La caza ilegal amenaza a los jaguares en Quintana Roo

Bajo la excusa del autosustento, los pobladores atacan a las especies de la Reserva de la Biosfera de Sian Ka’an, en Felipe Carrillo Puerto.

La cacería ilegal ha provocado una serie de consecuencias en numerosas especies y sus ecosistemas. Un ejemplo de este hecho es la amenaza de extinción de los jaguares que se encuentran en Quintana Roo, en México.

De acuerdo con el director ejecutivo de la reserva ecológica de El Edén, la cacería deportiva ilegal ha disminuido significativamente la población de los jaguares. Inclusive se han dado casos en donde se han monitoreado a ejemplares desde la zona norte del estado que terminan en las manos de cazadores, quienes los matan por puro entretenimiento: “A pesar de que dentro de la legislación ambiental se contempla la posibilidad de la caza deportiva, esta se debe de realizar en zonas delimitadas y con especies autorizadas; en Quintana Roo no hay ninguna área destinada a la caza deportiva y aún así hemos tenido reportes de que se efectúa”. 

Bajo la excusa del autosustento, los pobladores atacan a las especies de la Reserva de la Biosfera de Sian Ka’an, en Felipe Carrillo Puerto. Se internan en áreas de selva, junto con personas que no son de la zona, y cazan diversos animales. Y entre ellos, el jaguar. 

[Periodistas Quintana Roo]

 


Este es el último sobreviviente de una tribu amazónica (VIDEO)

En 22 años no se había podido captar así a un habitante primitivo de esta selva.

La amazonía sigue siendo un territorio indómito y repleto de misterios, pero cada vez está sufriendo más invasiones. Su riqueza como selva no está sólo en su asombrosa biodiversidad –que ha sido la razón de que la invadan–, sino también en las narrativas –muchas de ellas ya perdidas­– de las grandes culturas que ahí se han asentado.

De estas tribus aún quedan ecos. Así lo demuestran las primeras imágenes captadas en 22 años de un hombre amazónico. Según la agencia indígena Funai, que se encarga de monitorear y salvaguardar a los pueblos indígenas, el hombre debió pertenecer a alguna comunidad que se presume extinta, debido al exterminio paulatino de sus miembros a manos de granjeros, leñadores y otros invasores de esta selva.

Según Funai, existen aún 113 tribus aisladas en el Amazonas brasileño

Lamentablemente son cada vez menos los habitantes originarios en el Amazonas. Las actividades productivas y de extracción han depredado esta selva –la deforestación incrementó un 88% desde 2012–, y desaparecido a sus habitantes –animales y humanos– a un ritmo acelerado.

Lo último demuestra que no existe selva lo suficientemente basta o frondosa que el hombre no pueda invadir, llevando el exterminio que caracteriza a estas invasiones consigo: una situación alarmante que destaca, además, cómo la rapacidad que ha caracterizado a nuestra sociedad está llegando demasiado lejos, implicando la desaparición de tribus que, todavía a principios del siglo XX, se hallaban intactas.

Fiona Watson, directora de Survival international, expresó para The Guardian que encontrar a hombres como el del video tiene algo de irónico:

La ironía de esto es que estamos encontrando más tribus o hombres aislados de lo que pensamos. Pero también es preocupante que estamos mostrando al mundo dónde se esconden.

https://www.theguardian.com/world/2018/jul/19/footage-sole-survivor-amazon-tribe-emerges-brazil

No cabe duda que, por ello, la cuestión está en cómo la selva amazónica puede ser resguardada, con la cooperación de todos los países que comparten su territorio y de la mano de las propias tribus que ahí habitan. De ello dependen culturas enteras, cientos de especies animales y el pulmón más importante del planeta: tres elementos que son más importantes que cualquier “tesoro” que pueda extraerse de este ecosistema.

También dependerá de que nosotros, como consumidores, cuidemos de no comprar ningún producto que contenga materiales extraídos del Amazonas, como puede ser madera o cuero. Estas y otras acciones son urgentes si queremos detener el exterminio en esta preciosa región latinoamericana.



Costa Rica prohibe la cacería ilegal con una multa de 3 000 dólares

Por votación unánime, el Congreso costarricense aprobó la Ley de Conservación de Vida Silvestre pensada para proteger la biodiversidad del país.

Imagen: http://www.fanpop.com/

Costa Rica es el primer país latinoamericano en prohibir la cacería recreativa clandestina, principalmente desde que la aprobación legislativa impuso multas de hasta 3 000 dólares y prisión de hasta cuatro meses a los culpables de cacería deportiva.  

Por votación unánime, el Congreso costarricense aprobó la Ley de Conservación de Vida Silvestre pensada para proteger la biodiversidad del país, particularmente las especies como jaguares, pumas y guacamayas; y así reducir la cacería ilegal por deporte o por venta de mascotas. Esta iniciativa fue impulsada por la Asociación Preservacionista de Flora y Fauna Silvestre –Apreflotas–, organización no estatal costarricense, la cual comentó a EL PAÍS

Se prohíbe que los animales sean mascotas en circos y sean alimentados con comida chatarra. Y aunque no hay datos de cuánto dinero genera la caza en el país, hay cacería clandestina por la que cobran hasta 5 000 dólares a turistas extranjeros. Por eso hay muchas armerías en el país que venden armas a más de 3 000 dólares. Esperamos que en menos de un mes sea promulgada la ley por la presidenta de Costa Rica. 

Costa Rica es uno de los países con mayor biodiversidad del mundo, pues de hecho el 25 por ciento del territorio del país está protegido por reservas y parques naturales. Sin embargo, existe la vieja costumbre de que miles de hogares costarricenses tienen como mascotas a loros, pericos, ardillas, monos y otras especies.

En palabras de la presidenta de la República de Costa Rica, Laura Chichilla, la ley castigará la tenencia y el comercio de especies silvestres –flora y fauna–. Se trata de un paso muy grande e importante que pretende cuidar la fauna y flora silvestre del país. Incluso el Freddy Pacheco, excatedrático jubilado de la Escuela de Ciencias Biológicas de la estatal Universidad Nacional de Costa Rica, explicó que “aunque algunos van a catalogar como exagerada esta propuesta de Costa Rica, lo cierto es que estamos muy contentos y es hora de que la flora y fauna silvestre sean valorados y no utilizadas como mecanismo para hacer dinero. La fauna silvestre merece todo respeto y protección de la humanidad.

Al evitar la caza ilegal y clandestina, se podrá regular con facilidad la caza dentro de las áreas silvestres. Si bien todas las grandes iniciativas tendrán retos, pero se espera que poco a poco la gente se irá acostumbrando a evitarlo. Para Pacheco, “No podemos eliminar del todo la caza ilegal, como tampoco se puede eliminar el consumo de drogas ilegales. Pero luchamos contra eso”; inclusive agregó:  

Eso no lo podemos evitar, pero el mensaje, la disposición de los costarricenses en su gran mayoría a favor de la fauna silvestre, debe honrar a Costa Rica a nivel mundial y ser un ejemplo de lo que se debe hacer para darle mayor importancia a la fauna silvestre, que no tiene quien la defienda.