¿Un shot de tequila para prevenir la osteoporosis?

Esto abre, por supuesto, una alternativa al tratamiento de esta dolorosísima enfermedad que afecta a más de 200 millones de mujeres y hombres a nivel mundial

Considerado como una de las bebidas más representativas de México, el tequila no sólo posee las propiedades suficientes para apaciguar el mal de amores. De acuerdo con una investigación del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados –Cinvestav– Unidad Irapuato, la materia prima del tequila, el agave azul, no sólo funge como un absorbente útil de minerales esenciales en el organismo, también posee el potencial de ser una alternativa en el tratamiento de la osteoporosis. 

agaveEn dicho estudio se analizó el efecto del consumo de los fructanos en la flora intestinal, resultando en la generación de una nueva masa ósea pese al desarrollo de la osteoporosis. El grupo de investigadores obtuvo dos grupos de roedores con osteoporosis: a uno se le administró el derivado del agave, y al otro no. Y tras ocho semanas de muestras de fémur para medir la absorción de minerales y la presencia de la proteína osteocalcina –la cual marca la generación de hueso nuevo–, se descubrió que los fructanos del agave aumentan el diámetro de los huesos en comparación con los roedores que no tuvieron los derivados de esta planta prehispánica. De hecho, la primera población sintetizó casi en un 50 por ciento más de esta proteína. 

Esto abre, por supuesto, una alternativa al tratamiento de esta dolorosísima enfermedad que afecta a más de 200 millones de mujeres y hombres a nivel mundial; lo cual provoca que uno de cada cinco fracturas en adultos mayores se relacione con la misma. Así que, ¡salud! –con medida–. 

[La Jornada]



Japón tiene las alcantarillas más hermosas jamás inventadas (mira 📷)

Japón celebra su identidad local con diseños divertidos, coloridos y cautivadores en un festival anual.

Desde la década de los 80, miles de municipalidades en Japón han diseñado tapas de alcantarilla que representan aspectos de la cultura local. Los diseños son coloridos y representan aspectos como la comida, la flora y fauna, la cultura, los paisajes que caracterizan y son motivo de orgullo para cada localidad.

japon-arte-alcantarilla

Para seguir con esta tradición, la tienda departamental Shinjuku Takashimaya celebró en Tokio el Festival de Tapas de Alcantarillas Japonesas. El festival tuvo lugar del 1 al 3 de febrero de 2019, pero se extenderá hasta fines del mes.

japon-arte-alcantarilla2

Entre las actividades celebradas se incluye una exposición de tapas provenientes de todos los rincones de Japón, la venta de comida decorada con los motivos de las tapas de alcantarillas, souvenirs, libros, lápices, estampillas y reproducciones a escala de las tapas de alcantarilla.

japon-arte-alcantarilla3

El libro Drainspotting, de Remo Camerota, publicado en 2010, celebra esta tradición japonesa única.

japon-arte-alcantarilla-remo-camerota6 (2)



Los volcanes de Bali están conectados (a pesar de las millas de distancia)

A pesar de la astronómica distancia, estos volcanes están conectados y han logrado dinamitar juntos, por ejemplo, con la erupción masiva de 1963.

El azoro que la cercanía de un volcán puede despertar es sorprendente pero, ¿y si te enteraras que, a pesar de las millas, los volcanes pueden estar conectados bajo tierra? Algo así como un acto poético de la tierra por mantener unido lo que es evidente y debe estar junto…

En Bali, el Agung y el Monte Batur se encuentran a 11 millas (18 km) de distancia, pero su separación es sólo aparente. Unas fotografías de satélite han revelado que debajo de su imponente aspecto yace una compleja estructura que los mantiene unidos. Así es: hay un vínculo entre ambos que trasciende la distancia.

¿Qué une a estos dos gigantes? Al parecer, se trata de un lazo de fuego. Expertos de la Universidad de Bristol teorizan que el magma contenido en ellos no se mueve sólo hacia arriba, sino que viaja también en sentido horizontal. Esta unión interna provoca reacciones vinculadas más allá de la localización. El Agung puede hacer que el Monte Batur “despierte” y viceversa.

Esta unión explicaría por qué el Agung lanzó súbitas humaredas en el 2017 después de años de dormitar. También es la razón detrás de uno de los eventos más trágicos del siglo pasado. En 1963, el Agung explotó en una erupción masiva que arrasó con todo a su paso. Pocos momentos después del incidente, el Monte Batur también entró en erupción. El infortunado incidente sirvió para avivar la curiosidad de los geólogos. Ahora, se piensa que la conexión de estos volcanes puede servir para predecir erupciones futuras.

El motivo detrás de este vínculo que supera la distancia sigue investigándose. Lo que es cierto es que prueba que los vínculos en la naturaleza no necesariamente se rigen por las reglas espaciales que conocemos. Además de las posibilidades de prevención que ofrece este hallazgo, la idea de pensar en un mundo interconectado más allá del espacio-tiempo es fascinante.