Las experiencias, más que los regalos, hacen memorables las fiestas: estudio

Echa a volar tu mente y busca cómo hacer de las fiestas una experiencia más que un botín para las compañías.

La máxima de que las experiencias son las que en realidad dan poesía a la vida, y felicidad, es verdad según estudios.

Luego de la Revolución Industrial, el capitalismo a través de la publicidad, ha inundado nuestra vida con la aspiración al consumismo. Y las festividades están especialmente impregnadas de esta voraz tendencia. Estemos o no de acuerdo, sucede que por festejar, aunque no seas consumista, quizá estarás algo consternado por ese regalo especial qué dar a las personas cercanas más queridas…

Un regalo puede que sea un detalle que de momento alegre o haga que la persona que lo reciba se sienta agradecida, pero lo más natural es que lo olvide con el tiempo.

Lo que verdaderamente no olvidamos, y de hecho pareciera fungir como un motor de  inspiración para toda la vida, y a los que solemos asirnos en los momentos difíciles, es a los recuerdos significativos, las experiencias memorables.

Cuando alguien en la familia ha preparado un viaje especial, un momento increíble, quizá en ese instante no se procese pero esa clase de recuerdos y vivencias son las que fortalecen y profundizan los lazos con las personas que queremos. Finalmente, las relaciones profundas son las que nos hacen sentirnos significativos e importantes para otros, parte de algo, y de algún modo personas que somos queridas; acaso, el amor, la cualidad que más bien le hace al ser humano.

En las festividades, más allá del consumismo, el sentimiento colectivo tiene una función y un poder: en el caso de la navidad, desde hace miles de años, por estar enmarcada en el solsticio de invierno. Sentirnos parte de una festividad mundial tiene sus bondades, incluso metafísicas, pero siempre hay maneras de celebrarlo de una manera más profunda y bella, que verdaderamente se conviertan en un archivo de recuerdos, de esos que dan un respiro de por vida, y sobre todo en los momentos más difíciles.

 



¿Quieres ser feliz? Abandona la idea de estabilidad y seguridad (como esta familia)

¿Alguna vez has deseado poder empacar tus maletas y huir, pero no tendrías la valentía de hacerlo?

¿Por qué es necesario abandonar la idea de seguridad? Porque la seguridad no existe. Las certezas son una ilusión, a la cual la humanidad se ha aferrado. El dinero, por ejemplo, ha sido la gran ilusión de certeza a lo largo de la historia. 

Se piensa que por tener dinero se va a ser feliz, se tendrá una vida tranquila, que no habrá momentos de dolor o de retos. Como organismos vivos preocupados por nuestra supervivencia, estamos naturalmente equipados para manejar nuestras vidas con el objetivo de crear más placer y tener menos dolor.

Sin embargo, muchas cosas están completamente fuera de nuestro control: el envejecimiento, la enfermedad, la muerte propia y la de otros, que haya personas que actúan de manera que no nos gusta, nuestros propios estados de ánimo y nuestras emociones… Todo está fuera de nuestras manos.

¿Qué hacer ante eso? Hay dos caminos: aferrarse a la idea de seguridad mediante el control, el statu quo o el deber, o liberarse y aceptar que la vida es un camino de transformación constante, es decir, se puede fluir o quedarse estancado.

Bajo esa reflexión, Dan y Poppy Jackson, una joven pareja que vive en Biggin Hill, en Kent (Reino Unido), han decidido seguir sus sueños y embarcarse en un viaje alrededor del mundo.

En dicha travesía piensan llevar también a su hija de 3 años, Taormina, y a su hijo de 1 año, Wolfie, y explican que por ahora van a educar a los dos niños durante su viaje por el mundo, en lugar de someterlos a un sistema de educación formal.

viajar por el mundo vida simple minimalista mindfulness familia estabilidad seguridad 29664892_974670672687790_5527700087386012827_o
En una entrevista con Kent Live, Dan y Poppy revelaron que la familia partirá en agosto y comenzará sus viajes en Islandia, país elegido por Taormina.

