Manglares en Baja California podrían ayudar a capturar carbono de la atmósfera

De acuerdo con la investigación, los manglares que se mantienen en zonas desérticas de Baja California poseen una capacidad hasta cinco veces mayor de capturar carbono que la misma vegetación en áreas tropicales.

En los últimos meses, México ha sido testigo de ecocidios e injusticias hacia el medio ambiente. Desde la destrucción del manglar Tajamar en Cancún hasta la invasión de Monsanto en los campos agricultores mexicanos. Sin embargo, hay ocasiones en que la reinvindicación social permite unir herramientas a favor del desarrollo ecológico en el país. Como sucedió con el estudio de Octavio Aburto, Paula Ezcurra y Exequiel Excurra,investigadores del Instituto Scripps de Oceanografía de la Universidad de California en San Diego, Manglares y secuestro de carbono publicado en la revista “Proceedings of the Natural Academy of Sciences”. 

De acuerdo con la investigación, los manglares que se mantienen en zonas desérticas de Baja California poseen una capacidad hasta cinco veces  mayor de capturar carbono que la misma vegetación en áreas tropicales. Las zonas de manglar poseen una diversidad floral cuyas pequeñas extensiones son raíces que tienen unos 2 000 años sin descomponerse. Sin embargo, debido al incremento de actividades humanas a lo largo de la costa, las zonas de manglar han ido disminuyendo a un ritmo de 3 por ciento. 

En palabras de los investigadores, la eliminación del manglar implica suprimir un ecosistema natural capaz de capturar carbono producido por actividades humanas, lo que acentúa el cambio climático y libera el gas que estuvo almacenado por miles de años: 

Los manglares desérticos restringidos a las ensenadas rocosas de la costa de Baja California han crecido sobre sus propios restos de raíces por miles de años, para compensar el aumento del nivel del mar, acumulando una capa gruesa de turba bajo sus raíces. La turba se comporta como una esponja para el carbono atmosférico almacenado y aporta una crónica de la historia del aumento del nivel del mar en la región.

c1ebdde18f2747c3afa652732676ff5a_620x350

Esta es la primera investigación que estima el carbono acumulado en la capa sedimentaria de turba del manglar, por lo que ayudará al mejor entendimiento de las condiciones de la historia natural de los sitios en donde crecen los manglares. Esto ayudará entonces a calcular con mayor exactitud su capacidad global de almacenamiento de carbono: “los manglares desérticos, que sólo representan 1 por ciento del área terrestre del noroeste de México, almacenan casi 30 por ciento del carbono bajo tierra de la región.”

Los resultados muestran, según Aburto, cómo estos ecosistemas están adaptándose al cambio climático y al aumento del nivel del mar por miles de años. Los manglares han acumulado una capa de turba más delgada con el tiempo que han migrado conforme el nivel del mar aumentaba, esto provocó el incremento en la sedimentación aportada por los ríos desplazados de la línea de costa: “a partir de entender la relación entre la historia natural y la capacidad de almacenamiento de carbono en los ambientes de manglares se puede tener mejor comprensión del cambio climático y del incremento del nivel del mar en el futuro.”

 


Los volcanes de Bali están conectados (a pesar de las millas de distancia)

A pesar de la astronómica distancia, estos volcanes están conectados y han logrado dinamitar juntos, por ejemplo, con la erupción masiva de 1963.

El azoro que la cercanía de un volcán puede despertar es sorprendente pero, ¿y si te enteraras que, a pesar de las millas, los volcanes pueden estar conectados bajo tierra? Algo así como un acto poético de la tierra por mantener unido lo que es evidente y debe estar junto…

En Bali, el Agung y el Monte Batur se encuentran a 11 millas (18 km) de distancia, pero su separación es sólo aparente. Unas fotografías de satélite han revelado que debajo de su imponente aspecto yace una compleja estructura que los mantiene unidos. Así es: hay un vínculo entre ambos que trasciende la distancia.

¿Qué une a estos dos gigantes? Al parecer, se trata de un lazo de fuego. Expertos de la Universidad de Bristol teorizan que el magma contenido en ellos no se mueve sólo hacia arriba, sino que viaja también en sentido horizontal. Esta unión interna provoca reacciones vinculadas más allá de la localización. El Agung puede hacer que el Monte Batur “despierte” y viceversa.

Esta unión explicaría por qué el Agung lanzó súbitas humaredas en el 2017 después de años de dormitar. También es la razón detrás de uno de los eventos más trágicos del siglo pasado. En 1963, el Agung explotó en una erupción masiva que arrasó con todo a su paso. Pocos momentos después del incidente, el Monte Batur también entró en erupción. El infortunado incidente sirvió para avivar la curiosidad de los geólogos. Ahora, se piensa que la conexión de estos volcanes puede servir para predecir erupciones futuras.

El motivo detrás de este vínculo que supera la distancia sigue investigándose. Lo que es cierto es que prueba que los vínculos en la naturaleza no necesariamente se rigen por las reglas espaciales que conocemos. Además de las posibilidades de prevención que ofrece este hallazgo, la idea de pensar en un mundo interconectado más allá del espacio-tiempo es fascinante. 



En Siberia cae nieve negra (y es tan bella como perturbadora)

¿A qué se debe este oscuro fenómeno?

Ver el negro –la ausencia de todos los colores, que sin embargo es percibida– siempre nos confronta. Entre las muchas sensaciones de las que nos provee observar el negro, sin duda una de ellas entraña un goce estético, ya que la oscuridad encierra una belleza pura, y por eso se le puede ver sacralizada en el arte.

En la naturaleza también tenemos muchos ejemplos de encantadora oscuridad. Algunos son azares genéticos, que proveen de pelaje negro a animales como el leopardo. Pero, ¿puede haber azares naturales que hagan de lo más blanco, lo más negro?

Parece que sí, como pudo observarse en Siberia, donde cayó una extraña nieve negra:

Algunas fotos de este extraño fenómeno son poesía pura. Pero, ¿qué ocasiono esta nieve negra en Siberia?

Lamentablemente se trata de un evento no precisamente natural. Al parecer, la nieve originalmente blanca se contaminó debido a los residuos que arroja a la atmósfera la actividad minera en la región de Kemerovo, que es el centro minero más importante de Rusia y donde se encuentran la mayoría de las minas de carbón.

siberia-cae-nieve-negra-por-que-fotos-fenomenos-naturales

siberia-cae-nieve-negra-por-que-fotos-fenomenos-naturales

siberia-cae-nieve-negra-por-que-fotos-fenomenos-naturales

Así que la nieve negra de Siberia –un fenómeno que también fue visto en 2018 en Kazakhstan– es más bien una muestra más de la irresponsabilidad de las industrias que tanto han contaminado –y siguen contaminando– el medio ambiente.

Afortunadamente, la nieve negra es tan bella como perturbadora, y eso obligará al gobierno ruso y a sus industrias a tomar acción contra esta contaminación, haciendo caso al llamado de diversas organizaciones ambientalistas en este país que ya se han pronunciado contra la minería y sus consecuencias para la naturaleza.