Solvente come-plástico, ahora es posible gracias a estas dos estudiantes

Canadá, Miranda Wang y Jeanny Yao, desarrollaron un proceso que usa un solvente que primero disuelve el plástico y luego lo elimina con enzimas.

En la actualidad, usamos el plástico para muchísimas cosas; sin embargo, después de su uso, lo tiramos sin saber específicamente el lugar en donde termina. Sin darnos cuenta, termina en todos lados, principalmente en los océanos. Esto ha generado un impacto negativo en el planeta, afectando ecosistemas y estilo de vida de animales. Por ello, se ha reforzado la invitación a generar consciencia acerca de la contaminación en el planeta y fomentar las tres R’s ecológicas –reducir, reusar y reciclar–. 

Frente al problema de que el plástico no es un producto que se degrade en pocos años, las estudiantes Magee Secondary en Vancouver, Canadá, Miranda Wang y Jeanny Yao, desarrollaron un proceso que usa un solvente que primero disuelve el plástico y luego lo elimina con enzimas. En otras palabras, optimizaron el proceso de esta bacteria que come plástico –pftalatos–.  

Al analizar la bacteria en un río cerca de sus hogares, las estudiantes encontraron que la bacteria no sólo puede ser una solución para la contaminación del plástico, también que se trata de una puerta de oportunidades para descubrimientos inesperados. Pues, de acuerdo con un equipo de investigadores de Stanford University y Beihang University, la bacteria no sólo come plástico, también espuma de poliestireno. 

Ahora el objetivo de Wang y Yao es desarrollar un biodigestivo gigante que pueda vivir en un barco y que puedan comer y degradar el plástico en los océanos. Para ello, están lanzando una campaña llamada BioCellection, la cual espera crear un tanques digestivos móbiles que utilicen la bacteria en el campo.  

 

Más en Ecoosfera:

Científicos japoneses descubren bacteria que sólo come PET



Este proyecto te enseña a transformar el plástico en objetos muy creativos

Hoy en día la cantidad de plástico que hay en el mundo es exhorbitante. Incluso, se ha comprobado que este material se encuentra hasta en nuestros alimentos y bebidas. El fenómeno del plástico se ha hecho tan visible que se prevé que para el 2050 habrá más plástico que peces en el océano. En este sentido, es probable que debamos comenzar […]

Hoy en día la cantidad de plástico que hay en el mundo es exhorbitante. Incluso, se ha comprobado que este material se encuentra hasta en nuestros alimentos y bebidas. El fenómeno del plástico se ha hecho tan visible que se prevé que para el 2050 habrá más plástico que peces en el océano. En este sentido, es probable que debamos comenzar a cuestionar nuestro consumo de objetos diseñados con este material o, en el más fácil de los casos, comenzar a adoptar opciones más creativas de reciclaje. 

Precisamente este es el trabajo de Precious Plastic, del diseñador holandés Dave Hakkens, un proyecto que nos enseña todas las posibles formas que puede adoptar un objeto de plástico.

reciclar-plastico-precious-plastic-dave-hakkens-1

Según Hakkens, los pasos para realizar el reciclaje son tan sencillos, que se pueden aprender a través de tutoriales que tienen disponibles en su página de internet. La página Precious Plastic, está repleta de ellos. Allí puedes encontrar desde planos para crear tu propio contenedor de reciclaje, hasta crear máquinas de reciclaje muy prácticas de tener en casa.

Dichas máquinas no son tan difíciles de crear como uno puede pensar; cada una es realizada a partir de materiales accesibles y económicos que también desarrollarán tu habilidad artesanal. Por ejemplo, uno de los primeros videos te enseña a hacer una trituradora para plástico. En otros, puedes aprender a fabricar diversos objetos creativos a partir de tu plástico reciclado, que van desde vasijas, anillos o relojes utensilios de cocina, la imaginación es tu único límite 

reciclar-plastico-precious-plastic-dave-hakkens-2

Si todavía crees que este proyecto es demasiado complicado, puedes visitar su página. Allí podrás encontrar un mapa con un registro de distintas personas que ya están familiarizadas con el proceso y pueden ayudarte. Sólo debes buscar tu país, y en seguida verás una serie iconos que te ayudarán según tu duda o necesidad. El proyecto también permite que otros usuarios se sumen. 

La cantidad de personas que participan en este proyecto es impresionante. Sin duda se trata de un ejemplo más de que existe iniciativa ciudadana para un cambio sostenible, solo hace falta tener más empatía con las causas que, a fin de cuentas, nos impactan a todos. 



Francia prohibe la venta de platos, vasos, cubiertos y bolsas de plástico

Francia pretende asegurar que todos los platos, vasos y cubiertos vendidos en el país europeo provengan de fuentes biológicas y puedan usarse en la composta.

Si somos conscientes de impactos negativos del plástico y unicel, es muy probable que intentemos disminuir su consumo a la hora de comprar la despensa y otros menesteres; sin embargo, existen alimentos en los puestos de cada esquina, como jugos, atole, tortas y chilaquiles, o restos de los platillos en los restaurantes cuyos contenedores resultan ser de estos compuestos dañinos para el medio ambiente. Esto podría afectar en un periodo a largo plazo tanto a la higiene de las ciudades como al bienestar de los ecosistemas en la naturaleza. 

Frente a esto, es indispensable realizar una serie de medidas que reduzcan la contaminación. Como ejemplo, se centran los esfuerzos de Francia al prohibir el uso de vasos, platos y cubiertos de plástico. Inclusive, las máquinas expendedoras de café ya no darán vasos de plástico. Se trata de una nueva ley que entró en vigor en el mes de agosto, dando pauta a los productores hasta el 2020 para asegurar que todos los platos, vasos y cubiertos vendidos en el país europeo provengan de fuentes biológicas y puedan usarse en la composta. 

Esta medida fue la respuesta a la conferencia sobre el cambio climático que tuvo lugar en París, logrando como resultado que Francia comience un frente a favor del medio ambiente y cuidados ecológicos. Se espera que, de alguna manera, la ley francesa se convierta en un ejemplo para otros países para reducir el consumo de energía, desperdicio y plástico de la industria procesadora de plástico. 

No obstante, existen oponentes: fabricantes de empaques europeos, como Pack2Go Europe, que se oponen a esta medida ecológica, pues consideran que afectará a los consumidores y violará las normas de la Unión Europea del libre movimiento de bienes. Se piensa incluso seguir luchando contra ella. Según Eamonn Bates, secretario general de la empresa, “Estamos exhortando a la Comisión Europea a que haga lo correcto y tome acción legal contra Francia por violar la ley europea. Si ellos no lo hacen, nosotros lo haremos.”

En México, por ejemplo, se requieren de esfuerzos tanto del consumidor – por ejemplo, llevar sus propios contenedores a la hora de comprar un jugo o un desayuno–,  como de iniciativas gubernamentales que limiten la venta de productos de plástico y unicel en diferentes puntos de distribución.