3 recetas sencillas para hacer cremas corporales caseras según tu tipo de piel

Dado que nuestra piel requiere de un proceso diario de hidratación y restauración, te compartimos unas alternativas caseras para prevenir la pérdida de elasticidad, suavidad y humedad de la piel.

Muchas de las cremas corporales comerciales poseen cantidades exorbitantes de toxinas que son absorbidas por la piel, y que eventualmente terminan en los mantos acuíferos como contaminantes del ecosistema. Los perfumes y otras características especiales de las cremas son las que mayor riesgo implica para el medio ambiente y la salud del consumidor.

Dado que nuestra piel requiere de un proceso diario de hidratación y restauración, te compartimos unas alternativas caseras para prevenir la pérdida de elasticidad, suavidad y humedad de la piel.

Para piel seca.

Ingredientes: 3 cucharadas de aceite de soja, una cucharadita de manteca de cacao o  margarina, 2 cucharadas de aceite de aguacate, esencia de caléndula, agua

Instrucciones: Coloca el aceite de soja, la manteca de cacao y el aceite de aguacate en un cazo, para calentarlo al baño maría. Diluye en agua 5 gotas de esencia de caléndula y luego mézclalas con los aceites anteriores. Guarda la mezcla en la nevera y aplica después de la ducha.

manteca de cuerpo con aceite de coco

Para piel sensible

Ingredientes: 1 taza de manteca de cacao y 1 taza de aceite de coco

Instrucciones Calienta ambos ingredientes al baño maría hasta que se mezclen bien. Una vez esté listo coloca en un recipiente hermético y ponlo en la nevera hasta que afirme. Para usarlo, toma una batidora de mano, bate la mezcla hasta que esté suave y luego aplícala en la piel. Guarda la mezcla sobrante en un lugar fresco y seco.

Aceite-de-coco

Para piel grasa

Ingredientes: 5 gotas de aceite esencial geranio, 5 gotas de aceite esencial lavanda, 60 gr de aceite vegetal jojoba, una lámina de cera de abejas 7 x 7, un recipiente, dos vasos de cristal

Instrucciones: Calienta un vaso al baño maría, y luego dentro del vaso coloca la lámina de cera de abejas a fuego lento hasta que se derrita. En el otro vaso coloca los 60 gr de aceite de jojoba, el cual es ideal para piel grasa por  sus propiedades antioxidantes. Añade el aceite a la cera derretida al baño maría y mezcla lentamente hasta que esté completamente disuelto. Retira del fuego la mezcla al baño maría y luego añade los aceites esenciales los cuales ayudarán a equilibrar la grasa de la piel. Finalmente pon la mezcla en la nevera para que su textura se vuelva sólida, envasa en un recipiente y úsala después de la ducha.

crema-calmante-lavanda-contorno-ojos



Medita en movimiento haciendo manualidades o artesanías

Tejer, bordar, modelar, son solo algunas de las actividades que verdaderamente conectan mente y cuerpo.

Las manualidades son algo que hacemos desde muy pequeños, cuando nos dan libros para colorear y tijeras sin filo para recortar. Pero eso que empieza siendo una inocente recreación para estimular la psique infantil es algo que deberíamos seguir practicando toda la vida.

Para muchos, sin embargo, puede que las manualidades no sean sino una actividad para niños, o incluso –y no sin un toque de machismo encubierto– “cosas de mujeres”.

No obstante, los mundos de las manualidades, y más detallado aún, las artesanías, están ahí para quien quiere verles y conocerles. Y no sólo se pueden hacer infinidad de objetos útiles y personalizados, sino que podemos mejorar repentinamente nuestra salud.

Haciendo manualidades o artesanías obtenemos un estado psíquico único, llamado flujo.

manualidades-beneficios-salud-meditacion-activa
(Foto: el observador)

En psicología se conoce como flujo a un momento inmersivo, donde la mente logra concentrarse 100% en la actividad que se ejecuta. Tal concepto fue acuñado por el psicólogo Mihály Csíkszentmihályi en 1975, y  desde entonces se le ha prestado atención a las actividades donde se presentan experiencias de flujo, estudiándose a profundidad sus beneficios.

Manualidades como tejer, bordar, el modelado, el origami o la confección son algunas de las actividades que nos permiten experimentar el estado psíquico y físico del flujo.

