Este es el pesticida que está extinguiendo a las abejas

Pese a que EPA continúa estudiando lo que sucede con el imidacloprid en plantas como el maíz y las verduras de hoja, en las cuales no se produce néctar y contienen residuos por debajo del nivel de neonicotinoides.

Hace dos años se catalogaron a las abejas como especies en peligro de extinción. De acuerdo con la Universidad de Reading, la diversidad de estos animales ha disminuido al grado de provocar la extinción de siete de sus especies: “Cuatro especies de abejorros se han extinto de toda Europa, y la tendencia señala situaciones similares en Norte América y China.”

¿Las causas? Entre las más revisadas es el pesticida de origen químico que amenaza la supervivencia tanto de las abejas como de otros insectos polinizadores. La Agencia de Protección Ambiental –EPA, por sus siglas en inglés– ha declarado que los residuos del plaguicida imidacloprid, comercializado por numerosas marcas, crea “potenciales riesgos para las colmenas cuando el pesticida entra en contacto con ciertas plantas que atraen a los polinizadores”.

Se encontraron residuos en concentraciones de 25 partes por mil millones en cítricos y plantas de algodón que pueden ser nocivos para las abejas, afectando a sus colmenas, y por tanto, sus descendencias.

Pese a que EPA continúa estudiando lo que sucede con el imidacloprid en plantas como el maíz y las verduras de hoja, en las cuales no se produce néctar y contienen residuos por debajo del nivel de neonicotinoides. Este químico ha disminuido drásticamente la población de las abejas en todo el mundo, dañando su cerebro y, en consecuencia, complicando el viaje de vuelta a sus colmenas.

abeja_recolectando

Por otro lado, Bayer, el fabricante de imidacloprid, aseguró que el producto químico ha sido estudiado con anterioridad, asegurando que su uso es apropiado para el medio ambiente:

“Vamos a revisar el documento de EPA, pero a priori parece sobreestimar el potencial de las exposiciones nocivas en ciertos cultivos, como los cítricos y el algodón, sin tener en cuenta los importantes beneficios que ofrecen estos productos. Esperamos que la evaluación final del riesgo se base en datos científicos, así como en una adecuada comprensión de los métodos modernos en el manejo de plagas”.

Otras víctimas del imidacloprid son las mariposas y los pájaros, poblaciones las cuales representarían perdidas insostenibles para el medio ambiente y el ciclo de vida. Por ello, Lisa Archer, jefa del programa de alimentos y tecnología de Amigos de la Tierra, expresó con impotencia: “EPA tiene que dejar de arrastrar los pies y tomar medidas decisivas para suspender estos pesticidas tóxicos para las abejas”

También en Ecoosfera

Qué plantar en tu jardín para ayudar a salvar a las abejas



México ha perdido mil 600 millones de abejas: es una situación “apocalíptica”

Como señaló la UNAM en un comunicado, la enorme pérdida de abejas es una grave crisis ambiental.

México ha perdido una enorme cantidad de abejas en el último cuatrienio. 1,600 millones de abejas han muerto en lo que especialistas de la Universidad Nacional Autónoma de México han llamado una “situación apocalíptica”, como señala un comunicado reciente. No es una exageración. Todo el país necesita de las abejas, desde los trabajadores que extraen y comercian con miel hasta nuestro propio entorno. 

Las abejas son seres extraordinarios con habilidades inusitadas que diversos estudios registran cada día. Manejan conceptos matemáticos que a nosotros nos cuesta entender y, en colectivo, toman decisiones como lo haría un cerebro humano. Pero eso no es todo, ni de cerca. Las abejas son los agentes polinizadores más importantes de nuestro ecosistema y “un patrimonio ancestral”, como afirmó Tonatiuh Cruz, investigador de la UNAM. 

La población de abejas mexicanas se ha visto mermada por la destrucción de su hábitat y el uso de agroquímicos, como los pesticidas. En el peor de los casos, la fumigación excesiva de los sembradíos mata a las abejas. Cuando sobreviven, se encuentran tan confundidas por el herbicida que no consiguen regresar a sus colmenas. 

Los daños al ecosistema que su pérdida ya está provocando también se vuelcan a lo social. Cruz comenta que las abejas han existido en territorio mexicano desde antes de la llegada de los españoles. Los productos que se obtienen de ellas, como la miel, el propóleo y el jarabe real fueron de gran importancia para las culturas prehispánicas. A la fecha, la exportación de miel de abeja significa una fuente de importantes ingresos para México, que es su tercer productor a nivel mundial

El Senado de la República ha aprobado un acuerdo para acabar con el daño que sufren nuestras colonias de abejas. Además de ser parte de nuestro patrimonio histórico y cultural, estas criaturas contribuyen al delicado balance que mantiene viva la biodiversidad de México, uno de los grandes tesoros del entorno que hay que preservar.

 

¿Por qué desaparecen las abejas?

abejas causas extincion por que

Los científicos investigan desde hace años la desaparición de las abejas y han detectado más de una docena de factores negativos que inciden por separado o en conjunto (“efecto cocktail”):

Insecticidas: dos recientes estudios publicados en la revista Science señalan que el uso extendido de los insecticidas neonicotinoides han afectado de forma negativa a las colonias de abejas y abejorros. Estos pesticidas, introducidos a principios de los años noventa del siglo pasado, se han generalizado para el control de plagas en los cultivos de todo el mundo.

