Cura tus emociones con estas hierbas: guía de aromaterapia

Los olores pueden llevarnos a estados que posteriormente nos ayudan a afrontar mejor los sentimientos negativos.

Durante milenios, el hombre ha hecho adecuaciones a sus espacios para propiciar ciertos estados emocionales, como estar más concentrado, tener más paz o detonar algunos tipos de hormonas para conseguir resultados. Tanto en los ejercicios con un fin espiritual como en los simplemente intelectuales, la herbolaria ha tenido un papel crucial, sobre todo por sus cualidades aromáticas.

Así como muchas hierbas medicinales pueden ayudarte con problemas de salud física, también pueden hacerlo con tus emociones, y todos conocemos aquellas que no necesariamente nos hacen bien, como el estrés, la ansiedad, etcétera.

A continuación, presentamos un infográfico publicado por Ecogreenlove que resume algunas populares hierbas y sus efectos sobre las emociones.

Que los olores sean también tu medicina…

1. Lavanda

Calma  la paranoia de ser visto o escuchado; reduce las inseguridades. Ayuda a aliviar la tensión, la dificultad para comunicarse, la constricción, el miedo.

2. Romero

Asociado al desarrollo del intelecto y el conocimiento, ayuda a las personas a ir más a fondo. Disminuye la confusión, ayuda con dificultades para la adaptación, los cambios y los problemas de aprendizaje.

3. Naranja

Inspira tu creatividad, restaurando tu energía psíquica y mejorando el humor. Disminuye el aburrimiento, la seriedad y la rigidez. Aumenta la energía.

4. Geranio

Facilita la confianza, sobre todo cuando se ha perdido la confianza hacia otro. Disminuye el sentimiento de abandono, distancia con los otros y desprotección.

5. Menta

Revigoriza la mente, incrementando el gozo. Da una sensación de libertad hacia la vida. Reduce el pesimismo, la pesadez y la confusión.

6. Bergamota

Aumenta la autoaceptación y amor. Disminuye la negatividad. Alivia la desesperación, la baja autoestima, los juicios severos sobre uno mismo y la desesperanza.

7. Pachulí

Ayuda a sentir satisfacción con el propio cuerpo. Es un estabilizador. Aumenta la autoconciencia y reduce la tensión en el cuerpo.

8. Cedro

Fortalece los lazos sociales, crea un sentimiento de comunidad; disminuye el sentimiento de dependencia social. Ayuda con las tristezas, la inseguridad. Ayuda a formar y afianzar lazos con otros; desalienta la desconexión, la soledad, la antisocialidad.

9. Eucalipto

Ayuda con emociones muy profundas, aumentando el coraje para enfrentarlas. Ayuda a disminuir la tristeza, el sentimiento de derrota, la desesperación, el desempoderamiento, etcétera.

10. Citronela

Reduce la desesperación y el aletargamiento; distancia al individuo de la negatividad. Disminuye la desesperación y el sentimiento de aprehensión respecto del pasado.

 

Your-aromatherapy-guide-to-managing-emotions-V1



El chile: antidepresivo natural (Estudio)

Un nuevo estudio revela que el chile es un remedio natural prometedor para combatir la depresión.

Para buena parte de América, el chile es el alma de la comida. Y es que el efecto exótico, caliente y sin duda picoso que comparte esta clase de pimiento no se compara con ningún otro.

Si bien dicen que los alimentos provocan ciertos estados minúsculos en el cuerpo que los consume, el chile es el ejemplo perfecto para  darnos cuenta de que es cierto. Incluso hay quienes afirman que ciertos chiles altamente picosos pueden llegar a alterar la conciencia de formas alucinógenas. De ahí que no sorprende la íntima relación entre las propiedades benéficas del chile y la depresión. 

La depresión no ataca únicamente a la mente; también perjudica al cuerpo y, por supuesto, al mundo que lo rodea. Insomnio, debilidad y fatiga son sólo algunos de los síntomas que afectan fuertemente a nuestra sensación de bienestar, sin mencionar que la transformación de la realidad por una más tormentosa es agobiante. 

Pero apenas hace no mucho se descubrió, en el rubro científico, que existen propiedades dentro del chile que resultan altamente favorables para aliviar los síntomas de la depresión. 

Un estudio de la Universidad Estatal de Kaduna, en Nigeria, reveló el poderoso efecto antidepresivo del capsicuum annum, nombre científico que engloba varias variedades de chile (como el serrano, el morrón y el jalapeño).

En el experimento, se buscó comparar los efectos del extracto de chile frente a antidepresivos farmacéuticos como la imipramina y el diazepam. Los resultados fueron sorprendentes: los ratones que consumieron el extracto presentaron una mejoría tan grande como los que recibieron medicamentos. 

