Cuando una dieta saludable es síntoma de un trastorno psicológico…

Existen ciertos criterios para diagnosticar a una persona con orthorexia nerviosa.

Orthorexia nervosa, esta condición psiquiátrica que conlleva una obsesión patológica para una nutrición pura, orgánica y saludable, se mantiene al límite entre un estilo de vida in vogue y un trastorno psicológico.

Si retomamos la conducta cultural de los últimos años, ha surgido un fanatismo por productos libres de transgénicos, suplementos con superalimentos, apps para el conteo específico de carbohidratos y listas de ingredientes orgánicos, etcétera. Como si se tratara de una fobia a lo insalubre y a la comida chatarra, esta nueva ola se ha posicionado en un pilar de la nutrición actual.

Tener cierta higiene en la alimentación es recomendable; sin embargo, y como dice la sabiduría popular, todo en exceso es malo. De acuerdo con un estudio realizado por psicólogos conductistas, la comida excesivamente sana puede volverse peligrosa si un individuo se queda “fijado” en ciertos tipos de ingredientes, en la manera en que tienen que estar cocinados, en los materiales que se usan para su preparación. Ahora imaginemos el tiempo invertido tanto en reflexionar sobre los alimentos que consumirán como en su proceso de preparación.

Esta ola de excesiva salud nutricional nació de la expansión de los alimentos procesados, los cuales conllevan a un alto nivel de diabetes, enfermedades cardiovasculares, cáncer y obesidad. No obstante, de acuerdo con un estudio realizado por Thomas Dunn, profesor asociado de psicología en la University of Northern Colorado, la orthorexia nerviosa también puede ser negativa para el cuerpo:

En este tipo de dietas draconianas pueden llegar a faltar nutrientes esenciales, y provocan que las vitaminas y minerales que una persona absorbe de plantas verdes sean imposibles de absorber por el cuerpo. Esto provoca que los huesos se vuelvan más frágiles, se sufra de alteraciones hormonales y de problemas cardiacos, en conjunto de estrés y abrumo psicológico y pensamiento delirante.

20100119000292310663-minihighres

Las empresas de la industria alimenticia han lanzado productos procesados como “naturales”, “saludables” y “nutritivos”; sin embargo, son alimentos que no cumplen con ninguna de estas características. Por lo que las personas que siguen esta ola de dieta saludable están teniendo dificultades en ser saludables porque la comida que se vende no es precisamente lo que están buscando. Por ello, las personas que sufren de orthorexia nerviosa buscan con mayor énfasis la perfección en su dieta…

Sin embargo, ¿cómo saber cuando un individuo sufre de este amor obsesivo por la salud alimenticia? De acuerdo con el DMS V –Manual de diagnósticos y estadísticas 5, por sus siglas en inglés–, existen ciertos criterios para diagnosticar a una persona con orthorexia nervosa:

  • La persona consume una dieta nutricionalmente desbalanceada al preocuparse por la “pureza de la comida”
  • La persona está preocupada acerca de la impureza o insalubridad de sus alimentos, y sobre cómo éstos afectarán a su salud tanto física como emocional.
  • La persona es rígida a la hora de evitar comida “insalubre”, principalmente aquellas que contienen grasa, preservativos, aditivos o productos animales.
  • La persona invierte al menos tres horas del día leyendo, consiguiendo y preparando todo tiempo de alimentos que considera “puros”.
  • La persona se siente culpable al consumir alimentos “impuros”.
  • La persona es intolerante a la creencia nutricional de otras personas.
  • La persona gasta la mayor parte de su economía en alimentos “puros”.

Si bien la psiquiatría y la industria farmacéutica no gozan de una popularidad pura, la realidad es que un trastorno es considerado como tal cuando la conducta –derivada del trastorno en sí– ya no es funcional para la persona. Por ejemplo, en el momento en que un paciente con orthorexia nervosa tenga dificultades en su vida laboral, familiar, de pareja y amistades debido a su excesivo cuidado en su alimentación, es el momento entonces de solicitar apoyo psicológico –pues en vez de hacerle sentir bien y cómodo, lo lleva a una crisis en su vida general–.



El mundo nos sigue asombrando: mejores fotografías del National Geographic Photo Contest 2018

Deja a estas capturas mostrarte lo mucho que aún desconocemos del mundo.

Las capturas que cada año compiten en el National Geographic Photo Contest son una forma de recorrer instantes apabullantes. Desde hace más de un siglo, esta publicación nos ha permitido conocer el mundo a profundidad: sus grandes ecosistemas, sus pequeñas ecosferas, y a todos sus habitantes.

Y aunque ahora vivimos en una época del desencanto, bombardeados por los contenidos digitales de Internet que nos dejan anonadados, estas fotografías siguen siendo capaces de despertar el asombro. Porque nos dan cuenta de todo lo que desconocemos, de lo diminutos que somos y que, no obstante, formamos parte de ese gran todo.

En ese sentido, estas fotografías nos dan también la oportunidad de reconectar con el mundo natural, al cual estamos desplazando como algo secundario, pero con el cual es imprescindible volver a tejer lazos de todo tipo.

