Loables ejemplo de escuelas “verdes” que benefician a su comunidad inmediata

Alrededor del mundo se han incrementado, afortunadamente, los planes de estudio que priorizan la relación entre individuo, comunidad y medioambiente.

Detrás de toda educación académica existe algún tipo de enfoque para que las ciencias sean “procesadas” por los estudiantes de acuerdo a algún tipo de valor u objetivo. En años recientes múltiples escuelas alrededor del mundo han decidido adoptar el nombre, y la filosofía, de “Escuelas Verdes”.

Estas escuelas priorizan la sustentabilidad sobre cualquier otra perspectiva, y parten de la premisa que cuando un niño es sensibilizado en su relación con la naturaleza, este proceso favorece automáticamente su evolución integral. De acuerdo a este modelo educativo el individuo como tal, adquiere sentido, únicamente en relación con la comunidad y el medio ambiente.

Existen diversos ejemplos de este tipo de centros escolares en el mundo. En México, por ejemplo, funciona un programa social de certificación de escuelas verdes que brinda incentivos a las mismas, en la medida que comprueban acciones concretas a favor del medio ambiente en su comunidad. En Bali, Indonesia, opera otra “Green School”. El co fundador de esta escuela, John Hardy, considera que cuando los niños adquieren conciencia de su papel en la naturaleza, sensibilizan su capacidad de asombro, y se propicia en ellos el desarrollo la espiritualidad y la intuición emocional. En Costa Rica, situada en la Costa Pacífico trabaja la “Escuela Verde”, que inculca a los estudiantes una actitud de responsabilidad individual y comunitaria, persuadiendo a los niños a que exploren su alrededor. Estos centros escolares coinciden en que no tendría sentido inculcar un pensamiento sustentable si este no se viese reflejado en la comunidad.

Los creadores de estas escuelas están convencidos que estas representan una oportunidad de influencia regional inmediata. Si las escuelas trabajan en beneficio del vecindario y la comunidad a la que pertenecen, desde una pequeña escala, hacen posibles cambios culturales sustanciales que repercutan en poblaciones enteras.

Promover un pensamiento de armonía con la naturaleza representa un cambio de paradigma dentro del individualismo que nos caracteriza como sociedad occidental. Somos individuos, y esa individualidad en su máximo esplendor se encuentra en la unidad original, que dio vida a todo lo existente. Estas escuelas promueven lo anterior, centros de conciencia en el sentido fractal del todo: individuo/comunidad/universo.



Pionero de la realidad virtual ofrece 10 argumentos para borrar tus redes sociales hoy mismo

Puede parecer extremo, pero desconectarte (al menos por un tiempo) de las redes sociales puede traerte importantes beneficios.

Jaron Lanier es conocido por ser uno de los padres de la realidad virtual: en 1985 fundó VPL, la primera compañía del mundo en vender gafas y guantes de RV para videojuegos Pero entre sus múltiples actividades también destacan las artes visuales, la composición musical y la filosofía informática. Ha escrito varios libros en una amplia variedad de temas, casi todos ellos enfocados en la tecnología desde puntos vista sociales, filosóficos y espirituales.

En su más reciente libro, Ten Arguments for Deleting Your Social Media Accounts Right Now (Diez argumentos para borrar tus redes sociales ahora mismo), Lanier sostiene que las redes sociales son tóxicas, nos están volviendo más tristes y nos están aislando de los demás.

Si bien las redes sociales pueden ser una buena fuente de información y conexión con personas interesantes, cada uno de nosotros debe valorar si participar de Facebook, Twitter, Instagram, Snapchat, etc., realmente le da valor a nuestra vida o solamente a las compañías que se benefician con nuestra información.

Estos son los 10 argumentos de Lanier para borrar tus redes sociales hoy mismo:

Nada sutil…

1. Estamos perdiendo nuestro libre albedrío. Los feeds y los anuncios son máquinas de modificación continua del comportamiento que nos afectan de maneras que no percibimos.

2. Dejar nuestras cuentas de redes sociales es la mejor forma de resistir esta tendencia. Esto lastima su modelo de negocios, la causa raíz del problema.

3. Las redes sociales nos están volviendo idiotas.

4. Las redes sociales están destruyendo la verdad. Las noticias falsas, las cuentas bot y los feeds algorítmicos están destruyendo la idea de que existe tal cosa como “la verdad”.

5. Las redes sociales le quitan sentido a lo que decimos, porque le quitan el contexto

También en Ecoosfera: Conoce estas redes sociales alternativas para seguir navegando sin riesgos

6. Las redes sociales destruyen nuestra capacidad de empatía. Debido a que vemos a las demás personas y lo que dicen fuera de su contexto, no es posible para nosotros entenderlas o empatizar con ellas.

7. Las redes sociales nos están haciendo infelices.

8. Las redes sociales no quieren que tengamos dignidad económica. No es económicamente sustentable que millones de personas regalen sus datos y su atención a cambio de ser manipulados al tiempo que las compañías proveedoras de estos servicios ganan miles de millones de dólares.

9. Las redes sociales están haciendo que la política sea imposible al normalizar las noticias falsas y los insultos (una consecuencia directa del argumento número tres).

10. Las redes sociales odian nuestras almas.

Lanier dedica un capítulo de su libro a desarrollar ampliamente cada uno de estos puntos. Por ejemplo, ¿qué tiene que ver el alma (un concepto que puede parecer antiguo para la mentalidad digital) con el acceso a redes sociales? ¿Cómo se mide la infelicidad que supuestamente nos provocan? 

Existe un creciente cuerpo de evidencia que indica que las redes sociales provocan y agudizan casos de ansiedad y depresión, y que a su vez, alejarse (al menos por un tiempo) puede disminuir los síntomas de la depresión.

Si aún necesitas un empujón, aquí te dejamos 5 hacks para revertir tu adicción a las redes sociales. 

 

 

*Ilustración principal: Carolina Cancanilla