Un eclipse total de Sol impactará el 8 de marzo del 2016: descubre dónde

Pese a su mala fama, los eclipses solares marcan la perfección del Universo al alinear el Sol, la Luna terrestre y la Tierra. Es un fenómeno casi hipnótico.

Los eclipses solares, además de cautivadores, han generado un gran impacto en la humano a lo largo de su historia. Desde las antiguas culturas, los eclipses eran considerados símbolos de destrucción o de creación. En palabras de John Milton, en Paradise Lost, los eclipses eran:

As when the Sun, new risen,

Looks through the horizontal misty air,

Shorn of his beams,or from behind the Moon,

In dim eclipse, disastrous twilight sheds

On half the nations, and with fear of change

Perplexes monarchs.

Pese a su mala fama, los eclipses solares marcan la perfección del Universo al alinear el Sol, la Luna terrestre y la Tierra. Es un fenómeno casi hipnótico, el cual provoca que todo nuestro alrededor, desde las plantas hasta nuestros vecinos, tenga cambios –mínimos–.

Estos cambios podrán ser experimentados en ciertas partes del mundo los próximos 8 y 9 de marzo del 2016; principalmente en Indonesia, Papua Nueva Guinea, Borneo y la mitad del océano Pacífico. El eclipse de sol comenzará un poco después de las 18h (AEST) sobre Indonesia, y se irá moviendo en dirección al norte a lo largo de tres horas sobre Borneo y finalmente el océano Pacífico. Cada lugar experimentará una oscuridad total de 1.5 a 4 minutos.

 



Concebir la energía eléctrica como derecho humano: una lección indígena

En Bolivia la energía eléctrica ya no es un servicio, sino un bien común al que todos podrán acceder.

Para los aymaras ­–la principal comunidad indígena de Bolivia– existe una relación profunda entre el mundo invisible y el mundo visible. Al primero le llaman ukhu pacha y al segundo kay pacha. La energía pertenece al mundo invisible e intangible, al ukhu pacha, y es el alimento del espíritu, o ayju. Este mundo invisible, donde se mueven las fuerzas energéticas, está lleno de poderosos simbolismos, y es el que provee de un equilibrio las relaciones entre las comunidades y la naturaleza, propias del mundo visible o kay pacha.

Esta rica cosmovisión ancestral es la que está moldeando toda una nación. Porque Bolivia es hoy un país dirigido en su mayoría por indígenas, los cuales se han adaptado de maneras muy resilientes y originales a las dinámicas de la vida contemporánea, sin dejarse absorber por nociones incompatibles con sus creencias.

energia-electrica-derecho-humano-bolivia

Así, las concepciones religiosas, éticas y productivas de los indígenas bolivianos están transformando muchas nociones. Incluso están redefiniendo la manera como nos relacionamos con “servicios” como la energía eléctrica.

Porque los pueblos indígenas en Bolivia han hablado: la energía eléctrica debe ser un derecho humano y formar parte del buen vivir.

Desde el 2009 existe una nueva constitución en el país andino, la cual fue el resultado de un largo proceso constituyente en el cual la sociedad se vio realmente representada. En la nueva constitución del Estado Plurinacional se estableció a la energía eléctrica, junto con otros servicios básicos, como un derecho humano.

Pero esto ha pasado de la tinta a ser una realidad concreta: los costos del bien común energético han bajado tanto que la tarifa eléctrica en Bolivia es la más baja de Sudamérica.

Y es que desde el 2006 –y tras algunas dificultades técnicas– se implementó la Tarifa Dignidad: un decreto que logró que sectores marginados –sobre todo rurales– pudiesen acceder a un consumo eléctrico de 70 kWh por casi la mitad de la tarifa que se había mantenido hasta entonces. Es decir: más energía a menor precio. Desde entonces la cobertura ha crecido un 20%, pues en 2005 ésta alcanzaba sólo al 70% de la población.

energia-electrica-derecho-humano-bolivia

Ahora, 90% de los bolivianos cuentan con energía eléctrica.

Y se prevé que para el 2025 el 100% de la población cuente con el bien común eléctrico.

Aún hace falta incrementar la producción de megavatios sin que eso implique subir los costos, así como fomentar que la energía eléctrica no dependa de ninguna fuerza económica, de manera tal que no se vea afectada por ninguna crisis. Por eso, otro objetivo será diversificar la matriz energética, pasando de la producción de energías subterráneas –a base de carbón– y de termoeléctricas, a energías sustentables como las eólicas y solares; esto como parte de una agenda que priorizará también el combate a la crisis climática.

