Ahuisculco, el pueblo de Jalisco que logró defender el agua de sus malantiales

La lucha comenzó en septiembre de 2015, cuando los habitantes supieron acerca de las excavaciones de que una empresa instalaría tanques para procesar melaza.

Los habitantes del ejido de Ahuisculco, en Jalisco, han pasado más de tres meses luchando en contra de una empresa productora de melaza, la cual ha contaminado sus fuentes de agua. Como resultado, los habitantes han pasado este tiempo en un plantón en frente del Congreso de este mismo estado.

Actualmente el ejido, enclavado en el municipio de Tala, posee el corredor biológico más importante del Bosque Primavera –reserva natural reconocida por la UNESCO en el borde occidental de Guadalajara–.

GUADALAJARA-1

La lucha comenzó en septiembre de 2015, cuando los habitantes supieron acerca de las excavaciones de que una empresa instalaría tanques para procesar melaza. Fue así que se formó el Comité de Defensa de Recursos Naturales de Ahuisculco, en donde los habitantes, preocupados por la contaminación en la zona de manantiales, se instalaron en un campamento sobre la carretera frente a la construcción.

Gracias a la resistencia de este grupo de ambientalistas, se ha conseguido la promesa de la Universidad de Guadalajara de revisar cualquier permiso de impacto ambiental, pues al parecer la empresa no cuenta con todos los documentos necesarios para operar en la zona.

Esto ha logrado que, de acuerdo con un representante de la empresa, una asociada de la farmacéutica mexicana Pisa, se mostraran con disposición para retirar el proyecto –o reubicarlo–.  En caso que se concrete el proyecto en el lugar actual, es posible que el daño del recurso en la zona también afecte a pueblos vecinos –Cuisillos, Pacana y Presa La Vega–.

 

maxresdefault

[Change.org]



¿Por qué los sonidos naturales resultan tan deliciosos y estimulantes? (Prueba un poco aquí)

Existen razones de fondo por las cuales la naturaleza tiene un efecto curativo, relajante y estimulante sobre nosotros.

Antes de la música, y mucho antes de los sonidos de motores, turbinas y estridencia industrial y superficial ahora tan común, el paisaje sonoro se componía de canturreos, sigilosos caudales y otros cientos de sonidos provenientes de los ecosistemas naturales. Eso era a lo que el oído humano estaba acostumbrado.

Ahora se sabe que esos sonidos primigenios son realmente beneficiosos para el organismo, pero poco se ha hablado de las razones científicas que fundamentan por qué, por ejemplo, el cantar de un pájaro y la brisa entre los árboles resulta tan delicioso y estimulante para el organismo humano.

beneficios-sonidos-naturales-ambientales-relajacion-naturaleza son buenos-4

Aún escuchándolos desde un reproductor de sonido, los sonidos naturales tienen la capacidad de curar nuestro espíritu y relajar nuestra mente casi al instante.

Según un estudio reciente publicado en Scientific Reports, estos sonidos alteran las conexiones neuronales en nuestro cerebro, lo cual promueve una reducción significativa de la tensión en el cuerpo.

beneficios-sonidos-naturales-ambientes-relajacion-naturaleza

Los participantes escucharon series de cinco minutos de sonidos naturales, así como de paisajes sonoros producidos por el hombre, a intervalos. Durante cada prueba debían realizar pruebas para medir su atención y su tiempo de reacción, mientras que su actividad cerebral y su ritmo cardíaco eran monitoreados en busca de cambios.

Los científicos encontraron que el estado de atención del cerebro y los procesos del sistema nervioso central variaban considerablemente, según el paisaje sonoro que los participantes escucharan.

Los sonidos naturales ayudarón a promover una “atención externa”, mientras que los sonidos urbanos provocaban la excitación de la “atención interna”.

beneficios-sonidos-naturales-ambientales-relajacion-naturaleza son buenos-4

Pero la atención interna no es mala per se: es aquella que se consigue mediante la meditación consciente, por ejemplo. Pero en condiciones de excesivo ruido urbano puede resultar contraproducente, llevándonos a estados de ensimismamiento, ansiedad y preocupación.

