¡Excelentes noticias! San Dionisio del Mar festeja autonomía contra empresa eólica

Hace cinco años, Mareña Renovables pretendía construir un parque eólico que habría afectado la actividad pesquera de los pueblos ikjoots –huaves– y zapotecas de la región del Istmo de Tehuantepec, en Oaxaca.

El próximo viernes 29 de enero se conmemorará el cuarto aniversario de la creación de la Asamblea de Pueblos de San Dionisio del Mar – APSDM–, la cual se estableció en defensa del territorio contra la empresa eólica Mareña Renovables.

Hace cinco años, Mareña Renovables pretendía construir un parque eólico que habría afectado la actividad pesquera de los pueblos ikjoots –huaves– y zapotecas de la región del Istmo de Tehuantepec, en Oaxaca. De modo que al crear la asamblea se pudo evitar el impacto natural y cultural en los pueblos de Álvaro Obregón, San Mateo del Mar, Santa María Chimalapa y la Unión de Comunidades de la Zona Norte del Istmo. Como resultado, ahora se reúnen a festejar el logro en defensa de sus territorios sobre sus regiones.

Don Pedro, uno de los dirigentes de la APSDM, afirmó que este festejo es para hacer un llamado de consciencia, un recordatorio que “representa nuestra lucha que triunfó pase a la represión sufrida por parte del gobierno estatal y porque la defensa territorial es algo que no tiene tregua, más cuando se habla de por lo menos seis proyectos mineros en la zona. Hemos oído de una mina de sal y de que quieren explotar oro y cobre pero no sabemos a quiénes se les concesionaron.”

En sus palabras, este logro de resistencia fue gracias a que la opinión pública separó el despojo del territorio del conflicto político entre los partidos políticos del PRI y PRD: “éramos una asamblea de ciudadanos campesinos pescadores que estaban defendiendo sus tierras. Logramos romper el cerco mediático”.

pag-3-16-770x470

Si bien en 1994, la empresa había firmado ya un convenio con las autoridades comunales para la entrega de 1 643 hectáreas para finales del 2011, la gente de los pueblos mareos comenzó a movilizarse ante el riesgo de perder la pesca –y su estilo de vida–. Don Pedro cuenta la historia:

La resistencia se inició primero por Pueblo Viejo de San Dionisio del Mar y luego se van sumando más comuneros y más pescadores. Todo se complica cuando los comuneros se enteran de que el presidente municipal, Miguel Castellanos López, había recibido varios millones de pesos por eso. El 29 de enero de 2012 el presidente municipal niega haber recibido 20.5 millones de pesos y hace como que rompe el contrato con la empresa pero entonces se toma del palacio municipal, que sigue tomado. […] el gobierno estatal llama a los compañeros y amenaza a los que iban en la comisión de que les va a pasar lo que en San José del Progreso con la minera canadiense (Cuzcatlán filial de la canadiense Fortuna Silver Mines) -donde matan a Bernardo Vázquez y meten a la cárcel a otro compañero-. Eso enoja más a la población y empieza la represión selectiva contra los comisionados; unos se van retirando y entramos  a la lucha Saúl Celaya y yo. […] gobierno del Estado intentó en dos ocasiones, el 2 noviembre de 2012 y el 2 de febrero de 2013, “romper por la vía militar el cerco nuestro y eso que ya existía la suspensión provisional del amparo (interpuesto contra el proyecto de Mareña). La suspensión del amparo se concedió unos días antes de esos enfrentamientos.” Después se les concedió en 2015 la suspensión definitiva, por lo que Mareña se lleva el proyecto a Juchitán y El Espinal, pero ahora se llama Eólica del Sur.

Actualmente la  APSDM se encarga de proteger la zona, principalmente desde que algunos campesinos se encuentran destruyendo el manglar que protege a la zona de la barra de Santa Teresa, “para hacer carbón de manera extensiva, son las personas que fueron coptadas por las empresas para que le entraran al parque y en venganza están destruyendo el manglar.”.

La gente de la zona de Tehuantepec e Ixtepec están atentas y listas para frenar estos desastres contra natura, por lo que la celebración de la APSDM es digna de celebrarse –principalmente como la primera fiesta ambientalista en que la gente del pueblo se la apropia. 



El intestino tiene mente propia: ¿de qué te sirve saberlo?

Cultiva la inteligencia de este extenso órgano (y te sabrá responder en agradecimiento).

Cuando los seres humanos comenzamos a razonar más profundamente fue cuando generamos una especie de idolatría por el cerebro. Por mucho tiempo consideramos que el intelecto era sólo la capacidad, alojada en el cerebro, de usar la razón para aprender y conocer. Pero ahora sabemos que algunos órganos tienen mente propia.

Es el caso del intestino: un órgano que tiene más neuronas que la espina dorsal.

cuidar-intestino-segundo-cerebro-probioticos-salud-mental

Por eso lo apodan “el segundo cerebro”, y sus funciones van mucho más allá de procesar la comida que ingerimos. Aunque, contrario a lo que pensaba Leonardo da Vinci, el intestino no nos ayuda a respirar, lo que es cierto es que sí puede interferir en nuestra salud psíquica.

Este órgano está repleto de serotonina… ¡más aún que el cerebro! Aproximadamente el 80% de este neurotransmisor se produce y se encuentra en el intestino: no sólo regula el humor, sino también las funciones digestivas.

