3 recetas sencillas para hacer cremas corporales caseras según tu tipo de piel

Dado que nuestra piel requiere de un proceso diario de hidratación y restauración, te compartimos unas alternativas caseras para prevenir la pérdida de elasticidad, suavidad y humedad de la piel.

Muchas de las cremas corporales comerciales poseen cantidades exorbitantes de toxinas que son absorbidas por la piel, y que eventualmente terminan en los mantos acuíferos como contaminantes del ecosistema. Los perfumes y otras características especiales de las cremas son las que mayor riesgo implica para el medio ambiente y la salud del consumidor.

Dado que nuestra piel requiere de un proceso diario de hidratación y restauración, te compartimos unas alternativas caseras para prevenir la pérdida de elasticidad, suavidad y humedad de la piel.

Para piel seca.

Ingredientes: 3 cucharadas de aceite de soja, una cucharadita de manteca de cacao o  margarina, 2 cucharadas de aceite de aguacate, esencia de caléndula, agua

Instrucciones: Coloca el aceite de soja, la manteca de cacao y el aceite de aguacate en un cazo, para calentarlo al baño maría. Diluye en agua 5 gotas de esencia de caléndula y luego mézclalas con los aceites anteriores. Guarda la mezcla en la nevera y aplica después de la ducha.

manteca de cuerpo con aceite de coco

Para piel sensible

Ingredientes: 1 taza de manteca de cacao y 1 taza de aceite de coco

Instrucciones Calienta ambos ingredientes al baño maría hasta que se mezclen bien. Una vez esté listo coloca en un recipiente hermético y ponlo en la nevera hasta que afirme. Para usarlo, toma una batidora de mano, bate la mezcla hasta que esté suave y luego aplícala en la piel. Guarda la mezcla sobrante en un lugar fresco y seco.

Aceite-de-coco

Para piel grasa

Ingredientes: 5 gotas de aceite esencial geranio, 5 gotas de aceite esencial lavanda, 60 gr de aceite vegetal jojoba, una lámina de cera de abejas 7 x 7, un recipiente, dos vasos de cristal

Instrucciones: Calienta un vaso al baño maría, y luego dentro del vaso coloca la lámina de cera de abejas a fuego lento hasta que se derrita. En el otro vaso coloca los 60 gr de aceite de jojoba, el cual es ideal para piel grasa por  sus propiedades antioxidantes. Añade el aceite a la cera derretida al baño maría y mezcla lentamente hasta que esté completamente disuelto. Retira del fuego la mezcla al baño maría y luego añade los aceites esenciales los cuales ayudarán a equilibrar la grasa de la piel. Finalmente pon la mezcla en la nevera para que su textura se vuelva sólida, envasa en un recipiente y úsala después de la ducha.

crema-calmante-lavanda-contorno-ojos



México ha perdido la tercera parte de sus selvas y un cuarto de sus bosques en tan sólo 30 años

¿Este es el precio del progreso?

La pérdida de las zonas vírgenes de nuestro planeta es un asunto real y sus efectos se pueden percibir en México. Según el Inegi, en 1985, la vegetación intacta ocupaba el 60% del territorio mexicano; hoy, el número se ha reducido al 48%.

Este porcentaje se despliega en una disminución considerable en las selvas y bosques del país. En un rango de 30 años, la superficie de la selva ha caído en 30%, mientras que la extensión de los bosques se ha visto reducida en un 27%

¿A qué se debe? En gran medida a los pastizales cultivados en los que se desarrollan las actividades agrícolas. Estos terrenos han sustituido a las selvas y bosques en diversas regiones del país.

Las localidades más afectadas según el Inegi son Tabasco, Veracruz y Sinaloa

Otros datos indican que la entidad de Tlaxcala es la que mayor uso de suelo dedica a la agricultura (con un 73%). Pero no todo es pérdida. Baja California Norte aún conserva el 95% de su vegetación primaria, compuesta principalmente por matorrales. 

Nada en este mundo es blanco y negro; como tal, el crecimiento urbano y la expansión de la agricultura no son en sí prácticas completamente negativas. Sin embargo, la conservación de los ecosistemas mexicanos, considerados de los más diversos del mundo, debe importarnos por varios motivos.

México cuenta con un gran número de especies endémicas de fauna y flora que no se encuentran en ningún otro sitio del planeta. La variedad de ecosistemas en nuestro país lo convierte en un espacio realmente único y, por ende, muy valioso. 

Además, las tierras vírgenes son un factor crucial en la mitigación del cambio climático.

La vegetación es fundamental para la captura de carbono; ese gas cuya acumulación contribuye al calentamiento global

La pérdida de las áreas naturales es dañina por donde se la vea, pero más si se piensa en las selvas tropicales, los bosques templados, las hectáreas de pastizales y matorrales que conforman la belleza de México. Es por ello que proteger los paraísos que todavía nos quedan debe ser una prioridad.

 



4 sencillas y sorprendentes recetas de cremas corporales

Otra manera de proteger y cuidar a la piel de radicales libres es a través de cremas corporales.

La piel es uno de los órganos de mayor importancia para el cuerpo, el cual requiere de ciertos cuidados para su óptimo funcionamiento: la protección de nuestros órganos internos. Entre los requisitos básicos, se encuentra limitar el tiempo que se pasa al sol, principalmente entre las 10h y las 16h; usar crema con filtro solar de mínimo 15 SPF y usar ropa protectora como lentes de sol y un sombrero; evita broncearte con lámparas solares, camas de bronceado o cremas de bronceado. 

Otra manera de proteger y cuidar a la piel de radicales libres es a través de cremas corporales. Sin embargo, muchas de las cremas comerciales poseen químicos tóxicos que son absorbidos e integrados al cuerpo. Por ello hemos decidido compartirte algunas opciones ecológicas y caseras para hacer tu propia crema sólida, las cuales es muy cómoda de aplicar sobre la piel, se pueden llevar de viaje en el avión –pues no son líquido–, están elaborados con ingredientes totalmente naturales, pueden fungir como elementos para hacer un masaje, entre otros beneficios.  

Crema básica. Gracias a sus elementos, ayuda a desinflamar, cicatrizar proteger de las bacterias y oxidantes; aumenta la producción de colágeno y elasticidad de la piel; y huele delicioso. Necesitas: 40 gr de cera de abeja, 60 gr de manteca de cacao, 40 gr de aceite de coco. Preparación: Pon los tres ingredientes en baño María hasta que se derritan para poderlos mezclar. Una vez mezclados, colócalos en un molde previamente engrasado –puede ser un bote, base de una botella de plástico, jabonero, molde de juguete y cocina–. En caso que si se desea que sea más hidratante, aumenta la cantidad de aceite de coco. 

Crema antiestrés. Sigue las mismas instrucciones de la crema anterior, añadiendo estos ingredientes: 30 gotas de aceite esencial de naranja o de mandarina, ralladura de medio limón y flores secas de lavanda. 

 

lavanda

Crema regenerante (para estrías y arrugas). Sigue las mismas instrucciones de la crema anterior, añadiendo estos ingredientes: 30 gotas de aceite esencial de rosa mosqueta, 2 cucharadas de azúcar moreno, pétalos de rosa. 

Crema afrodisíaca. Sigue las mismas instrucciones de la crema anterior, añadiendo estos ingredientes: 20 gotas de aceite esencial de canela de Ceylán, 1 cucharada de raíz de jengibre en polvo, guindillas pequeñas secas.