Científicos japoneses descubren bacteria que sólo come PET

El PET termina por desaparecer por completo –después de seis semanas–.

En la película postapocalíptica de Wall-e (2008), de la productora Pixar, se deja ver un mundo destruido por la basura y contaminación, en donde los humanos se vieron forzados a abandonar el planeta por inhabitable. Sólo se quedó un pequeño robot, Wall-e, encargado de limpiar la huella del Hombre sobre la Tierra.

Esto podría parecer una historia de ciencia ficción, sin embargo, de acuerdo con un último estudio de la Universidad de Kyoto, en Japón, existe una bacteria que realiza ese trabajo.

Tras aislarla de un vertedero de PET –polietilén-tereftalato–, los científicos descubrieron a Ideonella sakaiensis. Se trata de una bacteria que se alimenta de este plástico principalmente usado para embotellar bebidas y en la industrial textil. A causa de su adaptación y asimilación al medio ambiente, esta bacteria ha convertido al PET en su principal fuente de carbono.

Ideonella-sakaiensis-investigacion-completamente-PET_6058395

Kohei Oda, Kenji Miyamoto y sus colegas del Instituto de Tecnología de Kyoto, la Universidad de Keio en Yokohama y otros centros japoneses, explican que pese a que el reciclado del PET es ineficaz y su biodegradación es compleja, el descubrimiento de  Ideonella sakaiensis de gran utilidad para diseñar enzimas que degraden otros plásticos de uso común.

Para llegar a este hallazgo, los científicos tomaron 250 muestras ambientales entre sedimentos, suelos y aguas residuales de una planta de reciclado de botellas PET. Las cribaron por la capacidad de usar películas de ese plástico como su principal fuente de carbono, como su alimento básico. Fue así que notaron que la muestra 46 contenía un consorcio microbiano, un compuesto de bacterias, levaduras y protozoos. La clave era una sola bacteria: la Ideonella sakaiensis, la cual fue llamada así en honor del centro Ideon que la describió en 1994.

Gracias a los genes clave de la bacteria, ésta puede procesar y comerse el PET codificando dos enzimas: PETasa, la cual transforma el PET en el compuesto intermediario MHET –mono(2-hidroxietil) tereftalato–, y que puede ser tragado por la bacteria; y la MHET hidrolasa, la cual rompe ese compuesto para dar dos monómeros con los que se fabrica el PET, el etilenglicol y ácido tereftálico. Lo interesante es que estos dos últimos resultan ser derivados del petróleo, con los que se sintetiza el PET, y que la Ideonella sakaiensis los utiliza como alimento. De esta manera, el PET termina por desaparecer por completo –después de seis semanas–. Sorprendentemente, estos dos genes parecen activarse sólo con la presencia de PET. Se trata de un proceso llamado “activación por sustrato”, el cual es un mecanismo metabólico regular en todo ser vivo.

plastic

Si bien se requiere de una investigación más profunda, la realidad es que la Ideonella sakaiensis resulta ser un pivote evolutivo que permitirá degradar los plásticos. Quizá no sea necesario un Wall-e en un futuro apocalíptico, pues la vida siempre encuentra su camino a la homeostasis.

Más en Ecoosfera: 

Solvente come-plásticos, ahora es posible gracias a estas dos estudiantes



Música para reconfortar el ánimo y refrescar momento: Aura, de Andres Oddone

Tal vez una dosis de música aúrica es justo lo que necesitas para atemperar tu vida; es disco es una invitación a reconectar contigo mismo.

IDM, tenue noise, ambient, minimal progresivo, dub trascendental y otras muchas etiquetas musicales, son algunos de los géneros que incluye este álbum. Mientras que grabaciones de campo, sampleos, una intención generosa, una disposición a percibir, y agradecer lo percibido, son algunas de las fuerzas que en él confluyen.    

Tras visitar en dos ocasiones uno de los países más intensos y magnéticos del planeta, durante lo cual aprovechó para documentar mental y electrónicamente la mayor cantidad posible de sonidos, Andres Oddone eligió la música como el lienzo para digerir, y luego compartir, sus vivencias en la India. 

