¿Y si la cerveza fuera el remedio para prevenir Alzheimer?

De acuerdo con un estudio realizado por la Asociación Española de Toxicología, el consumo de la cerveza es una fuente de ácido silícico, el cual reduce la presencia del aluminio.

Clásica y deliciosa, la cerveza es la bebida de excelencia para una tarde calurosa en fin de semana. Además las cervezas gozan de una numerosa cantidad de beneficios para el cuerpo –y la psique–; en especial las cervezas artesanales.

Inclusive, de acuerdo con un estudio realizado por la Asociación Española de Toxicología, el consumo de la cerveza es una fuente de ácido silícico, el cual reduce la presencia del aluminio que, al ser metal en un cuerpo humano, desencadena una neurotoxicidad.   

En este estudio se resaltó que la cerveza con alcohol y en dosis moderada alta parece influir sobre la toxicocinética del aluminio, disminuyendo la presencia de este metal en el tracto gastrointestinal y eliminarlo por completo a través de la excreción por la vía fetal. En consecuencia, la cerveza podría llegar a fungir un papel protector frente a la toxicidad del aluminio.

cerveza2

Si bien el estudio se realizó en una población de ratones, los resultados obtenidos confirmaron que los niveles moderados altos de la cerveza en el cuerpo, reduce la absorción del aluminio en el tracto digestivo. En otras palabras, se trata de un factor preventivo de enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer

Ante el contacto constante de factores tóxicos ambientales –como el aluminio, metales pesados, disolventes orgánicos–, el riesgo de contraer numerosas enfermedades neurodegenerativas es realmente alto. Principalmente desde el descubrimiento de la influencia predominante del aluminio en enfermedades tales como el Alzheimer, osteomalacia, anemia microcrítica, cirrosis, etcétera. Es decir, el aluminio ejerce una acción tóxica en el cuerpo, principalmente en el cerebro, contribuyendo al desarrollo de patologías; no obstante, de acuerdo con el estudio de la asociación española, la cerveza provee un método preventivo de esta neurotoxicidad y por tanto de la evolución de las enfermedades antes mencionadas.

Más en Ecoosfera:

Quizás, al leer esta nota, no volverás a beber estas 8 cervezas



El vaso de cerveza que te invita a vivir el momento presente

Con la llegada de los smartphones, la conectividad amenaza nuestro ‘estar en el presente’; este vaso te invita a reflexionar sobre ello.

Con la masificación del uso de smartphones y otros dispositivos, se ha diluido la frontera entre nuestra vida laboral y nuestra vida recreativa. Además, esta hiperconectividad nos da la sensación de poder estar en muchos lugares al mismo tiempo –aunque tal vez, en realidad imposibilita el acto de estar–.

Aunque es cierto que este tipo de herramientas nos permite “regalarnos” una media hora más con un amigo en lugar de, por ejemplo, tener que estar en la oficina para revisar correos electrónicos, también es un hecho que hemos dejado de consagrarnos a vivir el momento.

Hace apenas unos años, por primera vez en el mundo, había más de mil millones de smartphones en circulación, es decir, una de cada siete personas en el mundo utilizaban estos dispositivos. 

Mauricio Perussi, Melissa Pottker y Fischer&Friends se unieron para crear The Offline Glass. Básicamente, se trata de un vaso que mantiene su equilibro por medio del soporte de tu smartphone: si retiras de ahí el teléfono, el vaso caerá inevitablemente. Lo anterior te obliga a entregarte al momento de forma consciente.   

Los creadores han especificado que su invento no busca resolver el problema del ‘ausentismo’ digital, sino provocar una reflexión sobre la sistemática interrupción de la convivencia a causa de los teléfonos. En pocas palabras, se trata de recordarnos nuestra cita con el momento presente, a la que fallamos constantemente por el continuo sentimiento de estarnos perdiendo de algo en la red.