¿Sabías que esto les sucederá a las tortillas en México?

El Cinevstav se encuentra actualmente tramitando la patente para transferir este desarrollo a una escala industrial para enriquecer las tortillas de harina o maíz.

México posee una de las grandes diversidades culinarias en el mundo, en especial cuando se trata de los platillos que se realizan a partir de las tortillas. Sin embargo, ¿no que las tortillas engordan?

El Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional desarrolló un proceso para enriquecer con hierro y ácido fólico a las tortillas, y así reducir la población de anemia y enfermedades cardiovasculares digestivas.

En palabras de Alejandro Cruz Sánchez, miembro del equipo, “el sistema consiste en adicionar microcápsulas de fumarato ferroso y ácido fólico, obtenidas  de almidones modificados de maíz”. A diferencia de otros métodos, este sistema reduce el impacto sobre el sabor, color y textura de las tortillas; “Mediante este proceso podemos enriquecer las harinas de nixtamal para que una vez procesadas lleguen a niveles de 40 miligramos de hierro y dos de ácido fólico por cada kilogramo de alimento, como marca la Norma Oficial Mexicana.”

Actualmente, la tortilla de maíz se realiza a través de procesos industriales que provocan la perdida de nutrientes adicionales. No obstante, gracias a las microcápsulas del sistema nuevo, se prolonga el tiempo de retención de nutrientes y se facilita su transporte, manejo y almacenamiento sin afectar las propiedades de la harina.

442722



Una iniciativa te invita a observar aves donde quiera que te encuentres 🕊️

Aquí te decimos cómo ser parte del Great Backyard Bird Count mundial de 2019: ¡es extra fácil!

Observar aves es un arte, y una forma de alimentar nuestra empatía y nuestra conciencia. Además, la observación de pájaros es una forma de ayudar a la conservación de las más de diez mil especies de aves que existen.

Si tú también eres amante de esta noble actividad, o te gustaría aprender a hacerlo, es tu oportunidad. Como cada año, el Bird Count llama a los observadores de aves a ser parte de su Great Backyard Bird Count, al cual se reclutaron, en 2018, a personas de más de 100 países, quienes subieron 180 mil datos.

El Great Backyard Bird Count de 2019 tendrá lugar del 15 al 18 de febrero, tiempo en que los observadores de aves tendrán tiempo de hacer sus observaciones y hacer una lista con ellas.

Durante estos días, puedes contar y observar a los distintos tipos de aves por sólo 15 minutos cada día, o más tiempo si así lo deseas. Luego, debes pasar a digital tu reporte –en caso de haberlo hecho en una libreta– y subirlo en birdcont.org.

Cómo participar en el Great Backyard Bird Count 2019, del 15 al 18 de febrero:

bird-count-observacion-aves-mexico-conteo-mundial-anual

  1. Regístrate con tu nombre en el sitio web del evento –aquí el enlace–.

  2. Elige un lugar dónde llevar a cabo tu conteo. Puede ser hasta a en tu patio, o en algún parque cercano a tu barrio o colonia. Registra la hora de inicio y finalización, la ubicación, el número y los tipos de aves que veas. Si te desplazas a otra zona, asegúrate de registrarlo.

  3. Sube tu lista al sitio web del evento.

Si nunca has observado pájaros, y te preocupa no identificarlos, no te preocupes. Puedes simplemente tomar nota de todas sus características: tamaño, forma, color, tipo de pico y marcas inusuales. Y también puedes tomar una foto. Además puedes apoyarte con las distintas apps para identificar aves que existen, como Merlin Bird ID.

En el portal de Bird Count también podrás ver el mapa en vivo que muestra los puntos en los distintos lugares donde las personas han subido una lista de verificación. Es decir, una gráfica en tiempo real de otras personas en el mundo que están sincronizadas en esta noble labor.

No dejes de participar, y ayuda a la ciencia en la conservación de las aves: esos delicados y a la vez indómitos seres que no dejan de sorprendernos.



Regresar al nopal y a la tortilla evitaría la obesidad en México

Juntos aportan minerales, fibra, carbohidratos y calcio.

Con la pérdida del poder adquisitivo en México, casi 80% desde 1987, y la entrada de miles de productos chatarra a precios accesibles (por el libre comercio) se generó un combo explosivo que detonó más que nunca la obesidad en este país. 

Las estrategias de distribución de las grandes  corporaciones inundaron los centros de comercio más comunes como las tienditas de la esquina, los oxxos o demás tiendas medianas; con menos dinero en la bolsa y poca cultura nutricional los mexicanos comenzaron a consumir una cantidad desbordada de comida chatarra. Este país es el principal consumidor de refresco, por ejemplo. 

Sin embargo, en la dieta milenaria del mexicano basada en maíz (tortilla), nopal y frijoles, este tenía un manjar nutricional a la mano que lo mantuvo sano durante años. 

Según el académico e investigador del Centro de Física Aplicada y Tecnología Avanzada de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Mario Enrique Rodríguez García:

“La tortilla es una cosa milagrosa y muy importante en la dieta de los mexicanos; yo digo que es la vaca mexicana, pues no se puede explicar de otra manera”..

Rodríguez argumenta que solo con tortilla y nopal se mantenían sanos hasta 250 mil habitantes en Tenochtitlán. Si se consumen de 200 a 400 gramos de tortilla, se tiene garantizado al menos el 50 por ciento del calcio que se necesita en un día. 

“Contrario a lo que sucede con los productos derivados del trigo, como es el pan, la tortilla no engorda y es un producto balanceado con fibra y carbohidratos complementados con calcio”.