Cuando una dieta saludable es síntoma de un trastorno psicológico…

Existen ciertos criterios para diagnosticar a una persona con orthorexia nerviosa.

Orthorexia nervosa, esta condición psiquiátrica que conlleva una obsesión patológica para una nutrición pura, orgánica y saludable, se mantiene al límite entre un estilo de vida in vogue y un trastorno psicológico.

Si retomamos la conducta cultural de los últimos años, ha surgido un fanatismo por productos libres de transgénicos, suplementos con superalimentos, apps para el conteo específico de carbohidratos y listas de ingredientes orgánicos, etcétera. Como si se tratara de una fobia a lo insalubre y a la comida chatarra, esta nueva ola se ha posicionado en un pilar de la nutrición actual.

Tener cierta higiene en la alimentación es recomendable; sin embargo, y como dice la sabiduría popular, todo en exceso es malo. De acuerdo con un estudio realizado por psicólogos conductistas, la comida excesivamente sana puede volverse peligrosa si un individuo se queda “fijado” en ciertos tipos de ingredientes, en la manera en que tienen que estar cocinados, en los materiales que se usan para su preparación. Ahora imaginemos el tiempo invertido tanto en reflexionar sobre los alimentos que consumirán como en su proceso de preparación.

Esta ola de excesiva salud nutricional nació de la expansión de los alimentos procesados, los cuales conllevan a un alto nivel de diabetes, enfermedades cardiovasculares, cáncer y obesidad. No obstante, de acuerdo con un estudio realizado por Thomas Dunn, profesor asociado de psicología en la University of Northern Colorado, la orthorexia nerviosa también puede ser negativa para el cuerpo:

En este tipo de dietas draconianas pueden llegar a faltar nutrientes esenciales, y provocan que las vitaminas y minerales que una persona absorbe de plantas verdes sean imposibles de absorber por el cuerpo. Esto provoca que los huesos se vuelvan más frágiles, se sufra de alteraciones hormonales y de problemas cardiacos, en conjunto de estrés y abrumo psicológico y pensamiento delirante.

20100119000292310663-minihighres

Las empresas de la industria alimenticia han lanzado productos procesados como “naturales”, “saludables” y “nutritivos”; sin embargo, son alimentos que no cumplen con ninguna de estas características. Por lo que las personas que siguen esta ola de dieta saludable están teniendo dificultades en ser saludables porque la comida que se vende no es precisamente lo que están buscando. Por ello, las personas que sufren de orthorexia nerviosa buscan con mayor énfasis la perfección en su dieta…

Sin embargo, ¿cómo saber cuando un individuo sufre de este amor obsesivo por la salud alimenticia? De acuerdo con el DMS V –Manual de diagnósticos y estadísticas 5, por sus siglas en inglés–, existen ciertos criterios para diagnosticar a una persona con orthorexia nervosa:

  • La persona consume una dieta nutricionalmente desbalanceada al preocuparse por la “pureza de la comida”
  • La persona está preocupada acerca de la impureza o insalubridad de sus alimentos, y sobre cómo éstos afectarán a su salud tanto física como emocional.
  • La persona es rígida a la hora de evitar comida “insalubre”, principalmente aquellas que contienen grasa, preservativos, aditivos o productos animales.
  • La persona invierte al menos tres horas del día leyendo, consiguiendo y preparando todo tiempo de alimentos que considera “puros”.
  • La persona se siente culpable al consumir alimentos “impuros”.
  • La persona es intolerante a la creencia nutricional de otras personas.
  • La persona gasta la mayor parte de su economía en alimentos “puros”.

Si bien la psiquiatría y la industria farmacéutica no gozan de una popularidad pura, la realidad es que un trastorno es considerado como tal cuando la conducta –derivada del trastorno en sí– ya no es funcional para la persona. Por ejemplo, en el momento en que un paciente con orthorexia nervosa tenga dificultades en su vida laboral, familiar, de pareja y amistades debido a su excesivo cuidado en su alimentación, es el momento entonces de solicitar apoyo psicológico –pues en vez de hacerle sentir bien y cómodo, lo lleva a una crisis en su vida general–.



