De acuerdo con las ancestrales enseñanzas orientales, el cuerpo físico está compuesto de cinco elementos de la naturaleza: aire, agua, fuego, tierra y aakash –espacios intercelulares que se encuentran dentro del cuerpo humano–. El desbalance de estos  elementos podría interrumpir el óptimo funcionamiento del sistema inmunológico, y por lo tanto, provocar una serie de enfermedades. 

Las deficiencias de estos elementos pueden regularse al conectar una parte del cuerpo con otra a través de los mudras. Para la cosmovisión oriental, cuando uno de los dedos (el cual representa un elemento de la naturaleza) entra en contacto con otro, se crea un balance de los elementos. En consecuencia, la enfermedad causada por el desbalance se cura. 

Los mudras funcionan a través de la energía electromagnética del cuerpo, creando un balance de los elementos que constituyen la salud corporal. En otras palabras, unir los dedos tiene un efecto en el cuerpo humano, principalmente porque cada dedo representa los cinco elementos: 

Dedo pulgar – fuego

Dedo índice – aire

Dedo medio – aakash

Dedo anular – tierra

Dedo meñique – agua

Existe una serie de mudras que permiten el óptimo balance tanto del cuerpo como de la relación mente-cuerpo. Estos ejercicios básicos son sencillos de realizar, pues se pueden hacer en el hogar, el trabajo o el transporte. Cada postura se tiene que practicar durante 45 minutos, los cuales se pueden dividir en lapsos de 10 a 15 minutos. 

Shankh mudra. Es el mudra de la concha, que se utiliza en algunos rituales para anunciar la apertura de las puertas de los templos. Este mudra produce una mejoría en los problemas de la laringe; inclusive, su práctica regular es capaz de mejorar la voz mientras se pronuncia cantando en voz baja la sílaba OM. La postura es la siguiente: 

Shankh-Mudra

Surabhi mudra. El mudra de la vaca es eficaz para el reuma y la artritis. La postura es la siguiente: 

surabhi-yazili

Shunya mudra. El mudra celeste es un ejercicio especial para los problemas y molestias derivados del oído. Atenúa rápidamente el dolor de oídos, curando casi todas las enfermedades asociadas. La postura es la siguiente: 

shunya-shuni-mudra

Varuna Mudra. El mudra del Dios del Agua se debe practicar siempre que se dé un exceso del elemento agua en el estómago o los pulmones –exceso de mucosidad y secreciones–. Es capaz de curar o mejorar problemas hepáticos. La postura es la siguiente: 

mudra-varuna-w

Apanvayu Mudra. El mudra salvador puede funcionar como método de primeros auxilios cuando se aplica tras los primeros síntomas de un ataque del corazón. Regula muchas disfunciones cardíacas. La postura es la siguiente: 

apan-vayu-mudra

Gyan Mudra. Se le conoce como el gesto de la sabiduría. Esta postura puede ayudar a erradicar toda una serie de problemas, principalmente asociados con la tensión, el desorden espiritual, la memoria y la concentración. Relaja el estado de ánimo y ayuda a superar molestias tales como insomnio, somnolencia, depresiones e hipertensión. La práctica de este mudra también intensifica los efectos de los demás mudras. La postura es la siguiente: 

gyan-mudra

Apan Mudra. Este mudra energético produce mejorías en los problemas de las vías urinarias, atenuando los dolores del parto. Ayuda a eliminar las sustancias tóxicas del cuerpo y a depurar todo el organismo. La postura es la siguiente: 

apan

Prithvi Mudra. El mudra terrestre ayuda a compensar una carencia de energía terrestre en el cuerpo, que puede conllevar cansancio físico y una disminución de la vitalidad. Cuando al caminar uno se siente ligero e inestable, puede practicar este mudra para restablecer el equilibrio de una forma rápida. La postura es la siguiente: 

mudra-prithvi-w

Vayu Mudra. El mudra del viento reduce el elemento aire en todas las partes del cuerpo. En la medicina ayurveda se cuentan 51 clases de “aires”, que producen trastornos en todo el cuerpo: gota, ciática, reuma, temblor de manos, cuello y cabeza. La postura es la siguiente: 

Vayu Mudra

Linga Mudra. Es el mudra recto, el cual aumenta la capacidad de resistencia contra los resfriados, la tos y las infecciones torácicas, pues produce calor interno. Elimina la mucosidad acumulada en los pulmones. También ayuda a reducir el exceso de peso, cuando se le complementa con la ingesta de ocho vasos de agua al día y alimentos fríos como yogurt con plátanos, cítricos y arroz frío. La postura es la siguiente: 

linga mudra

 

Más en Ecoosfera: Los 2 mudras que te ayudarán a bajar de peso