Sus efectos curativos se midieron observando un efecto corporal típico de la depresión: la falta de energía. En general, las ratas que consumieron el extracto se mostraron mucho más activas.

Además, sus niveles de pánico se redujeron, lo cual prueba que el chile también puede ser una alternativa para tratar la ansiedad.

¿Por qué el chile es un tratamiento tan prometedor? 

Las pastillas que se recetan para la depresión tienen el respaldo de varias pruebas científicas, pero aún presentan muchos efectos secundarios. 

Según los científicos que llevaron a cabo este experimento, también son difíciles de predecir: no funcionan igual para todas las personas y sus efectos pueden demorar semanas o incluso meses.

Es por eso que nunca está de más acudir a alternativas naturales. El chile también tiene efectos antioxidantes y antiinflamatorios, al igual que un nivel de toxicidad más bajo que el de los farmacéuticos.

Una alimentación saludable es imprescindible para mejorar el estado de ánimo.

Además de añadir un poco más de picante a tus platillos, puedes seguir los siguientes consejos:

1. Evita los alimentos procesados. De acuerdo con un estudio publicado en Science Direct, reducir el consumo de alimentos procesados, como las harinas refinadas, se asocia a un menor riesgo de depresión.

2. Minimiza las grasas animales. La Universidad de Harvard recomienda consumir la menor cantidad posible de grasas animales, sobre todo si se trata de carnes rojas.

3. Come proteínas ligeras. Según ese mismo estudio, las proteínas que se encuentran en el pescado y en el yogurt se relacionan con una menor incidencia de depresión.

4. Prueba el azafrán. De acuerdo con la revista Psychology Today, esta hierba no es sólo un ingrediente delicioso; también equilibra los niveles de dopamina y serotonina en el cerebro, reduciendo los síntomas depresivos. 



¿Una limpieza espiritual con la eliminación de toxinas?

Todas las tradiciones espirituales han tenido ritos para liberar al cuerpo de nocivas toxinas.

Foto:nanciyaga.com 

La lucha por la limpieza tiene orígenes espirituales: la contaminación de nuestro planeta es sólo la última cadena de una serie de batallas libradas por todas las filosofías tradicionales por mantener limpio y libre de residuos nocivos el microcosmos del cuerpo, al igual que nuestro hogar y nuestro lugar de origen, a veces con indeseadas consecuencias.

Los chinos usaban hierbas para liberar toxinas del cuerpo hace más de 3,000 años; los gurús de la India recomiendan Saucha, el sánscrito para “limpieza”, desde las sociedades védicas que tuvieron su apogeo hace 15 mil años. Hidroterapia, herbolaria, prácticas yóguicas de ayuno y limpieza, los saunas en la antigua Roma, los rituales de purificación Shinto en Japón, el baño marino ritual de los aborígenes Kumu, originarios de Oceanía, e incluso el bautismo cristiano son formas de deshacerse de todo lo indeseado del cuerpo y el espíritu en pos de un equilibrio perdurable.

Algo que tienen en común todas estas tradiciones es su énfasis en la limpieza de los siete canales del cuerpo: el hígado, los riñones, los pulmones, ganglios linfáticos, sangre, intestinos y piel. Algunos estudios afirman que más del 60% de las toxinas del cuerpo son causadas por la dieta y los cigarrillos; sin embargo, no es noticia decir que el nuestro es un planeta muy sucio, al borde de lo tóxico y lo cancerígeno en muchos lugares.

Y es que a diferencia de nuestro cuerpo, el enorme cuerpo de la Tierra no puede limpiarse rápidamente con aromaterapia: la radiación producida por las bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki no sólo terminó con una gran cantidad de vidas humanas, sino que los gases volaron por el planeta, al igual que durante el accidente nuclear de Chernobyl en los años 80. La guerra en Irak también ha producido 17 veces más defectos de nacimiento que en etapas anteriores, y los desechos de la guerra, tanto físicos como intangibles, siguen siendo una amenaza.

Mente sana en cuerpo sano: la verdadera salud se alcanza con la ausencia de toxinas en el cuerpo. Esto que parece tan simple en realidad es hoy en día una utopía.

“Civilización” se ha vuelto sinónimo de “ocupación” y también de desperdicio. Alimentarnos con productos orgánicos es bueno, sin duda, pero no es suficiente. Es necesario seguir una rutina de ejercicios y reducir nuestros hábitos de consumo. Sí los primeros pobladores estaban ocupados en la limpieza del cuerpo como factor de equilibrio espiritual, en nuestros días la limpieza es mucho más que un lujo: a nivel personal y planetario es hacer espacio para que lo nuevo entre, deshaciéndonos de lo anterior.