Así que aquí te dejamos las mejores fotografías que concursaran en el National Geographic Photo Contest 2018, y que prometen remover en ti el asombro.

mejores-fotografías-2018-national-geographic-concurso
Breathtaking Inversion in Senja / Terry Zhang
mejores-fotografías-2018-national-geographic-concurso
Hope / Aprison Aprison
mejores-fotografías-2018-national-geographic-concurso
Through The Eyes of Sapa
mejores-fotografías-2018-national-geographic-concurso
Mid Shed / Mike Dexter
mejores-fotografías-2018-national-geographic-concurso
The face of the Earth / Todd Kennedy
mejores-fotografías-2018-national-geographic-concurso
Assertive Albatross / Michael V.
mejores-fotografías-2018-national-geographic-concurso
Flabellina Eyes / Jim Obester
mejores-fotografías-2018-national-geographic-concurso
Home sweet Home / Angela Hawes
mejores-fotografías-2018-national-geographic-concurso
The Tightrope Walker / Guillaume Néry
mejores-fotografías-2018-national-geographic-concurso
Big Pot Noodles / Jianhui Liao
mejores-fotografías-2018-national-geographic-concurso
Curious Gantoo / Thomas Vijayan
mejores-fotografías-2018-national-geographic-concurso
Day of the Dead / Cuck Holzemer
mejores-fotografías-2018-national-geographic-concurso
In the blizzard / Vladimir Kochkin



Visita el nuevo museo del Bosque de Chapultepec

El nuevo Museo de Sitio alberga más de 500 años de historia.

A un costado del Monumento a los Niños Héroes se encuentra la entrada al antiguo Colegio Militar. Lo que por años fue un inmueble a punto de colapsar se abre hoy como el Museo de Sitio del Bosque de Chapultepec, un espacio en el que los visitantes podemos aprender sobre la historia del lugar desde la época prehispánica hasta la actualidad.

museo-de-sitio-bosque-de-chapultepec-3

La restauración de este inmueble, que data de finales del siglo XIX, comenzó hace 2 años bajo la dirección del arquitecto Gabriel Mérigo Basurto, quien emprendió una investigación detallada sobre el estado original de la construcción. Ahora espera que los visitantes se tomen un tiempo para admirarla, pues en sus palabras:

El museo nos invita a reconocer la historia tan rica de este país ejemplificada en un edificio pequeño, pero con mucho significado.

El interior del inmueble se encuentra dividido en dos secciones. Una está dedicada a detallar los esfuerzos de recuperación que revitalizaron el Bosque hace 15 años y sus resultados actuales, mientras que la otra nos lleva a un recorrido histórico que comienza en la época prehispánica y pasa por el porfiriato. 

Las paredes están decoradas con fotografías, parafernalia y datos sobre las especies endémicas de flora y fauna que alberga esta área.

museo-de-chapultepec-visita-4

La museografía corrió a cargo de Sietecolores, quienes se dedican a la conceptualización de espacios públicos. Su presidenta, Marinela Servitje, espera que las familias que visiten el museo los fines de semana se empapen de la historia que ha cruzado el bosque:

Es importante que los visitantes que vengan un domingo o un sábado puedan darse cuenta del valor que tiene este bosque, este parque; que sepan que gran parte de la historia de México desde hace más de 500 años se ha dado y ha pasado por el Bosque de Chapultepec. Desde el punto de vista histórico, tiene un valor muy importante. El rey Nezahualcóyotl pasó por aquí, el emperador Moctezuma pasó por acá; aquí era el lugar de recreo de todos estos emperadores mexicas.

Además, espera que “tomemos conciencia del gran valor que tiene este espacio de la Ciudad de México y que lo cuidemos, pues es importante apreciarlo y protegerlo”.

museo-de-sitio-bosque-de-chapultepec-4

Tal vez por ello es que en varios apartados del museo se hallan consejos para adoptar hábitos más sustentables: no alimentar a los patos, pues ensucia el lago; poner la basura en sus respectivos contenedores y evitar a toda costa las fogatas.

museo de chapultepec visita 2

El Bosque de Chapultepec, según nos platicó el arquitecto Mario Schjetnan, cuenta con ahuehuetes que llegan hasta los 400 años de antigüedad. La gran extensión arbórea de esta zona es única en la Ciudad de México, y por ende tiene un valor de captación de agua y absorción de dióxido de carbono sumamente importante. Como nos dice: 

Lo que tiene que hacer la población en primer lugar es enterarse de lo que se ha hecho y por otro lado también gozar el bosque, vivirlo, venir con sus familias, recrearse aquí, pues es un lugar que tiene una enorme cantidad de riqueza cultural.

museo de chapultepec visita 3

En tu próxima visita a las actividades recreativas que ofrece el Bosque todos los días del año, tómate un momento para llenarte de la historia de este invaluable patrimonio de la Ciudad que forma parte de todos los que la habitan, pues como señala Servitje:

Han pasado los años y casi todas las generaciones han tenido alguna anécdota de algún familiar o de alguien querido que ha pasado por el Bosque de Chapultepec.