¿El maíz azul de México podría prevenir el cáncer?

A partir del consumo diario de seis a ocho tortillas azules, se estaría cubriendo la dosis preventiva del día contra el cáncer.

La biodiversidad en México es una de las más grandes que existen en el mundo; inclusive se ha llegado a decir que en este país existen más de 60 variedades de maíz, con sabores y propiedades distintas entre sí. Como lo es el maíz azul mixteco, el cual, de acuerdo con la investigación de la estudiante de doctorado Mónica Yazmín Herrera Sotero, posee propiedades anticancerígenas.

Esto quiere decir que a partir del consumo diario de seis a ocho tortillas azules, se estaría cubriendo la dosis preventiva del día. Esto se debe a que el maíz azul contiene una cantidad alta de antocianinas, una sustancia con propiedades antioxidantes –vitamina A, niacina y tiamina que provee el color azul y bloquea el desarrollo del cáncer.

Herrera Sotero descubrió que las antocianinas tienen la capacidad de modular el gen supresor tumoral p53, y así reducir la probabilidad de que una célula se transforme en cancerígena. Además esta sustancia ayuda también a disminuir los niveles de colesterol, mejora la visión, funge como antimutagénico y antiproliferativo en las células invasivas.

El maíz azul, oriundo de la zona mixteca en México, podría ser la clave para reducir los efectos y dolencias del padecimiento cancerígeno.

[Más de MX]



Meditando en una sociedad hiperconectada: cómo hacerlo sin desconectarse

El budismo reúne prácticas y conocimientos que pueden ayudarnos a lidiar con nuestras manías de internet.

Vivimos en una sociedad de sujeción a las pantallas. Éstas nos iluminan con destellos azules que, se ha comprobado, inhiben procesos fundamentales para nuestro equilibrio psíquico y corporal. No es, por lo demás, una iluminación como podemos entenderla en las enseñanzas y prácticas del budismo, la cual lleva a la sabiduría y a la felicidad.

Muy al contrario, las pantallas nos están volviendo miserables. Tan sólo en México, las personas pasan un promedio de 8 horas en internet: una red digital que, si bien ha revolucionado nuestras vidas para bien, también se ha convertido paulatinamente en un desorden mental cada vez más grave a nivel mundial.

beneficios-meditar-actualidad-meditacion-adiccion-internet-tecnologia
Ilustración: Kilian Eng

Pero aunque los gadgets pueden modificar la química de nuestro cerebro para mal, lo cierto es que todo depende de cómo nos relacionemos con ellos, y que prácticas tengamos afuera del mundo digital.

El budismo como filosofía, y la meditación como práctica que lo acompaña –a través del yoga, el zazen o el mindfullnes– son los santuarios perfectos para poner en equilibrio nuestras vidas, en momentos donde no parece haber sitios disponibles para refugiarnos de la hiperconectividad que nos asola y nuestra cada vez más fuerte adicción a los celulares.

De esta forma el budismo es un atisbo milenario de sabiduría que se ha reactualizado para ayudarnos a sobrellevar los problemas de un mundo digital hiperconectado.

beneficios-meditar-actualidad-meditacion-adiccion-internet

En la congregación budista All Beings Zen Sangha, como pudo dar a conocer NPR, se conducen interesantes ejercicios durante las sesiones de meditación para ayudar a los participantes a tener una experiencia online más consciente.

Mark Stone, uno de los monjes que dirige las sesiones, recomienda alejar los celulares lo más que podamos de nuestras rutinas cotidianas. Pero, consciente de que la mayoría no podemos prescindir de estos gadgets, Stone llama a que, al usarlos, seamos conscientes de nuestra postura, nuestra respiración y, sobre todo, el tiempo que pasamos en ellos.

La cuestión entonces no es tanto desconectarse del mundo digital, sino aprender a estar conectado siempre: no sólo al internet, sino primordialmente al mundo real. Se trata de usar cosas como los celulares de manera consciente, como de hecho lo hacen monjes en monasterios del Tíbet, donde más de 700 miembros tienen ya tablets y smartphones.

Con los celulares, como con todo en la vida, la cuestión está en mantener la sabiduría y la voluntad por sobre cualquier otro poder negativo que pueda perjudicarnos. Así que, la próxima vez que medites, checa tus notificaciones… pero con conciencia.

*Imágenes: 1) edición Ecoosfera; 2) Kilian Enf; 3) Nola Lee Kelsey



Con frijol negro y maíz azul, mexicanos elaboran una bebida que alarga la vida

Las propiedades de este nuevo brebaje son sorprendentes

Llamada por Louis Pasteur como “la vida sin aire”, la fermentación ha sido un experimento que ha permitido transformar algunos alimentos en otras sustancias con propiedades distintas, muchas de ellas buenas para la salud. Luego de un proceso de oxidación causado por la falta de oxígeno, y gracias a a algunos microorganismos, es posible esta técnica.

Recientemente investigadores, en mancuerna con la Universidad Autónoma de Sinaloa, han creado una “Bebida Funcional con Valor Nutricional y Potenciales Antihipertensivo y Antidiabético Altos”, elaborada con frijol negro y maíz azul bioprocesados. Los creadores recibirán el Premio Nacional en Ciencia y Tecnología de Bebidas otorgado por el CONACYT.

Para elaborar la bebida se hizo un proceso de fermentación en estado sólido optimizado previamente, del frijol negro y maíz azul por separado, para obtener dos harinas cuya mezcla, en una proporción 60:40, es el ingrediente principal de la bebida (además de agua, Stevia y vainilla).

Este brebaje ayuda a reducir la incidencia de enfermedades crónico-degenerativas como hipertensión y diabetes, por sus compuestos bioactivos (compuestos fenólicos, péptidos bioactivos). Otro de sus atributos es que puede ser una alternativa a bebidas con valor nutricional/nutracéutico bajo: como las preparadas con agua, azúcares simples, sabor y colorantes artificiales. Puede ser usado para la promoción de la salud y el manejo de enfermedades crónico-degenerativas, principalmente las asociadas al estrés oxidativo.

Una proporción de 200ml de esta bebida cumple con entre 98 y 100% de las recomendaciones diarias de ingesta de antioxidantes que necesitas. Es uno más de esos experimentos que prueban las posibilidades de la fermentación para crear nuevas propiedades sanas, un fenómeno que, aunque tiene muchos años, está creciendo notablemente.