Por eso, muchas investigaciones están estudiando la correlación entre la salud del intestino –que depende de las bacterias buenas– con la salud mental, pues además las bacterias interactúan con el sistema nervioso central, el cual comunica directamente con el cerebro.

Existe otra razón por la que el intestino es llamado el segundo cerebro: tiene su propio sistema nervioso

cuidar-intestino-segundo-cerebro-probioticos-salud-mental

El intestino puede funcionar solo y tomar decisiones sin la interferencia del cerebro. El intestino es dominado por el sistema nervioso entérico, un tejido que recubre el estómago y que está destinado sólo a dar órdenes al aparato digestivo. 

Esta autonomía intestinal tiene consecuencias insólitas. Según expertos como la doctora Megan Rossi, entrevistada por la BBC, el intestino reconoce cuando comes cosas con miedo de que te hagan daño. Aunque no seas intolerante al alimento en cuestión, tu intestino reaccionará como si lo fueras y tendrás problemas digestivos.

Así que es necesario no mandar señales de estrés a nuestro intestino, por lo cual expertos como Rossi recomiendan realizar meditación o yoga para reducir los niveles de cortisol, la hormona del estrés que afecta directamente al intestino.

Otro factor a considerar sobre la inteligencia intestinal es que el intestino es el hábitat de miles de bacterias: una forma de vida que forma en este largo órgano su propio ecosistema. Tomando eso en cuenta, es importante respetar nuestro reloj biológico y nuestro cronotipo, pues si los alteramos estaremos alterando también la vida de las bacterias y su trabajo en el intestino –y, como ya vimos, esto afecta también al cerebro.

En ese sentido también debemos comer muchos alimentos probióticos –microorganismos buenos para el organismo– del tipo que incluyen las dietas para la longevidad. Algunos de estos son la sopa miso, el yogurt, el pan y los alimentos fermentados. Los probióticos regeneran la flora intestinal, o lo que es lo mismo: equilibra el ecosistema de bacterias en tu aparato digestivo.

Ya lo sabes: alimenta la inteligencia de tu intestino con buenos hábitos –como meditar, dormir a tus horas y comer bien–, y él te sabrá responder en agradecimiento.



Una pequeña comunidad mexicana detiene la construcción de una hidroeléctrica en Oaxaca

Luego de constantes protestas por las implicaciones ambientales, la principal inversora del proyecto en la comunidad de Santa Úrsula, desertó.

Santa Úrsula es una pequeña localidad del estado de Oaxaca, México, de apenas unos mil habitantes. Esta comunidad comenzó a luchar desde el 2010 en contra de la construcción de una hidroeléctrica en el lugar,  de 15 megavatios, y que estaría situada adyacentemente a la represa del Cerro de Oro.

Antes, en 1989, la represa del Cerro de Oro ya había causado que unas 26 mil personas de la zona fuesen desplazadas para su construcción. Así, los habitantes de Santa Úrsula ya conocían las implicaciones de este tipo de proyectos, que finalmente, a las personas que suelen beneficiar poco es a los habitantes próximos y dueños de las tierras. 

En el caso de la hidroeléctrica, la comunidad de Santa Úrsula comenzó a preocuparse cuando se inició una exhaustiva tala de árboles de unos dos kilómetros. Para alimentar las turbinas, se hicieron detonaciones al interior de las rocas para hacer un túnel y por estas explosiones se cuartearon algunas viviendas. A partir de estas últimas, los habitantes comenzaron a notar también contaminada el agua de su río, lo que insinuaba que los manantiales de la montaña podrían haber sido afectados, mismos que alimentaban a unas dos mil personas. 

Cuando habitantes de Santa Úrsula investigaron más, los miembros de la comunidad repararon en que la construcción de la hidroeléctrica únicamente generaría empleos para los habitantes durante los tres años en que se prolongaría la construcción; después, la electricidad generada iría a parar a otros estados de México. 

 Los habitantes no están en oposición a la generación de energías limpias como lo advirtió Federico Cohetero, miembro de la comunidad: 

“Sabemos que la energía limpia es importante”, añadió el agricultor Cohetero. “Pero, ¿qué caso tiene decirse ‘hay energía limpia’ pero a cambio de eso están matando un arroyo?”

La visión de Cohetero, aunque para algunos podría parecer simplista, en realidad devela una mentalidad que occidente ha omitido y ha llevado al colapso ecológico en el que nos encontramos. Todo está unido, la muerte de un arroyo implica una cadena de efectos, cuyo mensaje es más profundo que la, aparentemente, simple muerte de una arroyo. 

Luego de constantes protestas, que se han replicado desde 2010, la comunidad logró que Overseas Private Investment Corp. (OPIC), una de las principales inversoras, luego de visitar el lugar, desistiera del proyecto.

El modelo de desarrollo actual ha privilegiado la supuesta modernidad por un sistema que pareciera llevar al colapso al medio ambiente. Es curioso, pero la ideología de estas pequeñas comunidades es necesaria para que el mundo pueda seguir funcionando sin una tragedia de por medio.  De esta manera, más allá de los casos particulares, la comunidad vs las hidroeléctricas, se trata de un paradigma que evidentemente tiene que ser rebasado por una ideología distinta que el “desarrollo” promovido hasta hoy. Por ello, la cancelación de este proyecto, se trata de una pequeña victoria para todos.