Bioteconología orgánica será creada en invernaderos inteligentes de la UNAM en México

A finales de 2016 quedarán listos distintos invernaderos para desarrollar biotecnología orgánica para que los agricultores prescindan de químicos.

Cuando alguien habla de biotecnología, el tema puede llegar a abarcar, por ejemplo, el desarrollo de pesticidas, fertilizantes artificiales e incluso la transgenia. La biotecnología comprende así, muchísimo, es una área de estudio y experimentación enorme.

En ese bagaje inmenso está también la biotecnología basada en el uso de experimentos donde se prescinde de químicos, y solo con componentes orgánicos se consiguen, sobre todo con bacterias, fertilizantes naturales que hacen muy bien al suelo. Un proyecto así está siendo desarrolado por científicos de la UNAM, invernaderos inteligentes donde serán cultivados biofungicidas, biobactericidas y biofertilizantes.

Este proyecto está liderado por Enrique Galindo Fentanes y asimismo busca conseguir una alta productividad de hortalizas con el uso exclusivo de medios biológicos. En estos invernaderos también se trabaja una línea general de investigación conocida como ingeniería de bioprocesos con proyectos para la producción de biopolímeros y enzimas; el estudio de la hidrodinámica de fermentaciones y la producción de agentes de control biológico para la agricultura.

Uno de los ejemplos que anteriormente Galindo Fentanes y otros investigadores han ya conseguido es el el biofungicida Fungifree AB que se lanzó para prevenir una sola enfermedad del mango y ahora se ha ampliado a casi 20 cultivos y puede usarse en la papaya, el aguacate y cítricos, entre otros.

Ahora que el mundo clama por un sistema de consumo mucho más sustentable y verde, este tipo de iniciativas en México podrían coadyuvar a que miles de campesinos prescindan de los costosos pesticidas y fertilizantes, que además de afectar negativamente la tierra, también suelen estar lejos de su alcance económico.

[La Jornada]



¿Cómo hacer y utilizar la composta? Consejos prácticos

Verás que nutrir adecuadamente tus plantas es más fácil de lo que creías.

En vez de aumentar la cantidad de basura que llega a los tiraderos a cielo abierto, puedes nutrir la tierra de tu jardín o de tu huerto urbano haciendo una sencilla composta. 

La basura orgánica constituye aproximadamente un 50% del total de desperdicios en las ciudades. Y aunque esta puede ser fácilmente reciclada haciendo composta, en muchos países no se tiene esta costumbre.

como-hacer-composta-como-utilizar-consejos-practicos-tips-jardineria-2

Pero hacer y utiizar composta no tiene que depender de iniciativas gubernamentales. Nosotros mismos podemos hacerlo con los deshechos orgánicos de nuestro hogar, haciéndole un favor al planeta y a nuestro jardín. Utilizar esta mezcla casera, además, es muy sencillo: sólo tienes que saber cómo hacerlo, y aquí te decimos cómo.

Antes que nada, debes separar tus deshechos orgánicos e inorgánicos. En los orgánicos puedes contemplar también plantas secas del jardín, aserrín y cualquier material de origen natural, como los siguientes:

  • Corchos
  • Filtros de café
  • Bolsitas de té
  • Palillos de dientes
  • Corchos de vino natural
  • Decoraciones de rafia
  • Servilletas de papel
  • Coronas y guirnaldas naturales, u otra decoración navideña natural
  • Plantas de acuario
  • Platos de papel utilizados que no contengan una capa de cera
  • Cajas de pizza
  • Goma de mascar
  • Plumas
  • Cabello
  • Ceniza de la chimenea
  • Desechos de tabaco orgánico

Evita usar restos de carne o huesos, pues éstos pueden provocar plagas. Luego:

  1. Lo que utilices colócalo en un bote de basura que puedas mantener a la sombra.
  2. Hidrata los desechos orgánicos (material verde) y una capa de tierra (material marrón).
  3. Por cada capa de material verde, aplica una de material marrón. 

    como-hacer-composta-como-utilizar-consejos-practicos-tips-jardineria-4

¿Cúal es cual?

Material verde: Plantas frescas, cascaras, residuos de café, frutas y vegetales.

Material marrón: Plantas secas, ramas, cartón, papel, azerrín, filtros de café.

Al empezar el proceso de descomposición puede ser que huela un poco mal: no te sorprendas, justo eso es lo que buscamos.

Tu composta estará lista entre los 3 y los 9 meses.

Cuando esté lista, tu composta será un material de tono marrón oscuro también llamado humus. Éste es ya el resultado de la descomposición, y su ventaja ante los desechos orgánicos sencillos es que no se mineraliza tan rápido, pudiendo proveer así de nutrientes a las plantas de manera paulatina. En cambio, si se mineraliza rápidamente se pueden producir pérdidas por lavado.

Además, el humus, o composta, le proporciona al suelo porosidad y capacidad de retención de agua.

¿Cómo lo utilizo?

Sólo añádelo a la tierra de las plantas en tu jardín, cavando para poder ponerlo alrededor de cada una. O esparcido en algún terreno sobre el que vayas a cultivar, poniendo una capa de tierra por encima.

 



Barcelona, ¿a la vanguardia de las casas inteligentes ecosustentables?

El MIT explica que se trata de un hogar “que parece una película de ciencia ficción”, muy a pesar de tratarse de tecnologías usadas desde hace más de una decada tanto en EE.UU. como Japón.

Cuando se trata de proteger al medio ambiente, numerosos investigadores tanto biológicos, médicos como tecnológicos buscan encontrar una solución al impacto ambiental. Un ejemplo de ello es la casa inteligente, un piloto modelo en Barcelona, España,  elaborado por Technology Review –TR– del MIT, de EE.UU., e investigadores de Japón. Este prototipo de casa inteligente pretende ayudar a Europa a alcanzar la vanguardia en investigación y desarrollo en el campo ambientalista. 

De acuerdo con TR, la casa de Eneo Labs showcase, representa “el estado del arte en lo que se refiere a la vivienda inteligente, que sabe cómo hacer la limpieza por sí misma, ajustarse a un clima cambiante y reducir su consumo energético.” Funciona mediante un monitor del tiempo ubicado en la azotea, el cual captura las condiciones de temperatura y clima para apagar el sistema de riego, cubrir la alberca cuando empieza a llover, o desplegar los toldos cuando el sol abruma; posee un conducto inclinado para la basura orgánica el cual llega a una pila de estiercol vegetal afuera; además, al interior, las luces se apagan automáticamente cuando hay bastante iluminación natural, reduciendo el consumo de energía, y los respiraderos negros son aspiradores automáticos que, con el tacto de un botón, aspirarán todo lo que hay a su alcance. 

El MIT explica que se trata de un hogar “que parece una película de ciencia ficción”, muy a pesar de tratarse de tecnologías usadas desde hace más de una decada tanto en EE.UU. como Japón. Este deja a Barcelona en la vanguarida de los hogares ecosustentables que buscan conservar energía.