Productos químicos: diversos estudios han demostrado que algunas sustancias pueden afectar al sentido de la orientación, la memoria o el metabolismo de las abejas.

Nosema Ceranae: la presencia de este hongo en las colmenas mata a las abejas y  favorece otros factores letales para estos insectos, como el ácaro parásito Varroa. Así lo señalaba un estudio de la revista Applied and Environmental Microbiology.

Parásitos: además del mencionado Varroa, otros parásitos, como un pequeño escarabajo que daña las colmenas, causarían más daños que hace décadas.

Contaminación del aire: reduce la potencia de los mensajes químicos que emiten las flores y a las abejas y otros insectos les cuesta más localizarlas, según un estudio de la revista Atmospheric Environment. Sería un círculo vicioso: si no encuentran las flores no comen bien, mientras que las flores no se reproducen al no polinizarse.

Cambio climático: podría agravar la situación de varias formas, como la alteración en el tiempo de floración de las plantas o la cantidad y época de lluvias, que afectaría a la cantidad y calidad del néctar.

Especies invasoras: abejas de otras regiones, como la africana o la asiática, se han introducido en Estados Unidos y Europa, respectivamente, y dañan a las especies autóctonas.

Campos electromagnéticos: las emisiones de postes eléctricos podrían confundir a las abejas.

Las abejas desaparecen en todo el mundo desde hace décadas y, en los últimos años, el ritmo se ha acelerado. La situación es mucho más grave que quedarse sin miel: la mayoría de los alimentos que consumimos, o muchas plantas que ofrecen servicios esenciales en los ecosistemas, no serían posibles sin la polinización de estos insectos. Es hora de cuidar a las abejas.

 

¿Qué puedes hacer desde tu lugar?

Acá te compartimos 8 acciones que puedes tomar desde casa para salvar a las abejas y una increíble guía para saber ¿Qué plantar en tu jardín para ayudar a salvarlas?



La controvertida campaña de Pornhub en pro de las abejas

Es necesario detenerse un momento a pensar en los costos ocultos detrás de campañas como la de Pornhub a favor de las abejas.

Más allá de una metáfora para hablarle a los niños sobre sexo, las abejas y las flores protagonizan una danza indispensable para la supervivencia de la vida en el planeta. Un estudio inglés estima que una de cada tres porciones de comida se debe a la polinización, la cual representa solamente en Estados Unidos un valor de entre 11 mil y 15 mil millones de dólares

Sin embargo, a pesar de su importancia para los cultivos y los ecosistemas, cuatro especies de abejorros se han extinguido en Europa, muy probablemente a causa de los pesticidas industriales utilizados en el campo.

¿Pero qué tiene que ver la indispensable polinización de las flores y las abejas con la pornografía en línea?

No es necesario contarte de qué va el sitio Pornhub.com (que cuenta con 110 millones de visitas diarias, según su vicepresidente). Pues bien, a través de su fundación Pornhub Cares, el sitio de material explícito para adultos se ha aliado con organizaciones como PETA y hace campañas ambientalistas para salvar a los pandas, las ballenas y en esta ocasión a las abejas a través de “Beesexual”.

beesexual-pornhub-abejas

Beesexual by Pornhub es un micrositio donde las estrellas del cine para adultos prestan sus voces para doblar pequeños clips de abejas entrando en flores, así de simple. Con títulos sugestivos del estilo “Cómo hacer que una flor se venga en 3 segundos” o “Madura natural en trío con abejas obreras”, los videos parodian los clichés del porno y muestran imágenes de polinización aptas para ver en el trabajo (SFW).

El gancho está en que por cada video de Beesexual que los visitantes vean, Pornhub Cares hace una donación a las fundaciones Operation Honey Bee y el Center for Honeybee Research

Tal vez también te interese: Conoce la granja para abejas que podrás tener en la comodidad de tu hogar

 

¿Responsabilidad social o ambientalismo oportunista?

La industria de la pornografía es criticable por muchas razones. Fomenta roles y estereotipos raciales y de género que son reproducidos en la vida cotidiana con resultados devastadores.

La deficiente educación sexual de las y los adolescentes se ve compensada por ideales de desempeño sexual poco realistas; a pesar de que sus defensores argumenten que el porno “es solo fantasía”, un estudio de 2010 (“Agresión y comportamiento sexual en los videos pornográficos más vendidos”) encontró que, de 304 escenas analizadas, el 90% contienen al menos una acción violenta, física, verbal o combinada, contra las mujeres.

Las empresas y corporativos han tratado de “blanquear” sus prácticas abusivas abanderando causas sociales: pensemos en los teletones, en las recaudaciones de fondos, en las donaciones millonarias que representan apenas un porcentaje mínimo de sus ganancias para causas sociales, con lo cual consiguen mejorar un poco su estima en el ojo público, a la vez que siguen lucrando mediante vías poco éticas.

El “reverdecimiento” de este mercado de la filantropía es sólo un episodio reciente en esa mezcla de capitalismo y responsabilidad social, que busca fomentar el consumo “verde” como tendencia, más que hacer conciencia de que nuestras mismas prácticas consumistas son las que están deteriorando el medioambiente. Y eso incluye a las queridas abejas.

¿Crees que las empresas se salen con la suya a través de estas campañas? ¿O bien, que el mercado mágicamente se regula a sí mismo? Nos encantaría conocer tu opinión al respecto en los comentarios.

También en Ecoosfera: 5 sencillos pasos para salvar a las abejas