21 términos de yoga básicos que debes conocer

Tu acercamiento a ellos hará que conozcas más a fondo este camino espiritual desde su filosofía mística.

Foto:mx.cdn01.mundotkm.com

El yoga ha llegado a Occidente para quedarse, no es una moda; sus beneficios son tan tangibles que es una práctica que cada vez más individuos abrazan. Desde el año 2500 a. C., el yoga se menciona en los Vedas, los textos sagrados más antiguos de la literatura india.

Este camino espiritual para la liberación conlleva beneficios para la psique y el cuerpo, que han sido cada vez más comprobados por la ciencia. Para que te identifiques no sólo con su práctica sino también con su filosofía (acaso lo más importante) y su aplicación, compartimos algunos conceptos básicos (recabados por Yogisurprise) y su significado, que aplican a los distintos tipos de yoga. Elige el mejor para ti con estos consejos:

1. Akasha: es el éter, el primero de los cinco elementos esenciales de los que está compuesto el universo. Se trata de la base y la esencia de todas las cosas. Su primordial característica es el sonido, llamado Shaba; por ello los yoguis usan el sonido, como el Om, para conseguir un equilibrio de mente y cuerpo con el entorno.

2. Asana: es el nombre dado a las posturas de yoga.

3. Avidya y prajna: Avidya es la ignorancia espiritual, que es la raíz de todo sufrimiento, la que causa angustia. Por su parte, prajna significa lo opuesto, la sabiduría y la liberación (y por lo tanto, es el principal objetivo del yoga).

4. Bhagavad Gita: es el texto fundamental del yoga. Tiene 700 versos, que integran las más básicas cuestiones del universo: el yoga, la muerte, el flujo de energía, etcétera.

5. Vikram: es una sesión de yoga, de 96 minutos y 26 posturas.

6. Bindu: es el punto de partida, como una inspiración súbita para una idea o creatividad.

7. Brahma: es el creador de la humanidad y el ser del que descendemos.

8. Buddha: no es (como solemos creer) en realidad una persona; se refiere a cualquiera que haya alcanzado la iluminación, la inherente sabiduría del universo.

9. Chakra: significa rueda. Son puntos donde la energía del organismo se concentra en círculos girando y, de hecho, la ciencia ha comprobado su presencia a través de diversos estudios.

10. Dhriti: es la habilidad de derrotar el miedo, la falta de perseverancia y la indecisión.

11. Drishti: es la atención focalizada, concentrada. Cuando uno pone atención en algo, ahí pone su poder, algo que comprobarás cuando puedas realizar asanas a los cuales quizá nunca creíste que llegarías.

12. Deshaz: son los tres elementos que gobiernan el organismo humano: vata (el viento), pitta (bilis y digestión), kapha (fluido corporal).

13. Guru: es un maestro espiritual.

14. Hatha yoga: es el tipo de yoga centrado en posturas (en contraste con el mantra, karma y bhakti yoga).

15. Mudra: son las posturas que adoptan las manos y el cuerpo. Este tipo de posturas van de la mano con distintos efectos energéticos.

16. Om o Aum: es el sonido místico del yoga, algo así como a lo que suena la esencia del universo. Es un sonido que en el yoga se hace constantemente, un mantra que se repite para alcanzar otros estados de conciencia.

17. Patanjali: un nombre propio, al cual se le han atribuido muchos de los 196 sutras indios.

18. Pranayama: es el control de la respiración y el aliento en yoga. Es el eje más importante para mantener los asanas.

19. Savasana: es el asana de relajación, reservado generalmente para el final de una práctica.

20. Ujjayi: también llamada “respiración del océano” o “respiración silbido”. Es un tipo de respiración en la que los pulmones se expanden completamente.

21. Vinyasa: es la sincronía entre la respiración y los asanas.



Yoga para niños, ¿cuáles son las posturas para iniciarlos en esta práctica ancestral?

Yoga para niños es una especie de terapia ideal para niños, ya que fomenta la actividad física y el bienestar emocional.

Yoga es una de las prácticas que fusionan mente y cuerpo, más antiguas de la Humanidad. Gracias a esta práctica, es posible mantener la línea basal lejos del estrés y emociones que afectan al estado de ánimo; pues de hecho, ayuda a dominar dichos estímulos sin eliminarlos ni rechazarlos. Por ello es una especie de terapia ideal para niños, adultos jóvenes y adultos de la tercera edad, ya que fomenta la actividad física y el bienestar emocional. 

En caso que te interese a ti y a tus hijos comenzar a practicar yoga, a continuación te compartimos cuatro posiciones que a tus hijos los divertirán y ayudarán a su salud plena: 

– Saludo al sol.

Esta postura ayuda a mantenerse en forma, estirando todo el cuerpo y jugando un poco con el cuerpo. Puede ser una forma divertida de no sólo introducirlos al yoga, también de conocer la elasticidad y flexibilidad de su cuerpo.

 

– La vela. 

Es una postura que representa confianza y equilibrio en el cuerpo. Es ideal que el niño esté acompañado de un adulto para trabajar este ejercicio, y así evitar caídas o dolores incómodos. Esta posición ayuda a mejorar el estado de ánimo, confianza y fuerza, descansan los pies y las piernas. 

la vela yoga para ninos

– Pinza.

Esta postura ayuda a reducir los trastornos digestivos, pues ayuda a estirar la musculatura posterior del cuerpo. Ayuda a ganar flexibilidad, fortaleza y confianza. 

pinza yoga para ninos

 

– La rueda.

