La vaquita marina mexicana, al borde de la extinción

La vaquita marina sólo existe en México, al norte del Golfo de California, muere incidentalmente en las redes agalleras para capturar camarón y peces como curvinas, macarelas, mantarrayas, tiburones, robalos y totoabas.

De acuerdo con la estimación de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales –Semarnat– y el Fondo Mundial para la Naturaleza –WWF– en México, la población de vaquitas marinas está al borde de la extinción. Tan sólo en el 2014 sobrevivían 97 marsopas, mientras que en 2015, 60. 

El Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita –CIRVA–, explica que se perdió prácticamente el 40 por ciento de su población en el último año. Sin embargo, Omar Vidal, director general de WWF en México, asegura que “[l]as 60 vaquitas que CIRVA estima que sobrevivían en diciembre probablemente se redujeron 20 por ciento más debido a que fueron atrapadas y se ahogaron en la pesca descontrolada de la totoaba entre enero y abril de 2016.”

La vaquita marina sólo existe en México, al norte del Golfo de California, y es el cetáceo más pequeño que existe que muere incidentalmente en las redes agalleras para capturar camarón y peces como curvinas, macarelas, mantarrayas, tiburones, robalos y totoabas. 

Y pese a los esfuerzos gubernamentales del presidente Enrique Peña Nieto y su comité asesor multidisciplinario para plantear medidas urgentes con el fin de salvar a esta marsopa mexicana, esta especie está en peligro de extinción.

En abril del 2015, el presidente mexicano anunció un plan que incluye la prohibición de redes agalleras por dos años y la compensación con 70 millones de dólares a las comunidades pesqueras afectadas. No obstante, el WWF en México comentó que varios de los pescadores que fueron compensados económicamente continuaron pescando totoaba, y la mayoría de los pescadores seleccionados para emplear las redes que no atrapan vaquitas no sabían cómo usarlas o no estaban comprometidos a pescar con ellas. 

La razón principal por la que se pesca ilegal de totoaba, es la alta demanda de su vejiga natatoria –localmente conocida como ‘buche’– en China. Estas vejigas son transportadas por contrabando de México a EE.UU y así ser traficadas a China, en donde se consideran un alimento de lujo por el que se pagan miles de dólares: “Al final, si la vaquita se extingue, será una responsabilidad compartida por los tres países“.

Frente a esto, Vidal invitó a los gobiernos de México, EE.UU. y China a tomar medidas urgentes y coordinadas para detener la pesca, tráfico y consumo de productos de la totoaba. Recomendó incluso que “las autoridades mexicanas cierren inmediata e indefinidamente todas las pesquerías en el hábitat de la vaquita, e instrumenten una vigilancia estricta y permanente a lo largo del año para asegurar que ninguna vaquita más muera en actividades pesqueras. Y los pescadores afectados deberán ser compensados económicamente.”



Mares Mexicanos, un proyecto para comunicar la belleza natural del mar e incentivar su conservación (VIDEOS)

Los ecosistemas de todo el planeta nos piden efusivamente ser protegidos, algunos a través de los indicios de daño ecológico y, otros, demostrando su inmensa belleza.

Las impactantes y muy desalentadoras imágenes que cotidianamente nos muestran el daño ambiental, adquieren cada vez más peso como medios para la concientización. Sin embargo, la belleza natural habla por sí misma y nos llama a conservarla y, especialmente, proteger las historias de vida que alberga. Con esta premisa en mente fue que se creo el idílico sitio web de Mares Mexicanos.

Se trata de un espacio dedicado a “la comunicación de la extraordinaria riqueza marina de México”, poniendo énfasis en relatos sobre manejo sostenible de los recursos del mar, que pueden inspirar a otros a participar en la conservación de este bello ecosistema.

Para “contar historias desde lo más profundo” comparten narrativas de conservación bellamente ilustradas por imágenes que nos recuerdan que la naturaleza, como aún la experimentamos hoy, no puede desaparecer. A la par, son punto de encuentro y medio de promoción para proyectos ligados al ecoturismo, la pesca y comercialización de recursos marinos sustentables y los deportes amigables con el medio ambiente.

En breve te compartimos algunas bellas piezas encontradas en su sitio web:

“Biosferas del mar” es su colección de audiovisuales que muestran la belleza de los hábitats marinos de las costas mexicanas. La conciencia sobre la existencia de estas magníficas especies es muy importante. En México hay alrededor de 90 especies marinas en riesgo, algunas de ellas al borde de extinguirse. Problemas ambientales muy graves como el cambio climático, la ubicuidad del plástico, el tráfico ilegal de animales y la contaminación del agua, en muchos sentidos son irreversibles, pero sí pueden ser disminuidos y estamos a tiempo de recuperar muchos ecosistemas dañados.

