¿Qué sí y qué no puedes comer durante la lactancia?

Durante este periodo es indispensable comer bien –ojo, esto no significa comer más– para la salud tanto del bebé como de una misma.

La importancia de nutrirse a lo largo de la vida tiene impactos en la salud y funcionamiento del cuerpo. Sin darnos cuenta, el ir alterando nuestra dinámica alimentaria hacia el consumo adecuado de nutrientes, produce en nuestro cuerpo que se sienta más liviano, saludable e inclusive parezca más feliz. Hay incluso ocasiones en que es indispensable mantener una buena alimentación, como por ejemplo durante el embarazo y la lactancia. 

Durante este periodo es indispensable comer bien –ojo, esto no significa comer más– para la salud tanto del bebé como de una misma. Comprendamos que una buena alimentación es el combustible para el cuerpo para mantener energía a lo largo del día y producir leche de manera exitosa. 

Durante el embarazo, la placenta en desarrollo es la responsable de secretar estrógeno y progesterona, las hormonas encargadas de estimular la producción de leche y de provocar que los conductos galactóforos –responsables de transportar leche materna– crezcan en número y tamaño. Por ello, el cuerpo está normalmente listo para producir leche materna a partir del segundo trimestre del embarazo –aunque la producción máxima se alcanza cuando el bebé ya nació–. Como es de esperarse, las primeras horas –y siguientes días al nacimiento–, la leche materna es diferente, como amarillenta o dorada. Se le llama “calostro”, la cual es una sustancia rica en proteínas, anticuerpos inmunoglobulinas y fácil de digerir. Se trata de un alimento indispensable para el bebé durante las primeras 48-96 horas siguientes de su nacimiento. 

Para producir leche, es indispensable cuidar la alimentación que será transferida al bebé a través de la leche materna. Es decir que si el cuerpo produce leche por sí mismo, la dieta marca la calidad de la leche que se produce. Por tanto si los hábitos alimenticios no son saludables, el cuerpo y salud tanto de la madre como bebé, pagarán la factura. La dieta recomendada durante la lactancia es similar a la del embarazo, aunque puede variar en la ingesta de calorías extras durante la lactancia –en vez de 300 calorías extras diarias durante el embarazo, ahora serán 500 calorías extras diarias durante la lactancia–. Lo ideal es crear un equilibrio entre proteínas, granos, grasas saludables y alimentos ricos en calcio; como por ejemplo

 5 porciones de calcio

  • 3-4 porciones de vegetales verdes (o amarillos)
  • 3+ porciones de granos o carbohidratos complejos
  • 3 porciones de proteína
  • 2 porciones de vitamina C
  • 1+ porciones de alimentos ricos en calcio
  • 1+ porciones de frutas o vegetales (además de las variedades verdes o amarillas).

A continuación te compartimos los alimentos ideales para la lactancia

  • Nueces, semillas y aguacates, 
  • agua, 
  • espinacas o kale –ricas en vitamina A, hierro, vitamina C y calcio–, 
  • quinoa, 
  • avena, 
  • semillas de chía, 
  • almendras, 
  • huevos, 
  • salmón.

Por otro lado, lo que NO es recomendable durante este periodo son: 

  • Comida chatarra, junk food y derivados; 
  • pescados con alto contenido en mercurio y otras toxinas; 
  • líquidos o bebidas con cafeína, teína, refrescos y cola; 
  • alcohol; 
  • endulzantes y endulcorantes artificiales,
  • leche de vaca y derivados de lácteos, cítricos, trigo, fresas, berries o frutos rojos y chocolates. 

 



Confirman que el agua mineral Peñafiel tiene arsénico: ¿qué más hay que saber?

¿Es peligroso tomar las bebidas que están en el mercado actualmente? ¿Hay otras marcas con arsénico?

Sabemos que muchas marcas realizan regularmente estudios sobre sus productos para así demostrar que no son nocivos para la salud –o por lo menos no tanto–. Lo cierto es que dichos estudios, a menudo, no dicen la verdad, como lo demostró hace poco la marca Peñafiel, de la firma Keurig Dr Pepper.

Esta firma realizó, durante el mes de marzo de 2018, un reporte sobre niveles de arsénico en el agua embotellada Peñafiel, en el cual aseguraban que no había cantidades detectables de arsénico. No obstante, por presiones de Consumer Reports (CR) –una organización independiente que busca transparencia para los consumidores–, la marca Keurig Dr Pepper tuvo que realizar un nuevo estudio.

