Aprende aquí a hacer macetas modulares

Fácil, económico y ecológico.

Necesitas: 

– Cemento, arena, cartón grueso para los moldes, plantilla de Piece of Rainbown que puedes descargar aquí, recipientes plásticos para mezclar el concreto, y bolsas plásticas para taparlo, cúter, pegamento y cinta adhesiva, guantes y máscara para manipular el concreto y evitar el polvo.

Instrucciones: Confecciona los moldes descargando la plantilla, imprimirla en papel y utilizándola como molde para cortar dos piezas necesarias en cartón. Una vez hecho, coloca tres rollitos de cartón pegados en la base de la pieza exterior –para que la maceta tenga orificios de drenaje–, y después sella con cita adhesiva las ranuras del molde –pero no los huecos de los rollitos–. Prepara el cemento, siguiendo las instrucciones del envase; a continuación vierte cemento dentro del molde exterior –sin tapar los tres rollitos de cartón, pues deben quedar esas tres perforaciones–. Coloca encima del cemento el molde interior y rellena el espacio que queda entre ambos con cemento. Deja secar durante al menos tres días dentro de los moldes, con el fin de que el hormigón no se cuartee. Coloca el molde tapado con una bolsa plástica –procurando que entre aire– y rocía el molde con unas gotas de agua una vez al día si el clima está seco. Desmolda con cuidado, líjala si es necesario. 

570e5a315fb80_crop

570e5a31776ef_crop

570e5a4be12b7_crop

570e5a4c28bfe_crop

570e5ad2c64e0_crop

570e5ad2ed142_crop

570e5af47e7d7_crop

570e5b1364e4b_crop

570e5af4e0702_crop

570e5bae3ae05_crop

 

 

 
 


7 usos inesperados para condimentos que ya no utilizas al cocinar

En Ecoosfera amamos reciclar, por eso te compartimos cómo puedes reusar especias que ya están demasiado viejas para usar en tu cocina.

Mientras que muchos de nosotros disfrutamos cocinar, compartir recetas nuevas y experimentar con ellas, ocasionalmente nos dejamos llevar y compramos especias que vamos a utilizar una vez y luego, por la razón que sea, nos olvidamos de su existencia.

Las especias tardan años en caducar y en realidad no se echan a perder fácilmente, más bien pierden su sabor o aroma (las especias en polvo tardan entre 2 y 3 años en caducar, mientras que las especias enteras tardan entre 3 y 4 años). La mejor manera de verificar el estado de estos productos es olerlos y observar su color, si estos han perdido sus propiedades es probable que no valga la pena utilizarlas en la cocina.

 Antes de que decidas tirar todos esos frasquitos con especias viejas e incoloras, ¿por qué no intentas reutilizarlas siguiendo alguno de estos pasos?

  1. Popurrí hervido: si una especie no huele tan bien como solía hacerlo, puedes hervirla para aromatizar tu casa. La canela, el clavo, el jengibre y el cardamomo tienden a soltar su olor de esta manera.
  2. Conviértelos en exfoliantes o jabón: puedes agregar pimienta y clavo molido a los exfoliantes corporales caseros, aquí algunas recetas.
  3. Pesticidas naturales: las pimientas fuertes como la cayena y los chiles en polvo alejan de manera natural a los insectos nocivos como las hormigas. Mientras más viejas estén las especias menos poderosas serán, por esto debes utilizarlas en mayores cantidades.
  4. Fungicida no-toxico: la canela combate a los hongos de manera orgánica, es particularmente eficiente en brotes y plantas de interiores. Debes hervir la canela y rociarla sobre el área afectada.
  5. Bolsitas aromáticas: muchas especias quitan los malos olores. La salvia, el tomillo, el orégano y el clavo son particularmente poderosos. Ponlos en bolsitas de tela y guárdalas en los espacios que tienden a oler a humedad.
  6. Pintura casera: si tienes hijos o niños en tu familia —o simplemente disfrutas las manualidades— puedes expresar tu creatividad haciendo tus propias pinturas. Te recomendamos poner las especies en bandejas de plástico recicladas (por ejemplo las de las frutas). En cada espacio puedes poner una especia, las pimientas serán brillantes, el polvo de curry es ocre, la canela es café, etc. Agrega un poco de agua y con un pincel pinta con ellas sobre una hoja en blanco. IMG_8931


Realiza un bebedero DIY para tus mascotas

A través de un bebedero DIY (del inglés Do It Yourself, que quiere decir Hágalo usted mismo) puedes no sólo ahorrar unas cuantas monedas, sino también cuidar al medio ambiente.

Perros, gatos, hurones, hámsters, conejos, pericos, canarios, etcétera. Todos estos animales no sólo forman parte de nuestra vida, sino también del ecosistema. Por ello, aunque sea en medidas mínimas, ellos también pueden aportar en el proceso de reciclaje. 

A través de un bebedero DIY (del inglés Do It Yourself, que quiere decir Hágalo usted mismo) puedes no sólo ahorrar unas cuantas monedas, sino también cuidar al medio ambiente. Para empezar, esto es lo que necesitarás: 

Materiales: 2 piezas de madera de 50 cm de largo, 1 pieza de madera de 36 cm de largo, 1 botella de 2 L, plato para perros o gatos, 1 cinta de velcro, 2 piezas de cinta borrosa y 2 piezas de gancho, clavos, martillo, pegamento para madera, pinzas para madera, pintura en spray, y barniz. 

Instrucciones

1. Al determinar la posición de las tablas, toma la madera de 36 cm y colócala en el centro de la de 50 cm. Acomodándola de la manera en que te agrade, haz una línea contornéandola. En esa marca, las tablas se engancharán. Después, pega y clava. 

Como-hacer-un-bebedero-para-perros-y-gatos-1

 

Como-hacer-un-bebedero-para-perros-y-gatos-2

 

Como-hacer-un-bebedero-para-perros-y-gatos-2a

2. Clava la otra pieza de 36 cm al borde de la madera de 50 cm, pegando las dos piezas de velcro suave a la madera que acabas de clavar. 

Como-hacer-un-bebedero-para-perros-y-gatos-3

3. Usa la botella de 2L para medir dónde colocarás las tiras de velcro, ya que en el extremo de éstas pegarás la parte de la botella donde quieres que se llene de agua.

Como-hacer-un-bebedero-para-perros-y-gatos-3a

4. Una vez que hayas colocado las tiras, pega las tiras rugosos y coloca la botella sobre la parte pegajosa del velcro. 

Como-hacer-un-bebedero-para-perros-y-gatos-3c

5. Pinta las maderas si lo deseas. 

6. Llena el bebedero con agua, colócale la tapa, alinea el velcro de manera que el borde del agua quede hacia abajo.  Destapa la botella y llena el bebedero.