Vengo del mundo de IDM y la electrónica experimental. Pero lógicamente el uso del material de India, y las líneas de pensamiento que me llegaron en esos viajes, me dieron la posibilidad de hacer algo que para mí fue nuevo: me permití jugar con lo emocional como nunca lo había hecho.
 
aura-disco-oddone-musica-folktronica
 
El primer estado al que nos remite el álbum Aura (2017) es a la apertura de la percepción, ejercicio fundamental tanto en los viajes, como en la vida. La cantidad de estímulos que conviven en sus doce tracks es una clara invitación a explorar y sentir lo explorado: atmósferas ricamente entretejidas –como pliegues en un ensueño–, que a pesar de su profundidad jamás dejan de ser reconfortantes y que atienden deliciosamente tus sentidos. 
odonne-aura-disco-folktronica-resenas

Después, viene esa brisa trascendental que se desata solo cuando hay de por medio una verdadera sustancia –ya sea musical, espiritual o mundana, lo mismo da–. Se trata de sonidos que, como vientos ligeros, te confrontan y confortan; estos, en conjunto, terminan inspirando a cuestionar rítmicamente tu presente e ir un poquito más allá (lo que sea que eso signifique para ti). Este es el caso de, por ejemplo, “Happiness is a Side Effect”, un tónico sonoro que el ánimo agradece y uno de los tracks predilectos de este álbum –junto con “Pasajes de Kerala”.

Dicen que después de visitar la India podrían ocurrir dos cosas: que el viaje te mueva y regreses creyendo que, gracias a que fuiste movido, ahora estás en una posición más avanzada o consciente que los demás, o que el viaje te mueva y como parte de ese proceso te percates sobre lo poco que sabes y lo mucho que te falta por andar.

En entrevista para Ecoosfera, y al preguntarle el por qué del nombre, Oddone nos comparte:

Finalmente, me sentí muy parecido a esos blancos que buscan lo místico sin siquiera llegar a entender ni de que se trata eso en lo que están allá. De allí salió aura, una palabra usada por un occidental que no tiene ni idea de nada, pero que igual trató de contar de alguna forma difusa lo esp¡ritual y los elementos de los que se pudo empapar en esos viajes.          

Las experiencias espirituales no son necesariamente complejas, y menos tortuosas. También germinan en vivencias coloridas, con sabores excitantes y fluctuaciones anímicas que se disfrutan. Aura, lanzado a través del sello Shika Shika, es una prueba de lo anterior.

Prepárate entonces para una inmersión en un recorrido refrescante pero profundo, un aliento rítmico para no sólo navegar las aguas de la vida, también disfrutar del viaje.  

* Si disfrutas el álbum aquí puedes adquirirlo, al precio que tu elijas pagar.



Empresa mexicana y Coca-Cola evitan 8 655 toneladas de dióxido de carbono mediante reciclaje de PET

En 2015, ambas lograron evitar la producción de 8 655 toneladas de dióxido de carbono –CO2–, lo cual equivale a la energía utilizada en 790 hogares durante un año.

Imagen: detektor.fm

Las dos plantas de reciclado de PET en México, tanto América Latina Industria Mexicana de Reciclaje –Imer– y PetStar, empresa mexicana Coca-Cola, logran convertirse en las mayores empresas recicladoras de envases PET. En 2015, ambas lograron evitar la producción de 8 655 toneladas de dióxido de carbono –CO2–, lo cual equivale a la energía utilizada en 790 hogares durante un año. 

Estos son los resultados más relevantes de sus iniciativas en favor del bienestar ambiental a través de tres ejes de acción: agua, empaques y energía; los cuales permitirán mitigar el cambio climático que impacta en numerosas regiones del planeta: “Es una oportunidad para reflexionar acerca de la responsabilidad que tenemos con el cuidado de nuestro planeta y convertirnos además de sus custodios, en agentes de cambio”. 

Actualmente millones de los envases de PET están siendo elaborados con materiales 100 por ciento reciclados, incorporando además 28 por ciento de resina reciclada o proveniente de fuentes renovables; además, de acuerdo con el reporte:

Utilizamos energía proveniente de fuentes renovables como eólica y biomasa e integramos tecnologías de uso eficiente en nuestros equipos de refrigeración, red de distribución y los diferentes procesos que intervienen en nuestra cadena de suministro. Además, fuimos pioneros en el uso de equipos que utilizan CO2 como refrigerante natural, lo que evita en un 99 por ciento las emisiones directas de gases de efecto invernadero.

 De esta manera se pretende contribuir a mitigar el impacto de los efectos del cambio climático, para que así se reduzca un 10 por ciento la huella de carbono en toda la cadena de suministro para el año 2020; y así construir un presente y futuro sustentable para el medio ambiente y la población. De modo que a través del reuso, reducción y reabastecimiento, se pretende asegurar la existencia y renovación de los recursos naturales del planeta. Inclusive, en el reporte, se asegura que desde el 2014, la empresa devuelve a la naturaleza más del 100 por ciento del agua se utilizan en las bebidas de Coca-Cola, mediante la plantación de más de 68 millones de árboles que han contribuido a la absorción del agua en la tierra, “reabasteciendo manantiales, ríos y lagos.”

Más en Ecoosfera

Coca-Cola, la primera empresa del mundo en reabastecer el agua que usa