4 sencillas y sorprendentes recetas de cremas corporales

Otra manera de proteger y cuidar a la piel de radicales libres es a través de cremas corporales.

La piel es uno de los órganos de mayor importancia para el cuerpo, el cual requiere de ciertos cuidados para su óptimo funcionamiento: la protección de nuestros órganos internos. Entre los requisitos básicos, se encuentra limitar el tiempo que se pasa al sol, principalmente entre las 10h y las 16h; usar crema con filtro solar de mínimo 15 SPF y usar ropa protectora como lentes de sol y un sombrero; evita broncearte con lámparas solares, camas de bronceado o cremas de bronceado. 

Otra manera de proteger y cuidar a la piel de radicales libres es a través de cremas corporales. Sin embargo, muchas de las cremas comerciales poseen químicos tóxicos que son absorbidos e integrados al cuerpo. Por ello hemos decidido compartirte algunas opciones ecológicas y caseras para hacer tu propia crema sólida, las cuales es muy cómoda de aplicar sobre la piel, se pueden llevar de viaje en el avión –pues no son líquido–, están elaborados con ingredientes totalmente naturales, pueden fungir como elementos para hacer un masaje, entre otros beneficios.  

Crema básica. Gracias a sus elementos, ayuda a desinflamar, cicatrizar proteger de las bacterias y oxidantes; aumenta la producción de colágeno y elasticidad de la piel; y huele delicioso. Necesitas: 40 gr de cera de abeja, 60 gr de manteca de cacao, 40 gr de aceite de coco. Preparación: Pon los tres ingredientes en baño María hasta que se derritan para poderlos mezclar. Una vez mezclados, colócalos en un molde previamente engrasado –puede ser un bote, base de una botella de plástico, jabonero, molde de juguete y cocina–. En caso que si se desea que sea más hidratante, aumenta la cantidad de aceite de coco. 

Crema antiestrés. Sigue las mismas instrucciones de la crema anterior, añadiendo estos ingredientes: 30 gotas de aceite esencial de naranja o de mandarina, ralladura de medio limón y flores secas de lavanda. 

 

lavanda

Crema regenerante (para estrías y arrugas). Sigue las mismas instrucciones de la crema anterior, añadiendo estos ingredientes: 30 gotas de aceite esencial de rosa mosqueta, 2 cucharadas de azúcar moreno, pétalos de rosa. 

Crema afrodisíaca. Sigue las mismas instrucciones de la crema anterior, añadiendo estos ingredientes: 20 gotas de aceite esencial de canela de Ceylán, 1 cucharada de raíz de jengibre en polvo, guindillas pequeñas secas. 



¿No estás de acuerdo? Demuéstralo con buenos argumentos

Hay 7 maneras de argumentar tus ideas, aprende a usarlas y luce tu retórica.

La retórica es un arma de doble filo. Sin duda es necesaria en toda posición que sostengamos hacia una cuestión dada: desde una afirmación política hasta las diferentes perspectivas que cada quien tenga sobre un problema tan polarizado como, por ejemplo, las corridas de toros. Pero es que saber argumentar, teniendio un debate sin polarizarlo, es algo crucial que debemos aprender a hacer, y que incluso nos puede ayudar a evolucionar sociedad.

Por eso, saber argumentar sin caer en trampas es importante. A no ser que se aspire a ser como los sofistas griegos, quienes según Aristóteles usaban argumentos que parecían válidos pero que no lo eran. Pero si no es el caso, y queremos poder argumentar sin causar disputas innecesarias, ¿qué debemos saber?

saber-argumentar-como-refutar-discusion-debate

Paul Graham, un programador de computadoras y doctor en Harvard, que es también una de las mente detrás de la incubadora digital Y Combinator –creadora de Dropbox, Airbnb, Reddit y muchos otros servicios–, tiene algunos hakcs para argumentar correctamente. No por nada ha sido apodado como el “filósofo hacker”.

Graham escribió en 2008 un ensayo llamado How to disagree, “Cómo estar desacuerdo”,
el cual es una excelente herramienta para saber argumentar.

La principal inquietud de Graham era la manera como internet ha posibilitado el debate a nivel mundial entre todo tipo de personas. El problema es que la tendencia, en todo tipo de redes sociales, es la de no estar de acuerdo con el otro. Esto no es malo per se; sólo lo es cuando no permite una discusión fluida ni libre de disputas, lo que conduce a su vez a una falta generalizada de consensos. Esto no es muy bueno, tomando en cuenta que una civilización libre depende en gran medida de los consensos.

Así que Graham invento una pirámide con 7 niveles de desacuerdo, hecha para saber argumentar:

Nivel de desacuerdo 0: Poner nombres

Esto es, cuando sólo decimos cosas hirientes o crueles, llamando a alguien de cierta manera. Por ejemplo, “eres un tonto”.

Nivel de desacuerdo 1: Ad hominem

Cuando nos limitamos a decir cosas presuntuosas o insultantes directamente hacia el otro. Es decir: atacamos a la persona y no a sus argumentos

Nivel de desacuerdo 2: Responder al tono

Hay poca distancia entre atacar a la persona directamente y comenzar a concentrarnos en el tono que utiliza, sea de enojo, burla o del tipo “no me importa”. El problema es que esto es muy subjetivo, y dirige la discusión hacia lugares inciertos y más viscerales.

