Chile comienza a regalar energía renovable

Chile se ha posicionado como el principal mercado de energía renovable a nivel internacional.

Imagen:radio.uchile.cl

Con el desierto más soleado del mundo, costas ventosas y una extracción de combustible fósil limitada, Chile se ha posicionado como el principal mercado de energía renovable a nivel internacional.  

Desde que el país comenzó a enfrentar numerosas crisis debido a la sequía, como la disminución de las reservas de las represas hidroeléctricas, ha tenido que importar más del 90 por ciento de sus combustibles fósiles pagando las tarifas de electricidad más altas de América Latina. En otras palabras, Chile se ha vuelto cada vez más dependiente del carbón y del diesel para la operación de sus plantas de energía.

Frente a la rápida expansión de la industria solar, Chile ha tenido que adaptarse a la constante demanda de energía a través de 76 proyectos de energía renovable solar y eólico. Y como respuesta, el gobierno de la presidenta chilena Michelle Bachelet, ha logrado conseguir numerosos contratos que proporcionen electricidad a minas que operan compañías como Anglo American Plc y BHP Billiton Ltd –los cuales consumen la tercera parte de la energía del país–. Para Ben Warren, jefe del equipo de renovables de Ernst Young LLP, “Chile es el mercado que tiene el mayor nivel de actividad del mundo.”

La producción de energía de Chile alcanzó un límite que se ha visto obligado a regalar electricidad. El crecimiento surgió principalmente en la industria de minería, pues los precios de energía se vieron estancados debido al suministro excesivo de energía en regiones que no poseen la habilidad de distribuir la energía. 

Los principales problemas de Chile son, entonces, la sobreproducción de energía y el poco consumo de la misma en ciertas regiones. Esto ha causado un desbalance de energía entre las mismas zonas así como en los precios. Este problema de infraestructura se podrá resolver hasta que haya una solución que permita regular los consumos. 

 

 



Escocia ya genera mucho más energía limpia de lo que todos sus hogares necesitan

Escocia ha adoptado una actitud ejemplar en la generación de energía verde. La pregunta es: y el resto, ¿cuándo?

Mientras muchos países siguen apostando por los hidrocarburos (y ello a costa del planeta), otros como Escocia se han volcado a las energías limpias. Durante la primera mitad de 2019, los escoceses generaron suficiente energía como para abastecer las necesidades de casi 4.5 millones de hogares por 6 meses. Esto es el doble de los que hay en el país. 

Casi 10 millones de “horas megawatt” se generaron aquí en el primer semestre de 2019, la mayoría a través de molinos de viento. Recordemos que las condiciones meteorológicas de esta isla son ideales para cosechar el viento, por eso la apuesta eólica de Escocia. Así, cada país debería considerar las mejores alternativas para generar energía de acuerdo a sus particularidades geográficas.

Curiosamente, Donald Trump, quien es dueño de campos de golf en suelo escocés, criticó fuertemente la presencia de los molinos en el paisaje. Incluso presentó una demanda contra la apertura de una granja eólica. Por suerte, el gobierno local no escuchó al ahora presidente de Estados Unidos, y siguió su plan. Pocos años después, estos son los resultados.

Evidentemente aún faltaría toda la energía que requiere la actividad industrial y comercial, entre otras. Pero de acuerdo con su plan, para 2030 Escocia estará generando la mitad de toda la energía necesita. Es decir, con un plan sensato, y bien diseñado, de migración a energías limpias, realmente es posible (a corto o mediano plazo) que un país transforme su relación con este recurso.

De hecho, según una investigación, para 2050 casi todo el planeta podría estar funcionando con energía renovable. Casos como el de Escocia sin duda resultan inspiradores e, idealmente, ponen presión en otros gobiernos. A fin de cuentas, está claro que para alcanzar cualquier meta razonable a favor del planeta se necesita voluntad política, privada y social. 



Una flor para la naturaleza: minas de carbón abandonadas serán ahora fuente de energías limpias

En una vuelta de tuerca asombrosa, minas abandonadas se transformarán en granjas de energía solar para suplir a la anticuada industria energética del carbón.

