Las experiencias, más que los regalos, hacen memorables las fiestas: estudio

Echa a volar tu mente y busca cómo hacer de las fiestas una experiencia más que un botín para las compañías.

La máxima de que las experiencias son las que en realidad dan poesía a la vida, y felicidad, es verdad según estudios.

Luego de la Revolución Industrial, el capitalismo a través de la publicidad, ha inundado nuestra vida con la aspiración al consumismo. Y las festividades están especialmente impregnadas de esta voraz tendencia. Estemos o no de acuerdo, sucede que por festejar, aunque no seas consumista, quizá estarás algo consternado por ese regalo especial qué dar a las personas cercanas más queridas…

Un regalo puede que sea un detalle que de momento alegre o haga que la persona que lo reciba se sienta agradecida, pero lo más natural es que lo olvide con el tiempo.

Lo que verdaderamente no olvidamos, y de hecho pareciera fungir como un motor de  inspiración para toda la vida, y a los que solemos asirnos en los momentos difíciles, es a los recuerdos significativos, las experiencias memorables.

Cuando alguien en la familia ha preparado un viaje especial, un momento increíble, quizá en ese instante no se procese pero esa clase de recuerdos y vivencias son las que fortalecen y profundizan los lazos con las personas que queremos. Finalmente, las relaciones profundas son las que nos hacen sentirnos significativos e importantes para otros, parte de algo, y de algún modo personas que somos queridas; acaso, el amor, la cualidad que más bien le hace al ser humano.

En las festividades, más allá del consumismo, el sentimiento colectivo tiene una función y un poder: en el caso de la navidad, desde hace miles de años, por estar enmarcada en el solsticio de invierno. Sentirnos parte de una festividad mundial tiene sus bondades, incluso metafísicas, pero siempre hay maneras de celebrarlo de una manera más profunda y bella, que verdaderamente se conviertan en un archivo de recuerdos, de esos que dan un respiro de por vida, y sobre todo en los momentos más difíciles.

 



Una playlist para administrar dosis de felicidad a tu día 🤜 – #MúsicaFresca 🎧

Algunos cuantos beats deliciosos para llenar de vitalidad el momento.

¿Quieres ser feliz? Abandona la idea de estabilidad y seguridad, dicen algunos. ¿Que cómo se siente la felicidad? Simplemente, como paz; ser feliz es vivir en tranquilidad –que ni lo muy bueno ni lo muy malo desate la ansiedad en tus sentidos–; entender que los problemas son experiencias (a veces, pruebas); que el pasado y el futuro son una ilusión de la mente –lo que ya pasó se recuerda bajo un sentimiento que provocó nuestra vieja perspectiva de aquel entonces, mientras que el futuro depende totalmente del presente–. Ciertamente, el aquí y el ahora es lo único que importa. Disfrutar de lo que sea que tengas hoy, hay que celebrarlo…

En aras de una modernidad líquida (más cerca de los impulsos ansiosos que de la armonía), la felicidad es un gran recordatorio de que nuestra especie necesita tener bien presente el propósito de sus vidas: ser feliz en el aquí y el ahora (porque sí, ¿a quién no le encanta sentirse extasiado?), y es también un pretexto para compartir estos deliciosos tracks para relajar tu tarde con música…

Disfruta con buenxs audífonos/bocinas.



¿Puedes ser feliz 100 días seguidos?

Tal vez, una buena parte de ser feliz consiste tan sólo en darte cuenta de que cotidianamente tienes buenas razones para serlo.

Vivimos en tiempos socioculturalmente vertiginosos, siempre ocupados, sin tiempo para nada. Entre más rápido vivimos menos disfrutamos del presente, del momento en el que estamos. Tomando esto en cuenta nace #100HappyDays, una iniciativa que te invita a apreciar el momento y compartirlo. Un reto: 71% de las personas que han tratado de completar el desafío fallaron, citando la falta de tiempo como principal razón. 

Te inscribes y escoges tu plataforma favorita (Instagram, Facebook o Twitter). Es muy sencillo: todos los días registras una fotografía de lo que te hace feliz. Puede ser cualquier cosa (personas, paisajes, sensaciones, espacios, plants, animales): la felicidad no tiene límites. Se trata de compartir esos pequeños momentos que te provocan una sonrisa, y quizá así estás tú también regalando una.

No es competencia, es un experimento. Cualquiera que sea tu ubicación geográfica o tu edad, siempre tienes la opción de cambiar tu vida aceptando lo que es y siendo feliz con lo que tienes hoy. Henry Miller decía: “Nuestro destino de viaje nunca es un lugar sino una nueva forma de ver las cosas”.

Este reto te permitirá resaltar lo que te hace feliz cada día, documentar tu camino y lo que le da sazón. Funciona como un recordatorio para ti mismo, de la suerte que tienes de ser quien eres y de tener la vida que tienes. Es fácil y gratis. ¿Qué esperas para cambiar tu perspectiva, para cambiar tu enfoque y ser feliz todos los días? 

#100HappyDays es una oportunidad más para enamorarte de la vida.

Checa aquí su página.

 

* Fotografía principal: Teo Stoleru – Instagram