¿Sabías que esto les sucederá a las tortillas en México?

El Cinevstav se encuentra actualmente tramitando la patente para transferir este desarrollo a una escala industrial para enriquecer las tortillas de harina o maíz.

México posee una de las grandes diversidades culinarias en el mundo, en especial cuando se trata de los platillos que se realizan a partir de las tortillas. Sin embargo, ¿no que las tortillas engordan?

El Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del Instituto Politécnico Nacional desarrolló un proceso para enriquecer con hierro y ácido fólico a las tortillas, y así reducir la población de anemia y enfermedades cardiovasculares digestivas.

En palabras de Alejandro Cruz Sánchez, miembro del equipo, “el sistema consiste en adicionar microcápsulas de fumarato ferroso y ácido fólico, obtenidas  de almidones modificados de maíz”. A diferencia de otros métodos, este sistema reduce el impacto sobre el sabor, color y textura de las tortillas; “Mediante este proceso podemos enriquecer las harinas de nixtamal para que una vez procesadas lleguen a niveles de 40 miligramos de hierro y dos de ácido fólico por cada kilogramo de alimento, como marca la Norma Oficial Mexicana.”

Actualmente, la tortilla de maíz se realiza a través de procesos industriales que provocan la perdida de nutrientes adicionales. No obstante, gracias a las microcápsulas del sistema nuevo, se prolonga el tiempo de retención de nutrientes y se facilita su transporte, manejo y almacenamiento sin afectar las propiedades de la harina.

442722



México ha perdido la tercera parte de sus selvas y un cuarto de sus bosques en tan sólo 30 años

¿Este es el precio del progreso?

La pérdida de las zonas vírgenes de nuestro planeta es un asunto real y sus efectos se pueden percibir en México. Según el Inegi, en 1985, la vegetación intacta ocupaba el 60% del territorio mexicano; hoy, el número se ha reducido al 48%.

Este porcentaje se despliega en una disminución considerable en las selvas y bosques del país. En un rango de 30 años, la superficie de la selva ha caído en 30%, mientras que la extensión de los bosques se ha visto reducida en un 27%

¿A qué se debe? En gran medida a los pastizales cultivados en los que se desarrollan las actividades agrícolas. Estos terrenos han sustituido a las selvas y bosques en diversas regiones del país.

Las localidades más afectadas según el Inegi son Tabasco, Veracruz y Sinaloa

Otros datos indican que la entidad de Tlaxcala es la que mayor uso de suelo dedica a la agricultura (con un 73%). Pero no todo es pérdida. Baja California Norte aún conserva el 95% de su vegetación primaria, compuesta principalmente por matorrales. 

Nada en este mundo es blanco y negro; como tal, el crecimiento urbano y la expansión de la agricultura no son en sí prácticas completamente negativas. Sin embargo, la conservación de los ecosistemas mexicanos, considerados de los más diversos del mundo, debe importarnos por varios motivos.

México cuenta con un gran número de especies endémicas de fauna y flora que no se encuentran en ningún otro sitio del planeta. La variedad de ecosistemas en nuestro país lo convierte en un espacio realmente único y, por ende, muy valioso. 

Además, las tierras vírgenes son un factor crucial en la mitigación del cambio climático.

La vegetación es fundamental para la captura de carbono; ese gas cuya acumulación contribuye al calentamiento global

La pérdida de las áreas naturales es dañina por donde se la vea, pero más si se piensa en las selvas tropicales, los bosques templados, las hectáreas de pastizales y matorrales que conforman la belleza de México. Es por ello que proteger los paraísos que todavía nos quedan debe ser una prioridad.

 



Regresar al nopal y a la tortilla evitaría la obesidad en México

Juntos aportan minerales, fibra, carbohidratos y calcio.

Con la pérdida del poder adquisitivo en México, casi 80% desde 1987, y la entrada de miles de productos chatarra a precios accesibles (por el libre comercio) se generó un combo explosivo que detonó más que nunca la obesidad en este país. 

Las estrategias de distribución de las grandes  corporaciones inundaron los centros de comercio más comunes como las tienditas de la esquina, los oxxos o demás tiendas medianas; con menos dinero en la bolsa y poca cultura nutricional los mexicanos comenzaron a consumir una cantidad desbordada de comida chatarra. Este país es el principal consumidor de refresco, por ejemplo. 

Sin embargo, en la dieta milenaria del mexicano basada en maíz (tortilla), nopal y frijoles, este tenía un manjar nutricional a la mano que lo mantuvo sano durante años. 

Según el académico e investigador del Centro de Física Aplicada y Tecnología Avanzada de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Mario Enrique Rodríguez García:

“La tortilla es una cosa milagrosa y muy importante en la dieta de los mexicanos; yo digo que es la vaca mexicana, pues no se puede explicar de otra manera”..

Rodríguez argumenta que solo con tortilla y nopal se mantenían sanos hasta 250 mil habitantes en Tenochtitlán. Si se consumen de 200 a 400 gramos de tortilla, se tiene garantizado al menos el 50 por ciento del calcio que se necesita en un día. 

“Contrario a lo que sucede con los productos derivados del trigo, como es el pan, la tortilla no engorda y es un producto balanceado con fibra y carbohidratos complementados con calcio”.