Tóxicos ¿en mi ropa? Mira lo que Greenpeace tiene que decir al respecto

Sí, en tu ropa… y en tu aire, en tu agua, en la montaña, en las plantas, en el hígado de algunos animales, en tu cuerpo. Hasta ahí llegan los tóxicos utilizados en los procesos de producción de muchas marcas de ropa.

Es el caso de las prendas y equipo de firmas como The North Face, Mammut, Columbia, Patagonia y Haglöfs, marcas que, por increíble que parezca ya que no sólo hablan de la sustentabilidad y el amor por la naturaleza sino que dependen de ella porque sus consumidores, aman la naturaleza siguen utilizando PFC, que son las sustancias utilizadas para hacer su equipo a prueba de agua y más resistente.

Quizá no lo sabías pero, un nuevo reporte de Greenpeace Alemania “Tu huella en la montaña. Los tóxicos que viajan contigo en el equipo outdoor” (1), reveló que se han encontrado sustancias químicas peligrosas persistentes, dañinas para la salud humana y para el medio ambiente, denominadas como perfluorocarbonos (PFC) en sus productos, no sólo en los lugares donde se producen estas prendas, sino también en lagos y nieves de montañas remotas, lo que demuestra que los PFC pueden llegar muy lejos.

 

Y si te estás preguntando ¿y eso a mi qué? pues resulta que esos famosos PFC provocan una grave contaminación. Y si te sigues preguntando ¿y a mi qué? yo ni soy montañista ni uso esas prendas, tengo la respuesta: la contaminación no se queda en la ropa, durante su fabricación y uso, se van al agua, al aire, al suelo, a la montaña, a esos “bienes” que son de todos, que todos necesitamos y queremos que estén limpios porque ninguna marca de ropa, tiene el derecho de contaminárlos.

El estudio de Greenpeace demuestra que los PFC pueden acumularse en los organismos vivos, como en el hígado de los osos polares en el Ártico, y también fueron detectados en sangre humana. Los estudios en animales proporcionan evidencia de que algunos PFC pueden causar daño a la reproducción, promover el crecimiento de tumores y afectar el sistema endócrino.

Por eso Greenpeace inició desde, 2011, una campaña invitando a distintas marcas a sumarse al reto #Detox, un compromiso para eliminar el uso de sustancias químicas peligrosas de sus cadenas de suministro y producción. Desde entonces han asumido el reto más de 30 marcas internacionales del sector de la moda y los deportes.

Este año, es tiempo de pedirles a los líderes en producción de equipo outdoor como The North Face y Mammut que demuestren su amor por la naturaleza y se conviertan en marcas libres de PFC.

Nosotros podemos presionar para que lo hagan ¿cómo? Como consumidores podemos pedir información sobre si las prendas que nos venden contienen o no PFC

Como parte de las acciones a nivel global, activistas de Greenpeace aquí en México recorrieron distrintas tiendas distribuidoras de The North Face en la capital del país buscando prendas sin tóxicos.

(FOTO 1 IZQ, Y FOTO 2 DERECHA.) ACTIVISTAS DE GREENPEACE PORTANDO CHAMARRAS CUBIERTAS CON PUNTOS ROJOS, EN REPRESENTACIÓN DE LOS PFC QUE PUEDEN CONTENER, RECORRIERON TIENDAS DE PRESTIGIO EN LA CIUDAD DE MÉXICO DONDE SE DISTRIBUYEN ESTAS MARCAS PREGUNTANDO SI TENÍAN PRENDAS SIN TÓXICOS
(FOTO 1 IZQ, Y FOTO 2 DERECHA.) ACTIVISTAS DE GREENPEACE PORTANDO CHAMARRAS CUBIERTAS CON PUNTOS ROJOS, EN REPRESENTACIÓN DE LOS PFC QUE PUEDEN CONTENER, RECORRIERON TIENDAS DE PRESTIGIO EN LA CIUDAD DE MÉXICO DONDE SE DISTRIBUYEN ESTAS MARCAS PREGUNTANDO SI TENÍAN PRENDAS SIN TÓXICOS
(FOTO 1 IZQ, Y FOTO 2 DERECHA.) ACTIVISTAS DE GREENPEACE PORTANDO CHAMARRAS CUBIERTAS CON PUNTOS ROJOS, EN REPRESENTACIÓN DE LOS PFC QUE PUEDEN CONTENER, RECORRIERON TIENDAS DE PRESTIGIO EN LA CIUDAD DE MÉXICO DONDE SE DISTRIBUYEN ESTAS MARCAS PREGUNTANDO SI TENÍAN PRENDAS SIN TÓXICOS
(FOTO 1 IZQ, Y FOTO 2 DERECHA.) ACTIVISTAS DE GREENPEACE PORTANDO CHAMARRAS CUBIERTAS CON PUNTOS ROJOS, EN REPRESENTACIÓN DE LOS PFC QUE PUEDEN CONTENER, RECORRIERON TIENDAS DE PRESTIGIO EN LA CIUDAD DE MÉXICO DONDE SE DISTRIBUYEN ESTAS MARCAS PREGUNTANDO SI TENÍAN PRENDAS SIN TÓXICOS

Pero todos, quienes son amantes de las actividades outdoor (montañismo, senderismo, camping, etc.) y quienes no, pero somos cosumidores podemos colaborar y presionar haciendo activismo a través de nuestra ropa y nuestras compras. Esto es lo que podemos hacer:

* Si realmente no necesitas usar prendas especiales para actividades outdoor, es decir, no saldrás una expedición o no practicas el montañismo y usas este tipo de prendas sólo porque te gustan, opta por aquellas prendas que sean del estilo, pero que no necesariamente tengan estos tratamientos o uso de PFC para hacerlos impermeables.

