Las ondas gravitacionales generan que dos personas se separen hasta 20 metros

Este hecho fue predicho por Einstein en 1916, cuando explicó que las ondas gravitacionales eran elementos suficientemente energéticos y violentos para ocasionar que se expanda o contraiga la trama espacio-tiempo.

Tras un siglo de investigaciones científicas, los físicos han logrado observar directamente las ondas gravitacionales que constituyen el espacio-tiempo en el universo. Es decir, los científicos se maravillaron a 1.3 mill millones de años luz con las ondas de dos agujeros negros extendiéndose como olas en un estanque cósmico. 

Cuando estos dos agujeros negros, con 36 y 29 veces la masa del sol, chocaron al acercarse girando, emitieron unas ondas gravitacionales que impactaron en la Tierra el pasado 4 de septiembre. Esto no sólo provocó un cambio mesurable en la distancia entre cuatro juegos de espejos, dos en Luisiana y dos en el estado de Washington, en EE.UU; también la fusión de ambos agujeros negros, la cual liberó 50 veces más energía que todas las estrellas de la galaxia combinadas.

En palabras de David Reitze, esta es la primera vez que el universo habla a través de ondas gravitacionales. Mientras que los científicos del Observatorio de Interferometría Laser de Ondas Gravitacionales –LIGO– explicaron que la señal que se recibió en la Tierra puntualizó la muerte y unificación de ambos agujeros negros.

converted PNM file
converted PNM file

Además de observar al Universo, ahora también hay pruebas científicas que remiten a sentirlo en su totalidad. A pesar que este hecho fue predicho por Einstein en 1916, cuando explicó que las ondas gravitacionales eran elementos suficientemente energéticos y violentos para ocasionar que se expanda o contraiga la trama espacio-tiempo.

Esto significa que conforme esas ondas recorren la Tierra, hay un efecto difícil de medir. Pues puede variar en la distancia entre dos personas sentadas a un metro de distancia y pasar a 21 metros de distancia; es decir, un millonésimo del diámetro de un protón –partícula que constituye el núcleo del átomo–.

[NG en Español]



Una simple pero invaluable lección de Stephen Hawking: nunca te rindas (VIDEO)

Video animado acompaña una conferencia de Hawking donde los agujeros negros son la metáfora de una valiosa lección

Stephen Hawking nos legó tal conocimiento sobre el cosmos, que quizá no se acabará de profundizar en décadas sobre el mismo. Pero con su habitual agudeza y lucidez, este físico no sólo indagó en los secretos del Universo, sino que aprovechó su riqueza metafórica para darnos algunas simples pero invaluables lecciones.

Algunas de ellas están contenidas en una conferencia sobre los agujeros negros que dio en Chile y fue publicada por la BBC en el 2016. En ella, y no falto de pasión, Hawking explica lo que llevó a generar nuevas teorías del espacio-tiempo.

La conferencia fue publicada por la BBC en un sugerente video animado que te presentamos a continuación:

 

En esta conferencia, Hawking nos habla sobre la infinita fuerza de gravedad que tienen los agujeros negros, la cual impide a la luz salir de ellos. Esto parecía indicar que los agujeros negros son cárceles sin remedio de toda masa que absorben. No obstante, explica Hawking:

Desde el exterior no puedes saber lo que hay adentro del agujero negro. Puedes aventar una televisión, anillos de diamante o incluso a tu peor enemigo al agujero negro, y éste, recordarán, es una masa total y una carga eléctrica.

Estas masas pueden ser de distintos tamaños, pero siempre tienen un “horizonte”. Y según teorías de la física cuántica, en el vacío sí existen partículas y antipartículas “gaseosas”, que aparecen y desaparecen como burbujas de refresco. Al estar en el horizonte de los agujeros negros pequeños, y estar constantemente materializándose en pares, algunas de estas partículas pueden escapar, alcanzando la velocidad de la luz durante esos movimientos.

 

Una invaluable lección de Hawking

Un ser humano, contrario a una diminuta partícula, necesitaría transitar un agujero negro muy grande para poder escapar de éste: de 1 millón de veces el tamaño del Sol. Pero podría transitarlo sin duda, para aparecer después en otro universo.

Por eso, Hawking nos dice:

El mensaje de esta lectura es que los agujeros negros no son tan negros como nos es figurado. No son las eternas prisiones que alguna vez se pensó que eran. Las cosas pueden salir de un agujero negro, posiblemente a otro universo.

Y concluye con un mensaje esperanzador:

Así que, si alguna vez caen en un agujero negro, no se rindan. Hay una salida.

Si podemos salir de un agujero negro, donde incluso la gravedad está en nuestra contra, no cabe duda de que podemos resolver nuestros pequeños problemas terrenales.

Gracias, Stephen Hawking, por estas indelebles lecciones cósmicas.



Los agujeros negros y la bella metáfora del instante infinito

Según un nuevo estudio, esta masa negra podría borrar pasados y elaborar futuros alternos desde un plano sin lógica o leyes del universo.

Los agujeros negros son quizá uno de los fenómenos cósmicos más poéticos, por la mística implícita en su origen. Estas masas, que atrapan la luz para no dejarla salir jamás, todavía no pueden ser definidas con precisión, debido a un hecho que nuestra lógica aún no puede trascender: el de un tiempo-espacio distinto al nuestro.

Por eso, todavía no se puede saber exactamente qué constituye a un agujero negro. Si bien se sabe que se originan cuando una estrella colapsa, la centralidad de la polémica está siempre en el concepto de espacio-tiempo que implica el agujero.

¿Son estas masas realmente infinitas? ¿Existe manera de transitarlas? ¿O, una vez que se entra en ellas, nada puede regresar?

Con especial ingenio, Stephen Hawking respondió a esto en una conferencia:

Si caes en un agujero negro, no te rindas. Hay una salida.

Hawking y otros investigadores se han respaldado en la teoría de la relatividad de Einstein para sostener que es posible para una persona cruzar un agujero negro sin desintegrarse y que, probablemente, podría trascender a otro universo. Y no sólo eso: diversos estudios de la Universidad de Berkeley han conducido a teorías sobre la posibilidad de que este tránsito borre el pasado del transeúnte y lo haga propenso a experimentar uno de muchos futuros posibles.

 

Viajeros del tiempo en el instante infinito

¿Cómo podría ser esto posible? Para anteponer un argumento lógico ante el misterio de los agujeros negros algunos físicos han creado un nuevo concepto llamado cosmic censorship, que sugiere la existencia de una barrera que hace posible que los agujeros negros “cancelen” en su interior todas las leyes del universo.

Esto explicaría una coexistencia entre los horizontes posibles de los agujeros negros (planteados por Hawkings) y la llamada “singularidad” de éstos, que teoriza sobre su infinitud.

La primera “fotografía” de un hoyo negro. Imagen creada con tinta china y una computadora, por Jean-Pierre Luminet en 1979.

Siguiendo la teoria, si un ser pudiera llegar a esa especie de frontera, podría estar frente a un instante infinito, desconectado de su pasado y sin un futuro preciso delante de él. Quien trascendiera este espacio podría verse despojado de su pasado e instalado en un futuro alterno. Esto nos enseña que los agujeros negros son un fenómeno cósmico tan real como metafórico, que nos hace pensar sobre las cosas que damos por sentado que existen, por ejemplo, el tiempo.

¿Habrá quien se atreva a dar en tributo su pasado, por acceder a un futuro nuevo y desconocido? ¿Valdrá la pena habitar un instante infinito en un hoyo negro a costa de nuestra memoria?