La ingesta de ciertas bacterias podría mejorar la salud mental

Pacientes han mostrado una disminución de la ansiedad y signos de depresión a partir de la ingesta de bacterias específicas.

Una de las premisas más conocidas en el mundo de la salud es la máxima de Hipócrates “que la salud sea tu mejor medicamento”. Ello basta para comprender que aquello que ingerimos provoca distintos estados en nuestra mente y cuerpo.

En los últimos años ha sido descubierto que nuestro microbioma, millones de microorganismos que viven al interior de nuestro organismo, sobre todo en los intestinos, está más relacionado con la salud de lo que creemos. Naturalmente este microbomia cambia dependiendo el tipo de alimentación que tengamos, y en este sentido, contamos con el poder de influir en él.

Nuevos estudios han comprobado que las bacterias que habitan el organismo influyen en la manera en que la mente trabaja. Sí, la ansiedad o la depresión pueden estar relacionadas con el hábitat de microorganismos que fluyen en tu cuerpo cada día.

De hecho, como apunta este artículo de sciencenews, una de las prescripciones que están mejorando enfermedades mentales como depresión, son tratadas con píldoras de bacterias. También, algunos estudios han probado que animales que han sido inyectados con bacterias de personas con depresión, presentan, posteriormente, signos de depresión. Es decir, el tipo de bacterias que llevamos dentro influye en nuestra salud o enfermedad.

Algunos de los científicos que están estudiando la relación entre el microbioma y la salud mental es Jhon Cryan de la University College Cork en Irlanda, o bien. el psiquiatra Ted Dinan, quien de hecho inventó el término psicobióticos para referirse a la posible medicina que podría emplearse en mejorar la salud mental humana a través de las bacterias.

No resulta descabellado pensar en la importantísima relación que tenemos con el microbioma, más del 90% de la información genética que cargamos en nuestro cuerpo proviene de bacterias, y de hecho, la vida misma viene de la evolución de estos organismos. Somos, de algún modo, ellos…

 



Descubre cómo el microbioma influye en la cantidad de comida que consumes

“Lo que hacen las bacterias mediante el apetito es como si un automóvil fuera capaz de correr sin necesitar de conseguir gasolina extra.”

En las últimas décadas se han realizado numerosos acerca del impacto que tiene el microbioma en la salud mental y física de un individuo. La presencia de las bacterias desde el nacimiento, durante el parto y la lactancia, en nuestro tubo digestivo promueve realmente la salud, pues constituyen una barrera defensiva bacteriostática, antitóxicas y anticancerígenas; compiten con los microorganismos patógenos por lo nutrientes y los mantienenten bajo control; alteran los niveles de pH y de oxígenos, haciéndolos desfavorables a los patógenos; producen peróxido de hidrógeno, el cual funge como potente desinfectante y antibiótico natural; modulan el envejecimiento al desactivan contaminantes y sustancias tóxicas; promueven el movimiento intestinal al producir ácido láctica y optimizan las funciones del tubo digestivo; entre otros beneficios. Incluso se dice que el microbioma funge como el segundo cerebro del cuerpo: modula el material genético que a su vez influye en la segregación de neurotransmisores como serotonina, endorfinas, dopamina y oxitocina y en la salud emocional de la persona, pues regula los síntomas de ansiedad, depresión, hipertensión, entre otros. 

Cada estudio realizado al respecto ha demostrado la importancia del balance de las bacterias en el tracto digestivo mediante los alimentos que se consumen. De alguna manera ciertos tipos de alimentos incrementan el número de ciertos tipos de bacterias que promueven la salud digestiva al absorber diferentes nutrientes y actican diferentes genes. Sin embargo había permanecido como misterio la manera en que el microbioma era capaz de brindar toda esta serie de beneficios antes mencionados. Hasta ahora. 

