La razón científica por la cual te sientes tan lleno durante las fiestas (además de comer demasiado)

Un mecanismo que tu mente es capaz de hacer conlleva el que comas y comas y comas más.

Curiosamente, incluso los nutriólogos suelen dar un pase de permiso a sus pacientes cuando están a dieta para las fiestas de fin de año, celebraciones características por la simbólica cena y en general, el consumo excesivo de todo tipo de platillos, bebidas y postres.

Más allá de la celebración religiosa y cultural, las fiestas decembrinas significan para todo el planeta saborcomemos demasiado en estas fechas, pero ¿sabes por qué? ¿Qué significa ese acto impulsivo de comer demasiado aún estando llenos? ¿Por qué realmente podemos comer demasiado cuando se trata de celebraciones culturales?

Un análisis nos muestra cómo es que una ración de cena, en un día normal, incluye unas 700 calorías. En una navidad por ejemplo, las raciones que te sirves ascienden y entonces las calorías pueden llegar hasta 2,000 en el mismo plato.

que hacer si comiste demasiado navidad

El motivo por el que ocurre esto es que nuestra mente es capaz de ignorar las señales de tu cuerpo de que ya has comido demasiado.

Otro de los motivos por los cuales comes mucho más en las fiestas es por se come un poco de todo durante una cena más prolongada. Según algunos expertos, entre estos aperitivos, la cena en sí, y las botanas, llegan a consumirse hasta 4,500 calorías por noche en las fiestas.

Pero, ¿qué pasa en nuestros estómagos cuando comemos demasiado?

El sitio web científico Nova, asociado con la Academia Australiana de Ciencias, señala que la capacidad del estómago humano no es tan grande como se podría pensar. De hecho, un estómago adulto puede sostener cómodamente alrededor de un litro de comida y bebida. Más cantidad que eso, y las cosas empiezan a ponerse incómodas.

Sin embargo, el cuerpo humano es increíblemente flexible. Incluso cuando se pone a prueba en Navidad. La nutriologa e investigadora de la obesidad infantil, Brooke Harcourt, del Instituto de Investigación de Niños Murdoch, explica que una cavidad estomacal “en reposo” es aproximadamente del tamaño de un puño, pero puede estirarse cómodamente para contener hasta cuatro litros de comida y líquido.

Esa sensación incómoda de comer en exceso se debe a que el estómago presiona los órganos circundantes, incluidos el hígado, el diafragma y los pulmones.

“En un caso grave, puede inhibir un poco su función, por lo que se hace más difícil respirar, y por ello las personas aflojan su botón superior”, explica Harcourt. Pero, más allá del placer de comer demasiado, lo cierto es que una ingesta de tantas calorías puede ocasionar problemas como falta de oxígeno, somnolencia, hinchazón y flatulencias, pesadez temporal, mareo y náusea, los llamados malestares estomacales o indigestión. 

Para ello te recomendamos los siguientes remedios naturales para evitar o mitigar la pesadez estomacal estos días de fiesta. 



¿Por qué los sonidos naturales resultan tan deliciosos y estimulantes? (Prueba un poco aquí)

Existen razones de fondo por las cuales la naturaleza tiene un efecto curativo, relajante y estimulante sobre nosotros.

Antes de la música, y mucho antes de los sonidos de motores, turbinas y estridencia industrial y superficial ahora tan común, el paisaje sonoro se componía de canturreos, sigilosos caudales y otros cientos de sonidos provenientes de los ecosistemas naturales. Eso era a lo que el oído humano estaba acostumbrado.

Ahora se sabe que esos sonidos primigenios son realmente beneficiosos para el organismo, pero poco se ha hablado de las razones científicas que fundamentan por qué, por ejemplo, el cantar de un pájaro y la brisa entre los árboles resulta tan delicioso y estimulante para el organismo humano.

beneficios-sonidos-naturales-ambientales-relajacion-naturaleza son buenos-4

Aún escuchándolos desde un reproductor de sonido, los sonidos naturales tienen la capacidad de curar nuestro espíritu y relajar nuestra mente casi al instante.