Nivel de desacuerdo 3: Contradecir

Cuando se logra contradecir el argumento es cuando la discusión está sobrepasando lo subjetivo y pasa más a los argumentos. No obstante, sólo contradecir indica una terquedad: lo que se dice tiene que ser cierto, en contraste a lo que dice el otro.

Nivel de desacuerdo 4: Contraargumentar

Más allá de sólo contradecir, mostrar que se tiene un contraargumento demuestra que se está dispuesto a avanzar en la discusión, que ésta es mucho más seria y que no sólo se busca “ganarla”, sino convencer al otro. El problema viene cuando la discusión no puede avanzar más allá de dos apasionados argumentos, lo que termina diluyendo el punto inicial que dio inicio al debate.

Nivel de desacuerdo 5: Refutar

Según Graham, esta es la forma más convincente de estar en desacuerdo. No es sólo un contraargumento; consiste, más bien, en ser capaz de tomar al vuelo lo dicho por el otro y poder refutarlo. Pero no con la viscera, sino con datos duros y astucia –que no implique mentir.

Nivel de desacuerdo 6: Refutar el punto central

Esta es ya una cuestión de táctica, y no sólo de estrategia. La refutación debe ser capaz de indagar en el punto central al que está llegando el otro, y anteponer un argumento sólido que demuestre su invalidez. Esto no sólo servirá para un solo argumento, sino que podría desmontar toda la idea detrás que el otro sostiene.

Ahora sí, a debatir con sentido…

saber-argumentar-como-refutar-discusion-debate

Esto es lo que te puede permitir estar en desacuerdo sin tener que falsear ninguna información, ni tener que acudir a viles insultos. Lo bueno es que también te puede conducir a darte cuenta de que eres tú quien no está en lo correcto si es el caso, lo que es algo que rara vez sucede en cualquier debate, ¿verdad? Pero que sin duda es síntoma de civilidad y empatía.

¿Te imaginas qué pasaría si pudiéramos decir más seguido “está bien, tienes razón”? No sólo estaríamos ganando nosotros como individuos, siendo más abiertos a las ideas del otro y nutriéndonos de éstas. Sería también una forma como la sociedad entera podría avanzar.

Saber debatir sin polarizar, al tiempo que no regalamos nuestras ideas ni nos dejamos influenciar, es una forma de construir nuevos grados civilidad… de la cual últimamente estamos muy necesitados.

*Imágenes: Ana Tellez

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



3 recetas sencillas para hacer cremas corporales caseras según tu tipo de piel

Dado que nuestra piel requiere de un proceso diario de hidratación y restauración, te compartimos unas alternativas caseras para prevenir la pérdida de elasticidad, suavidad y humedad de la piel.

Muchas de las cremas corporales comerciales poseen cantidades exorbitantes de toxinas que son absorbidas por la piel, y que eventualmente terminan en los mantos acuíferos como contaminantes del ecosistema. Los perfumes y otras características especiales de las cremas son las que mayor riesgo implica para el medio ambiente y la salud del consumidor.

Dado que nuestra piel requiere de un proceso diario de hidratación y restauración, te compartimos unas alternativas caseras para prevenir la pérdida de elasticidad, suavidad y humedad de la piel.

Para piel seca.

Ingredientes: 3 cucharadas de aceite de soja, una cucharadita de manteca de cacao o  margarina, 2 cucharadas de aceite de aguacate, esencia de caléndula, agua

Instrucciones: Coloca el aceite de soja, la manteca de cacao y el aceite de aguacate en un cazo, para calentarlo al baño maría. Diluye en agua 5 gotas de esencia de caléndula y luego mézclalas con los aceites anteriores. Guarda la mezcla en la nevera y aplica después de la ducha.

manteca de cuerpo con aceite de coco

Para piel sensible

Ingredientes: 1 taza de manteca de cacao y 1 taza de aceite de coco

Instrucciones Calienta ambos ingredientes al baño maría hasta que se mezclen bien. Una vez esté listo coloca en un recipiente hermético y ponlo en la nevera hasta que afirme. Para usarlo, toma una batidora de mano, bate la mezcla hasta que esté suave y luego aplícala en la piel. Guarda la mezcla sobrante en un lugar fresco y seco.

Aceite-de-coco

Para piel grasa

Ingredientes: 5 gotas de aceite esencial geranio, 5 gotas de aceite esencial lavanda, 60 gr de aceite vegetal jojoba, una lámina de cera de abejas 7 x 7, un recipiente, dos vasos de cristal

Instrucciones: Calienta un vaso al baño maría, y luego dentro del vaso coloca la lámina de cera de abejas a fuego lento hasta que se derrita. En el otro vaso coloca los 60 gr de aceite de jojoba, el cual es ideal para piel grasa por  sus propiedades antioxidantes. Añade el aceite a la cera derretida al baño maría y mezcla lentamente hasta que esté completamente disuelto. Retira del fuego la mezcla al baño maría y luego añade los aceites esenciales los cuales ayudarán a equilibrar la grasa de la piel. Finalmente pon la mezcla en la nevera para que su textura se vuelva sólida, envasa en un recipiente y úsala después de la ducha.

crema-calmante-lavanda-contorno-ojos