Empresa busca imponer un basurero tóxico en territorio Wixárika (huichol)

El basurero trataría hasta 85.000 toneladas de residuos industriales de minería, contaminado su territorio sagrado.

Imagen: animalpolitico.com

No es la primera vez, los wixárikas, más conocidos como huicholes, han defendido su territorio incansablemente. Apenas en 2011 se intentó imponer en sus tierras un proyecto minero de la empresa canadiense Revolution Resources para explotar a cielo abierto minerales en hasta 59.678 hectáreas de la zona. Afortunadamente en el 2013 consiguieron a partir de un amparo que un juez federal detuviese los trabajos mineros.

Wirikuta es su tierra sagrada, y gran parte de ella, además se encuentra en un Área Natural Protegida. Los intereses en sus tierras continúan, este mes apenas fue publicado en los medios cómo fueron vendidas 100 hectáreas de la Playa del Rey, parte de su territorio sagrado.

Ahora otra amenaza es anunciada por miembros del pueblo wixárika que son también parte del Comité en Defensa de la Vida de Santo Domingo. Su denuncia apunta a que el Centro de Ingeniería y Tecnología Sustentable Palula SA de CV (CITSU), propiedad del empresario minero José Cerrillo Chowell, pretende instalar un basurero tóxico en su rancho privado, donde se tratarían hasta 85.000 toneladas de residuos industriales producto de la minería como: cadmio, cianuro y mercurio. Lo anterior afectaría el medio ambiente de su territorio, según información de Vice.

Hubo falsificación de firmas para que se pudiera cambiar el uso de suelo y se le pudieran otorgar a la empresa los permisos de construcción. Además, nunca se consultó a la población sobre si queríamos este basurero, no hubo una consulta pública.

El Comité explicó que la obra afectaría directamente a 20.000 personas de al menos cuatro municipios: Santo Domingo, Real de Catorce, Mazapil y Villa de Cos.

Investigadores del Colegio de San Luis han confirmado la amenaza que representa este proyecto: 

Los riesgos de contaminación son bastante amplios y también afectarían severamente el recurso hídrico de la zona. Tanto el gobierno del estado como las autoridades municipales, organismos operadores de agua y asociaciones civiles tienen el deber de buscar que se modere la desigualdad que hay con respecto al acceso al agua, pues las personas de escasos recursos económicos obtienen muy poca y de mala calidad”.

México forma parte desde 1991 del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, el cual obliga al Estado a realizar una consulta cuando se aprueben proyectos que afecten territorios indígenas. En este caso (y en muchos otros) esta consulta fue inexistente.

Aún no ha iniciado la construcción de este basurero, la SEMARNAT no se ha pronunciado al respecto; los reclamos de los wixárikas se encuentran en el ámbito local, los funcionarios de este rubro están evaluando si los daños al ambiente serían significativos.



10 películas para reconectar con la raíz indígena de América

Miradas al cine indígena desde documentales, ficción y denuncia, que pretenden devolver la voz a los pobladores ancestrales de América.

La colonización de los pueblos indígenas del continente americano nunca terminó. ¿Pero cuál es el punto de vista de quienes ya habitaban estas tierras antes de la llegada de los europeos? El cine indígena, ya sea hecho por descendientes de naciones originarias o que plantea a los indígenas como eje del relato, ha servido como herramienta de emancipación para contar muchas de estas historias silenciadas.

El relato de los indígenas en el cine (desde la mirada occidentalizada) les ha dado tradicionalmente el lugar del “buen salvaje”, o bien del ingenuo ignorante, en fin, del subordinado que no tiene voz para contar su propia historia. Por fortuna, cada vez es mayor el acervo de documentales, cortometrajes y largometrajes de ficción en los que el cine indígena no ofrece solamente una mirada interesante para el antropólogo o el especialista sino para una nueva audiencia, cuya historia y cuyo mundo no pueden permitir seguir silenciando su raíz autóctona.

Este es apenas un pequeño recuento de algunos ejercicios cinematográficos que desde la denuncia por la defensa del territorio, el recuento de tradiciones orales o la ficción misma, retratan una realidad más rica y diversa que la que solemos observar en las marquesinas comerciales. La apuesta es que América no fue “descubierta” una vez por los colonizadores españoles, sino que es un proceso vivo en el que unos a otros nos descubrimos y redescubrimos en nuestras diferencias y semejanzas.

 

El maíz en tiempos de guerra

Este documental dirigido por Alberto Cortés narra las historias de familias de naciones huichol, mixe y tzeltal y su relación con el maíz. La semilla fundamental de la alimentación en América se vuelve una cuestión política frente al olvido gubernamental y los intereses del crimen organizado.

 

Riu, lo que cuentan los cantos

Pablo Berthelon sigue la historia de María Elena Hotus, narradora oral de Rapa Nui, en los días en que le traspasa las canciones tradicionales a su hija. La historia de la isla de Rapa Nui con Chile ha sido silenciada y violenta, por lo que este filme es un puente hacia una nueva relación con las nuevas generaciones a través de la música.

