Greenpeace te da 10 consejos sencillos para cuidar el agua en nuestro hogar

El objetivo no sólo es crear consciencia sobre una nueva cultura del agua que permita el desarrollo y acceso justo a este recurso primario, también implementar todo tipo de acciones que reduzcan los efectos negativos de la falta de agua.

La campaña #NoWalking4Water, de We are Water Foundation, manda un mensaje importante sobre el acceso al agua en diferentes partes del mundo. De acuerdo con ellos, existen dos maneras de beber agua: la primera, tomar un vaso, abrir el grifo y beber; la segunda, tomar un garrafón, caminar 5 km, llenar el garrafón, regresar 5 km con un garrafón lleno de agua, llenar un vaso y beber. “La única diferencia entre ambos: el acceso.”

El objetivo no sólo es crear consciencia sobre una nueva cultura del agua que permita el desarrollo y acceso justo a este recurso primario, también implementar todo tipo de acciones que reduzcan los efectos negativos de la falta de agua. Estas acciones incluyen mejorar las infraestructuras, la educación y la salud o el desarrollo de las regiones más marginadas del planeta.

Captura de pantalla 2016-03-23 a las 4.48.12

Son acciones grandes que sólo instituciones, asociaciones y ONG tienen la capacidad informativa y práctica para lograrlo. Sin embargo, ¿cómo podemos “poner nuestro grano de arena” para esta situación tan crítica? A continuación te compartimos 10 acciones que, según Greenpeace, son las ideales para cuidar el agua en nuestro hogar:

– Elige alimentos locales y de temporada. Los productos procesados requieren una cantidad grande de agua debido a sus conservantes.

– Procura consumir productos sostenibles. Por ejemplo, productos de mar que sean utilizados con métodos de pesca artesanal. La sobrepesca y la acuicultura intensiva son de los principales riesgos para el equilibrio de los océanos. 

– Reduce el consumo de carne. No sólo es bueno para la salud, también para disminuir el consumo enorme de agua destinado a la alimentación del ganado. Hoy en día, los pastos y cultivos destinados a la alimentación del ganado son las principales causas de la deforestación mundial. ¿Sabías que el consumo de carne rojo acelera el desarrollo sexual de las mujeres? 

– Disminuye el consumo de plástico en alimentos, cosméticos y ropa. La mayoría de estos productos terminan en los océanos. Este plástico no desaparece, sólo impacta en las especies que viven en el medio marino, y se incorpora a la cadena alimenticia. Reduce, reutiliza y recicla para evitar que los océanos se llenen de plástico para el 2050.

– No tires aceite de guisos, líquido de frenos o anticongelante al desagüe. Son sustancias contaminantes que terminan en ríos y mares. Aquí te compartimos alternativas sustentables.

– Usa un detergente biodegradable –sin fosfatos–, bicarbonato o vinagre para lavar. Pon la lavadora y la lavavajillas con la carga completa.

– Usa fertilizantes orgánicos y naturales. Así ahorras agua sin contaminar la tierra.

– Forma parte del reto Detox al elegir prendas libres de sustancias tóxicas que contaminan el agua de producción y de su destino. Conoce más sobre el reto Detox.

– Dúchate en vez de darte un baño. Cierra el grifo mientras te enjabonas. Calcula el límite de una canción, y cuando termine, sal de la ducha. Ahorra cientos de litros de agua al mes. También está este dispositivo ahorrativo de agua para la ducha. Dale click aquí.

– Si vas de viaje, deja el entorno tal como lo encontraste. Escoge deportes náuticos que no usen motor de gasolina. Fomenta el ecoturismo. Aquí te compartimos 5 hoteles ecosustentables en México.



La huella hídrica del café: detrás de cada taza hay 140 litros de agua

Ahora pensarás más todavía si tomar esa segunda taza de café al día.

Nuestra comida también está sedienta. Para producirla es necesario usar masivas cantidades de agua, tanto para cultivarla como para empacarla y hasta para transportarla, si es que sumamos los insumos que implica la producción de combustibles.

Es así que detrás de una bebida como el café puede haber hasta 140 litros del líquido vital, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. Evidentemente, esta cantidad supera por mucho a las onzas de las que esté constituida cualquier taza de café. Se trata más bien de lo que se conoce como “agua virtual”, o “consumo indirecto”, a partir del cual se calcula cuánto de nuestra huella hídrica proviene del agua usada para producir lo que consumimos.

