¿Por qué un restaurante mexicano se une al movimiento #Antipopote?

“#SomosAntipopote ¿Realmente necesitas uno? Por favor, ayúdanos a deshacernos de este invento contaminante y muchas veces inútil.”

Tan sólo en México, el 95 por ciento de los popotes que se utilizan, no se reciclan; los cuales tienen un fuerte impacto en el medio ambiente: no sólo cada popote tarda al menos 100 años en degradarse, también afecta en el hábitat de aves marinas, mamíferos y tortugas marinas.

Ante la incomodidad de llevar un vaso a los labios, Harry Stevens creó el popote, sin embargo, ¿son realmente necesarios para la vida cotidiana? Existen razones como el video que te compartimos a continuación para reducir su uso hasta la extinción.

 

Para comenzar este proceso, Milo Crees, un niño de nueve años, comenzó un movimiento al que bautizó Straw Free –Libres de popote– al proponerle a los restauranteros que preguntaran a los clientes si querían uno de estos elementos en su bebida. Fue así que poco a poco, la entrega por default de los popotes se fue reduciendo poco a poco. Después, Crees llevó su iniciativa ante el Comité de Recursos Naturales y Energía de Vermont en búsqueda de apoyo y exposición nacional.

post

Ahora, esta propuesta llegó a México. En septiembre del 2015, el restaurante de chilaquiles Hijos del Maíz comenzaron la iniciativa imprimiendo en su menú un mensaje para informar a sus clientes sobre el movimiento #Antipopotes. El hashtag lo formó e impulsó el Grupo Pangea, del chef Guillermo González Beristain, a través de este mensaje: 

#SomosAntipopote ¿Realmente necesitas uno? Por favor, ayúdanos a deshacernos de este invento contaminante y muchas veces inútil.

El objetivo de este movimiento es hacer un acto de conciencia en función de la microecología: si una persona utiliza 38 mil popotes durante su vida, el 97 por ciento de esa cantidad depende de los centros de consumo.

[Munchies]



Gorilas posan para selfie con los guardabosques que los salvaron

Al parecer es un gesto que busca imitar a quienes los cuidan para, así, generar lazos con ellos.

En el Virunga National Park de la República Democrática del Congo se encuentra un orfanato de gorilas. Ahí son llevados todos los ejemplares que son rescatados, después de que sus padres murieran a manos de cazadores furtivos.

Esta inusual fotografía, una selfie con gorilas posando de pie, fue tomada ahí:

gorilas-selfie-animales-fotografias-chistosas-2

Además de despertar nuestra ternura, esta selfie es una muestra de la empatía que son capaces de generar los gorilas –y con ellos otros animales. Porque, según dijo a la BBC el director del parque, Innocent Mburanumwe, los animales imitan a los guardabosques que los salvaron porque confunden a éstos son sus padres. 

Por eso no sólo posan para la selfie, sino que se paran en dos piernas para mimetizarse aún más con sus cuidadores, lo que no suele ocurrir con facilidad en otros entornos. Esto apunta a un comportamiento que tiene la intención de fortalecer los lazos con los otros –específicamente con los humanos–, a partir de la imitación de formas de lenguaje alternativas, como los gestos.

Tal es una forma primigenia que todos tenemos para conectar con los otros y ser aceptados en una comunidad. Y cuando decimos “todos” nos referimos también a muchos animales, con quienes compartimos más de lo que solemos creer. Sólo esperamos que los gorilas no se hagan tan adictos a las selfies como nosotros.



Estudiante mexicano crea el Popotépetl, un popote que se degrada en sólo 2 semanas

Jesús Abraham Moya creó un popote comestible a base de algas que tarda solamente un par de semanas en degradarse.

Son bien conocidas las alternativas que existen ante el uso de los popotes y otros productos de plástico, que son nocivos para la vida marina. Hace unos días, fue un estudiante mexicano quien se llevó las palmas con la creación de un popote que se degrada en tan sólo 2 semanas.

“Popotépetl” es el ingenioso nombre de este producto. Está hecho a partir de un alga que, combinada con otros ingredientes, resulta en una sustancia similar a la grenetina. Jesús Abraham Maya fue galardonado por su invento con el Premio Nacional de la Juventud 2018, en la categoría de Ingenio Emprendedor.

El estudiante de preparatoria del Tec de Monterrey Campus Querétaro, comenzó este invento como parte de un proyecto para su clase de química. Además de ser una gran alternativa al plástico, el popoteincluso puede comerse

Jesús Abraham expresó estar entusiasmado por haber recibido el premio, que le fue otorgado en Los Pinos, e incluso dijo estar hecho “un manojo de nervios”.

Actualmente, Maya está planeando consolidar una empresa basada en este tipo de productos sustentables junto con sus compañeros de preparatoria. Su proyecto ya cuenta con un espacio en el Parque Tecnológico del Tec Campus Querétaro.

El Premio Nacional de la Juventud se otorga a jóvenes de entre 12 y 29 años en diversas categorías, que van desde las expresiones artísticas hasta los logros académicos.

México es un nido de talentos, y siempre es maravilloso que las ideas de nuestros jóvenes se concreten en proyectos que velan por una sociedad más sustentable.