Páramos de Santurban: ecosistema estratégico amenazado

El ecosistema de páramo más significativo se encuentra ubicado en el flanco occidental de la Cordillera Oriental Colombiana, el cual recibe el nombre de Páramo de Santurbán.

La importancia por mantener un medio ambiente acorde con las necesidades humanas y los beneficios positivos generales que produce la conservación de flora y fauna ha obligado que cada día las políticas públicas, entre la cual se encuentra la gestión ambiental; fijen planes, programas y proyectos los cuales apuntan a objetivos claros de la preservación de los ecosistemas.

Entre las acciones que se han impulsado en los últimos años en la política pública nacional, en pro de la conservación de los ecosistemas naturales y en especial aquellos considerados estratégicos, son aquellos enfocados al ecosistema de páramo. Para el específico en el departamento Santander, el ecosistema de páramo más significativo se encuentra ubicado en el flanco occidental de la Cordillera Oriental Colombiana, el cual recibe el nombre de Páramo de Santurbán.

Su importancia ecosistémica

De su posición geográfica se derivan algunas singularidades, entre ellas, el hecho de presentar un extraordinario panorama de belleza natural, áreas para la preservación de la biodiversidad y del recurso hídrico de especial relevancia desde el punto de vista económico y social. Sin embargo, debido a sus riquezas económicas y ambientales, éstas han sido fuente de constante conflicto. En muchos casos, se superponen el territorio perteneciente a los pobladores locales, los cuales realizan actividades productivas económicas, y la normatividad vigente de usos del suelo que busca una adecuada utilización del ecosistema; normatividad que afecta los derechos de los propietarios de  éstos sin obtener, en la mayoría de los casos, ninguna compensación[1].

Estos paramos, como el de Santurbán, se constituyen en lugares biogeográficos de singular importancia, los cuáles debido a las características particulares de su aislamiento y de su diversidad de escenarios microclimáticos integran desde ecosistemas secos hasta húmedos con presencias de paisajes heredados del periodo glacial hasta las zonas Altoandinos con presencia de bosques achaparrados que están dando paso a la invasión de pajonales y otras especies que indican procesos de paramización[2].

A partir de lo anterior, se reconoce que las oportunidades a la conservación de la biodiversidad son de dos tipos, una física, representada por la pendiente e inaccesibilidad de las áreas que se pretenden conservar sin sistemas productivos convencionales ni actividades humanas, que impliquen la transformación del paisaje y de los procesos ecológicos. Otra social, proveniente de los avances que en materia ecológica y ambiental posee el país y específicamente la región del Páramo de Santurbán, que identifican la imperiosa necesidad de conservar los recursos naturales y profundizar en su identificación, procesos y servicios ambientales que realizan.

interior

Conflictos presentes

El desconocimiento de las características ecológicas del páramo y de los limites naturales de estos ecosistemas es uno de los factores más incidentes en la problemática que los afecta. Desde épocas remotas de la colonización vienen sufriendo diversos cambios, procesos de transformación y deterioro basados especialmente en una dinámica de poblamiento humano insostenible en el afán de construir socioespacialmente el país asumiendo modelos de desarrollo de las grandes potencias sin medir efectos sobre los ecosistemas y la biodiversidad en general, creando así una crisis ambiental producto de una carencia de visión integral y por ello, la necesidad de establecer mecanismos que permitan su recuperación, conservación y manejo[3]

Así mismo, la heterogeneidad ambiental que genera condiciones y respuestas diferentes, los páramos están expuestos a la influencia de grupos humanos diversos que utilizan o se relacionan con el ecosistema, a través de actividades que cambian frecuentemente regidas por las condiciones culturales, socio-económicas y ambientales a las que esos grupos se hallan expuestos.  

De esta manera, los efectos del deterioro de los páramos podrían extenderse a sectores mucho más amplios de la sociedad en forma de reducciones (por ejemplo) en la vida útil de represas por incrementos en el transporte de sedimentos, conflictos por el uso del agua para irrigación y consumo, y la economía ambiental de las poblaciones locales[4].

De igual manera, a estos factores de tipo social, económico y cultural, se identifican fracasos institucionales como agentes que han contribuido a la destrucción del páramo. Desde las dinámicas de gestión, el principal limitante para el manejo racional del Páramo de Santurbán es el desconocimiento acerca de cómo varía la respuesta de este ecosistema a las transformaciones humanas, bajo la influencia de la marcada variación socio-económica, cultural y biofísica en la que ocurren esas transformaciones.

