Caminar y andar en bici en las ciudades es mejor incluso en las más contaminadas; estudio

Aunque a nadie beneficia una ciudad contaminada, no dudes en usar otros medios antes que el coche.

En esta década son cada vez más recurrentes las contingencias ambientales. En lugares como China pero también en ciudades como la Ciudad de México o París.

Cuando los niveles de contaminación son alarmantes pareciera que la mejor alternativa para la salud es simplemente exponerse lo menos a los exteriores. Y lo más lógico sería evitar los trayectos en la ciudad al aire libre como caminar o ir en bicicleta; respecto a ello ¿Qué dicen los expertos?

El investigador Marko Tainio de la Universidad de Cambridge en mancuerna con investigadores del Medical Research Council y la Universidad Anglia Oriental buscaron responder precisamente a esta pregunta y lo que encontraron es reconfortante.

Hicieron primero un análisis de la cantidad de contaminantes que enfrentan las personas en distintas ciudades del mundo al atravesar su ciudad a la intemperie. Encontraron que aunque vivir con contingencias ambientales es naturalmente fatal, los efectos físicos de caminar y de andar en bicicleta son mayores que el riesgo que implica el realizar estas actividades en circunstancias contaminadas.

Por ejemplo, los riesgos contraproducentes para una persona que realiza estas actividades llegarían cuando el ambiente se encontrara tan contaminado como 100 µg/m3 y luego de que hubiese montado su bicicleta sin parar durante hora y media, o bien, luego de 10 horas consecutivas de caminata. Lo anterior es prácticamente imposible, en el mundo el promedio en las grandes ciudades es de  (22 µg/m3).

Nuestro modelo indica que en Londres los beneficios de un trayecto al aire libre sobrepasan los malos efectos de la contaminación. Incluso en Nueva Delhi, una de las ciudades más contaminadas del mundo, con niveles diez veces más altos que en Londres, las personas habrían de andar en bici hasta 5 horas por semana para que los riesgos de la contaminación sobrepasen los beneficios.

Puedes checar los datos sobre tu ciudad acá.

 

 



Si usas la bici, disminuirán también tus ganas de consumir alcohol y tabaco

Un informe señala que el uso de la bici es adictivo y contagioso, y que, además, disminuye los hábitos insanos.

Es curioso como muchos fenómenos atraen a sus pares similares. Así como la vida es una cadena unida al todo, en la vida cotidiana los hábitos (probablemente la herramienta al alcance más poderosa para impulsar una buena o mala calidad de vida), producen también una cadena de efectos similares.

Si adoptamos hábitos insanos, lo más probable es que estos crezcan en esta dirección (incluso aunque no te hagan sentir bien); en su contraparte, cuando adoptamos hábitos más saludables, van sumándose a esta cadena nuevos hábitos más sanos. 

En el caso de la bicicleta, que está siendo adoptada como medio de transporte por millones de personas en el mundo– de alguna manera orillados por la inviabilidad del tráfico en las ciudades, esta provoca que las personas que la usan se vuelvan más saludables. 

Un nuevo informe realizado por Cyclescheme sobre la población del Reino Unido ha comprobado cómo el uso de la bicicleta es contagioso y adictivo. Pero además, la mayoría de los encuestados que han adoptado su uso declararon haber disminuido sus hábitos de consumo de tabaco y de alcohol. 

Un 53% de los encuestados respondieron que el uso de la bicicleta se ha convertido en un hábito del que ya no desean prescindir: una saludable adicción. En el estudio fueron analizados 10.000 ciudadanos, y la mayoría coincide en que han reducido significativamente el consumo de alcohol y tabaco desde que decidieron usar la bicicleta como medio de transporte.



Un estudio comprueba que andar en bici también te mantiene joven

Además de los beneficios a la salud, ahora se comprobó que también es un remedio antivejez

Cada vez que veo a un adulto sobre una bicicleta no pierdo la esperanza para el futuro de la humanidad.

H. G. Wells

Hay algo de sano en mantener una cierta fantasía infantil en la mente adulta. Lo anterior está estrechamente ligado a cómo percibimos el mundo y cómo lo vivimos. Luego de que el auto, sobre todo desde mediados del siglo pasado se convirtiera en un sinónimos de estatus y calidad de vida, fue perdiéndose el uso de la bicicleta como un sistema lúdico, que conlleva un dejo fantasioso.

En el uso de la bicicleta hay algo divertido, inexorablemente unido a nuestras percepciones. En una bicicleta uno se siente más alerta del entorno, de los sonidos, olores, y sensaciones. Así, andar en bicicleta activa tu imaginación, pero además hace que tu cuerpo se mantenga más joven.

Aunque lo anterior de alguna forma ya se conocía, pues sabemos que andar en bici es muy saludable, ahora se ha comprobado directamente, mediante un estudio, que las personas que usan más este medio de transporte mantienen las cualidades psicológicas de personas más jóvenes. El estudio fue publicado por el Journal of Physiology y fue realizado por el King’s College de Londres  y la Universidad de Birmingham.

Según los resultados, los ciclistas mayores a 55 años tienen una función psicológica que los sitúa en una edad más joven que el resto de sus coetáneos. Cabe anotar que el análisis se hizo en base a personas que suelen usar la bici de una manera más profunda, pues son capaces de recorrer unos 100km en menos de 6 horas y media. Sin embargo, los resultados apuntan a que el empleo de la bicicleta es la razón de su juventud perenne.

Aunque cualquier ejercicio es recomendable, andar en bici implica un esfuerzo muscular, nervioso, cardiovascular y respiratorio, además de que conlleva tintes lúdicos, quizá un elemento que también influye en que las personas que usan la bicicleta como medio de transporte se mantengan más jóvenes.