En cambio, la tranquilidad de los paisajes sonoros naturales parece activar una “atención externa” positiva: un enfoque del cerebro en los sonidos naturales que nos sintoniza con el exterior de manera relajante, y que además ayuda a nuestra concentración y potencia nuestras habilidades motrices.

Por si fuera poco, los sonidos naturales activan el sistema nervioso parasimpático, que ayuda a restablecer la energía corporal. Y como el estudio comprobó, quienes estaban más estresados consiguieron relajarse más rápidamente con los sonidos naturales, lo que comprueba que son una terapia eficaz y contundente incluso en aquellos que manejan altos niveles de estrés.

Así que acerca la naturaleza a tu oído: déjate envolver por sus sonidos, ya sea escapándote al bosque cada fin de semana, o escuchando increíbles álbumes como Environments, una colección de 22 paisajes sonoros recopilados por Irv Teibel y que están disponibles en iTunes.

La naturaleza está ahí. Sólo tienes que escucharla.

 

Escucha más sonidos ambientales en este mapa interactivo.

 

 

*Imágenes: 1) Caitlin Worthington, edición Ecoosfera; 2) cc edición Ecoosfera; 3) cc



Estos son los derrames tóxicos más graves de los últimos 2 años en México

Llevar una memoria colectiva, atenta a los derrames que han contaminado los ríos y lagos, es importante para el activismo ecológico

En la memoria colectiva, quizá el sinónimo más temible de los derrames de tóxicos a las aguas es que se vierta petróleo en el mar, como pasó hace unos años en el Golfo de México. Sin embargo, los derrames de contaminación a ríos y lagos son cotidianos, sobre todo en países en desarrollo, pues sus sistemas de justicia son débiles y los costos por contaminar son pocos. 

En México, el 8 de agosto de 2014 al menos 40 mil litros de ácido sulfúrico fueron vertidos al río Sonora, por una negligencia de la empresa Grupo México en una de sus minas. Sin embargo, algunos trabajadores aseguran que las cifras oficiales son menores a las reales. 

El derrame destapó una serie de descuidos que se han dado en los últimos 2 años en México, aunque existen desde hace muchos años. Los derrames de hidrocarburos y de desechos mineros son los más usuales. 

Los derrames tóxicos que ha reportado la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) en los últimos 2 años son 32, según su titular, David Korenfeld. Los más desastrosos han sido estos: 

-Cianuro en el río Jaqui, en Hermosillo, Sonora.
-Hidrocarburos en Agua Dulce, Veracruz.
-Hidrocarburos en ductos de las playas de Mazatlán, Sinaloa.
-Hidrocarburos en la laguna El Limón, en Tabasco.
-Contaminación minera en Los Remedios, Durango.
-Sulfato de zinc en el arroyo Lazarillo, en Nuevo León.
-Cianuro en la mina Proyecto Magistral, en El Oro, Durango.
-Hidrocarburos en la presa Marte R. Gómez, en Tamaulipas.
-Derrame de sulfatos y lixiviados en el río Sonora, provocado por la minera Buenavista del Cobre.

El caso de derrame más escandaloso es el del río Sonora; aunque el tema se ha apagado al menos en el reflector público, sus habitantes continúan viviendo incertidumbre y aseguran que no existe ningún estudio que avale que el agua está lista para usarse. Por su parte, también han hecho un SOS por un represo de la mina Buenavista del Cobre que podría colapsar:

“Ese represo colapsará en cualquier momento porque no se le ha dado mantenimiento. Si eso sucede, el daño será brutal, no se comparará con el que ya se le hizo al río, sino que será el fin de los pueblos donde viven 25 mil sonorenses. (…) Mide 15km de largo por 15km de ancho, y la cantidad de desechos contenidos ahí, es incalculable”, dijo Antonio Navarrete Aguirre, del Sindicato Minero Sección 65 de Cananea.

Si te “suena” escribir a la SEMARNAT para presionar por el mantenimiento del represo del que advierten los mineros, aquí está su cuenta de Twitter: puedes escribir algo así como “¡Exigimos urgentemente la supervisión de los represos de la mina Buenavista del Cobre!”. Recuerda que el “ruido” en internet tiene efectos probados.

 

Twitter de la autora: @anapauladelatd