De ríos contaminados a jardines flotantes, la transformación de este sistema de aguas residuales

Utilizando sistemas de tratamiento en flotación, Biomatrix busca la mejora significativa en la calidad del agua reduciendo los niveles de materia orgánica, sólidos en suspensión y metales.

El sueño de cualquier persona preocupada por el medio ambiente es poder recuperar un canal o río contaminado y así revitalizar la calidad tanto del agua como del paisaje. Se requiere de una serie de herramientas ecosustentables, tales como una educación ambiental y materiales facilitadores, para desarrollar sistemas que traten aguas urbanas contaminadas.

Si bien hay cuantiosos proyectos y sistemas ecológicos de este tipo, muy pocos se enfocan en hacerlo a través de la oxigenación del agua y la presencia de una colonia bacteriana que se alimenta de la contaminación. Un ejemplo de este sistema es BioMatrix, empresa escocesa que permite recuperar las aguas de urbanas contaminadas a un costo realmente accesible.

Utilizando sistemas de tratamiento en flotación, Biomatrix busca la mejora significativa en la calidad del agua reduciendo los niveles de materia orgánica, sólidos en suspensión y metales. Esto se consigue a través de flotadores termo-sellados de Polietileno de Alta Densidad ensamblados con juntas de acero inoxidable cortadas con láser; permitiendo así una base sólida para soportar el peso del sustrato y las plantas, así como corrientes de agua muy fuertes. Estos ratios funcionan en un amplio rango según las variables como el tipo y carga de contaminantes, el volumen y el flujo de la masa del agua.

Esto logrará que un reactor oxigene el agua y permita el desarrollo de la vida acuática, para a continuación usar una colonia bacteriana que se alimente de la contaminación. Así, las plantas comenzarán un proceso de autoregulación, en el que ocasionalmente se necesite dar mantenimiento como podas o reposición de plantas.

El objetivo no sólo es recuperar la calidad del agua, también crear islas flotantes –como las chinampas mexicanas– con diversas plantas que añadan belleza y espacios verdes en ambientes urbanizados. Como sucedió en la ciudad de Manila, en las Filipinas, en donde el canal de Paco pasó de ser un pantano lleno de basura a un hermoso parque, con flores, árboles y agua limpia.



Sencillos consejos para cuidar los árboles urbanos

La arboricultura moderna ofrece una serie de prácticas rutinarias para mejorar las condiciones de los árboles, así como sus infalibles beneficios al ambiente

Árboles plagados de chicles, invadidos de basura o simplemente muertos; estas son algunas de las imágenes que cualquier transeúnte puede observar a lo largo de su jornada. A pesar de que los árboles son proveedores de vida, la mayoría de ellos que se encuentra dentro de la infraestructura urbana sufre de contaminación del suelo, agua y aire, así como de la inaccesibilidad de los mismos. Se altera su medio ambiente a través de la modificación del drenaje, iluminación, clima y trato de los habitantes, entre otros. 

La arboricultura moderna ofrece una serie de prácticas rutinarias para mejorar las condiciones de los árboles, así como sus infalibles beneficios al ambiente. 

A fin de generar un cuidado adecuado de estos seres vivos, se necesita tomar en consideración que los árboles jóvenes cuentan con menos de 5 años de plantados, mientras que los maduros son los que llevan más de 5. 

Cada uno de estos seres necesita una apropiada aireación del suelo, es decir, un lugar que permita la circulación del aire y agua al interior del sistema de las raíces. De acuerdo con Árboles y Jardines: “debe dejarse libre 30cm a nivel alrededor del tronco, sin removerse, ni hacer cajeta, ni amontonar suelo, ni colocar pasto u otras plantas, tampoco regarse. El resto de la superficie libre bajo la copa debe aflojarse con el empleo de un pico, golpeando sin que la punta penetre muy profundamente”. Cuando el árbol se encuentra en una zona cubierta de pavimento o pasto, puede seguirse el mismo procedimiento pero antes de la temporada de lluvias. 

A continuación puedes hacer uso de fertilizantes orgánicos para regular la composición química del suelo. Es recomendable aplicar entre 1 y 2kg por cada 100m2 de superficie (debajo de la copa). Se recomienda hacerlo a principios de la primavera. 

Fotografía principal: Christian y Sergio Velasco / Flickr