Esto es expresión, una vez más, de una cosmovisión milenaria: porque para los aymaras la tecnología tiene que ser más orgánica, siguiendo los ritmos de la naturaleza y no de la eficiencia económica

La ONU reconoció a Bolivia como país líder en inversión en energía eólica.

Se espera que para el 2030 el 80% de la energía provenga de fuentes renovables.

energia-electrica-derecho-humano-bolivia

La radical lección de los indígenas bolivianos es que la energía no puede ser una mercancía, y ni siquiera sólo un subsidio, como han insistido las economías neoliberales. Se ha comprobado que algo tan fundamental como la energía eléctrica no puede dejarse en manos del azar –o en términos técnicos, de los flujos del precio y la demanda–, sino que debe ser gestionado por el Estado y la sociedad.

Es así que la energía tiene que considerarse un bien común y un derecho al que todos deben tener acceso. Porque la nuestra es una cultura de la energía desde tiempos inmemoriales. Y en la actualidad, es gracias a su forma eléctrica qur hemos podido reproducir nuestra existencia con una facilidad extraordinaria, cambiando nuestra forma de trabajar, de alimentarnos e incluso acelerando el aprendizaje colectivo a través de la tecnología.

Y a algo así no se le puede poner precio. No se puede comerciar con la energía eléctrica, pues al hacerlo estamos comerciando con la necesidad de la gente. Porque hoy, quien no cuenta con acceso a la energía eléctrica se vuelve una especie de exiliado de la sociedad: a quien se le niega la energía eléctrica se le está marginado e incluso violentado, colocándosele en desventaja frente a otros.

Por eso, y una vez más con su ejemplo vivo, los pueblos indígenas están iluminando el camino hacia la sociedad del futuro.

Sandra Vanina Greenham Celis
Autor: Sandra Vanina Greenham Celis
Colaboradora del proyecto político Colectivo Ratio. Le gusta potenciar la depresión en su psique consumiendo productos culturales de las postrimerías del siglo XX. Cree teleologicamente en el arribo de la humanidad al comunismo.


Septiembre tendrá el segundo y último eclipse solar del 2016

El 1 de septiembre tendrá el segundo y último eclipse solar del 2016. Este eclipse solar anular ocurrirá 15 días antes y después de un eclipse lunar.

El próximo eclipse tendrá lugar el 1 de septiembre del 2016. Será un eclipse solar anular que se podrá ver en la zona tropical sur de las regiones de África y Madagascar. Se tratará de un movimiento en que la luna nueva pasará directamente en frente del disco solar, aunque el cielo no se oscurecerá por completo dado que el astro terrestre no cubrirá del todo a la Estrella madre. Esto hará que el Sol parezca un anillo ante la silueta de la luna nueva. 

Es el segundo y último eclipse solar del 2016. Este eclipse ocurrirá 15 días antes y después de un eclipse lunar. Este fenómeno volverá a suceder hasta el 2018, en las siguientes fechas: Julio 13: eclipse solar parcial; julio 27, eclipse lunar total y agosto 11, eclipse solar parcial.

De acuerdo con Mark Filippi, doctor y autor del Método somático, existe una conexión entre las fases de la Luna, cuatro neurotransmisores básicos del humano y, por tanto, con la salud psíquica y la conducta de una persona. De modo que, frente a estas premisas, parece ser que los eclipses lunares podrían influir en la toma de decisiones emocionales en función de la salud plena. 

Esta nueva luna en Virgo, un signo de tierra, busca brindar una mayor atención a la organización y en cumplir la mayoría de los objetivos establecidos. Por ello se trata de una oportunidad de replantear, organizar y canalizar meticulosamente la energía en este nuevo ciclo lunar. En palabras de Kate Rose, “Hay algo que hemos lamentado algo en nuestro pasado porque hicimos movimientos muy rápidos. Quizá no teníamos que movernos o quizá no aprendimos las lecciones y la información de cada evento; pero no importa, algo estará regresando en esta temporada de eclipses para realizar un poco de introspección.” 

En otras palabras, es encontrarnos en la oscuridad del Sol con el fin de resolver aquellos problemas del pasado que nos atan a la sensación de estancamiento y caos. Como una manera de reinvindicar una mala decisión durante una nueva luna, un nuevo inicio y un nuevo presente. Sin urgencia, con tranquilidad y paz. 

Más en Ecoosfera

Neurocientífico explica cuánto influye la luna en las emociones