La debilidad de las instituciones y de las políticas públicas ha contribuido enormemente a dicha situación de deterioro. En general, las políticas públicas son buenas en el sector ambiental pero no existe control por parte de las autoridades encargadas, ni existe forma de hacer cumplir las normas y leyes establecidas.

fondo_img2

Deficiencias normativas

A pesar de existir políticas y legislación adecuada enfocada a la preservación del páramo, la debilidad de las autoridades competentes para aplicar la ley, la resistencia de las presiones políticas, de actores económicos y sociedad civil; han generado que la gestión ambiental pública y el ordenamiento territorial, como herramienta para un adecuado aprovechamiento de los recursos, en algunos casos se encuentre atada de manos.

Ejemplo de ello, se manifiesta en que parte de la Constitución Política de Colombia hace referencia a la protección del ambiente en general (artículos 8, 58, 79, 80, 333 y 334). La Ley del Sistema Nacional Ambiental (99 de 1993) dice que las zonas de páramos son objeto de protección especial y que el uso del agua para consumo humano es prevalente. La normatividad internacional y convenios ratificados y vinculantes para Colombia ofrecen argumentos importantes para la protección de los páramos. Sin embargo, el plan de desarrollo 2014-2018 presentado por el Gobierno Nacional, deja en el aire la protección de páramos y ecosistemas estratégicos que cumplen una función vital de abastecimiento del 70 % de agua que se consume en al país. El actual PND pretende mantener la minería en páramos. Justifica unos supuestos derechos adquiridos por parte de los explotadores mineros, derechos adquiridos que no tienen aplicación en materia ambiental, donde debe primar el derecho constitucional a un ambiente sano y el derecho fundamental al agua y a la vida en condiciones dignas de las personas que habitan esos territorios.[5]

En general, las instituciones encargadas de controlar el uso sostenible de los recursos naturales se ven incapacitadas en hacer valer las acciones, leyes y normas que velan por la conservación del estado natural del páramo. 

Todas estas limitaciones y contradicciones normativas se reflejan en la existencia de múltiples instrumentos de planificación del territorio, vinculados a distintos ámbitos entre los cuales no hay una integración jerárquica clara y que plantean, en muchos casos, contradicciones sobre el uso del territorio[6].

 

Conclusiones

La desarticulación de los organismos encargados de la gestión ambiental y la falta de continuidad en algunos programas que nacen con buena intención, así como la existencia de vacíos legales, termina dificultando el alcance de objetivos para la conservación del páramo.

En el ámbito de la legislación se presentan limitaciones como la duplicación de funciones y acciones en torno a la planificación, la ordenación y la gestión del medio ambiente y los vacíos jurídicos que originan conflictos y desacuerdos en materia de gestión, coordinación, jurisdicción y presupuesto.

Autor: Centro Latinoamericano de Estudios Ambientales


Tu corazón puede evolucionar

Con algunos rituales cotidianos, este simbólico órgano puede experimentar portentosas transformaciones.

Si algo ha fascinado a la comunidad científica –y a todo espíritu inquieto– es la evolución de dos órganos vitales, entre los cuales existe una exquisita simbiosis: el cerebro y el corazón. No se sabe todo de ninguno de los dos, y muchos de sus misterios fueron apenas develados por la ciencia.

Hallazgos fundamentales sobre la evolución del corazón salieron a la luz apenas en 2009. Estos ahondaron en la importancia de que nosotros, junto con otros mamíferos, tengamos cuatro cámaras en el corazón, y no sólo tres, como los reptiles e insectos. Esto es una ventaja evolutiva que tardó millones de años en desarrollarse.

corazon puede evolucionar

No obstante, no se necesitan siglos para evolucionar nuestro corazón.

Existen algunos hábitos y alimentos que pueden hacerlo funcionar óptimamente para su evolución constante –y con ella la de todo nuestro organismo. Pero para eso primero tenemos que conocer un poco dos de los más importantes elementos del corazón.

El ritmo del corazón (y la importancia de sus síncopas)

corazon-saludable-habitos-alimentacion

Distintos hábitos y alimentos pueden ayudar no sólo a prevenir enfermedades cardiovasculares, sino  a que nuestro corazón haga bien su trabajo principal: el de bombear la sangre y mantener la presión sanguínea correcta. Esto es fundamental, pues la OMS ya nos ha advertido que las enfermedades cardiovasculares representan el 30% de las causas de mortalidad.

