Oficialmente, ya se están cultivando insectos para alimentación en países desarrollados

Granjas pequeñas que crecen y abastecen de insectos a restaurantes de la zona.

Foto: Karen Bleier/AFP

En algunas partes del mundo la ingesta de insectos ha sido milenaria, parte ineludible de la gastronomía local (se calcula que actualmente hasta 2 mil millones de personas los consumen). Una delicia que, sin embargo, en otras partes del mundo pareciera una aberración. Aún así, las propiedades proteínicas de los insectos podrían ser el argumento base para asegurar una dieta balanceada en un futuro sin implicaciones tan devastadores para el medio ambiente.

Lo que antes sonaba terrorífico para muchos pinta para ser una realidad. Los insectos podrían ser el alimento del futuro. Lo anterior se confirma cuando aparecen cada vez más establecimientos que hacen su propia granja de insectos para integrarlos en sus menús. Lo que habría sido considerado hace unos años como un negocio destinado a la agonía ha probado ser una alternativa con un mercado en crecimiento.

Uno de estos casos sucede en Colorado, a unas pocas millas de Denver, en la granja conocida como Rocky Mountain Micro Ranch fundada por Wendy Lu McGill.

Las vacas necesitan 22 mil veces más cantidad de agua para proveer de la misma cantidad de carne que los insectos, dice Lu McGill.

Si consideramos que el consumo de carne implica el 70% de las emisiones de carbono que arrojamos a la atmósfera, encontramos que este es, presumiblemente, el principal problema medioambiental que enfrentamos, mayor que el uso de los automóviles.

Así, el cultivo de insectos podría ser una alternativa, que, de hecho, está probando sus crecimiento. ¿Quién habría imaginado hace unos años una granja estadounidense que abastecería de insectos a restaurantes de hamburguesas?

[Psmag]



Estos son los países que consumen más insectos, y el tipo de especies

“La recolección de insectos y su crianza a nivel del hogar o la escala industrial puede ofrecer importantes oportunidades de subsistencia para las personas, tanto en países en desarrollo como en países desarrollados.”

Se considera que para el 2030, el mundo tendrá que alimentar a más de 9 000 millones de personas cuando la agricultura ya no es una opción sostenible, los océanos están siendo sobreexplotados, la escasez de agua y el cambio climático complican la producción de alimentos. Por ello, y de acuerdo con la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), una dieta con base en insectos puede convertirse en la solución que destierre la hambruna del planeta.

Los insectos cuentan con una increíble gama de proteínas, similar a la de la carne, a un costo más económico. Se trata de una fuente alimenticia muy nutritiva y saludable, cuyos compuestos cuentan con alto cometido en grasas, proteínas, vitaminas, fibra, minerales.

Eva Muller, coatura del informe divulgado por la FAO, explica que los insectos son uno de los recursos que brindan bosques y con una capacidad de alimentar (en una dieta tradicional) a al menos 2 000 millones de personas en el mundo. Actualmente, se comen más de 1 900 especies, principalmente en África y Asia; entre los cuales se encuentran los escarabajos, las orugas, abejas y hormigas, saltamontes, langostas y grillos, cigarras, saltamontes, chicharritas, cochinillas y chinches, libélulas y moscas. 

La recolección de insectos y su crianza a nivel del hogar o la escala industrial puede ofrecer importantes oportunidades de subsistencia para las personas, tanto en países en desarrollo como en países desarrollados. […] En los países en desarrollo, los miembros más pobres de la sociedad pueden participar en la recolección, el cultivo, el procesamiento y la venta de insectos. Estas actividades pueden mejorar directamente sus propias dietas y proporcionar ingresos en efectivo a través de la venta de los excedentes de producción. […] Los insectos pueden ser recogidos directamente y con facilidad de la propia naturaleza o criados con una inversión mínima.

La FAO encuentra numerosos beneficios de incorporar masivamente a los insectos en nuestra dieta, entre los cuales la disminución de la emisión de gases de efecto invernadero y de amoniaco.

A continuación te compartimos un infográfico donde se explica la presencia de una dieta con base en insectos, así como las especies más consumidas alrededor del mundo:

1368558597_575195_1368559938_noticia_normal

 



Increíbles fotografías del mundo de los insectos

Seruyan es uno de los pocos fotógrafos que, gracias a su habilidad por el detalle, impacta con la mezcla de la belleza y fantasía de una realidad como la naturaleza. Les compartimos el resultado de su arte.

Aunque muchas personas sufrimos al ver un insecto en frente de nosotros, hay quienes optan por respetarlos y admirarlos. Por ello, diversos entomólogos han llegado observar y estudiar la forma y vida de estos pequeños artrópodos. Incluso, se llega a calcular que por cada ser humano, existen 200 millones de estos pequeños.

Gracias a esta fascinación, se ha descubierto que existen los insectos herbívoros, carnívoros y carroñeros; que contienen un alto nivel de proteínas y diversos minerales saludables para la salud de los humanos; que juegan un papel primordial en el ciclo de la vida: son los principales  depredadores de otros invertebrados y de ciertas plagas, eliminando gran porcentaje de materia orgánica. Sin embargo, dada su abundancia en el planeta, se han considerado como un grupo nocivo en relación con numerosas cosechas y con el origen de enfermedades humanas.

Por el otro lado, gracias a audaces fotógrafos como Nordin Seruyan, hemos podido observar de cerca la vida privada de estos pequeños. Autoconsiderado como “fotógrafo amateur”, Seruyan revela un mundo que, por aprendizaje o miedo, los humanos tendemos a ignorar a través de la técnica macrofotográfica.

Sus fotografías develan la fascinante y la temeraria vida de algunos insectos del sudeste asiático: los mantises haciéndose paso por la selva de céspedes, las acrobacias intrépidas de las arañas, la danza delicada de las libélulas y la paciencia de los caracoles. Seruyan es uno de los pocos fotógrafos que, gracias a su habilidad por el detalle, impacta con la mezcla de la belleza y fantasía de una realidad como la naturaleza. Les compartimos el resultado de su arte.