¿Alteración genética puede ser la responsable de las migrañas?

La migraña, conocida como una de las tres enfermedades más comunes del mundo, permaneció sin saberse su causa hasta ahora.

Los dolores de cabeza, además de ser frecuentes para un estilo de vida ajetreado, terminan siendo síntomas de enfermedades o afectaciones de cuestiones más graves; como por ejemplo, deshidratación –por consumo etílico excesivo–, efectos secundarios de tratamientos o fármacos, enfermedades como sinusitis, gripa, estrés, depresión, ansiedad, un traumatismo craneal, etcétera.

Aunque pueden ser muy fuertes, no todos los dolores de cabeza son siempre igual en intensidad o zona de sensación. Todo depende, por ejemplo, en dónde empieza el dolor y hacia dónde se expande. Te compartimos aquí algunas pistas para que conozcas los tipos de dolores

– De rebote: Curiosamente este tipo vienen de dolores de cabeza que anteriormente fueron curados con medicamentos. Mejor prueba alternativas naturales.

– Cefalea en racimos: Es un agudo e intenso dolor punzante, usualmente en un lado de la cabeza detrás del ojo o en la sien. Suele estar muy relacionado con la ingesta de alcohol y con un mal sueño.

– Dolor de cabeza del seno: Fiebre, mucha secreción nasal y dolor de cara. Es muy importante que descongestiones tu nariz; puedes usar un humidificador o un vaporizador para hacerlo cotidianamente.

– De tensión: Es un dolor más tenue que los anteriores, que se siente como una tensión, justo, sobre la totalidad tu cabeza. Usualmente son por tensión muscular, por lo que algunos masajes especiales podrán ayudarte. Suele manifestarse mayormente cerca del cuello y en la parte trasera de tu cabeza. Revisa también tus niveles de estrés y modifica tus hábitos si es necesario. 

– Migraña: Violento, punzante, acompañado con una hipersensibilidad a la luz o el sonido, que puede presentarse en uno o en ambos lados de la cabeza; acompañada en ocasiones también de vómito y náusea. Algunas personas también experimentan el ver luces centellantes antes de tenerlo. 

De hecho, la migraña, conocida como una de las tres enfermedades más comunes del mundo, permaneció sin saberse su causa hasta ahora. De acuerdo con un estudio realizado por un grupo de investigadores de International Headache Genetics Consortium, de Australia, Europa, Reino Unido y EE.UU., la migraña tiene sus orígenes en un desorden genético. Para llegar a esta conclusión, los investigadores analizaron muestras de ADN de 375 000 de europeos, estadounidenses y australianos, de los cuales 60 000 sufrían de migrañas; identificando así 38 variantes genéticos asociadas con migrañas –de los cuales, a su vez, 28 nunca antes reportados–. 

Este descubrimiento, dicen los autores, apoya la idea de que las migrañas son causadas por anormalidades en los vasos sanguíneos, y así facilitar tratamientos farmacológicos para este tipo de malestares: “Los descubrimientos genéticos, son los primeros pasos concretos hacia un tratamiento personalizado y basado en evidencias de esta enfermedad compleja”. 

Aquí te compartimos 5 remedios naturales para la migraña. Se recomienda también que te recuestes lo antes posible en un cuarto oscuro; la vitamina 2 y el magnesio también son buenos alicientes.



Una ilustración del siglo XIX sobre cómo se ven las alucinaciones que produce la migraña

¿Qué son esos rayos y destellos que anuncian cuando nos va a dar migraña?

La migraña con aura es un dolor de cabeza muy agudo que, mediante una serie de alteraciones sensoriales (aura) previas, le “advierte” al individuo que está por aparecer el dolor. Éstas pueden ser sonoras, táctiles e incluso visuales. Desde un sentimiento “extraño” en todo el cuerpo, como un hormigueo, hasta sonidos sutiles pero muy peculiares, y diversas perturbaciones ópticas como rayos y destellos estridentes, líneas en zigzag, estrellas brillantes o simplemente luces. La migraña con aura puede incluir alucinaciones aún más complejas, que implican la distorsión de colores y tamaños de la realidad.  

Una migraña que provoca auras visuales no necesariamente demuestra la gravedad o la intensidad del dolor pero sí asegura que, por lo menos, tendrás que pasar algunos días sin ver la luz, en un sitio tranquilo. Pese a las múltiples investigaciones realizadas a lo largo de la historia médica, aún no se conocen con exactitud las causas que desencadenan las crisis migrañosas, aunque se sabe que pueden anunciar que algo en tu cuerpo no anda bien. Pero mientras la ciencia logra descubrir qué es lo que ocurre en nuestro cerebro cuando aparece una migraña o qué causa las alucinaciones, un médico de 1870 nos dejó esta precisa (y muy bella) ilustración sobre lo que experimentó al ser víctima de una migraña con auras visuales.

Al parecer, el médico inglés Hubert Airy buscó plasmar su experiencia visual de una migraña. De acuerdo con un artículo de National Geographic, Airy se dio cuenta de su enfermedad en el otoño de 1854, cuando notó un pequeño punto ciego que interfería con su capacidad para leer:

Al principio, se parecía al lugar que se ve después de haber mirado el sol o algún objeto brillante.