Pero ser conscientes de nuestro corazón y su ritmo nos puede ayudar también física y emocionalmente. Y es que existen dos elementos importantes: el ritmo general –el número de latidos por minuto– y lo que se conoce como la “variabilidad del ritmo cardiaco” (HRV por sus siglas en inglés).

El HRV es, digamos, la síncope en el ritmo del corazón: quiere decir que aunque nuestro corazón tiene un número de latidos dado, éstos no siguen un compás regular, sino irregular. Pero esa irregularidad también debe tener un cierto equilibrio, ya que al no tenerlo devela un malfuncionamiento del sistema nervioso autónomo, encargado de cientos de funciones vitales del cuerpo.

Diversos estudios han encontrado una relación directa entre el HRV, por un lado, y distintas enfermedades y estados emocionales por el otro. Un HRV demasiado lento se ha asociado a fallas del corazón. Pero lo más común es encontrar personas con un alto HRV, el cual está ligado a estados elevados de ansiedad y estrés, y se encuentra en personas constantemente preocupadas e incluso con aquellos que padecen estrés postraumático.

Por eso, mantener equilibrado el ritmo irregular del corazón es fundamental, y esto se puede hacer mediante algunos rituales cotidianos que son todos, además, sumamente placenteros.

4 Rituales cotidianos para evolucionar el corazón

 

Respira profundo

Respirar profundo ilumina el cerebro, pues así se activa un paquete de neuronas relacionadas a la relajación. Por esto es que también es útil para bajar el ritmo cardíaco y estabilizar el HRV. Pero no cualquier respiración profunda sirve para este propósito. Debes hacerla de la siguiente manera, como un ritual que puede ser durante la mañana, un break del trabajo o antes de dormir, durante 5 minutos constantes:

corazon-saludable-habitos-alimentacion

1. Siéntate cómodamente
2. Inhala por 5 segundos, expandiendo el abdomen y luego el pecho
3. Detente por otros 5 segundos
4. Exhala por otros 5 segundos, vaciando los pulmones y hasta contraer el abdomen un poco.

Canta

Cantar, musitar una melodía o un mantra es otra forma de crear patrones de respiración benéficos para el corazón. Estos, sobre todo cuando cantamos a todo pulmón, suelen incrementar el HRV, lo cual a veces puede ser también necesario, sobre todo si sentimos fatiga. Además, hacerlo en grupo sincroniza tu corazón con el de los demás, lo cual alimenta al corazón emocionalmente (¿quién no lo ha sentido?). Así que canta, sea en la regadera o en el karaoke, porque es bueno para ti y tu corazón.

Ríe

Aquello de que la risa es la mejor medicina es totalmente cierto. Y sobre todo es de las mejores medicinas para el corazón, pues reír acelera el HRV de manera positiva sin que exista riesgo de que esto conlleve a aumentar el estrés –pues está demostrado que reír baja los niveles de la hormona cortisol, la cual provoca el estrés. Además, reír es bueno para todo el complejo cardiovascular en general: cuando reímos aumentamos la presión sanguínea, pero al dejar de reír esta vuelve a la normalidad; este efecto relaja y ayuda a regular la respiración, con lo cual oxigenamos la sangre.

Masajea tus pies

 

El masaje de pies ayuda a bajar el ritmo cardíaco y la presión sanguínea, lo que no sólo ayuda a tu estado emocional si estás muy preocupado o estresado, sino que puede ayudar a mantener saludable al corazón y prevenir fallos cardíacos.

Puedes masajear tus pies frotando con tus indices y pulgares el empeine y la planta, con suaves apretones. También puedes utilizar una pelota para masajear la planta.

5 alimentos y 1 bebida para evolucionar el corazón

Omega 3 y grasas polinsaturadas

corazon-saludable-habitos-alimentacion

Se encuentra en alimentos que no sólo son súper nutritivos, sino súper exquisitos. Pescados –sobre todo el salmón–, nueces, aguacate y mantequilla. Todos estos placeres ayudan a incrementar el HRV mientras que bajan el ritmo cardíaco general: un combo de salud para el corazón. Además ayudan a sentir saciedad, lo que reduce el riesgo de obesidad.

Ni mucha ni poca sal

corazon-saludable-habitos-alimentacion

Actualmente hay un debate en la comunidad científica sobre los riesgos para la salud de una ingesta de sal, ya sea ésta demasiado elevada o demasiado baja. Ante la incertidumbre, creemos que lo mejor es evitar el consumo de alimentos procesados cuyos niveles de sodio suelen ser excesivos. Pero no dejes de comer sal: aprovecha la restricción a los alimentos procesados para cocinarte tu propia comida, y acostumbra a tu paladar a un contenido de sal menor al de estos productos. Ese será un buen indicador de que no estas tomando tanta sal, pero tampoco estarás cortando el consumo de manera que pueda resultar contraproducente para tu salud.

