¿Quieres mejorar la memoria, atención y aprendizaje? Entonces sal a correr

El correr o hacer ejercicio aeróbico fomenta la regeneración de las células neuronales en la región del hipocampo –el cual se asocia con habilidades cognitivas como la memoria y el aprendizaje–.

 

Imagen: http://blog.walkjogrun.net/

Hay un cierto cliché en la idea de que correr aclara la mente; como si este movimiento rítmico entre mente y cuerpo permitiera que la mente se liberara de un bloqueo emocional, social o incluso cognitivo. Sin embargo, de acuerdo con varios artículos, parece ser que correr posee múltiples beneficios para la tranquilidad y claridad mental. 

 

De acuerdo con Joyce Carol Oates, en su columna para el New York Times, para lograr una fluidez mental es indispensable poner en ritmo nuestros pies con el movimiento oscilatorio de los brazos a la hora de correr. Esto se debe a que el óptimo funcionamiento cognitivo se relaciona con la creación de nuevas conexiones neuronas a la hora de correr: “En las últimas tres décadas de investigación en neurociencias se identificó una asociación fuerte entre ejercicio aeróbico y una claridad subsecuente cognitiva, así como en otras áreas de la neurogénesis.”

En un estudio con animales, se mostró que las nuevas neuronas se regeneran a lo largo de la vida, principalmente de ciertas actividades que facilitan esta tarea. Karen Postal, presidente de la American Academy of Clinical Neuropsychology, el correr o hacer ejercicio aeróbico fomenta la regeneración de las células neuronales en la región del hipocampo –el cual se asocia con habilidades cognitivas como la memoria y el aprendizaje–. Postal concluye: “Si haces ejercicio al grado de sudar –entre 30 y 40 minutos–, están naciendo nuevas células cerebrales. Y eso sucede en la región de la memoria.”

De hecho, en el mismo estudio, se mostró que después de correr, existe una actividad intensa en el lóbulo frontal –la región asociada con el hábito a largo plazo–, así como la sensación de “tener la mente más clara” para planificar, enfocar, prestar atención, concentrarse, cumplir objetivos y calendarizar.

 



Hackea tu memoria con esta sencilla técnica para recordar cualquier cosa

El “palacio de la memoria” te permite asociar listas de objetos a lugares mentales para recordarlos ordenadamente (es más sencillo de lo que suena).

La memoria es parte de nuestro cuerpo. Al menos esa es la premisa de Nelson Dellis, cuatro veces campeón del USA Memory Championship y entusiasta de la memoria.

mejorar memoria consejos como-
Angelica Alzona

Dellis  considera que su memoria no tiene nada de particular. Pero la memoria y las técnicas para mejorarla entraron en su vida trágicamente, luego de que su abuela fuera diagnosticada con la enfermedad de Alzheimer y comenzara a perder poco a poco los recuerdos. Entonces, Dellis decidió dedicar su vida a mejorar su memoria y educar a otros. En sus propias palabras:

Todos entendemos lo que significa estar sanos físicamente. Nos ejercitamos, comemos bien, dormimos bien, etc., para mejorar nuestra salud física. Pero nunca consideramos la salud de nuestro cerebro. Utilizar tu memoria y tu cerebro hace que tu cerebro esté… bueno, más agudo y en forma.

Nelson Dellis, memorizador extraordinario

La técnica que ha hecho que Dellis realice proezas como memorizar nueve mazos de cartas (en orden aleatorio) en 30 minutos, en realidad es una práctica tan vieja como el tiempo. Como él dice: no se requiere tener una memoria extraordinaria, simplemente un poco de disciplina e imaginación.

 

Recorriendo el palacio de la memoria

1.

Haz una lista de 10 o 20 palabras. Las palabras pueden ser aleatorias, o bien pueden ser nombres de presidentes, autores, una lista de objetos comunes, la lista de compras, etcétera.

2.

Ahora trata de memorizar las palabras, asociando cada objeto o nombre de tu lista con una imagen. Aquí es donde entra la imaginación: si el elemento que quieres memorizar es, digamos, una manzana, puedes asociarla a algo con lo que relaciones las manzanas en general. La imagen que puedes visualizar es la de Isaac Newton sosteniendo una manzana para probar su ley de gravitación universal, o la bruja de Blancanieves envenenando la manzana antes de ofrecérsela a la princesa, o incluso la serpiente del Paraíso bíblico ofreciéndosela a Eva. El punto es particularizar el objeto y vincularlo con algo vívido, y mientras más fantasioso, mejor.

3.

Cuando hayas relacionado cada objeto de tu lista con una imagen fantasiosa y estrafalaria, imagina que vas mentalmente a un lugar que conozcas bien, como tu casa. Dellis le llama a esto “el palacio de la memoria”, y para cada uno es diferente. Ahora viene lo más divertido: imagina que el primer objeto de tu lista se encuentra en tu sala de estar, el segundo en la cocina, el tercero en el baño, etcétera.

4.

Una vez que hayas asociado cada objeto con una imagen, y cada imagen con un lugar en tu palacio de la memoria, prueba a recorrer mentalmente tu lista un par de veces. Siguiendo con nuestro ejemplo, tal vez te encuentres a Newton sosteniendo una manzana en tu jardín, luego al dentista al que temías en tu infancia sosteniendo una pasta de dientes radioactiva en tu baño, y posteriormente al Hombre Araña en tu ventana, con unas cortinas nuevas en la mano.

Según Dellis, con la práctica aprenderás a utilizar tu palacio de la memoria con mucha más fluidez y destreza.

 

* Imagen principal: Eric Edelman