Pero el punto ciego crecía y sus bordes tomaban una forma de zigzag que le recordaba a los bastiones de una ciudad medieval amurallada; una especie de imagen en movimiento con colores de todo tipo:

Todo el interior de la “fortaleza”, por así decirlo, estaba hirviendo y girando de la manera más maravillosa, como si fuera un líquido espeso, todo vivo…

migrana-alucinaciones-aura-visual-destellos-luces-como-se-ve

Cuando esto ocurrió, Airy apenas era un estudiante. Pero más tarde, la descripción del “aura” que había experimentado –esos síntomas alucinantes que auguran la migraña– se convirtió en este dibujo que ha sido un icono en el estudio de la neurología, luego de haberse publicado en las Transacciones filosóficas de la Royal Society en 1870. Pero,lo más fascinante de este dibujo es que Airy logró plasmar de manera perfecta la forma en la que está organizada la corteza visual medio siglo antes de que se lograra obtener un mapa concreto de esta área del cerebro, encargada de procesar lo que vemos. 

Tal vez Hubert Airy no era un gran dibujante, pero atesorar e inmortalizar lo que alucinó durante su primera migraña en este simple dibujo consiguió, de la nada, imprimir un reflejo vivo de su cerebro. 

 

También en Ecoosfera: Tus migrañas podrían ser un mecanismo de tu cuerpo para proteger el cerebro



Tus migrañas podrían ser un mecanismo de tu cuerpo para proteger el cerebro

Estos ataques son muy dolorosos, pero ello podría deberse a que evitan la muerte de tus neuronas.

El cuerpo humano todavía tiene secretos. Aunque a estas alturas es fácil pensar lo contrario, lo cierto es que nuestro organismo alberga, incluso, territorios no explorados. Y es que sus mecanismos de regulación orgánica y de preservación son hasta hoy materia de estudio para la ciencia médica, como lo son también algunos de sus más comunes padecimientos, como la migraña.

La migraña es un dolor de cabeza punzante muy superior a las jaquecas cotidianas, pues contrario a éstas, provoca una sensibilidad extrema a la luz y a los sonidos, lo que paraliza toda actividad durante el tiempo que dura el ataque. Pero aunque es un padecimiento universal, y tan sólo en México es recurrente en 20 millones de personas, la migraña como afección corporal sigue siendo un misterio.

ecoosfera-fatiga-cronica-causas-sistema-inmune-activo
Imagen: Jaen Madrid para Ecoosfera

Hasta ahora, la ciencia médica no ha podido dar con la zona exacta donde se producen estos ataques y, por ende, tampoco con la manera de mitigar dicha condición craneal. Sólo existen dos hipótesis para explicar la aparición de la migraña: una es que algo ocasiona la obstrucción o reducción de los vasos sanguíneos, lo que provoca una falta de sangre en el cerebro; la otra es que hay una perturbación eléctrica en el cerebro, aún de causas desconocidas.

Pero ahora, una nueva investigación apunta a una dirección completamente distinta para explicar las migrañas.

Según esta nueva hipótesis, las migrañas podrían ser un mecanismo para proteger al cerebro del estrés oxidativo y, con ello, de la neurodegeneración.

migranas-protegen cerebro-ecoosfera

¿Qué es el estrés oxidativo? Es un desequilibrio entre la capacidad metabólica del cuerpo –por ejemplo, cuando se provee a sí mismo de oxígeno– y el sistema biológico, que normalmente debe encargarse de los efectos tóxicos que puede causar la producción de peróxidos y radicales libres –un subproducto de los procesos metabólicos–. 

Cuando este equilibrio falla, el estrés oxidativo puede ocasionar más de 100 enfermedades, entre ellas el Alzheimer.

La migraña, en este caso, sería un mecanismo de protección contra el estrés oxidativo, pues permitiría al cerebro protegerse y repararse, lo cual evita el declive funcional –la neurodegeneración– a largo plazo. ¿Y qué vincula a las migrañas con el estrés oxidativo? De acuerdo con la investigación realizada en la Universidad de Maine, la sensibilidad a la luz y los sonidos, así como la contaminación, son comunes tanto a la migraña como al estrés oxidativo.

Pero la teoría es que estas condiciones están presentes en la migraña precisamente porque existe ya un proceso de estrés oxidativo. Así, los ataques serían una reacción del cuerpo ante la paulatina degeneración cerebral, pues la migraña acarrea un aumento de antioxidantes y de serotonina, así como una reducción en la actividad eléctrica en el cerebro, lo que ayuda a proteger a las neuronas y estimular su crecimiento.

Esto podría conducir a soluciones contra la migraña, ya que el desequilibrio entre el metabolismo y el sistema biológico –el estrés oxidativo– se combate mediante los antioxidantes, los cuales neutralizan los radicales libres. Si faltan antioxidantes en el organismo –a causa de una dieta desequilibrada– es más probable que los radicales libres atenten contra las células sanas de nuestro cuerpo, lo que a su vez provocaría los ataques de migraña como el último recurso del cuerpo para proteger al cerebro.

Es probable, además, que este gran avance en la investigación ayude a generar nuevas tecnologías que simulen los mecanismos de protección de la migraña, lo que podría conducir a nuevos y originales tratamientos para crecer neuronas y evitar la neurodegeneración.

De esta manera, el cuerpo demuestra qué tanto es todavía un territorio indómito, y cuántos Marco Polos hacen falta para seguir explorando sus secretos y desentrañando sus maravillas.