Hojas verdes

corazon-saludable-habitos-alimentacion

Espinacas, kale, acelgas y todo lo que conste de hojas y verdor, será bueno para tu corazón. Y es que estas son una gran fuente de vitamina K, la cual ayuda a proteger las arterias. Por eso, el consumo de estas hojas está ligado a menores posibilidades de fallos cardíacos hasta por un 16%.

Bayas

corazon-saludable-habitos-alimentacion

Un superalimento que además es un manjar natural. Las fresas, arándanos, moras y frambuesas tienen nutrientes esenciales que mantienen al corazón saludable. Además son ricas en antioxidantes, lo que ayuda a mantener al corazón libre de estrés e inflamaciones que contribuyen a las enfermedades cardiovasculares.

Chocolate oscuro

corazon-saludable-habitos-alimentacion

Muchos estudios han comprobado que el chocolate oscuro consumido en pequeñas porciones varias veces a la semana ayuda a bajar los riesgos de ataques al corazón en más de 50%.

Té verde

te verde corazon

Según una revisión de 20 estudios distintos sobre este delicioso brebaje, tomar té verde a diario está asociado a bajos niveles de colesterol malo, y su consumo favorece además una baja presión sanguínea.

*Si tienes problemas del corazón o algún familiar los ha padecido, debes consultar a tu medico sobre cualquier cambio en la dieta.



La vergüenza tiene una sorprendente (y humillante) función social

La vergüenza que sentimos frente a la devaluación social asegura la cohesión y unidad del grupo (pero también impide la innovación).

¿Has soñado que estás de pie frente a toda tu escuela sin ropa? ¿Has hecho algo que te ha provocado vergüenza? Según un nuevo estudio realizado en 15 sociedades distintas del planeta, esa incómoda sensación de deshonra y humillación podría ser un rasgo importante para mantener la cohesión social.

verguenza-humillacion-funcion-social-ciencia
Anna Dunn

Daniel Sznycer y un equipo de investigadores de la Universidad de Montreal, en Canadá, analizaron las concepciones de la culpa y la vergüenza de 899 participantes de 15 sociedades distintas, del Ecuador a Siberia. Aplicaron un cuestionario de 12 situaciones hipotéticas sobre cuánta vergüenza sentirían por otra persona de su mismo género si éstos fueran flojos, feos o cometieran actos ilegales, como robar.

Los participantes también debían evaluar estas situaciones hipotéticas en una escala de 4 puntos, según qué tan devaluada socialmente estaría una persona que incurriera en ellos. Como grupo de control, los investigadores le preguntaron a otro grupo de participantes de cada comunidad cómo se evaluarían a sí mismos si incurrieran en dichas situaciones hipotéticas.

Los científicos encontraron una conexión importante entre el nivel de vergüenza que despertaron los comportamientos hipotéticos y el grado de devaluación social con que se penalizaría a quienes incurrieran en ellos. Para efectos del estudio, esto tiene la implicación de una “selección natural” al interior de una sociedad.

Y no se trata solamente de una sociedad, sino de un rasgo compartido. En el artículo sobre la investigación puede leerse: 

El hecho de que el mismo patrón se encuentre en comunidades tan mutuamente remotas, sugiere que la coincidencia de la vergüenza con la devaluación pública es un rasgo inherente producido por la selección [natural], y no un producto del contacto cultural o de evolución cultural convergente.

Esto quiere decir que la vergüenza es, de alguna manera, necesaria para mantener la cohesión e identidad del grupo; una forma en la que los individuos son señalados por incurrir en prácticas que pongan en peligro la identidad del grupo, y en muchas ocasiones, también un motivo de expulsión del mismo.

Como mecanismo para la toma de decisiones, la vergüenza busca prevenir nuestra expulsión del grupo al advertirnos del sentimiento de devaluación que podemos experimentar al romper una regla, así como llevarnos a actuar de acuerdo a los intereses de largo plazo del grupo.

Habría que pensar, sin embargo, que en la era actual en la que vivimos, la culpa y la vergüenza también funcionan como mecanismos de control al interior de cada individuo. Y después de todo, ¿los grandes inventores y artistas no han tenido que remontar la vergüenza y padecer la “letra escarlata” de la humillación con el fin de innovar?

 

* Ilustración principal: ©Eleanor Davis