Gobierno cuidará mantos acuíferos de Ahuisculco gracias a campaña ciudadana

Una empresa farmacéutica pretendía arrojar sus desechos en un corredor ambiental importante.

Foto: Cascadas en los bosques de Ahuiscuilco./John Pint

En el corredor ambiental que une al bosque de la Primavera con la sierra de Quila se encuentra una población en el estado de Jalisco, México, llamada Ahuisculco.

Sus habitantes históricamente se han abastecido de agua por gravedad, es decir, no requieren de pozos y sus mantos acuíferos están prácticamente intactos. Sin embargo hace unos meses una amenaza contundente preocupó a muchos, comenzaron a construirse depósitos de grandes dimensiones para almacenar melaza por una empresa farmacéutica que ha usado distintos nombres como PISA Laboratorios, ARA y SAPI y que comenzaron sus operaciones de forma irregular.

Por ello ciudadanos de la zona iniciaron un plantón para bloquear la construcción de los depósitos, entablaron diálogos con el Congreso del Estado e iniciaron una petición virtual en change.org que alcanzó hasta 5,107 firmas.

Ello originó una presión sin precedentes para el gobierno municipal de Tala. Finalmente, este dio una respuesta el 20 de enero pasado y se comprometió a bloquear la instalación de la empresa y sus respectivos desechos en la zona.

Este es otro loable ejemplo de ciudadanos organizados por el medio ambiente que en los últimos años han dado resultados en el país.

*También en Ecoosfera: 3 victorias animalistas conseguidas con firmas en change.org en México.

Twitter de la autora: @anapauladelatd

Autor: Ana Paula de la Torre
Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto ciudadano yanostoca.com. Y pintora ocasional


3 victorias ambientalistas y animalistas conseguidas con firmas de Change.org en México

Las repercusiones de este tipo de herramientas están demostrando ser más poderosas con el tiempo.

En los últimos años el activismo digital o “de sillón”, como muchos lo llaman, ha ido popularizándose. Si bien quedarnos en la simple firma de una causa y compartirla en redes sociales podría sonar insuficiente, incluso frívolo, lo cierto es que este tipo de alternativas (aunque no debieran ser nuestra única manera de involucramiento) probadamente tienen un peso significativo y generan un ruido que termina convirtiéndose en una presión para el Estado.

Muestras hay muchas y en esta ocasión te presentamos algunas victorias ambientalistas y animalistas alcanzadas gracias a la plataforma change.org, quizá la más conocida en su tipo en México. Sobre todo en los últimos dos años, ha ido tomando una fuerza importante y ha sido una herramienta esencial en la organización ciudadana, recordemos que más allá de la herramienta digital, siempre hay un organizador detrás que también hace trabajo de campo, digamos.

 

Tipificación del delito de crueldad animal en Baja California

VgMPtFbFFBAEaFA-800x450-noPad

Con 86,551 firmas, el 30 de septiembre de 2014 fue aprobada la inclusión del maltrato animal en el Código Penal de Baja California. Las penas serán de hasta 2 años de cárcel.  La penalista Elizabeth Castro aseguró en entrevista con SinEmbargo que los legisladores tomaron esta iniciativa ante la presión que existía alrededor de ella, la petición estaba siendo apoyada cada vez más con la reunión de firmas. El impacto que tuvo la movilización, sobre todo en redes, para con los legisladores, nadie lo imaginó.

No les quedó remedio. Estamos muy satisfechos por la participación de toda la comunidad en apoyar esta iniciativa al reunirse tantas firmas”, expresó Elizabeth Castro del grupo Abogados Animalistas de Tijuana.

En Baja California no existía un precedente de presión ciudadana en un tema legislativo tan contundente, mucho menos con una plataforma de internet como base. El que hayan puesto atención a esta iniciativa por Internet insta a la sociedad a seguir este “camino que ya se abrió”, como nos recuerda Castro.

