Si escuchas a una planta, ¿qué crees que te platique?

Gracias a este efecto de la flora, como es el del peyote y la ayahuasca, el cuerpo “habla” sin necesidad de las palabras pero de las sensaciones.

A diferencia del ser humano que usa el lenguaje verbal para comunicar sus sensaciones, pensamientos y concientizaciones, otros seres vivos aprenden a transmitir información a su propia manera. Por ejemplo, los perros ladran como un método de comunicar sus instintos; un bebé, el llanto como única vía de transmitir sus necesidades y sentimientos; una planta, sigue a los rayos del sol como medida de supervivencia. No obstante, ¿qué pasa con el resto de las plantas: realmente tienen un mensaje que transmitir?

Si bien hay plantas que proveen alimento y medicamento, algunas de ellas están tratando de comunicar sobre su historia ancestral y terrenal al poseer propiedades con el efecto de concientización sobre nuestros cuerpos. Gracias a este efecto de la flora, como es el del peyote y la ayahuasca, el cuerpo “habla” sin necesidad de las palabras pero de las sensaciones.

Dicen que los artistas poseen una sensibilidad más aguda cuando se trata de la comunicación entre las plantas y los humanos. Un ejemplo es Alex Grey o Luis Tamani, quienes han inmortalizado en cuadros las palabras de ríos, cascadas, plantas y animales de bosques y selvas.

plants-talk_iboga

Tamani, por un lado, se encarga de pintar visiones ceremoniales de la comunicación entre humanos, plantas y animales. Se trata de una relación profunda, única y valiosa capaz de no sólo amplificar la presencia en el aquí y en el ahora, también de proveer beneficios terapéuticos en casos de trauma y adicción.

Es decir que cuando una planta habla, como el tulsi o la espirulina, nuestro sistema nervioso se calma a través de una infusión o un superalimento. No se trata de una relación esencial para nuestra supervivencia, también para la salud y bienestar tanto físico como emocional.



5 señales de que tu otro yo intenta comunicarse contigo

El cuerpo humano tiene diferentes niveles o planos: físico, emocional, mental y astral o pránico. Cada uno percibe estímulos o información que pueden ser interpretados como mensajes. 

Hay habilidades sensoriales que puedes poner en sintonía para equilibrar el cuerpo y la mente.

El cuerpo humano tiene diferentes niveles o planos: físico, emocional, mental y astral o pránico. Todo lo que existe en el universo es información con energía plasmada en estos cuatro planos.

Cada plano recibe y percibe diferentes estímulos que contienen información y pueden ser interpretados como mensajes

6-senales-de-que-tu-otro-yo-intenta-comunicarse-contigo _C7A2231l_1860
Christine Ödlund

Sin embargo, el ajetreo de la vida cotidiana, sus rutinas y sus dinámicas no suelen ser terreno fácil para desarrollar las habilidades del plano energético, pues además vivimos dominados por una idea de superioridad de la razón, que ha delegado a la intuición a las estepas del más básico instinto.

Pero por momentos, ese yo intuitivo sale a relucir en diferentes manifestaciones tangibles (sensaciones en el cuerpo) o intangibles (en el subconsciente).

Aprender a notarlas y entender sus mensajes es parte del trabajo que los seres humanos vienen a desarrollar en la Tierra.

6-senales-de-que-tu-otro-yo-intenta-comunicarse-contigo greatsolareclipse-l_1486
Christine Ödlund

Síntomas de que tu otro yo intenta comunicarse contigo

Tienes sueños vívidos o visiones durante la meditación

Aquí es cuando nuestras mentes están tranquilas y estamos más abiertos a las posibilidades. Es probable que surjan escenarios o personajes que captarán nuestra atención.

Especialmente cuando sueñas, estás alineado con otros niveles de vibración. Antes de meditar o dormir puedes pedir consejos con sinceridad y deliberación.