Buenas calificaciones, buen trabajo, comprar una casa, establecerse, casarse, tener hijos. Las expectativas de la sociedad se han cumplido. ¿Nos hizo felices? Algunas cosas, sí, pero la competencia nos ha estado desviando durante mucho tiempo. Queremos explorar una forma más simple de existencia, viviendo en el momento y absorbiendo la infancia de Taormina y Wolfie.

Para financiar el viaje, la familia ha decidido invertir en un negocio y vender todas sus posesiones. En lugar de vender su casa, Dan y Poppy la alquilarán, y también esperan obtener ingresos documentando sus aventuras en las redes sociales.

Ya tienen un canal de YouTube activo y una cuenta de Instagram, así como su propio sitio web.

Es una decisión arriesgada. Poppy dice que el plan de la familia se vio parcialmente influenciado por la decisión de volverse veganos:

Convertirnos en veganos nos llevó a cuestionar muchas cosas que se nos ofrecen en la vida, y una pregunta que zumbaba en nuestra cabeza era el viaje de tiempo completo. Pero llevó tiempo creer que era una posibilidad, y lo hicimos al eliminar la idea de la necesidad de seguridad y estabilidad.

viajar por el mundo vida simple minimalista mindfulness familia estabilidad seguridad 31179426_985790498242474_7631008080024567808_o

Por su parte, Dan comenta que los últimos 8 años de su vida han pasado por la rutina general. “Estamos cansados”, dijo, “y sólo queremos hacer un viaje emocionante, juntos como familia”.

También es una decisión tomada en aras de la búsqueda de la felicidad. Poppy explica que ha luchado contra la ansiedad y la depresión durante años, y que siempre se ha sentido nómada.

 [Siento] que muchas de las razones detrás de mis problemas de salud mental se encuentran en la red de seguridad de la rutina diaria y en hacer lo que la sociedad espera de mí.

A pesar de haber tomado medicamentos en el pasado y haber asistido a terapia, ella descubrió que la mejor manera de enfrentar estos problemas recurrentes es a través de cambios en el estilo de vida, lo cual incluye el uso de técnicas meditación, una vida simple y conectar con la intuición de lo que les hace sentirse felices.



La ciencia de la felicidad en pareja (o sobre cómo nuestros actos pueden unir o destruir una relación): INFOGRÁFICO

Lo que debes saber sobre la felicidad y algunos consejos de la ciencia para alcanzarla en tus relaciones con otros.

Todos anhelamos la felicidad y opinamos acerca de ella. Sin embargo, definir, medir y ponernos de acuerdo sobre cómo alcanzar la felicidad es complejo. Cada vez son más las disciplinas que se interesan en estudiar y “medir” de alguna manera qué nos hace felices y cómo obtenemos esta gratificación.

Para la parte de la filosofía que estudia los valores (axiología), la felicidad se ha definido como tener una buena vida y esto, más que una emoción, sería consecuencia de sostener principios como: prosperidad, virtud, excelencia, reputación. Para la psicología, en cambio, la felicidad es un estado mental de bienestar, relacionado con un sentido de pertenencia y satisfacción con la propia vida.

Los economistas han diseñado mediciones (elaborando ecuaciones) y otros instrumentos para saber qué países son los más felices. Pero, a pesar de lo subjetivo que pueda parecer definir la felicidad, los economistas reportan que hay suficientes datos estadísticos para considerar que el ingreso ecoómico, la estabilidad y la seguridad social, así como gozar de empleo y tiempo libre, tiene un impacto plausible en nuestra percepción de ser felices.

Sin embargo, no siempre esta percepción racional de felicidad se traduce en felicidad personal. Existen también estudios que demuestran que, incluso ganando la lotería o habiendo tenido un accidente trágico, después de 2 meses las personas “regresan” a los estándares de felicidad con los que habían vivido antes. Esto es lo que se llama adaptación hedónica o rueda hedónica (como las ruedas en donde corre un hámster, siempre en el mismo lugar, no importa si lento o rápido).