De acuerdo con un estudio realizado por Carlos Ribeiro en Champalimaud Center for the Unknown in Lisboa, Portugal, el microbioma le indica a las bacterias de los alimentos cuáles son los nutrientes hacen falta en la comida y valoran cuántos de esos nutrientes necesita comer realmente el individuo. En sus palabras, “Lo que hacen las bacterias mediante el apetito es como si un automóvil fuera capaz de correr sin necesitar de conseguir gasolina extra.” 

En el estudio, el cual fue publicado en PLoS Biology, se demostró cómo el microbioma influye en las decisiones nutricionales. Las bacterias no sólo remplazan simplemente los nutrientes que hacen falta, sino que funcionan como “pequeñas fábricas metabólicas” que transforman la comida en nuevos químicos: en metabolitos que pueden funcionar aún si no se cuenta con el suficiente cantidad de aminoácidos. Es decir que sin necesidad de consumir más alimentos ni sentir antojos desmedidos, estas bacterias pueden transformar los alimentos en nutrientes. Según Ribeiro, “existen dos tipos de bacterias que son particularmente efectivas en la influencia del apetito: el Acetobacter y Lactobacillus. La manera en que el cerebro maneja esta compensación de información nutricional es realmente fascinante, y nuestro estudio muestra que el microbioma juega un papel clave en decirle al individuo qué hacer.”

Ribeiro incluso agrega que “los microbiomas pueden incluso tener sus propias razones evolutivas para comunicarse con el cerebro.”

 

Más en Ecoosfera

¿Cómo adelgazar? El microbioma tiene la respuesta

El fascinante microbioma humano (qué es y por qué es importante que lo sepas)



¿Cómo adelgazar? El microbioma tiene la respuesta

Los investigadores encontraron que las bacterias fecales estaban fuertemente relacionadas con la diversidad microbiótica y los niveles de grasa abdominal.

Se dice que el microbioma es el segundo cerebro de nuestro cuerpo, modulado por el número total de microorganismos y material genético. Entre sus funciones más importantes se encuentra regular los procesos digestivos y metabólicos al generar vitamians del complejo B así como enzimas digestivas; ayudar a generar azúcares y grasas complejos aportados por la dieta, etcétera. Y de acuerdo con un estudio realizado en King’s College London, en Reino Unido, el microbioma parece regir también el tamaño del vientre –también conocido como panza– y cintura. 

En otras palabras, y tras el análisis de materia fecal de 1 313 gemelos así como de sus índices de masa corporal, la diversidad bacteriana que reside en nuestro estómago puede estar relacionado con el nivel de grasa en el cuerpo; lo cual facilita la creencia de que el riesgo a la obesidad puede estar influenciada por el microbioma. Fue así que en el estudio se exploraron las relaciones que existen entre la microbiota fecal y la adiposidad abdominal usando la composición corporal como medida base. 

tumblr_inline_o1mlrziils1r1l63n_500

Dentro del análisis estadístico de marcadores de obesidad, los investigadores encontraron que las bacterias fecales estaban fuertemente relacionadas con la diversidad microbiótica y los niveles de grasa abdominal. Es decir que, mientras menos diversa sea el microbioma, mayor será la grasa abdominal –y viceversa–. 

Para Michelle Beaumont, autora de la investigación, notó que inclusive esta relación entre microbioma y grasa abdominal puede relacionarse también con el factor genético y la heredabilidad. De modo que para reducir el riesgo de obesidad, con sus respectivas consecuencias como enfermedades cardiovasculares, se pretende trabajar directamente con el microbioma. 

Actualmente los investigadores están probando una técnica en la que se congelas tabletas de materia fecal para promover un microbioma saludable. De modo que si las intervenciones, como transplantes fecales que pueden tener impactos efectivos, benéficos y seguros en el proceso. 

Más en Ecoosfera: 

El fascinante microbioma humano (qué es y por qué es importante que lo sepas)

Esto es lo que provoca un beso en el microbioma (además de compartir de bacterias)

Puedes conocer tu microbioma a través de un “aura” que expides; estudio

¿Y si el sistema inmunológico controlara nuestra conducta?