 

My Name Is Kahentiiosta

La reconocida documentalista Alanis Obomsawin, de la nación abenaki, relata la historia de una joven mohawk. Kahentiiosta fue arrestada durante la crisis Oka de 1990, cuando los mohawk fueron obligados a dejar sus tierras, mientras el gobierno de Quebec negaba su identidad al no reconocer sus nombres tradicionales.

El abrazo de la serpiente

Basada en los diarios de un botánico en la selva amazónica, El abrazo de la serpiente es un homenaje a los ríos y pueblos tikuna, Kubeo, huitoto y ocaina, además de un relato de iniciación y magia. Esta película del 2015 fue dirigida por Ciro Guerra, y fue el primer filme colombiano en ser nominado a los Premios Óscar en la categoría de mejor película de habla no inglesa.

La abogada del pueblo

Conchita es una mujer de Tehuacán, Puebla, que viaja por los pueblos de la sierra norte de Veracruz para llevar asesoría jurídica a comunidades lejanas, lo que la hace enfrentarse a la burocracia mexicana y a distintas situaciones que ponen en riesgo su propia vida. Dirigida por Alan Villarreal.

 

Tlali Nantli

Un breve cortometraje de Ramiro Nava Muñoz, filmado en la comunidad de Acatlán, Chilapa de Álvarez, donde Yolanda Joaquin Damiano y su hija, Mayra Itzel Sánchez Damiano, hablan de su relación con la tierra y la comida, y sobre la vida en comunidad.

¿Dónde ver cine indígena? Aquí 200 películas y animaciones que puedes consultar en línea

 

Maliglutit

Maliglutit, del realizador inuit Zacharias Kunuk, es una readaptación del western clásico de 1956 The Searchers, dirigido por John Wayne. En esta película se narra la historia de un padre que busca vengarse por el secuestro de su esposa.

 

Huicholes: Los últimos guardianes del peyote

Un poderoso documental que narra la lucha del pueblo wixárika por la defensa de sus tierras sagradas en Wirikuta, Patrimonio de la Humanidad amenazado desde hace años por la industria minera

 

Pájaros de verano

Dirigida por Cristina Gallego y Ciro Guerra (de quien hablamos en este artículo más arriba), es la historia de un período en Colombia llamado “bonanza marimbera”, cuando el clan wayúu se involucró en el comercio ilegal de cannabis.

El pib

Un cortometraje escrito y dirigido por Miguel Ventura Herrera con un final absolutamente inesperado acerca de la celebración de la vida y la muerte, así como las celebraciones que la acompañan en el contexto maya.

 

* Imagen principal: fotograma de “Riu, lo que cuentan los cantos”



Luto en Wirikuta por el asesinato de Margarito Díaz González, guía espiritual y defensor wixárika

Es el tercer defensor wixárika asesinado desde el 2017, y la décima persona defensora de los derechos humanos víctima de homicidio en lo que va del año.

El Marakame Margarito Díaz González, defensor indígena de los derechos humanos, fue asesinado por hombres armados el sábado 8 de septiembre en su domicilio en la comunidad de Aguamilpa, municipio de El Nayar, estado de Nayarit.

La Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) condenó el hecho, a la par que reconoció la labor de Margarito Díaz como líder espiritual e integrante de la Unión Wixárika (huichol) de Centros Ceremoniales de los estados de Jalisco, Durango y Nayarit, e instó a las autoridades competentes a esclarecer el crimen. La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) se manifestó en el mismo sentido.

Wirikuta-defensores ambientales
Wirikuta/Venado Mestizo

El representante en México de la ONU-DH, Jan Jarab, afirmó que “en lo que va de 2018 ya registramos más asesinatos de personas defensoras que en todo el año pasado. Las y los defensores en México viven una situación crítica y como señaló Michel Forst, Relator Especial de la ONU, es urgente detener y revertir la tendencia según la cual México podría acabar siendo el lugar más peligroso del mundo para las y los defensores de los derechos humanos”.

El Marakame Margarito Díaz es la décima víctima de homicidio contra personas defensoras de derechos humanos en lo que va del 2018, seis de los cuales eran indígenas. Otros dos defensores del pueblo wixárika fueron asesinados en mayo del año pasado: los hermanos Miguel Vázquez y Agustín Vázquez Torres, en el poblado de Kuruxi Manuwe, en Tuxpan de Bolaños, Jalisco, lo cual sentó un precedente de violencia y persecución contra los defensores wixárika.

Desde el 2009, los wixárika enfrentan activamente los diversos intereses políticos y económicos que se disputan el territorio de Wirikuta, luego de que el expresidente Felipe Calderón autorizara 78 concesiones mineras a empresas canadienses.

La nación wixárika exigió al gobernador de Nayarit, Antonio Echevarría García, el pronto esclarecimiento del asesinato y el respeto a los derechos indígenas. 

Más allá de su activa defensa en pro de los derechos humanos y el territorio wixárika, Margarito Díaz González detentaba el título de Marakame, el cual conjunta funciones de sanador tradicional, guía espiritual y conocedor de la tradición oral.