Londres alcanzó en 8 días su límite de contaminación de todo el año

De acuerdo con los reportes de King’s College London, inhalar regularmente el gas NO2 en la contaminación se ha relacionado con problemas respiratorios y cardíacos, e inclusive con muerte prematura (2010).

En 8 días, Londres alcanzó su límite preestablecido de producción de gas dióxido de carbono (NO2) para el 2016. Este hecho no sólo genera un impacto en el medio ambiente, también en la salud de los citadinos londinenses.

De acuerdo con los reportes de King’s College London, inhalar regularmente el gas NO2 en la contaminación se ha relacionado con problemas respiratorios y cardíacos, e inclusive con muerte prematura (2010).

Inclusive se estima que cada hora, 200 microorganismos de NO2 se liberan por metro cúbico de aire. Esto no sólo supera con los límites permitidos por la ley del Reino Unido, si no que las ciudades sólo tienen permiso de rebasar esos límites sólo 18 veces en un año. Según los datos del The Guardian, Putney High Street, Chelsea y Kensington rebasó por diecinovena vez su límite permitido

Smog

En conjunto, los 291 km2 de Londres alcanzó su límite anual de contaminantes NO2 en una semana, lo cual quiere decir que algunas áreas están experimentando los niveles de contaminación similares a los de Beijing y Shanghai. Andrew Grieve, analista de la calidad de aire, afirma que “Es sólo el centro de Londres, y Londres en su totalidad, tiene un problema muy grande con el NO2. El hecho de alcanzar su límite anual en tan sólo unos días ilustra cuán grande es.”

Si bien Londres ha reducido sus emisiones en material-particular (PM) y contaminantes de dióxido de sulfuro, el incremento en los niveles NO2 ha provocado un impacto importante en la salud de sus habitantes y visitantes. Uno de los principales factores que ha fomentado esta crisis es un impuesto bajo en los automóviles de diesel.

Mientras tanto el periódico The Atlantic, los cambios significativos comenzarán a partir de este año. El objetivo es que para el 2020, las áreas más congestionadas empezarán a solicitar cargos a los vehículos para acceder a ellas, lo cual reducirá el PM, NO2 y el dióxido de nitrógeno en un 50 por ciento. 

¿Será suficiente?

The Millennium Wheel on a very misty February morning
The Millennium Wheel on a very misty February morning


Ver fotos de animales bebés te ayudará a dejar la carne (Estudio)

¿Quieres quitarte el antojo de comer carne de una vez por todas? Según un estudio, ver fotos de animales bebés es la solución.

Si quieres participar en la conservación de nuestro planeta, reducir tu consumo de carne es una de las acciones más efectivas que puedes tomar. Más allá del daño alarmante que la industria de la carne provoca en la naturaleza, pensar en que lo que comemos alguna vez fue un ser vivo y sensible puede ser la clave para adquirir una dieta más sustentable. 

Es un hecho: según expertos en psicología, ver fotos de animales bebés reduce el antojo por consumir carne. Esto es especialmente cierto para las mujeres, pero creemos que cualquier persona se la pensaría dos veces antes de comer una hamburguesa si viera primero a esta adorable vaquita:

En un estudio de la Universidad de Lancaster, grupos de hombres y mujeres observaron fotografías de animales bebés al lado de platos de carne. Se les pidió que calificaran el nivel de ternura que sentían y su apetito del 0 al 100. Aunque ambos grupos demostraron menos apetito, para las mujeres fue especialmente difícil no empatizar con los animales: sus ganas de comer carne se redujeron en 14 puntos.

La industria de la carne contamina excesivamente, desperdicia recursos y depreda los hábitats de muchas especies. Dejar de comer carne tan sólo 1 día a la semana puede hacer una gran diferencia. Según el WWF, si todos comiéramos un poco menos de carne salvaríamos un área de tierra del tamaño de la Unión Europea.

La ternura que nos provocan estos animalitos es un recordatorio poderoso de la importancia de ser más empáticos en nuestros esfuerzos por conservar el planeta.

 



La toxicidad del aire está reduciendo nuestro intelecto

Nuevo estudio concluye que la exposición prolongada a la contaminación atmosférica equivale a perder 1 año de educación.

La contaminación atmosférica mata a 6.5 millones de personas al año, lo cual es una paradoja si pensamos que a través de la respiración se debería promover vida y no muerte. Pero existe otra paradoja: al parecer, respirar el aire tóxico de las grandes urbes está reduciendo dramáticamente nuestra inteligencia.

En un estudio realizado en China, pero que sin duda es igual de válido en urbes como la Ciudad de México –donde la contaminación atmosférica equivale a fumarse 40 cigarrillos–, se realizaron 20 mil pruebas sobre lenguaje y aritmética por todo el territorio, entre el año 2010 y el 2014.

Los científicos compararon los resultados según los diversos momentos en los cuales habían sido hechas las pruebas, y descubrieron una correlación entre la contingencia ambiental –cuando los niveles de dióxido de azufre y de nitrógeno son mayores– y las pruebas con los peores resultados.

contaminacion-atmosferica-reduce-inteligencia-envejece-cerebro

Es decir, los peores resultados coincidían con una mayor exposición al aire tóxico. De acuerdo con los investigadores, las capacidades cognitivas que posibilitan el lenguaje parecen ser más vulnerables que aquellas que posibilitan las operaciones aritméticas.

Xi Chen, miembro del equipo de investigación, dijo a The Guardian:

El aire contaminado puede causar que todos reduzcan su nivel de educación lo equivalente a 1 año.

Pero además, el efecto parece recrudecerse en personas mayores de 64 años. Y si son hombres y tienen un bajo nivel de educación, los efectos del aire tóxico equivalen a la perdida de varios años de educación.

Esta investigación corrobora algo que ya se sabía: la contaminación atmosférica envejece el cerebro, lo cual también tiene que ver con el estrés oxidativo, la neuroinflamación y la neurodegeneración que ocasionan las partículas tóxicas del aire.

contaminacion-atmosferica-reduce-inteligencia-envejece-cerebro

 

Pero… ¿estamos condenados a que cada respiración nos haga un poco más tontos?

Para muchas culturas antiguas, el aire simbolizaba una fuente de energía vital; por eso, saber cómo respirar era –y sigue siendo– la base de milenarias prácticas orientales como el yoga, pues mediante la respiración podemos oxigenar el cuerpo y la psique para mantenernos en movimiento. Tal cosa ya ha sido corroborada por la ciencia: el ritmo de la respiración afecta al cerebro y los estados mentales.

Es por eso que no debemos normalizar esta situación. Es urgente que todos los países del mundo entren en sintonía para luchar contra la contaminación y así lograr disminuir los alarmantes niveles de partículas tóxicas en el aire. A esto podemos contribuir también individualmente, fomentando una cultura peatonal en nuestra ciudad, pues los coches provocan más del doble de esta toxicidad atmosférica.

 

Mientras esto sucede, no dejes de cuidarte

Procura consultar la calidad del aire en tu ciudad –lo que puedes hacer en tiempo real a través de Google–, para que puedas prevenirte. Y si quieres crear pequeños oasis de aire limpio, procura llenar tu hogar –o espacio de trabajo– con plantas para oxigenar.

 

* Imágenes: 1) Edición Ecoosfera; 2) Portada, edición Ecoosfera