Las minas de carbón abandonadas están siendo transformadas en granjas de energía solar alrededor del mundo. En ellas –y en sus alrededores– se instalarán cientos de paneles fotovoltáicos, los cuales se beneficiarán de ventajas adicionales que la infraestructura de las minas les proveerán. Se trata de un gran salto hacia el cambio de mentalidad, que comienza por deconstruir la idea de los lugares que más contaminación ejercen en el planeta, como es el caso de las minas, y termina por dotar a estos espacios de un novedoso significado, que en esencia devuelve a las civilizaciones un concepto fundamental para la supervivencia: la sustentbilidad.

No deja de ser paradójico –y hasta cierto punto, poesía a partir de la decadencia–: de donde se extraía la materia prima del combustible más contaminante (la cual produce la menor cantidad de energía y la mayor cantidad de contaminación por kilogramo) se producirán ahora miles de watts de energías limpias.

minas-carbon-abandonadas-energia-renovable-granjas-solares-china

Países como China, Alemania y Gran Bretaña están realizando proyectos de granjas solares para reactivar los terrenos abandonados de las minas, donde no obstante el fin seguirá siendo el mismo: dotar de energía eléctrica a las ciudades. En Huainan, China, la más grande de estas nuevas granjas solares ha echado a andar, y se espera que para mayo de 2018 brindará electricidad a casi 100 mil hogares.

Alemania, que ocupa el tercer lugar en instalación de paneles fotovoltáicos en el mundo, también está trabajando para convertir una mina de carbón con medio siglo de historia en una planta de energía renovable. La planta alimentará 40,000 hogares con energía de paneles solares y turbinas eólicas. La mina de carbón, ubicada en el noroeste del país, se cerrará el próximo año para dar seguimiento a este proyecto sustentable. 

En Estados Unidos –que ocupa el cuarto lugar en instalación de estos mismos paneles–, Berkeley Energy Group planea convertir una mina a cielo abierto en una planta de energía solar que podría producir entre 50 y 100 MW de energía para 2018.

Así, estos países transforman las lúgubres minas abandonadas, aprovechando su profundidad y sus túneles para volverlos gigantescos dispositivos de almacenamiento para contener energía renovable.

Estas minas no dependen sólo de los días despejados

minas abandonas granjas solares carbon

La energía solar depende, sobra decirlo, del Sol. Pero las minas resultan una insospechada solución a la dependencia de éste para proveer electricidad, haciendo posible acumularla para brindar electricidad las 24 horas. Esto es gracias a que los profundos pozos de las minas serán aprovechados por plantas de bombeo hidráulico, lo que permitirá almacenar la energía recolectada por los paneles. En el caso de la granja solar de Huainan, se han instalado paneles fotovoltaicos flotantes en el lago artificial contiguo a la mina, lo que supone ventajas adicionales, como menor evaporación y un mantenimiento más sencillo, así como el la utilización de agua que de otra forma no podría reciclarse.

Aunque todavía en 2012 estaba en cuestionamiento si estos proyectos funcionarían, las iniciativas alemanas, chinas e inglesas han mostrado ser fructíferas. Muy pronto, estas granjas solares podrían reemplazar a toda producción contaminante de energía, como la del gas shale.

 

Un dato interesante es que, para 2022, se planea que las fuentes de energía renovable crezcan en un 43% en todo el mundo. Esto equivale a la mitad de capacidad energética necesaria para revertir el uso de carbón.

La industria de la energía solar está creciendo en todo el mundo, con esfuerzos paralelos de países como la India, donde se encuentra el parque solar más grande del planeta. Además, se sabe que ha crecido en un 50% desde principios de siglo hasta ahora, y se espera que crezca mucho más, con iniciativas como las de estas “minas solares” que, más allá del futuro favorable que le depara a cientos de ciudades, está  acordando con la naturaleza un propósito bellísimo, la sustentabilidad de todos los seres vivos.