Por ser una manera de experimentar el flujo y, por ende, de conectar cuerpo y mente, las manualidades constituyen una forma de meditación en movimiento. La clave en este tipo de meditación no es borrar todo pensamiento, sino encontrar equilibrio y paz mental a través de la actividad corporal.

manualidades-beneficios-salud-meditacion-activa

El caso del tejido ejemplifica perfectamente esta intensa conexión mente-cuerpo y los estados a los que se puede llegar practicando manualidades.

Por eso es que tejer es una de las manualidades cuyos beneficios para la salud mental ha despertado más interés en la comunidad científica. Investigaciones recientes destacan que, para quienes tejen, el alivio a la ansiedad y el estrés se halla en poder hacer una actividad que los desconecta de los asuntos personales.

Beneficios adicionales

  • Relajación rápida y prolongada
  • Felicidad –se libera dopamina y serotonina
  • Sentido de logro
  • Mayor confianza y autoestima
  • Mejoramiento de habilidades cognitivas
  • Mejoramiento de habilidades manuales

    manualidades-beneficios-salud-meditacion-activa

Además de estos beneficios –comprobados en decenas de investigaciones–, también se ha demostrado, científica y empíricamente, que hacer manualidades ayuda a disminuir síntomas de estrés postraumático, e incluso trastornos tan complejos como la anorexia.

La confección, por ejemplo, ha ayudado a tratar la fatiga crónica, al ser una actividad más diversificada que otras, mientras que los colores usados en el quilting –que es además una de las manualidades menos conocidas y más hermosas–, tienen un impacto emocional sumamente positivo.

Si quieres meditar en movimiento, ¡suma las manualidades a tu rutina! Y si eres hombre, aprovecha para romper estereotipos y ejercitar tus capacidades de autotransformación atreviéndote a hacer manualidades –como los hombres tejedores de Chile.

Pon manos a la obra. Conecta mente y cuerpo.

*Imagen de portada: Wassermoth, edición Ecoosfera



4 sencillas y sorprendentes recetas de cremas corporales

Otra manera de proteger y cuidar a la piel de radicales libres es a través de cremas corporales.

La piel es uno de los órganos de mayor importancia para el cuerpo, el cual requiere de ciertos cuidados para su óptimo funcionamiento: la protección de nuestros órganos internos. Entre los requisitos básicos, se encuentra limitar el tiempo que se pasa al sol, principalmente entre las 10h y las 16h; usar crema con filtro solar de mínimo 15 SPF y usar ropa protectora como lentes de sol y un sombrero; evita broncearte con lámparas solares, camas de bronceado o cremas de bronceado. 

Otra manera de proteger y cuidar a la piel de radicales libres es a través de cremas corporales. Sin embargo, muchas de las cremas comerciales poseen químicos tóxicos que son absorbidos e integrados al cuerpo. Por ello hemos decidido compartirte algunas opciones ecológicas y caseras para hacer tu propia crema sólida, las cuales es muy cómoda de aplicar sobre la piel, se pueden llevar de viaje en el avión –pues no son líquido–, están elaborados con ingredientes totalmente naturales, pueden fungir como elementos para hacer un masaje, entre otros beneficios.  

Crema básica. Gracias a sus elementos, ayuda a desinflamar, cicatrizar proteger de las bacterias y oxidantes; aumenta la producción de colágeno y elasticidad de la piel; y huele delicioso. Necesitas: 40 gr de cera de abeja, 60 gr de manteca de cacao, 40 gr de aceite de coco. Preparación: Pon los tres ingredientes en baño María hasta que se derritan para poderlos mezclar. Una vez mezclados, colócalos en un molde previamente engrasado –puede ser un bote, base de una botella de plástico, jabonero, molde de juguete y cocina–. En caso que si se desea que sea más hidratante, aumenta la cantidad de aceite de coco. 

Crema antiestrés. Sigue las mismas instrucciones de la crema anterior, añadiendo estos ingredientes: 30 gotas de aceite esencial de naranja o de mandarina, ralladura de medio limón y flores secas de lavanda. 

 

lavanda

Crema regenerante (para estrías y arrugas). Sigue las mismas instrucciones de la crema anterior, añadiendo estos ingredientes: 30 gotas de aceite esencial de rosa mosqueta, 2 cucharadas de azúcar moreno, pétalos de rosa. 

Crema afrodisíaca. Sigue las mismas instrucciones de la crema anterior, añadiendo estos ingredientes: 20 gotas de aceite esencial de canela de Ceylán, 1 cucharada de raíz de jengibre en polvo, guindillas pequeñas secas.