Este ejercicio fortalece piernas y brazos, expandiendo el tórax y aumentando, en consecuencia, la capacidad pulmonar. 

la rueda yoga para ninos

 

– Postura de la relajación o savasana. 

Ayuda a calmar tanto el cuerpo como la mente, facilitando el prestar atención a la respiración, al movimiento y la imaginación. 

savasana yoga para ninos



Earthing, sexo y una dieta equilibrada: 3 cosas que necesitas para una mente saludable

Nicholas Spitzer ha decidido aclarar algunos mitos sobre cómo fortalecer este elemento tan indispensable para la supervivencia humana.

Cansado de artículos pop sobre la mente, el profesor de Neurociencias en la Universidad de California y editor en jefe de BrainFacts.org, Nicholas Spitzer ha decidido aclarar algunos mitos sobre cómo fortalecer este elemento tan indispensable para la supervivencia humana. 

Hay mitos que han trascendido las barreras del tiempo, falsificando información de generación a generación; como por ejemplo que sólo usamos el 10 por ciento de nuestro capacidad cerebral, que el hemisferio derecho e izquierdo del cerebro funcionan diferente, escuchar música de Mozart eleva inteligencia e inclusive que para fortalecer la mente se requieren juegos de reforzamiento cognitivos –sopa de letras, crucigramas, etcétera–.

Por ello Spitzer ha decidido aclarar la realidad del funcionamiento de la mente: “La mayoría de las personas cree que la música clásica potencializará el funcionamiento cerebral –el efecto Mozart– o jugar cierto tipo de juegos agudizará el funcionamiento cognitivo. Estas teorías se han analizado y no tienen un fundamento real. Es decepcionante de alguna manera.” En su lugar, la investigación de Spitzer ha demostrado que existen ciertas actividades principales para mejorar el funcionamiento de la mente: 

– Ejercicio con sunbathing o forest bathing. 

El sunbathing, earthing, grounding y forest bathing pueden fusionarse con los beneficios del ejercicio. Los baños de bosque permiten un mejor funcionamiento en mente y cuerpo:  “Esto se debe a que el ecosistema es tan variado que brinda una mayor diversidad microbiótica tanto alrededor como dentro de nosotros”, influyendo así en el funcionamiento del cuerpo y en la salud emocional de la persona. Mientras que el hacer ejercicio aeróbico o correr fomenta la regeneración de las células neuronales en la región del hipocampo –el cual se asocia con habilidades cognitivas como la memoria y el aprendizaje–: “Si haces ejercicio al grado de sudar –entre 30 y 40 minutos–, están naciendo nuevas células cerebrales. Y eso sucede en la región de la memoria.”. 

II

– Interacción social. 

En un estudio reciente publicado en Science Magazine, el cerebro libera una diversa gama de neurotransmisores en función de los factores ambientales –como vínculos afectivos y prácticas sexuales–. Por lo que el cerebro liberará neurotransmisores que condicionarán tu estado de ánimo en función de las personas que te rodean. Israel Castillo, psicoterapeuta y traumatólogo mexicano, explica: 

En los Estados Unidos de América, en el censo del año 2000, el promedio de habitantes por casa era de 3; para el año 2010 más de 1/3 de las casas reportaron un promedio de 1 habitante por casa. Como si esta fragmentación social no fuera suficiente, la sociedad actual se ha hecho adicta a la tecnología. En países desarrollados se ha encontrado que las personas mayores de 12 años interactúan 11 horas promedio al día con artefactos electrónicos. Otros estudios señalan que en países industrializados, la interacción social (pláticas, contacto visual, contacto físico, atención, etc.) es interrumpido en promedio más de 150 veces por aparatos electrónicos. Estamos perdiendo la capacidad de estar sintonizados en un verdadero contacto social, reemplazándolo por contactos virtuales que se han hecho llamar “redes sociales.” No es mi papel demonizar la tecnología, pero creo que existen varios fenómenos sociales que está facilitando la desconexión interpersonal que nuestros cerebros necesitan, que nuestras comunidades requieren para seguir siendo funcionales. […] Nuestros cerebros necesitan socializar para mantener su funcionamiento óptimo. Las sociedades y comunidades se están deteriorándose y muriendo debido al aislamiento interpersonal al cuál nos hemos sometido. Las investigaciones señalan que la gente que interactúa física y emocionalmente con más personas son más sanas, reportan mejor calidad de vida, su expectativa de vida es mayor, etc.

Además, se vale combinar el vínculo social y el ejercicio; es decir, el sexo. Según un estudio de Rutgers, el orgasmo femenino libera un flujo sanguíneo significativo en todas las regiones del cerebro, mejorando el funcionamiento cognitivo. 

vinculos afectivos

– Dieta.  

La alimentación funge como energía para el óptimo funcionamiento del cuerpo, también de nuestros estados de ánimo, mente y espíritu. Las bacterias que habitan el organismo influyen en la manera en que la mente trabaja. Sí, la ansiedad o la depresión pueden estar relacionadas con el hábitat de microorganismos que fluyen en tu cuerpo cada día. 

maguey

En otras palabras, para mantener al cerebro y a la mente “en forma”, lo mejor que puedes hacer es mantenerte activo. El movimiento, en el exterior, son los nutrientes básicos de la mente, a diferencia de los puzzles, sudoku y crucigramas que sólo incrementan las aptitudes verbales y facilitan el aprendizaje de un tema.