: escuchemos, entendamos y seamos asertivos para incorporarlos a las políticas públicas.

¡Feliz Día Internacional de los Bosques!

 

Sobre la autora:

Bárbara Baltazar, abogada, ha colaborado con comunidades indígenas y ejidos forestales en México en la ejecución de proyectos de capacitación e investigación para el manejo y conservación de sus recursos naturales.

Eco Maxei
Autor: Eco Maxei
Eco Maxei Querétaro AC es una organización sin fines de lucro cuya misión es fomentar la coexistencia armónica entre las personas y con la naturaleza. Somos una organización multidisciplinaria, fundada e integrada por jóvenes agentes de cambio desde 2014.


¿Por qué se comen los fraccionamientos a las Áreas Naturales Protegidas?

Las áreas naturales son el pulmón de las zonas urbanas. En este artículo de EcoMaxei, conoce por qué es importante preservarlas.

* Por: Claudia Elvira Romero Herrera

 

Porque no los conocen… Aquí te vendo, te dicen, y tú dices qué padre, sin saber. Queremos que más gente sepa, que salgan de la ignorancia, porque sólo se cuida lo que se conoce.  

Cuando en 2012 un tlacuache llegó a su vivienda, Minerva subió su fotografía a las redes sociales para saber qué hacer con él. El incidente la llevó a conocer al gigante verde frente a su condominio, del otro lado de la gran avenida, el Parque Nacional El Cimatario. Al enterarse de la cantidad de servicios que el que tenía por “sólo un cerro” le proporcionaba a ella y a su familia, decidió junto con su vecina Sindy darlos a conocer. Fue así como dos mujeres profesionistas y amas de casa emprendieron la creación de Cimatario Yo Soy A.C.

Fue como darte cuenta de pronto de que alguien ha estado cuidándote y protegiéndote toda la vida y tú nunca te habías dado cuenta, mucho menos hecho algo por contribuir de vuelta.

Sobre el camino me explica con elocuencia y destreza las características del Área de Conservación del parque. Me comparte datos que ha ido conociendo a partir de su interés, sin los cuales es difícil entender por qué está prohibida la entrada con mascotas o alimentos, hacer fogatas o fumar. Reglas ante las que los visitantes reaccionan con enfado, pensando que al ser un lugar público debería ser por fuerza recreativo, sin reparar en las consecuencia de, por ejemplo, los orines de perro para la fauna del lugar.

Volverse consciente del desconocimiento sobre su silencioso anfitrión provocó en Minerva el deseo de hacer promoción y difusión de su valor simbólico, histórico, cultural y ecológico, aspectos que considera clave para su protección. Conocido por sus condóminos como “cerro de la antenas”, el Cimatario es en realidad el segundo bastión ecológico más importante del estado de Querétaro, después de la Reserva de la Biósfera; hogar de deidades prehispánicas, área protegida desde el virreinato y hoy uno de los epicentros ecológicos tanto más codiciados como más arduamente defendidos de la ciudad.  

Los ciudadanos, cuando reconocemos el valor de algo somos capaces de preservarlo.

La preservación de este pulmón de la ciudad, hogar de numerosas especies endémicas de la región semidesértica, refugio de fauna desplazada, escala de mariposas monarcas, filtro de agua, estabilizador de suelos y retén de ventorales no es cosa sencilla; tanto porque vive en acecho constante como por la ambigüedad en sus políticas de protección y la disputa sobre su delimitación. Aunque lo ampara un decreto de protección, en los últimos 20 años se han autorizado múltiples obras de urbanización en sus alrededores y hace no más de 2 fueron retirados todos los rótulos que lo identificaban como parque nacional.

urbanizacion-areas-naturales-protegidas
Fotografía tomada del sitio de Facebook de la asociación

En sus 7 años de existencia, Cimatario Yo Soy se ha sumado a distintas iniciativas de defensa y preservación, creando también estrategias propias. En 2015 la campaña #ElParqueCimatarioImportaPorQue logró llamar la atención sobre la pretensión de eliminar la protección federal. Más recientemente empezaron el curso básico de manejo de fauna silvestre periurbana y publicaron uno de los pocos cuentos ambientales locales existentes dirigidos a público infantil.

Inéditamente editado por las secretarías de Cultura y de Desarrollo Sustentable, “Gumberto el tlacuache y la fábrica de estrellas en el Cimatario” llega como un legado de conciencia ecológica hacia generaciones futuras, pero también una herramienta de educación ambiental para el presente.

En un mundo que empieza a considerar a los árboles como infraestructura de salud pública, a plantar uno por el nacimiento de cada bebé, a alentar el cultivo de alimentos en espacios públicos, a pugnar por el saneamiento de los ríos, los huertos escolares y en general el retorno a modos de vida menos depredadores, los residentes de espacios edificados en reservas ecológicas promovidas bajo el eslogan de “vivir en la naturaleza” comienzan a cuestionar su presencia ahí como un atentado en contra de ésta.

Empieza a ponerse a discusión, no sólo “allá” en los foros internacionales sino en el filo de nuestras cotidianidades, el entendimiento contemporáneo posmoderno sobre el significado de la calidad de vida. Si ésta deviene con la preservación de la naturaleza o con las “amenidades” ofrecidas a costa de la vida misma.

Algo que aprendí del contacto con la naturaleza es que ahí no tienes que pretender nada, no tienes que comprar nada y basta sentir la brisa para sentir que lo tienes todo. 

urbanizacion-areas-naturales-protegidas-2
Fotografía tomada del sitio de Facebook de la asociación

 

* Entrevista a Minerva Almazán, fundadora de Cimatario Yo Soy A. C.

Eco Maxei
Autor: Eco Maxei
Eco Maxei Querétaro AC es una organización sin fines de lucro cuya misión es fomentar la coexistencia armónica entre las personas y con la naturaleza. Somos una organización multidisciplinaria, fundada e integrada por jóvenes agentes de cambio desde 2014.