Recetas sencillas para preparar tu propio champú casero ecosustentable

Para escoger el mejor champú, es recomendable uno que no contenga alcohol, fragancias o conservantes.

De acuerdo con el director de la Maison, Eduardo Sánchez, el cabello y cuero cabelludo requieren de un lavado cada tres días, durante seis minutos. Basta con aplicar champú, masajear el cuero cabelludo para favorecer la circulación, rociar agua poco a poco para emulsionar el producto y continuar masajeando el cuero cabelludo.

Para escoger el mejor champú, es recomendable uno que no contenga alcohol, fragancias o conservantes. En otras palabras, champús neutros, los cuales reducen el riesgo de irritar el cuero cabelludo, producir alergia e inclusive contaminar tanto el agua como el planeta. Si bien la clave está en controlar las dosis del productos en caso del uso diario: “No es necesario aplicar champú ni frotar el resto de la melena: con el champú que cae sobre medios y puntas desde la raíz es más que suficiente. Y una sola aplicación de champú, con un aclarado a fondo. ¡No se necesita más!”.

En caso que desees desarrollar champús caseros, a continuación te compartimos dos recetas que te funcionarán:

Champú casero con bicarbonato, vinagre de manzana y aceite de oliva

vinagre-bicarbonato-660x550

Ingredientes: 1 taza de bicarbonato, 3 tazas de agua, 1/2 taza de vinagre de manzana y 1/4 de taza de aceite de oliva o de almendra. Aceites esenciales opcionales.

Instrucciones: Mezcla el bicarbonato, agua y el aceite esencial. En otro recipiente, mezcla el vinagre y el aceite de oliva o de almendras. Aplica la primera mezcla en el cuero cabelludo y masajea suavemente. Deja que el producto se deslice sin frotar, mientras rocías con agua tibia. A continuación, utiliza la segunda mezcla –la del vinagre– rebajada con agua como acondicionador para el pelo. Enjuagar el cabello o inclusive puedes dejarlo tal cual.

 

Champú casero receta con huevo, yogur y limón

 
champu-casero

Ingredientes: 1 huevo, 1 yogur natural y el zumo de 2 limones. 

Instrucciones: Mezcla el huevo y el yogur,  aplica la mezcla sobre el cuero cabelludo durante diez minutos. Enjuaga y listo.



Este danés es el perfecto ejemplo de cómo el arte contemporáneo es compatible con la conciencia social

Olafur Eliasson inyecta su trabajo con una conciencia universal que catapulta el arte fuera de sus confines normales y desafía la forma en que habitamos el mundo.

Para Olafur Eliasson, el arte puede cambiar el mundo con su intensidad. O, quizás, ayudarlo a que esté en una habitación con el ministro de energía de Nigeria y así contribuir a alfabetizar a cientos de niños y niñas en situaciones precarias.

Mientras que algunos artistas de su rango son conocidos por sus superegos, el altruismo es el rasgo dominante en el arte de Eliasson.

olafur-eliasson-arte-contemporaneo-conciencia-social 6

Su arte se deriva de una práctica sincera en la que colabora con expertos en diversos campos para crear piezas destinadas a proponer intervenciones críticas dentro de los sistemas sociales existentes, un esfuerzo que está diseñado para inspirar el debate y nuevas percepciones, o para detonar el cambio.

olafur-eliasson-arte-contemporaneo-conciencia-social 2

En su más reciente trabajo, Objets définis par l’activité (Objetos definidos por actividad), se reúnen una selección de 18 obras que destacan, juntas y por separado, la investigación de Eliasson sobre tiempo, percepción, espacio, movimiento y la relatividad de la realidad.

Nuestra percepción del mundo es fácil de engañar: quiero revelar los trucos, destacar la forma en que los medios o los políticos abordan erróneamente ciertos asuntos. Quiero que actúen como defensores de la transparencia.

olafur-eliasson-arte-contemporaneo-conciencia-social 9
Libro de recetas vegetarianas del Studio Olafur Eliasson .

Explica para la revista Wallpaper. Con cada trabajo, Eliasson le pide a las personas que incorporen plenamente su experiencia humana a una conexión con la esfera pública más amplia, según afirma para el New York Times.

Cuando combinas datos con acciones, comienzas a influir en el espectador: más tarde se convierte en el productor de su propia realidad en lugar de ser la víctima de ella. ¡Todo mi trabajo se basa en el proceso de convertir un ‘pensamiento’ en ‘hacer’!