Así que ahorrar agua no sólo depende de cerrar el grifo.

En realidad, la mayoría de nuestro consumo de agua es por vía indirecta. Y la industria alimentaria no es la única que utiliza cantidades masivas de agua. También está la industria de la moda, por ejemplo, que para hacer una sola playera de algodón requiere de usar entre 1,000 y 2,000 litros de agua.

Según la Comisión Nacional del Agua,  
en México consumimos indirectamente 96% de agua.

Pero eso no significa que ya no podamos comer o vestirnos. El cálculo del agua virtual dentro de la huella hídrica es importante en tanto que nos puede ayudar a hacer conciencia de cuánta agua requieren nuestros hábitos y ayudarnos, así, a repensar algunos de ellos. En el caso de la comida, la carne es el alimento que, por mucho, utiliza más agua. Por eso es importante replantearnos nuestro consumo de carne, y pensar en sustituirla con proteína vegetal.

El café también puede ser reemplazado: quizá no para suprimirlo, pero sí para reducir su consumo. El té, por ejemplo, es una bebida relativamente más sustentable, ya que por cada taza se utilizan en promedio 35 litros de agua. Así, podemos ahorrar agua de formas alternativas, lo cual no está de más en estos momentos, cuando debemos transitar con urgencia a formas de vida más sustentables y orgánicas.



Con estos sencillos trucos ahorrarás litros de agua al cocinar

Ahorrar agua en la cocina no es para nada difícil con estos trucos.

No cabe duda de que el megacorte de agua que tendrá lugar el 31 de octubre en la Ciudad de México nos ha hecho más conscientes sobre la forma en que utilizamos este invaluable recurso. En otras ocasiones hemos dado consejos sobre cómo ahorrar más agua en nuestra vida cotidiana. Hoy hablaremos sobre cómo ahorrar galones de ella al cocinar

Pensémoslo un momento: ¿cuánta agua no gastamos al calentar pasta o desinfectar vegetales? Es casi imposible no sentir una pequeña punzada de culpa cada vez que tiramos una olla entera de agua por el drenaje, sobre todo si pensamos en la situación de nuestro país

En promedio, los mexicanos consumimos 366 litros de agua diariamente en actividades como ducharnos, cocinar y lavar. Una cifra de esta magnitud es importante para un país que vive una crisis de agua crítica, en el que el 25% de los hogares no tiene acceso a agua potable. 

Siguiendo estos consejos, con poco esfuerzo te acostumbrarás a reducir radicalmente tu consumo de este líquido vital. 

 

Calienta tus alimentos al vapor

Para ablandar alimentos, especialmente vegetales como el brócoli, es mucho más práctico cocerlos al vapor. Utiliza solamente unos cuantos centímetros de agua en vez de llenar toda la olla y deja que el calor generado haga todo el trabajo.

 

Desinfecta frutas y vegetales con un atomizador

ahorrar-agua-como-tips-consejos

Seguro utilizas muy a menudo las gotas para desinfectar alimentos. Aunque éstas indiquen que se necesita por lo menos 1 litro de agua por cada diez gotas, usar un atomizador y rociarlas directo en tus alimentos tiene el mismo efecto.

 

Cocina la pasta directo en la salsa

No importa lo que digan las instrucciones del empaque: está demostrado que la pasta puede cocinarse con la mitad del agua indicada, e incluso con menos. La próxima vez que cocines espagueti, viértelo  directamente en la salsa que utilizarás. Asegúrate de agregar sólo la cantidad suficiente de agua como para cubrir la pasta. Cocínalo a fuego lento y ¡listo! Queda tan bueno como siempre lo preparas, pero usando menos de 1 litro de agua. 

 

Enjuaga todos los trastes al mismo tiempo

Al lavar los trastes después de una sesión de cocina, procura enjabonarlos todos primero. Después trata de enjuagarlos utilizando la menor cantidad de agua posible, en vez de hacerlo uno por uno. Además de ser un método más rápido, ahorras muchísimo de este líquido vital.

 

¡Reutiliza el agua!

No necesitas agua fresca para realizar todas tus actividades en la cocina. ¿Por qué no usar el agua que acabas de hervir para limpiar la estufa o enjuagar algunos platos? ¡Anímate a poner en práctica estos consejos la próxima vez que cocines tu platillo favorito! 

como-ahorrar-agua-tips-consejos-