La caspa, además de ser incómoda, es el síntoma de una alteración en la piel. La mayoría de las ocasiones, cuando se caen estos pequeños pedazos blanquecinos sobre nuestros hombros, que son células muertas, es por causa de un cuero cabelludo excesivamente reseco o a la reacción de algunos productos para cabello que generan un hongo llamado malassezia.

Si bien la mayoría de los shampoos reduce la humedad natural del cuero cabelludo y así ayuda a desacelerar el proceso de muerte de las células de la dermis, a veces es necesario usar alternativas naturales para remediar la caspa. Te las compartimos:

1. Jugo de lima. Gracias a sus propiedades antisépticas, el jugo de lima puede reducir la caspa. Basta con que coloques en el cuero cabelludo, con un atomizador, el jugo de lima. En el caso que el problema sea mínimo, diluye el jugo con un poco de agua. Deja reposar durante 5 o 10 minutos y luego enjuaga. Puedes usar diario este remedio. 

2. Bicarbonato de sodio. Se trata de un alcalino natural que ayuda a balancear el pH del cabello, por lo que puedes mezclarlo con un poco de agua y masajear el cuero cabelludo con él. Deja reposar durante 5 o 10 minutos y luego enjuaga.

3. Aceite de coco. Masajea el cuero cabelludo con este ingrediente, deja reposar durante 10 minutos y enjuaga.

4. Vinagre de manzana. Así como  hiciste con el jugo de lima, coloca el vinagre diluido en agua en un atomizador. Rocía sobre el cuero cabelludo, deja reposar durante unos minutos y enjuaga.