* Si realmente los necesitas, hay algunas marcas como Fjällräven, Páramo, Pyua, Rotauf y R’ADYS que ya tienen prendas sin estos tóxicos. Y sobre todo:

* PIDE A LAS MARCAS LÍDERES DE ROPA DE MONTAÑA QUE NO CONTAMINEN. FIRMA AQUÍ

* NO DUDES DEL IMPACTO DE TUS ACCIONES: gracias a esta campaña de firmas y a que se han realizado varias manifestaciones en las instalaciones de estas marcas, este miércoles, Mammut aceptó tener una discusión con Greenpace sobre las alternativas para eliminar los PFC de sus productos. Sigamos presionando.

No olvides que tu ropa y tus acciones hablan de ti, que digan que estas comprometido con el planeta y que eres un activista de Greenpeace.

Síguenos en: @PrensaGPMX

[“Tu huella en la montaña” Los tóxicos que viajan contigo en el equipo outdoor]



Organizar tu día según la jornada de 8 horas te hace improductivo (y lo contrario te llena de energía)

Está demostrado que debemos tener muchos breaks durante la jornada.

La jornada de ocho horas de trabajo, por increíble que parezca, es el esquema en el que descansa el sentido que le damos al tiempo cada día. Pero, ¿por qué? Básicamente porque durante la Revolución Industrial, el galés Robert Owen concluyó que la fórmula “ocho horas de trabajo, ocho horas de recreo, ocho horas de descanso” era la mejor para fomentar tanto la calidad en el trabajo como la calidad de vida de los trabajadores.

Pero, ¿es esta división en tres todavía funcional? Algunas empresas contemporáneas creen que no…

En un estudio conducido por la compañía tech, Draugeim Group, un grupo de investigadores rastrearon los hábitos de trabajo de empleados de la oficina mediante una aplicación. Ésta midió cuánto tiempo pasaron las personas en varias tareas y lo comparó con sus niveles de productividad.

Descubrieron algo que servirá en el futuro para desmontar la idea anacrónica de que la jornada debe durar estrictamente ocho horas, y que ésta debe llevarse de a cabo de manera consecutiva. Y es que los investigadores pudieron observar que la duración de la jornada no importaba tanto como la manera como los empleados estructuraban su día.

Al parecer, lo mejor es trabajar 1 hora y descansar 15 minutos.

como-organizar-dia-aprovechar-tiempo-beneficios-procrastinar

Esta estructuración del tiempo dio mayor energía y enfoque a los empleados. Y ella implicaba que estuvieran totalmente concentrados en su tarea durante la hora de trabajo, así como totalmente desconectados durante los 15 minutos de descanso. Siguiendo este ciclo, cada hora de trabajo fue mucho más eficaz.

Así que las nuevas dinámicas de trabajo requerirán que esto se tome en cuenta, dejando de ser tan rígidas si lo que quieren las empresas es una mayor productividad, una mayor calidad y cuidar la psique de sus empleados. Se trata de no condenar la procrastinación, pues otros estudios han demostrado que cuando “perdemos el tiempo” en internet –buscando información sobre productos, leyendo o viendo videos– es porque nuestra mente lo necesita. Y es que, en promedio, nuestra concentración no puede durar más de 20 minutos a su máxima potencia.

Eso sí: no podemos disolvernos en el internet y en las nocivas formas que tiene para acaparar nuestra atención. Se trata de estructurar nuestro tiempo y de hacer las cosas cuando debemos hacerlas –y no hacerlas cuando no debemos hacerlas, es decir: saber tomar verdaderos descansos–.

¿Qué hacer en los breaks?

Lo más importante es que te relajes. Si tu trabajo no te permite navegar mucho en internet, y crees que ahí encontraras sosiego, ¡adelante! Pero recuerda no todo son las redes sociales, y que éstas te pueden ocasionar ansiedad. ¿Y si mejor observas la foto del universo del día, cortesía de la NASA? ¿O qué tal si escuchas sonidos naturales de todo el mundo en este mapa interactivo. O descubre más música de los artistas que más te gustan. El punto es que pierdas el tiempo con sentido.

Pero si quieres estar offline, puedes simplemente salir al parque más cercano y sentarte a observar lo que pasa a tu alrededor. O aprovechar para respirar profundo por cinco minutos y oxigenar tu cerebro. Incluso puedes ponerte metas: como aprender origami, o aprender a tejer, pues las manualidades tienen la capacidad de relajar la mente. Verás que esos 15 minutos son mucho más tiempo del que parece.

*Imágenes: Max Löffler