En muchas ocasiones, este tipo de conductas llena de rabia ante la impotencia del sufrimiento de aquellos que no pueden defenderse. En un acto insólito e irresponsable, un delfín bebé murió en Santa Teresita, en Buenos Aires, al haberlo sacado del agua para ser protagonista de fotografías selfies. La cría falleció minutos después. 

De la especie franciscana o de Plata, este bebé nadaba en la costa bonaerense antes de ser sacado del océano por uno de los bañistas de la zona. Decenas de personas se acercaron para tocarlo y fotografiarse con él. Como consecuencia, el animal murió poco después dejándolo tirado en la arena…

La fundación Vida Silvestre indicó: “La ocasión sirve para informar a la población sobre la necesidad urgente de devolver a estos delfines al mar ante el encuentro con uno en la orilla. Es fundamental que las personas ayuden al rescate de estos animales, porque cada franciscana cuenta”.

image56c3b2a29b3447.39784137