Felicidad de la mano del otro

felicidad-pareja-busqueda-que nos hace felices
Fotografía: Laura Makabresku

No podemos hablar de felicidad sin hablar de la vida en pareja: del amor al otro y del amor propio. Uno de los ingredientes más elementales en la vida de los seres humanos son las relaciones interpersonales. En el acto de socialización y comunicación con el otro surgen los deseos más primigenios del ser humano: establecer una relación de pareja es uno de ellos. Desafortunadamente, en una época como la nuestra, donde solemos llevar todo a los extremos (inmediatez o tradicionalismos sociales baratos), cada vez son más las personas que, sin darse cuenta, mantienen relaciones de pareja que no son estimulantes, mucho menos felices (y derivado de ello, comienzan a buscar estímulo en otros lugares), o bien, sin notarlo, se encuentran atados a una vida que ya no les pertenece. 

Es importante recalcar que, más allá del romanticismo o el amor al otro, cada quien debe tomar en cuenta el amor propio y valorar lo que realmente quiere. Y, no menos importante, se debe priorizar el acto de transición del romance al compañerismo, para que una relación funcione de verdad. 

Los expertos de la conducta, la sociología, la genética y la economía parecen coincidir en que los pensamientos, los hábitos, las actitudes y sobre todo las decisiones, son lo que verdaderamente moldea nuestra experiencia de satisfacción y alegría, y no fundamentalmente las personas con las que pasamos la vida. 

 

La ciencia detrás de una relación feliz

felicidad-pareja-busqueda-que nos hace felices
Fotografía: Laura Makabresku

Aprender a y ser capaces de generar bienestar es una piedra de toque para la sociedad en ciernes. A continuación, esta infografía titulada “La ciencia detrás de una relación feliz”, realizada por la plataforma Happify, destaca datos clave que nos comparte la ciencia, para quien busca alcanzar formas alternativas de ser feliz, de la mano de otro individuo. 

Se lee, por ejemplo, que el factor determinante para que una pareja se sienta satisfecha con el sexo, el romance y la pasión es, sin duda, cultivar una poderosa amistad. De ahí que se piense que las parejas más felices hablan más (en promedio, 5 horas o más en 1 semana).

Practicar interacciones positivas en el día es también una forma de mantener una relación sana y feliz. Hacer un gesto significativo para la otra persona (cocinar la cena, o regalar un pequeño obsequio de poco valor material), decir un cumplido, revivir momentos juntos o mostrar interés por los logros o vivencias del otro son algunas formas de hacerlo. Siguiendo la infografía, las parejas felices tienen sexo dos o tres veces por semana (en promedio), como resultado positivo de lo anteriormente mencionado, y no en sí como un acto que vaya a causar la felicidad.

Según la ciencia, las parejas felices también practican la celebración de sus triunfos; sean pequeños o grandes, para ambos siempre serán grandes logros.

La infografía menciona, también, que vivir nuevas experiencias juntos incrementa notablemente la felicidad en pareja y la satisfacción con ésta. Ya sea que viajen a lugares remotos, frecuenten exposiciones museísticas, salgan a caminar, a cenar o inclusive vayan a un concierto, el tiempo juntos siempre será tiempo de calidad si saben afrontar en conjunto las adversidades, o bien, disfrutar juntos de lo que están experimentando.

Las parejas más felices sacan lo mejor de cada uno, y se ayudan el uno al otro a llegar a sus máximos ideales.

Cuando participan en una pelea muestran un poco de humor, expresan afecto, o conceden la razón a un punto que ha expresado el otro.

Basado en un estudio británico, quienes están más felices con sus matrimonios no tienen hijos y tienen sus carreras terminadas. Por otro lado, otra investigación mencionada en el infográfico describe que las parejas norteamericanas analizadas declararon que lo que hace feliz a sus matrimonios, en orden de prioridad, es el amor, hacer un compromiso de por vida y el compañerismo. Siguiendo las estadísticas, la experiencia de tener un hijo causa un impacto de felicidad de 33% en las parejas, mientras que un 67% experimenta una gran caída en la satisfacción matrimonial.

 


*También en Ecoosfera: Apuntes sobre la cosmovisión de la felicidad de Einstein

 

*Ilustración: James Chia Han Lee