 

Tus sentidos son más nítidos

Quizás viste algo o hueles una flor que te recuerda a alguien fallecido. Al principio no sabrás lo que estás sintiendo, pero mantente tranquilo y abierto a la experiencia.

 

Sabes cosas que no puedes explicar

¿Alguna vez has tenido la sensación de que sabías algo que no sabes cómo aprendiste? Esto podría ser tu otro yo, que te brinda información. Mantente abierto a recibir el mensaje.

 

Sientes escalofríos frecuentes y aleatorios

Si alguna vez estás hablando de algún difunto o alguna experiencia y tienes una sensación escalofriante, eso podría ser una indicación clara de que tu otro yo intenta comunicarse contigo.

Aunque esta no siempre es la más placentera de las sensaciones, recuerda que es una longitud de onda diferente. Así que no tengas miedo cuando suceda: las energías intentan guiarte.

 

Sientes que estás siendo guiado

Algo te empuja en una dirección, y tu intuición no puede darle sentido. Al mismo tiempo, tu intestino está luchando contra la sensación, todo es desagradable porque no te resulta familiar.

Esta es una o más energías que percibes y que intentan llevarte a un lugar donde debes estar o revelar algo que está escondido para ti.



Una planta es sensible: puede morir si le hablas mal o no la respetas (Video)

Un interesante experimento echa luz sobre el poder de las palabras y cómo las plantas reaccionan a ellas.

Las plantas perciben el mundo. Sólo que lo hacen de una manera radicalmente diferente a nosotros . No tienen el cerebro arriba, sino abajo: en sus raíces, que funcionan de manera similar a nuestras neuronas. Ahí se concentra la energía que las estimula y que hace posible que perciban el exterior.

Biólogos de todo el mundo han comprobado que, a su manera, las plantas funcionan como cualquier otro ser vivo. Desde los años 60 del siglo XX se ha estudiado la sensibilidad de las plantas, de maneras quizá más “rupestres” si las comparamos con la tecnología con la que actualmente contamos. Pero esto ha llevado a descubrir que las plantas, como otros animales, buscan nuevos territorios, se camuflan, engañan a sus presas e incluso tienen dispositivos de supervivencia.

plantas-sensibles-inteligencia-planta-siente-lenguaje

Pero dichos estudios, como los expuestos en el ensayo La vida secreta de las plantas, han sido puntos de partida clave para ahondar en el fascinante e inédito mundo botánico, y comprender que muy probablemente los seres humanos no somos los únicos dotados de conciencia.

 

Las plantas sienten el bullying

Un experimento de la compañía sueca IKEA, que ha trabajado junto con una agencia con base en Dubái, muestra algo muy interesante: las plantas responden al estímulo de las palabras, o más concretamente, al bullying.

Se trata de una campaña contra el bullying que demuestra cómo esta nociva práctica puede afectar incluso a los seres del reino vegetal. Sin tomar en cuenta la veta publicitaria del experimento, lo cierto es pone sobre la mesa mediáticamente la sensibilidad de las plantas, que por tanto tiempo se ha negado o matizado.

En el citado libro La vida secreta de las plantas se documenta un caso similar: un par de científicos pusieron a prueba dos hojas arrancadas de un arbusto. A una se le enviaron pensamientos positivos para que se mantuviera con vida, mientras que la otra simplemente no era tomada en cuenta. A las pocas semanas, la hoja a la que se le mandaban pensamientos positivos se mantenía verde y sana, mientras que la otra ya estaba marchita.

Este experimento comprueba algo parecido. Quizá los niños que “bullean” a la planta no lo hacen con una verdadera intención de odio, pero es probable que, como nosotros, las plantas no soporten el odio, ni siquiera si es simulado. Sea como sea, este experimento abre interesantes preguntas que esperamos que la comunidad botánica y otros científicos de todo el mundo se esfuercen por responder, para que comencemos a tomarnos más en serio a las plantas (pues verdaderamente son algo más que ornamentación para el hogar).