 

“Voces del mar” son documentales cortos en donde se cuenta la historia de 14 sitios en donde las comunidades locales hicieron equipo con científicos y otros especialistas para conservar ecosistemas marinos, sin dejar de consumir y aprovechar recursos para beneficiarse económicamente. En México hay acciones en diferentes niveles (desde gubernamentales, hasta comunitarias) en favor de la pesca sustentable, pero su impacto se reduce si, las personas que compran recursos del mar, no apoyan fuentes sustentables o consumen especies en peligro.

 

“Guardianes del Mar”, también a manera de documental cuenta las historias de cuatro áreas naturales protegidas del ecosistema marino en México. La intención es compartir la importancia de resguardar estos entornos ecológicos y mostrar de forma muy íntima y honesta las acciones que las comunidades y otros grupos realizan para lograrlo.

 

Encuentra más información de este genial proyecto en maresmexicanos.com



Especies mexicanas en peligro de extinción: Nuestra riqueza natural no es infinita ni inmortal

Una de las grandes responsabilidades que debemos asumir como mexicanos orgullosos de nuestras raíces, es el cuidado de las especies más vulnerables de nuestro territorio, incluyendo aquellas que son endémicas.

Comienza el mes de las celebraciones patrias y sin duda alguna es una excelente temporada para realizar una semblanza y justa reflexión sobre uno de los más grandes orgullos de nuestro país: la riqueza natural.

México es una región sumamente afortunada en la que coexisten diversas condiciones climática y geográficas que permiten la convivencia de un gran abanico de especies de flora y fauna, motivo por el cual somos reconocidos como un país megadiverso.

Lamentablemente, más allá de sentirnos orgullosos por la gran riqueza ambiental de nuestro hogar “despilfarramos estos recursos”. Cada vez que dejamos correr el agua de la llave sin ningún motivo, o dejamos las luces encendidas e incluso al comprar muebles de madera no certificada, contribuimos con el desgaste de nuestro tesoro natural.

Si bien es cierto que somos un país megadiverso, con miles de especies y ecosistemas grandiosos, “administramos” este recurso como su fuera infinito e inmortal, por lo que olvidamos que cada una de nuestras acciones genera un impacto ambiental, que sin importan si son a pequeña o a gran escala, tienen como consecuencia la desaparición o merma de nuestra riqueza natural.

dalia

Puede ser una posición extrema, pero te invitamos a reflexionar en lo siguiente: imagina que hoy compraste una silla mecedora para tu sala, de hermosa y resistente madera de bosques mexicanos, pero no tomaste la precaución de informarte si la madera de esa silla fue extraída de manera legal en bosques de producción maderable sustentable, con lo cual hubieras apoyado a que continúe la siembra de más árboles. De no ser así, significaría que apoyaste la tala clandestina y dejaste sin hogar y refugio a hongos, insectos o mamíferos que se protegían con ese árbol utilizado para hacer tu silla. Y eso no es todo, recuerda que ese árbol producía oxígeno que tú respiras, captaba agua que tú bebes y capturaba el CO2 que tú generas y propicia el cambio climático.

Somos organismos que vivimos entrelazados y las acciones de cualquiera de nosotros afecta de manera directa e indirecta a otros organismos. Por ello, es importante comenzar a actuar con empatía y proteger el bienestar de todos, incluso de aquellos seres que no pueden defenderse.

Una de las grandes responsabilidades que debemos asumir como mexicanos orgullosos de nuestras raíces, es el cuidado de las especies más vulnerables de nuestro territorio, incluyendo aquellas que son endémicas. Éstas son las que viven y se distribuyen un territorio restringido, ya sea que habite solamente en México, en alguno de sus Estados, una montaña o lago, río o manantial.

De acuerdo a datos de la CONABIO, en México el 45% de las especies de reptiles y anfibios son endémicos, por ejemplo el ajolote de Xochimilco. En el caso de las aves, se estima que hasta un 11% de las especies son endémicas en nuestro territorio. Te sorprenderá saber que también se estima que 18 de especies de corales son endémicas, 40 de libélulas, 476 insectos, 323 abejas y hasta 9,239 especies de magnolias y margaritas.

Desafortunadamente, no todas las especies endémicas han corrido con la buena suerte de ser protegidas con mucha cautela. La vaquita marina, por ejemplo, es una especie endémica que en 1996 fue declarada como especies Críticamente Amenazada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Una situación igualmente lamentable sucedió con el carpintero imperial (Campephilus imperialis) el cual se consideraba el carpintero más grande del mundo y aunque no se conoce su fecha exacta de extinción se estima que ocurrió entre 1946 y 1965.

Estos son únicamente un par de ejemplos sobre las consecuencias que han tenido que sufrir algunas de las especies más emblemáticas de nuestro país, que al igual que nosotros son mexicanos. Por ello, te invitamos a proteger a nuestros compatriotas, guerreros nacionales y emblemas de nuestro país: las especies nativas de México.

COLABORACIÓN DE EARTHGONOMIC MÉXICO, A.C. Nuestra misión es fomentar el desarrollo de la sociedad en armonía con el entorno natural y el respeto a los seres vivos. Para más información visita: www.earthgonomic.org @Earthgonomic y /Earthgonomic