 

Cancelación de la mina Esperanza en la zona arqueológica de Xochialco

Este caso es uno de los más increíbles tomando en cuenta el fuerte poder de las mineras, sobre todo las transnacionales; en México (existen más de 36 conflictos mineros). En junio de 2013 la Secretaría de Medio Ambiente de Morelos en un comunicado informó que no aprobaría el Estudio de Impacto Ambiental de la mina Esperanza en Guerrero. Esta sería a cielo abierto para extraer oro y plata; pero además de usar una concesión del 52% de las reservas hídricas para Cuernavaca, pretendía hacerse a menos de 1 km de una zona arqueológica, Xochialco, un Patrimonio Cultural de la Humanidad catalogado por la ONU desde 1999. Más de 12 mil personas se unieron en rechazo de este proyecto, llegando a sumar la opinión del gobernador del estado en contra. El 8 de junio de 2013, finalmente, fue anunciada la cancelación gracias a la presión colectiva.

 

Detención de la obra Acueducto independencia hasta que se consulte al Pueblo Yaqui

1952-tonichi-1-rio-yaqui-tonichi

Foto:foro-mexico.com

Sonora es un estado al norte de México con problemas de abasto de agua. Proveer de agua a su ciudad capital es crucial, sin embargo el gobierno de Guillermo Padres ha buscado obstinadamente emplear solo una opción de abastecimiento con la construcción de un acueducto (que implica concesiones y contratos, ya imaginarás) pero que además hace uso del agua del Río Yaqui, esencial para la cosmovisión y actividades económicas y sociales de este pueblo indígena. La lucha legal por su recurso hídrico, que además es parte de su derecho como comunidad, ha llegado, gracias a sus esfuerzo, a la Suprema Corte de Justicia de la Nación. En mayo de 2013 esta ordenó para la obra hasta que la tribu fuese consultada. Aún faltan algunos amparos por resolver en la misma Corte, sin embargo la simpatía social ha sido definitiva para que el tema continúe dando problemas al gobierno; la petición sumó al menos 3,333 firmantes. 

Twitter de la autora: @anapauladelatd

Autor: Ana Paula de la Torre
Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto ciudadano yanostoca.com. Y pintora ocasional


Para salvar al maíz transgénico, las autoridades mexicanas han mentido a un Tribunal

La Semarnat ha omitido información sobre la detección de maíz nativo contaminado; un argumento esencial para lucha contra el maíz transgénico.

En el 2013 al menos 53 ciudadanos y 20 organizaciones civiles obtuvieron una medida precautoria para suspender la tramitación y otorgamiento de permisos de siembra de maíz transgénico. Esa media inesperada, que afecta intereses de grandes transnacionales, se ha mantenido por 21 meses y ha soportado 93 impugnaciones en 17 tribunales federales.

Ahora mismo, y aunque quizá se prolongue por años, se lleva a cabo un juicio que finalmente decidirá qué pasará con este tema: la posibilidad de la siembra de maíz transgénicos. Los especialistas, académicos y activistas, argumentan que el cultivo de este tipo de maíz contamina los circundantes, lo que acabaría finalmente con la diversidad del maíz nativo, además que se no se cuenta con una certidumbre sobre los efectos de los transgénicos en la salud.

En este contexto el colectivo Sin maíz no hay país ha estado denunciando cómo las autoridades mexicanas, por medio de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), ocultó al Juzgado Décimo Segundo de Distrito en materia Civil en el Distrito Federal que el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC) que había detectado varios casos de presencia ilegal de maíz transgénico en maíces nativos en seis estados de la República, entre 2004  y 2012.

Esta información cortada ha sido además usada como argumento por empresas como Monsanto, Syngenta, Pioneer-Dupont y Dow Agrosciences.

René Sánchez Galindo, abogado de Sin Maíz no hay País, argumenta que esta contaminación pudo haberse dado como resultado del maíz trasngénico importado, usado principalmente como alimento para ganado, o bien por las siembras experimentales que se han dado.

La información oculta por la Semarnat es muy importante, porque evidencia que pone en peligro la biodiversidad de México, uno de los principales argumentos en contra del cultivo de los transgénicos.