Piden liberar al indígena mexicano que protegía a los árboles de la tala ilegal

“Yo trabajo para detener la tala ilegal en nuestros bosques y ese trabajo me costó caro. Me costó la vida de mi hijo y mi libertad. Quiero seguir trabajando por el bien de mi comunidad y porque la tala está acabado con gran parte de nuestra madre tierra”, Ildefonso Zamora

Imagen: http://www.amnestyusa.org/

De acuerdo con Amnistía Internacional –AI–, organización global e independiente a favor de los derechos humanos, piden la excarcelación inmediata e incondicional del indígena mexicano Ildefonso Zamora, a quien apresar de manera injusta por su activismo pacífico contra la tala ilegal.

En palabras de la directora para las Américas de AI, Erika Guevara-Rosas, “A Ildefonso Zamora lo están castigando por denunciar los daños que se están causando al territorio y al entorno de su comunidad. Nunca debió haber sido encarcelado y debe ser puesto en libertad inmediata e incondicionalmente. Proteger el medio ambiente y defender los derechos humanos no son delitos“.

Zamora, de la comunidad indígena tlahuica de San Juan Atzingo, a 80 km al suroeste de la ciudad de México, fue inculpado de participar en un robo en julio de 2012; sin embargo, “dichas acusaciones de robo formuladas contra Ildefonso Zamora se basan en una serie de testimonios fabricados”, sentenció AI. Para llegar a la conclusión, el fiscal registró las declaraciones de testigos presenciales que “describieron los hechos usando exactamente las mismas palabras que si las estuvieran leyendo de un guión, no se preservó la escena del crimen y no se manejaron debidamente las pruebas.”

Para esta ONG, el arresto de Zamora fue sólo una “serie de amenazas y actos de hostigamiento” ante su activismo contra la tala de árboles: en 2007, uno de los hijos de Zamora fue asesinado; y otro de sus hijos resultó herido en un ataque que no fue investigado exhaustivamente. Esto refleja la forma en que se trata a muchas personas que están defendiendo los derechos humanos y activistas en México. 

Desde la cárcel, Zamora declaró: “Yo trabajo para detener la tala ilegal en nuestros bosques y ese trabajo me costó caro. Me costó la vida de mi hijo y mi libertad. Quiero seguir trabajando por el bien de mi comunidad y porque la tala está acabado con gran parte de nuestra madre tierra”.



México ha perdido la tercera parte de sus selvas y un cuarto de sus bosques en tan sólo 30 años

¿Este es el precio del progreso?

La pérdida de las zonas vírgenes de nuestro planeta es un asunto real y sus efectos se pueden percibir en México. Según el Inegi, en 1985, la vegetación intacta ocupaba el 60% del territorio mexicano; hoy, el número se ha reducido al 48%.

Este porcentaje se despliega en una disminución considerable en las selvas y bosques del país. En un rango de 30 años, la superficie de la selva ha caído en 30%, mientras que la extensión de los bosques se ha visto reducida en un 27%

¿A qué se debe? En gran medida a los pastizales cultivados en los que se desarrollan las actividades agrícolas. Estos terrenos han sustituido a las selvas y bosques en diversas regiones del país.

Las localidades más afectadas según el Inegi son Tabasco, Veracruz y Sinaloa

Otros datos indican que la entidad de Tlaxcala es la que mayor uso de suelo dedica a la agricultura (con un 73%). Pero no todo es pérdida. Baja California Norte aún conserva el 95% de su vegetación primaria, compuesta principalmente por matorrales. 

Nada en este mundo es blanco y negro; como tal, el crecimiento urbano y la expansión de la agricultura no son en sí prácticas completamente negativas. Sin embargo, la conservación de los ecosistemas mexicanos, considerados de los más diversos del mundo, debe importarnos por varios motivos.

México cuenta con un gran número de especies endémicas de fauna y flora que no se encuentran en ningún otro sitio del planeta. La variedad de ecosistemas en nuestro país lo convierte en un espacio realmente único y, por ende, muy valioso. 

Además, las tierras vírgenes son un factor crucial en la mitigación del cambio climático.

La vegetación es fundamental para la captura de carbono; ese gas cuya acumulación contribuye al calentamiento global

La pérdida de las áreas naturales es dañina por donde se la vea, pero más si se piensa en las selvas tropicales, los bosques templados, las hectáreas de pastizales y matorrales que conforman la belleza de México. Es por ello que proteger los paraísos que todavía nos quedan debe ser una prioridad.

 



Este defensor de los bosques mexicanos está preso injustamente (y tú puedes ayudarlo)

Por 18 años el líder indígena tlahuico, Ildefonso Zamora, ha defendido el Gran Bosque del Agua .

 Foto: Llamado de auxilio realizado por comuneros para defender el Gran Bosque del Agua.

Desde hace decenios las áreas del Parque Nacional Lagunas de Zempoala, en México, han sido taladas clandestinamente. En particular, un caso de agresiones contra defensores ambientales ha generado indignación entre organizaciones sociales como Greenpeace y el Centro Prodh: el de la familia Zamora.

Ildefonso Zamora y su familia han defendido los bosques de San Juan Atzingo desde 1998. Las repercusiones para ellos han sido enormes. En el 2007 Aldo Zamora, hijo de Idelfonso, fue asesinado.

Ese mismo año el gobierno de Felipe Calderón dio un reconocimiento a los comuneros por su labor en defensa de los bosques y aseguró que habría justicia por la muerte de Aldo. Sin embargo en 2015 su hijo Misael fue detenido arbitrariamente y ahora también Idelfonso ha sido detenido por un crimen fabricado.

Tanto Greenpeace como el Centro Prodh han seguido de cerca el cargo de robo del que se le acusa pues él se encontraba en otro lugar el día en que se señalan los hechos, existen testimonios y pruebas que lo acreditan, aseguran líderes de estas organizaciones.

Por su parte la familia de Zamora afirma que existen intereses políticos detrás de la tala clandestina en la zona. Ante la omisión de las autoridades, ambas organizaciones han presentado recientemente el caso ante la ONU, específicamente ante las Relatorías de los Pueblos Indígenas, del Medio Ambiente y de Personas Defensoras de Naciones Unidas.

En los próximos días se espera un comunicado de la ONU dirigido a las autoridades del Estado de México, tanto al gobernador de estado Eruviel Ávila como al Procurador General de Justicia estatal, Alejandro Gómez Sánchez.

El caso de Don Ildefonso Zamora es un ejemplo más de la criminalización de los activistas ambientales y defensores de derechos humanos quienes no solo hacen frente al crimen organizado sino también a los aparatos del Estado que son utilizados para reprimir sus labores. Es por eso que el Centro Derechos Humanos Miguel Agustín Pro y Greenpeace México hacen un llamado al Gobernador Eruviel Ávila, al Procurador General de Justicia estatal, Alejandro Gómez Sánchez a desistirse de los falsos cargos fabricados contra Ildefonso y al Presidente del Tribunal Superior de Justicia estatal, Sergio Medina Peñaloza a garantizar sus derechos humanos.

*Si te suena puedes ayudar a Idelfonso mencionando en redes sociales a Eruviel Ávila en Twitter, y acá en Facebook , con el hashtag  #IDELFONSOLIBRE.

Conoce más de su historia con el siguiente video: 

Twitter de la autora: @anapauladelatd

Autor: Ana Paula de la Torre
Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto ciudadano yanostoca.com. Y pintora ocasional