Según un estudio reciente publicado en Scientific Reports, estos sonidos alteran las conexiones neuronales en nuestro cerebro, lo cual promueve una reducción significativa de la tensión en el cuerpo.

beneficios-sonidos-naturales-ambientes-relajacion-naturaleza

Los participantes escucharon series de cinco minutos de sonidos naturales, así como de paisajes sonoros producidos por el hombre, a intervalos. Durante cada prueba debían realizar pruebas para medir su atención y su tiempo de reacción, mientras que su actividad cerebral y su ritmo cardíaco eran monitoreados en busca de cambios.

Los científicos encontraron que el estado de atención del cerebro y los procesos del sistema nervioso central variaban considerablemente, según el paisaje sonoro que los participantes escucharan.

Los sonidos naturales ayudarón a promover una “atención externa”, mientras que los sonidos urbanos provocaban la excitación de la “atención interna”.

beneficios-sonidos-naturales-ambientales-relajacion-naturaleza son buenos-4

Pero la atención interna no es mala per se: es aquella que se consigue mediante la meditación consciente, por ejemplo. Pero en condiciones de excesivo ruido urbano puede resultar contraproducente, llevándonos a estados de ensimismamiento, ansiedad y preocupación.

En cambio, la tranquilidad de los paisajes sonoros naturales parece activar una “atención externa” positiva: un enfoque del cerebro en los sonidos naturales que nos sintoniza con el exterior de manera relajante, y que además ayuda a nuestra concentración y potencia nuestras habilidades motrices.

Por si fuera poco, los sonidos naturales activan el sistema nervioso parasimpático, que ayuda a restablecer la energía corporal. Y como el estudio comprobó, quienes estaban más estresados consiguieron relajarse más rápidamente con los sonidos naturales, lo que comprueba que son una terapia eficaz y contundente incluso en aquellos que manejan altos niveles de estrés.

Así que acerca la naturaleza a tu oído: déjate envolver por sus sonidos, ya sea escapándote al bosque cada fin de semana, o escuchando increíbles álbumes como Environments, una colección de 22 paisajes sonoros recopilados por Irv Teibel y que están disponibles en iTunes.

La naturaleza está ahí. Sólo tienes que escucharla.

 

Escucha más sonidos ambientales en este mapa interactivo.

 

 

*Imágenes: 1) Caitlin Worthington, edición Ecoosfera; 2) cc edición Ecoosfera; 3) cc



¿Comiste en exceso? Prueba esto

En las festividades es casi natural que pierdas noción de cuánto alimento estás ingiriendo. Si te ha sucedido, puebla esto.

Cuando estamos en celebraciones colectivas la presencia de la comida desde tiempos milenarios ha sido como indispensable; la alimentación y la celebración van de la mano casi indisociablemente.

En esos días de celebración es normal que pierdas la noción del tiempo y también de la cantidad de comida que ingieres, pues se trata de un estímulo esencial. Lo mejor es que hagas consciente la alimentación que ingerirás, pero si ya comiste en demasía, lo mejor es que dejes de culparte y sigas los siguientes consejos. u otros remedios.

  1. Evita las siestas:

Quizá lo más normal es que solo quieras tirarte a dormir, lo cierto es que la posición horizontal no es benéfica para la digestión.

  1. Toma té:

De raíz de endivia, menta o manzanilla, por ejemplo, el té suele tener buenos efectos para la digestión. Si el té no te gusta, el agua natural hace el mismo efecto.

  1. Haz una caminata:

Aunque no lo creas te hará sentir mucho mejor y también mejorará tu metabolismo.

  1. Haz yoga:

Algunos asanas son excelentes para la digestión. Estira, actívate y verás, como en estos ejemplos doyouyoga.com .

[mnn]