Mexicanos crean un drone para vigilar al Volcán de Fuego

Es uno de los volcanes más activos de México.

Foto: Hernando River Cervantes

El volcán de Colima es uno de los que más actividad presentan en México. Desde 1576 ha tenido más de 40 explosiones. Este 2015 ha iniciado una actividad más frecuente y con ello nos ha arrojado excelentes imágenes sin daño alguno para la población.

Como un medio estético, para obtener increíbles acercamientos al volcán, pero también como una vía científica, investigadores de la Universidad de Colima han creado un drone que es muy distinto a todos los demás, esto porque es capaz de ser manejado desde una lejanía de hasta 6 kilómetros.

Ello permitirá que pueda ser monitoreado como nunca el volcán, ayudando con ello a entender más que nunca su funcionamiento y dar luz sobre sobre este mundo que aún guarda muchos misterios.

El dron es una posibilidad para poder volar y obtener excelentes registros visuales sin riesgo alguno”, dijo el investigador Mauricio Bretón González en una entrevista con la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Tenemos un archivo inmenso conformado por millones de imágenes que podrán usarse por futuras generaciones para el estudio del coloso. Además, establecimos un sistema de vigilancia que no existía y que hoy día demuestra su solidez e importancia”, mencionó el científico.

 

[La Jornada]



Un hombre (solo) recupera 20 mil m2 de vegetación en Brasil

Lleva sembrados unos tres mil árboles que han convertido el sitio en una abrumante y hermoso ecosistema.

Foto: Agencia O Globo 

“La naturaleza sólo necesita un pequeño empujón para mostrar su gracia”

Luiz Gonzaga

Cuando la acción del hombre ha devastado un ecosistema pareciera que no hay vuelta atrás, pero hay algunos capítulos en los que la voluntad de una sola persona nos deja estupefactos. Uno de los casos más famosos es el del célebre fotógrafo Sebastião Salgado, quien en su famoso documental sobre su trabajo y vida “La Sal de la Tierra”, muestra cómo “revivió” una zona en Brasil que había quedado desolada (lo hizo con la ayuda e iniciativa de su esposa).

Por su parte, otro capítulo, también en Brasil, ha devuelto la esperanza sobre las posibilidades de la recuperación de la vida en zonas prácticamente devastadas; hace apenas 3 años, en el 2012, el biólogo Luiz Gonzaga comenzó a reforestar una zona en la laguna de Itaipú, cerca de Río de Janeiro, en el borde del canal Camboatá. Desde entonces, prácticamente él solo ha reforestado hasta 3 mil árboles y recuperado unos 20 mil metros cuadrados en la zona de la laguna.

Años de erosión llevaron a que este sitio solo tuviese cangrejos y arena como sus habitantes, ahora han regresado las aves y este espacio, a donde los locales arrojaban escombros, se ha convertido en una reserva natural. Una sola persona, con el poder suficiente de su convicción sobre la inteligencia subyacente en la naturaleza, nos muestra un milagro.

F58

Foto: Agencia O Globo

 [Ecocosas]



Contempla familias enteras de orcas en fotografías tomadas por drones (FOTOS)

Es la primera vez que científicos canadienses captan imágenes tan nítidas y a una altura que no moleste a las ballenas.

Las orcas son animales muy sensibles y por ello está prohibido por muchas legislaciones del mundo fotografiarlas o filmarlas de cerca. Lo anterior había sido un obstáculo para su estudio pero ahora los drones están acercando nuevas posibilidades de análisis para el mundo de la ciencia.

Científicos del NOAA Fisheries de Canadá han estado empleando por primera vez drones para estudiar a las orcas al norte de la Columbia Británica; su población ha sido catalogada en este país como en riesgo. Los científicos también están preocupados por la disminución del salmón chinook, el principal alimento de estas ballenas.

Así, con el uso de drones van monitoreando la complexión y cantidad de ballenas para cuidarlas en caso de que su comida escaseé. Recientemente publicaron algunas de las fotografías, no con una motivación estética; sin embargo, para nosotros los comunes, encontrar estas familias de ballenas tanto en actividades lúdicas (como en su clásico juego de cabezas), como en recorridos diarios, y desde una perspectiva como esta, no deja de ser un delicatessen para los sentidos.