Así se demostró que el agua mineral Peñafiel tiene, en promedio,
17 partes por billón (ppb) de arsénico.

agua-embotellada-penafiel-arsenico

Todo empezó, como puede leerse en el reporte original de CR, cuando se comprobó que un marca de agua embotellada en Estados Unidos, propiedad de Whole Foods, contenía altas dosis de arsénico, aún cuando sus ejecutivos habían asegurado que era “agua asombrosamente prístina”.

Entonces, CR realizó una exhaustiva investigación que los llevó a descubrir que la Food and Drug Administration estaba al tanto, desde hace mucho y por diversos reportes locales y de inspectores federales, que Peñafiel tenía altas dosis de Arsénico.

La FDA sabía que el agua Peñafiel tenía altas dosis de arsénico desde 2009

Otras marcas en Estados Unidos también tienen dosis de arsénico que rebasan el límite establecido por la FDA, que es de 10 ppb en el caso de aguas y jugos embotellados. En total son seis marcas que contienen niveles de arsénico más altos que los permitidos, entre ellos Volvic, de la marca Danone.

Esto es una paradoja, ya que si el agua embotellada cobró popularidad en todo el mundo –a partir de la década de los 90–, fue porque, de una u otra forma, se vendió la idea de que el agua de la llave era nociva para la salud. En México todo empezó con un brote de cólera que terminó haciendo de este país el primer consumidor de agua embotellada del mundo, aunque dicha epidemia sólo provocó 34 muertes en 1991.

agua-embotellada-penafiel-arsenico

Peñafiel sólo suspendió la producción,
pero no retiró sus aguas embotelladas del mercado.

¿Es peligroso tomar las bebidas que siguen en el mercado?

No es mortífero, pero puede ser muy malo a largo plazo. El arsénico es un metal pesado natural que se crea por la erosión de las rocas –aunque también puede surgir como consecuencia de la minería–, y que fácilmente puede contaminar aguas subterráneas o de manantial, como lo son las de la marca Peñafiel. También puede contaminar cultivos, por lo cual es fácil exceder el consumo de este químico.

La exposición o consumo prolongado de arsénico se asocia con mayores tasas de cáncer de piel, vejiga y pulmón, así como con enfermedades del corazón. Así que lo mejor es que no compres, por ahora, agua embotellada Peñafiel, y que evites en lo posible cualquier tipo de agua embotellada, ya que como CR comprobó, no sólo Peñafiel tiene este metal en altas dosis.

¿Y cómo tomar agua pura sin dañar la salud y el ambiente?

Tomar agua limpia y con todos los minerales que necesitas es posible, purificándola ya sea con los diversos purificadores que se venden en el mercado, o con la opción más sustentable: el carbón activado. Investiga cuál es tu mejor opción y adquiere algún método para purificar el agua. Así le harás un favor a tu organismo y al organismo planetario.



Modelo amamanta a su bebé en pasarela durante desfile y explota la polémica en Internet (VIDEO)

La supermodelo Mara Martin generó gran polémica, al dar pecho a su bebé durante un desfile en Miami.

A pesar de que cada vez más estudios señalan los diversos beneficios de la lactancia materna, aún existen factores sociales, culturales y laborales que no la promueven o facilitan. Por eso pareciera importante que la revaluación de esta práctica sea cada vez más clara y explícita, y considerando esto, manifestaciones como la de la Mara Martin, modelo de Sports Illustrated, tendrían que celebrarse.

Martin desfiló en la pasarela durante un evento en Miami Beach, dando pecho a su bebé. Para ella, se trató de “compartir este mensaje (pro lactancia) y desear que ésta se normalice; además de mostrar al mundo que las mujeres podemos con todo”. Sin embargo, mientras que hubo miles de voces que aplaudieron el gesto, otras tantas criticaron severamente la acción, desde con comentarios misóginos, en esencia despreciables, hasta otros que advirtieron en el gesto un mecanismo de autopromoción, e incluso hay quien la acusó de usar a su bebé como un accesorio.

mara-martin-modelo-pecho-bebe

Sin entrar a la discusión “interpretativa”, lo que nos interesa en este caso es hacer énfasis en la urgencia de que culturalmente volvamos a familiarizarnos con la escena de una mamá dando pecho, que recordemos que en sí es un acto hermoso y absolutamente humano, y que diluyamos cualquier tabú alrededor de la lactancia materna. Dicho esto, si Mara Martin hizo o no lo correcto pasa a un segundo plano y, por fortuna, al menos pone en la mesa la discusión. 

Si te interesa conocer más a detalle los mitos y verdades sobre la lactancia, te invitamos a leer esta nota de nuestras amigas de Mamá Natural.