El vaso desechable que, literalmente, puede convertirse en una planta (VIDEO)

Su material alberga semillas y está hecho como 100% biodegradable.

A estas alturas, el mundo, con una población que llega a dimensiones inéditas (y cuyo común denominador es el gran consumo) conlleva, entre muchas paradojas, el que aún existan desechables no biodegradables.

La producción de basura es uno de los enormes lastres que la sociedad actual enfrentamos. Algunas mentes buscan cambiar lo anterior como la de Alex Henige, CEO de reuse.reduce.grow, quien ha creado un vaso cuyo material es biodegradable y además guarda en su interior semillas para plantar árboles.

Vi un montón de basura al lado de la carretera y pensé ¿Qué tal si cada uno de estos residuos fuese una planta?

La información en el vaso está impresa con ácido poliláctico, compuesto a partir de materiales 100% reciclables. Su diseño permite albergar semillas de diferentes tipos y las las altas temperaturas hacen que el vaso se descompongan.

Como comparativo, un vaso desechable común tarda entre 5 y 50 años en descomponerse y el suyo entre 90 y 180 días.

 

<blockquote cite=”https://www.facebook.com/ElHuffingtonPost/videos/


El nopal podría sustituir el plástico, descubren estudiantes de México

Su plástico biodegradable se desintegra en un mes, no es tóxico ni dañino para salud.

Podría decirse que el nopal es uno de los vegetales rockstars de los últimos años. Este no deja de sorprender por sus propiedades curativas y nutricionales (una dieta basada en él podría combatir la obsesidad, por ejemplo). Pero además distintas investigaciones han descubierto que a partir este es posible elaborar productos ecológicos como bloqueador solar, pintura casera, impermeabilizante para techos, electricidad, purificadores de agua,etc. Ahora, un grupo de 8 estudiantes del CUAltos de Jalisco en México, ha encontrado cómo hacer plástico biodegradable a partir del nopal.

Se pueden hacer desechables, bolsas para supermercado y mordederas para los bebés, porque se pueden consumir sin ningún problema, son naturales. señaló el profesor Jorge Franco en entrevista para Notimex.

Este plástico se elabora a base del mucílago, la sustancia viscosa del nopal. El proyecto nació cuando el estudiante Abraham Gómez recordó que había escuchado que una niña europea consiguió hacer bioplástico a través de la cáscara de plátano. Luego el equipo retomó una investigación que había iniciado una investigadora en la ciudad de México para producir a parir del mucílago una película plástica.

El grupo de estudiantes con este proyecto obtuvo el el primer lugar en Proyectos Universitarios de Innovación y Emprendimiento de la Aldea Digital 2015, su producto se llama Nopalplastic.

Nos interesó el nopal, porque en el país existen zonas áridas en las que no hay actividad agrícola; este alimento se adapta a cualquier clima y a cualquier condición, por lo que es un cultivo que se puede explotar.Abraham Gómez, uno de los descubridores.

Ahora los estudiantes están consiguiendo financiamiento público y privado para expandir el proyecto y ya han comenzado los trámites ante el Instituto Mexicano de Propiedad Industrial para el registro de Nopalplastic.



Descubren un hongo en el Amazonas que come plástico

La riqueza natural de esta zona no deja de sorprendernos, en esta ocasión nos presenta con un hongo que degrada y consume poliuretano.

El poliuretano es uno de los productos sintéticos más contaminantes en el mundo, una vez que se ha producido este material, es imposible biodegradarlo. Este plástico se emplea en todos los aspectos de la vida cotidiana, desde mangueras hasta asientos para autobuses. La principal ventaja de este material, naturalmente, es que es barato, sin embargo su costo ambiental es altísimo. Al menos eso se creía antes de descubrir al maravilloso Pestalotiopsis microspora.

El descubrimiento del “hongo come plástico” fue el fruto inesperado de una expedición de la Universidad de Yale al Amazonas. Al internarse en la jungla ecuatoriana, el grupo de estudiantes se dedicó a buscar plantas y a cultivar los microorganismos de las mismas. Uno de estos, el Pestalotiopsis microspora, es capaz de consumir plástico, pero lo  más sorprendente es que el hongo puede sobrevivir una dieta de plástico en un ambiente sin oxígeno, el tipo de condición que se da en el fondo de los vertederos.

Los estudiantes Pria Anand y Jonathan Russel lograron aislar las enzimas que permited a la planta degradar plástico para consumirlo, sus resultados junto con el registro del extraño y maravilloso comportamiento del hongo fueron publicados en Applied and Environmental MicrobiologyEste prometedor hongo podría ser el primer paso para contrarrestar algunos de los daños que hemos hecho al planeta.

Cabe señalar que a pesar de que el Amazonas es una de las zonas con mayor biodiversidad, como muchos otros paraísos naturales, corre el riesgo de desaparecer.