Tu bloqueador solar está destruyendo los arrecifes del mundo

Es simple: si tu bloqueador solar está en tu piel y te metes al mar, terminará en el coral (y lo va a envenenar).

Es un buen reto. Cómo protegernos de la agresividad del sol (intensificada gracias a debilitamiento de la capa de ozono por actividad humana), y al mismo tiempo no alimentar esta inercia de destrucción del medioambiente. Lo anterior viene el caso, pues hoy está plenamente probado que el bloqueador solar afecta severamente a los arrecifes de coral. 

Cada año se vierten alrededor de 14,000 toneladas de bloqueador solar en los mares del mundo. Cabe señalar que no todo es por contacto directo con el mar, también un porcentaje viene en desagües de hoteles y hogares que desembocan en el mar.

Algunos de los ingredientes químicos presentes en cremas solares han demostrado ser particularmente tóxicos para los arrecifes. Los corales han reportado decoloración, imposibilidad de reproducción y otros síntomas, tras la exposición constante a estas sustancias. Esto, junto con el calentamiento global y los desarrollos costeros, han provocado que, por ejemplo y según National Geographic, en tan solo 50 años se haya perdido el 80% de los corales que habían en el Mar Caribe.

arrecife-coral-crema-solar

¿Cuáles son las sustancias más dañinas para los corales que puede tener tu bloqueador solar?    

Podrías por empezar revisando si tu crema solar incluye alguno de estos ingredientes (y en caso de que sí, evitarla):

1. Oxybenzone
2. Octinoxate
3. Octocrylene
4. Octisalate 
5. Enzacamene
6. PABA
7. Homosalate
8. Avobenzone

¿Hay marcas de bloqueador o crema solar que sean amigables con los corales y la naturaleza?

Si, por suerte en años recientes se han creado cremas solares que aparentemente no dañan los corales y demás vía marina, pero que te protegen con efectividad contra los efectos nocivos de los rayos del sol. Por ejemplo, investigando un poco, encontramos a All Good, y su bloqueador solar reef friendly, o la marca Safe Sea, en Europa.   

Además de hacer un esfuerzo por encontrar una crema solar que no destruya los arrecifes de coral, también sugerimos evitar el uso de este productos cuando no sea indispensable, y tal vez sustituirlo por camisas de manga larga, sombreros y otras formas de protegerte del sol sin recurrir al bloqueador. 
 

 



La improbable amistad entre un perro y un delfín que conmueve al mundo (VIDEO)

Ben el perro y Duggie la delfín se conocieron en las costas de Irlanda y ahora son amigos inseparables.

Ben, un perro labrador, disfrutaba sus caminatas cotidianas en la Isla Tory, en Irlanda. Pero un día de 2016, al darse su tradicional chapuzón en el mar, la vida de Ben cambiaría para siempre. Fue cuando conoció a una hembra delfín que, con el tiempo, se convertiría en su mejor amiga.  

Pero la historia es aún más conmovedora. Pues Duggie –nombre que recibió la delfín–, vive en la costa Donegal desde que perdió a su pareja en esas aguas. A partir de lo cual decidió ya no seguir su recorrido y permanecer, quizá como luto, ahí.   

Por eso todos celebraron cuando el labrador y la delfín se conocieron y conectaron instantáneamente. Ahora juegan y recorren juntos el área, nadando a veces hasta por tres horas. Por cierto, cuando Duggie nota que su amigo canino ya esta muy cansado, lo empuja y ayuda a cargar parte de su peso con tal de seguir disfrutando de su compañía. 

Hay sentimientos, por ejemplo la amistad, que superan cualquier frontera –sea esta ideológica, geográfica o incluso biológica–. El caso de Ben y Duggie, como otros, es una muestra perfecta de esto; es, de algún modo, una sencilla celebración de la existencia.