Eliasson se ha convertido en un líder progresivo en el tipo de pensamiento creativo que cuestiona la forma en que las personas perciben la cultura, la comunidad y el entorno natural que les rodea.

olafur-eliasson-arte-contemporaneo-conciencia-social 4

Su obra más famosa hasta la fecha es “The weather project“, para el cual el Turbine Hall del Tate Modern de Londres se convirtió en un gigantesco solárium artificial atrayendo en el transcurso de seis meses a dos millones de visitantes, que a menudo se sentían obligados a acostarse en el piso, deletreando mensajes políticos con sus cuerpos o simplemente mirándose a sí mismos y a los demás en el espejo del techo.

Muchas de las obras de Eliasson son así: irrupciones del elemental en un entorno de museo, como si el edificio hubiera tenido alguna fuga mítica.

olafur-eliasson-arte-contemporaneo-conciencia-social 3

Eliasson cree que en la vida cotidiana tenemos una tendencia a apresurarnos en modo piloto automático, y rara vez cuestionamos nuestras creencias más profundas. El arte, al gozar de los sentidos, puede hacernos más conscientes de nuestras posiciones en el tiempo, el espacio, la jerarquía, la sociedad, la cultura y el planeta. A largo plazo, esta conciencia intensificada dará como resultado un cambio positivo: emocional, social y político.

Eliasson tiene 90 personas trabajando para él. Cuatro días a la semana, todos comen un almuerzo vegetariano saludable juntos en el comedor lleno de luz. Se dice que puedes notar cuánto tiempo ha trabajado alguien en el Studio Olafur Eliasson sólo por lo la notable mejoría en su salud. El año pasado, el Estudio publicó su propio libro de recetas vegetarianas sostenibles.

olafur-eliasson-arte-contemporaneo-conciencia-social 1
Little Sun

El mundo del arte subestima su propia relevancia cuando insiste en permanecer siempre dentro de su mundo. Tal vez uno puede tomar algunas de las herramientas, metodologías y ver si se puede aplicar algo fuera del mundo del arte.

Después de que adoptaron a dos niños de Addis Ababa, Eliasson y su esposa, la historiadora de arte Marianne Krogh Jensen, comenzaron 121Ethiopia, un proyecto que trabaja para mejorar las vidas de los niños en los orfanatos de Etiopía.

Además, Little Sun, es la otra empresa filantrópica de Eliasson y son lámparas LED de energía solar, lo suficientemente livianas para llevarlas colgadas del cuello en un cordón. Su objetivo: alfabetizar a comunidades en África.



¿Realmente qué tan seguido necesitas una ducha?

Bañarse todos los días no es tan necesario como pensamos. Incluso puede ser dañino para la piel y sus aceites naturales. Aquí te explicamos por qué.

Siguiendo los pasos de no lavarse el pelo tan seguido porque lo reseca, muchas personas están tomando el siguiente paso lógico: si reducir el shampoo resulta en un cabello más sano y más brilloso, ¿qué sucede si dejas de enjabonarte?

Muchísimas personas se bañan todos los días y piensan que hay algo inherentemente malo y dañino en no hacerlo. Es asumido que las personas que no se bañan regularmente huelen mal o están grasosas y quizás hasta se ven físicamente sucias. Lo cierto es que ello no es verdad.

Considerando que sólo han pasado aproximadamente cien años desde la gente empezó a bañarse más de una vez por semana (los baños de los sábados por la noche eran la norma para muchos en Norteamérica), bañarse diariamente no es objetivamente más sano o mejor; de hecho, una de las principales razones por la que la gente deja de bañarse tan seguido es por razones de salud de la piel, no flojera. Y en cuanto a estar físicamente sucios, aquellos que no trabajan con la tierra o en un taller mecánico permanecen bastante limpios a lo largo del día.

Las personas con problemas de piel como eczema, alergias o simple resequedad pueden beneficiarse mucho de reducir su uso de regaderas. Los aceites naturales de la piel que lubrican y protegen los tejidos se van con el jabón y con las esponjas de baño. Sin esos aceites, la piel es más vulnerable a la bacteria y a los virus, y también puede sentirse muy seca e incómoda. Ya que la piel quiere conservar la piel sana, el lavado constante puede incluso estimular al cuerpo a sobre-producir estos aceites, y esto lleva a un círculo vicioso de lavado y producción de aceites. Muchas personas han encontrado que, después de un periodo de ajuste de dejar de lavar su cabello y su cuerpo tan seguido, el cuerpo naturalmente reduce la cantidad de aceite que produce y requieren menos lavado.

Todo depende, por supuesto, de qué tanta actividad física hagas, qué tan sano estés y qué hagas para vivir. Pero lo más importante es saber que la piel sí agradece que no le quitemos sus recursos naturales para estar sana y protegida. Esto no quiere decir que no nos lavemos ciertas partes del cuerpo como las axilas o los genitales, o que no podamos tomar baños de pura agua, que son inmensamente revitalizantes. Pero el uso excesivo del jabón, al igual que uso excesivo del shampoo, es en detrimento de la salud del cuerpo.